martes, 30 de septiembre de 2014

Sueños cumplidos en la tierra de los faraones








Capilla de la tumba del visir AmenHotep Huy, situada cerca de la ciudad egipcia de Luxor. / IEAECuatro estudiantes de la UMA se incorporan este año a las excavaciones en Egipto. Forman parte de un equipo interdisciplinar e internacional que dirige el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto y que busca en la tumba de un visir evidencias sobre el origen de uno de sus faraones más famosos, Tutankamon



Próxima a iniciarse la nueva campaña de excavaciones en la tumba del visir Amen-Hotep Huy, el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto incorpora a los trabajos de campo a cuatro jóvenes estudiantes de la Universidad de Málaga. El próximo 3 de octubre parte hacia Egipto esta misión científica, con el objetivo de avanzar en las excavaciones en la tumba del visir. Son 31 personas las que viajan en la expedición, la mayoría españoles, aunque también hay de otras nacionalidades, en concreto de Estados Unidos, Suiza, Argentina, Portugal, México y dos egipcios. Sobre el terreno contarán con la ayuda de entre 50 y 60 obreros del lugar. Son egiptólogos y también expertos en historia antigua, historia del arte, arquitectos, topógrafos, antropólogo, especialistas en cerámica, canteros, documentalistas, fotógrafos, dibujantes y restauradores.

Es la sexta campaña que afronta el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto en tierra de faraones. La expedición parte el viernes 3 de octubre y no regresará hasta el 20 de diciembre. Según la directora de la misión, Teresa Bedman, esta campaña se presenta muy complicada, ya que se trata de poner en orden un puzzle de más de 10.000 piezas, "tenemos que sacar todas los objetos con relieves, que son de las paredes y de las columnas, y tendremos que empezar a restaurar las paredes, las columnas, el techo…", explica.

Arriba, Daniel González en la tumba del visir, durante la pasada campaña. A la derecha, Gonzalo Vergara, de Esirtu Group, con Daniel. A la izquierda, Julián Carlos Esteve, de Segur Itesa, con Marina y Patricia. / F. G.



En la pasada campaña el equipo español dirigido por Teresa y Francisco J. Martín Valentín encontró evidencias de un aspecto hasta ahora muy discutido entre los egiptólogos, la corregencia entre Amenhotep III y su hijo, Amenhotep IV, faraones de la XVIII dinastía (en torno al siglo XIV aC). Y esto porque Amenhotep IV, también conocido como Akenatón, se suponía padre de uno de los faraones más conocidos, Tutankamon. Con las evidencias de la corregencia, al menos durante diez años, entre Amenhotep IV y su hijo Akenatón, resulta que Tutankamon sería hijo del primero y hermano de Akenatón. Un descubrimiento de gran trascendencia científica y que ha sido avalado por el Ministerio de Antigüedades de Egipto.

En esta sexta campaña, el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto sigue contando con la financiación de la Fundación Gaselec, la empresa eléctrica de Melilla, que también beca a una estudiante de la Universidad de Málaga, en esta ocasión Belén Gutiérrez, que ha terminado Historia en la UMA. Daniel González, que ya participó en la campaña del año pasado, vuelve a Egipto con la ayuda de la empresa malagueña de gestión cultural Esirtu Group. Marina Esteve y Patricia Mogaburu también podrán trabajar en las excavaciones gracias a la ayuda de la empresa malagueña Segur Itesa. Los estudiantes, se benefician también de un convenio que tiene firmado el IEAE con la UMA, por lo que verán compensado este tiempo de trabajo de campo por créditos académicos. Marina estudia tercero de Historia del Arte y Patricia está en cuarto curso de Historia.

Daniel, que ya estuvo el año pasado, se muestra muy ilusionado en esta nueva campaña y agradecido por la ayuda que le ha prestado Esirtu. Su administrador, Gonzalo Vergara, entiende que las empresas de gestión cultural “debemos participar de alguna manera en este tipo de iniciativas, son proyectos de colaboración que a todos nos enriquecen”, sostiene. Daniel, que ya ha terminado la carrera pero aún no ha encontrado un trabajo estable, reconoce que si no fuera por esta beca no podría ir de nuevo a Egipto. Patricia Mogaburo y Marina Esteve, que han llevado a cabo el taller del IAE Pequeólogos en La Térmica, se sienten más nerviosas conforme se acerca la fecha de partida. Marina dice que desde 2009 sigue el diario de las excavaciones, por lo que está muy al tanto de lo que se ha venido realizando en la tumba, “pero una cosa es leerlo por Internet y otra estar allí, sobre el terreno”, dice. Para ambas, su próximo trabajo en Egipto "es un sueño hecho realidad" y se consideran una “privilegiadas” por poder trabajar en un proyecto que es la ilusión de muchos estudiantes.

Fuente DiarioSur

Descubierta mujer egipcia antigua con 70 extensiones en el cabello









Hace más de 3.300 años, en una ciudad de nueva construcción en Egipto, ungra mujer con un increíblemente elaborado peinado, prolongado de extensiones de cabello fue tumbada para descansar eternamente. Ella no fue momificada, su cuerpo simplemente se vendó y se envolvió en una estera. Cuando los arqueólogos descubrieron sus restos vieron que llevaba “un peinado muy complejo con aproximadamente 70 extensiones sujetadas en diferentes capas y alturas en la cabeza”, escribe Jolanda Bos, un arqueólogo que trabaja en el Amarna Project, año en un artículo publicado recientemente en elJournal of Egyptian Archaeology.








Los investigadores no saben su nombre, edad u ocupación, pero ella es el objetivo de cientos de personas, incluidos otros cuyos peinados están todavía intactos, que fueron enterrados en un cementerio cerca de la antigua ciudad que ahora llamamos Amarna. Esta ciudad fue construida como nueva capital de Egipto por Ajenatón (ca. 1353-1335 a.C ), un faraón que desató una revolución religiosa al ver a Atón, como una divinidad con forma del disco solar, asumiendo la supremacía en la religión egipcia. Ajenatón ordenó que Amarna se construyese en el desierto y que las imágenes de otros dioses fueran destruidas. Amarna fue abandonada poco después de la muerte de Ajenatón, y hoy los arqueólogos apoyados por la Amarna Trust están investigando todos los aspectos de la antigua ciudad, incluyendo los peinados que llevaban su habitantes. Bos está liderando la investigación del peinado, y la mujer con de la 70 extensiones las mantiene perpleja. “Independientemente de si la mujer tenía o no tenía el peinado así para su entierro esta es sólo una de las principales preguntas que se plantean en la investigación”, dijo Bos en un correo electrónico a Live Science. “Es muy probable que el cabello se peinara después de la muerte, antes de enterrar a la persona. Sin embargo, también es probable que igualmente estos peinados se usaran en la vida cotidiana, y que la gente de Amarna empleara las extensiones de cabello en su vida diaria.” Bos analizó muchos de los otros cráneos, así como sus extensiones de cabello. Un cráneo tenía extensiones de pelo gris y negro, sugiriendo que los donantes de las extensiones fueron varias personas.

Descubrimiento de cabellos

Como Bos analizó una selección de 100 cráneos recientemente excavados (de los cuales 28 tenían aún cabello) del cementerio de Amarna, se dio cuenta de la gente que vivía en la antigua ciudad tenía una amplia variedad de tipos de cabello. Su rango abarca desde “pelo negro muy rizado a marrón con raya al medio”. Ella registró en el artículo de la revista, algo “que podría reflejar cierto grado de variación étnica.” Ella encontró que esos cráneos con pelo castaño a menudo tenían anillos o rollos alrededor de sus orejas, un peinado muy popular en Amarna. ¿Los motivos por los qué la gente de esta ciudad les gustaba nos es desconocido. “Todavía no tenemos ninguna idea. Esta es, por supuesto, una de las respuestas que todavía estamos tratando de encontrar desde en los registros”, dijo Bos en su correo electrónico.

La gente de la ciudad también parecían ser aficionados a las trenzas. “Todas las trenzas que se encuentran en los peinados eran simples y de tres mechones, en su mayoría de 1 cm de ancho, con hebras de aproximadamente 0,5 cm cuando estaba trenzado fuertemente,” escribe Bos en el artículo de revista.

A las personas en Amarna les gustaba llevar el pelo corto. “Las trenzas eran a menudo de no más de 20 cm de largo, dejando el cabello a la altura del hombro aproximadamente,” añadió Bos. “Ese ha sido el pelo más largo encontrado y consistía en varias capas de extensiones con una longitud de 30 cm aproximadamente.” Bos, descubrió que la grasa se usó para ayudar a crear todos los estilos de peinados, y que facilitaba que el cabello se mantuviera intacto y en una sola pieza después de la muerte. Se necesitan más investigaciones para determinar si la grasa procedía de los animales. Un textil encontrado en cada uno de los cráneos pudo haber sido usado para cubrir parte de la cabeza.

¿Ocultando el gris?

En el caso de una mujer tiene un color rojo-anaranjado en su pelo canoso. Parece que teñía su pelo, posiblemente con henna (una planta con flores). “Todavía no estamos completamente seguros de qué clase de colorante de pelo se usó este cabello, eso sólo se puede apreciar macroscópicamente”, dijo Bos en el correo electrónico. “En la actualidad estamos analizando el cabello con el fin de averiguar si se empleó o no algún tipo de colorante. En otros yacimientos del antiguo Egipto ha sido encontrado pelo teñido.” Esta mujer, entre otras egipcias antiguas, pudo haber teñido el pelo “por la misma razón que las personas se tiñen el pelo de hoy, con el fin de no mostrar el color gris”, dijo Bos.

Fuente: http://www.livescience.com/47875-ancient-egyptian-woman-with-hair-extensions.html

En peligro un templo al sur de Luxor a causa de las aguas freáticas








El templo de Kom Mer, de 4000 años de antigüedad, al sur de Luxor, está amenazado debido al aumento de las aguas subterráneas y de aguas residuales, dijo el viernes (12 de septiembre de 2014) a El Cairo Post un guardia del templo que pidió permanecer en el anonimato por temor a represalias.

“La base del templo ha estado sufriendo problemas de aguas freáticas en la última década, pero durante el año pasado ha habido un notable incremento en los niveles de aguas subterráneas, especialmente en la zona norte y oeste del templo. La causa principal son los sistemas aleatorios de drenaje instalados en varios edificios sin licencia que se encuentran en los pueblos vecinos “, dijo el guardia.

El templo de Kom Mer está situado en la ciudad de Esna, a 45 kilómetros al sur de Luxor. Fue construido durante el Imperio Nuevo (1580 a.C-1080 a.C) y se dedicó a Jnum, dios local de la creación, dijo el viernes el Profesor de Historia Antigua Sherif el-Sabban a El Cairo Post. El templo fue excavado en 1830 por una misión arqueológica italiana, añadió Sabban.

“Además del problema de las aguas subterráneas, los alrededores del templo se ha convertido en un caldo de cultivo para ratas y mosquitos debido a los montones de basura y las apestosas aguas residuales arrojadas por los residentes cerca del templo”,dijo el guardia.

Las condiciones de deterioro en el templo de Kom Mer han llevado a los arqueólogos a temer que agua subterránea salina pueda erosionar el lecho de roca del templo y conducir a su colapso.

Las aguas subterráneas corren alrededor del templo. Son las nuevas zonas de regadío, cerca del Nilo, lo que ha provocado que el agua subterránea se eleve en la zona del templo, dijo el viernes el arqueólogo Ayman Abd el-Rahman a El Cairo Post.

“El agua subterránea, con un alto contenido de sal, podría causar un desgaste de las piedras, la disolución de los materiales de construcción, y la cristalización de sales en sus paredes”, dijo Abdel-Rahman. El templo de Kom Mer, al igual que muchos otros templos del antiguo Egipto-incluyendo Karnak, fue construido cerca del Nilo y sus aguas, recogidas en canales y acequias, se utiliza para regar los cultivos.

“El bombeo de las aguas subterráneas por debajo de los monumentos, la mejora de los sistemas de saneamiento y la reexcavación de los canales que rodean el templo bajaría el nivel del agua subterránea y resolvería gran parte del problema”, dijo Abdel-Rahman, quien pidió a las partes involucradas prohibir tirar basura en las cercanías del templo.



http://thecairopost.com/news/124770/travel-antiquities/egyptian-temple-south-of-luxor-jeopardized-by-groundwater

AVISO: Conferencia libre José Lull



AEDE comunica que la conferencia Las transiciones políticas entre Amenhetep III, Akhenaton y Tutankhamon: documentación y problemas, de José Lull del día 9 de octubre, en el Museo de San Isidro, comenzará a las 18,30 hrs y no a las 19 hrs. como consta en la invitación.

Se ruega puntualidad.

Toda la información aquí

http://www.aedeweb.com/destacados/conferencia-libre-jose-lull/

Las primeras momias podrían ser 1.500 años más antiguas





Un estudio científico sugiere que la momificación comenzó hace más de seis milenios


La mayoría de egiptólogos ha sostenido que el proceso de momificación de los difuntos en el Antiguo Egipto empezó en el periodo del Imperio Antiguo, alrededor del 2.500 antes de Cristo, si bien no alcanzó su apogeo hasta al menos casi 1.000 años después, en el Imperio Nuevo. Sin embargo, un estudio publicado en la revista científica PLOS Onedesafía esta creencia al sugerir que la momificación, en su versión más rudimentaria, podría haber empezado hace más de 6.000 años, alrededor del 4.100 a.C.

La teoría ha sido desarrollada por un equipo de investigadores de la Universidad de Macquerie, en Australia, después de analizar los componentes químicos de los restos encontrados en varias tumbas de las excavaciones egipcias de Badari y Mostageda, la más antigua del 4.500 a.C. Los restos están expuestos en Museo Bolton de Reino Unido desde hace más de 85 años.






"Por primera vez hemos aportado evidencias científicas de que los egipcios prehistóricos estaban experimentando con técnicas de preservación sobre el 4.100 a.C, unos 1.500 años antes del normalmente aceptado como el comienzo de la momificación artificial", explica la arqueóloga Jana Jones, directora del estudio. Tras visitar el museo y darse cuenta de que los restos no habían vuelto a ser analizados después de su excavación, hace más de 80 años, Jones decidió pedir permiso para llevarse a Australia varias decenas de muestras.

El estudio químico de los trozos de tela reveló que, además de restos de huesos y cabellos enganchados, el lino contenía un material hecho a partir de una base de aceite vegetal y grasas animales, mezclado con resina de pino, petróleo natural, extractos de plantas aromáticas y azúcar. "Era una mezcla compleja de varios ingredientes aplicado al lino. Y, en esencia, es la misma receta que aún se usaba 3.000 años después", explica Stephen Buckley, un arqueólogo y químico de la Universidad de York, en Inglaterra, que también participó en el estudio. Así pues, el buen estado de los restos humanos de aquellas tumbas no se debía al clima cálido y seco y del lugar, sino a la utilización de técnicas de momificación.


Algunos de los ungüentos descubiertos ahora incluyen restos de esponjas marinas

El análisis químico de las muestras indica que algunos de los ingredientes eran originarios de la península de Anatolia, por lo que aquellas tribus prehistóricas tenían una mayor capacidad de desplazarse de lo previamente imaginado. Otro descubrimiento interesante es que algunos de los ungüentos incluían también restos de esponjas marinas. En las tumbas más tardías, la presencia de componentes químicos derivados de las esponjas desaparece, lo que sugiere que las actividades de aquella comunidad se habría reorientado del mar a la explotación de los recursos del valle del Nilo.

A diferencia de las desarrolladas varios siglos después, estas primeras técnicas de momificación no incluían la sustracción de los órganos de los difuntos para su posterior embalsamiento. Además, en las tumbas más antiguas, solo la cabeza y las manos de la persona fallecida eran envueltas en las telas. "Los descubrimientos nos ofrecen una nueva perspectiva sobre la sofisticación de estos pueblos", comenta Jones respecto a una sociedad prehistórica que vivió unos 1.000 años antes de la aparición de la escritura en Mesopotamia.

De acuerdo con el estudio, esta época tan temprana ya se desarrollaron creencias sobre el más allá. "Es obvio por la posición de los cadáveres en la tumba —posición fetal, con la cara mirando al oeste—, que a través de la historia de Egipto era el destino de los muertos, donde el renacimiento y la regeneración tenía lugar", afirma la arqueóloga australiana.

A pesar de que las civilizaciones neolíticas eran igualitarias, había diferencias en los retos funerarios que sugieren la existencia de una cierta estratificación social. "En algunas tumbas, había más ofrendas que en otras. Por ejemplo, un niño fue enterrado con una gacela de mascota y muchas joyas. Creo que eran miembros especiales dentro de la comunidad", añade Jones.




Fuente http://cultura.elpais.com/cultura/2014/08/25/actualidad/1408963532_105256.html

Polémica en Egipto sobre el delicado estado de la primera pirámide de la historia



Medios egipcios han acusado al Gobierno de contratar una compañía no especializada en restauración de monumentos y aseguran que el proceso la ha deteriorado


El ministro egipcio de Antigüedades, Mamduh al Dalmati, ha entrado en una contienda con la prensa para negar que la primera pirámide de la historia, la escalonada Zoser, se haya derrumbado durante el actual proceso de restauración.

En una rueda de prensa, precedida por una visita al interior de la pirámide para mostrar a los medios la situación de los trabajos y el avance en la restauración, Al Dalmati ha explicado los detalles relativos a Zoser para negar las informaciones que señalaban la caída de algunas piedras de la construcción.

"No hay ningún problema técnico y la Unesco lo corroboró", ha asegurado el ministro, que ha informado de que se han llevado a cabo investigaciones tanto en el interior como el exterior de la pirámide y se ha demostrado que no hay riesgo de derrumbamiento.

Es poco habitual, pero el Ministerio decidió permitir el acceso a la prensa por un pasadizo en restauración que conduce hasta el interior de la pirámide, localizada en Saqara, la gran necrópolis de la que fuera la ciudad de Menfis, antigua capital de Egipto.


El ingeniero Mishiar Farid, director del proyecto de restauración de la pirámide, ha explicado que la construcción tenía algunos defectos en el exterior y por eso se empezó a restaurar en el año 2006, pero en enero de 2011, con la revolución que derrocó al entonces presidente Hosni Mubarak, se paralizaron los trabajos.Defectos

Más tarde se retomaron las obras, pero en febrero del pasado año volvieron a frenarse por "motivos administrativos", ha asegurado Farid, quien ha señalado también que no hay riesgo de derrumbamiento, excepto en caso de que se produzca un terremoto.

Algunos medios locales acusaron al Gobierno de contratar una compañía no especializada en restauración de monumentos, una información negada por el ministro, quien ha asegurado que es una empresa dedicada a este oficio desde 1999. Está previsto, según las autoridades, que el proyecto termine en un año y medio, desde que se autorice la reanudación de los trabajos.

Ubicada a unos 25 kilómetros al sur de El Cairo, la pirámide del faraón Zoser (2687 a.C - 2668 a.C.) o la pirámide escalonada de Saqara, de seis escalones, es de las más importantes y la más antigua del mundo. Fue construida por Imhotep como tumba en el siglo XXVII a.C., con piedra caliza pulida y tiene una altura de 62 metros con una base de 109 por 125 metros.




Fuente DiarioSur

Una exposición revela el drama del descubrimiento de Tutankamón



OXFORD Inglaterra (Reuters) - El "faraón niño" Tutankamón ha sido una figura fascinante desde el descubrimiento de su tumba en 1922 y una exposición cuenta la apasionante historia de cómo un grupo de arqueólogos desenterró y registró el contenido de su lugar de reposo.

"Discovering Tutankhamun" (Descubriendo a Tutankamón), en el Museo Ashmolean de la Universidad de Oxford, transporta a los visitantes al recorrido entre el momento dramático en que Howard Carter encontró unos escalones en la arena que bajaban hacia el Valle de los Reyes y la entrada de la tumba, y el arduo proceso de desenvolver el cuerpo momificado del rey.

En el camino, la exposición sitúa el descubrimiento en el contexto político de la lucha egipcia por la independencia, analiza el impacto cultural que convirtió a Tutankamón en una especie de estrella de Hollywood y en los orígenes de la leyenda de la "maldición del faraón".

A diferencia de exposiciones anteriores, el Ashmolean no muestra grandes cantidades de oro procedente del tesoro real, ya que muchos de esos objetos nunca salen de Egipto.

En "Discovering Tutankhamun" hay fotografías, dibujos y otros registros del Instituto Griffith -que celebra su 75 aniversario-, de entre los miles de artefactos relacionados con la tumba.

"Nuestra idea inicial era marcar el momento mostrando solo algunos ejemplos de su archivo más famoso, el archivo Carter", dijo Paul Collins, que ha hecho de comisario de la exposición junto con Liam McNamara.

"Pero después pensamos que había muchas otras historias que podíamos contar y la gran historia es el proceso de estudiar la tumba de Tutankamón y su impacto mundial en la comprensión de Egipto".

Tutankamón murió, por causas aún en disputa, en alrededor de 1.332 a.C a los 18 años, tras reinar durante nueve años. Vivió en tiempos turbulentos y muchos de los monumentos que dejó tras de sí fueron usurpados por sus sucesores. ¿Por qué ha capturado tanto la imaginación del mundo moderno?

Collins piensa que en parte se debe al momento en que la tumba se encontró. La primera Guerra Mundial se había acabado, la economía comenzaba a repuntar y aumentaban los viajes internacionales. Los medios de comunicación se pelearon por cubrir la historia y fue en el punto álgido de Hollywood.

El joven inspiró diseños de moda y muebles, incluidos en la exposición, basados en los motivos de la tumba, novelas, películas e incluso una canción que decía "Old King Tut was a wise old nut" (El Viejo Rey Tut era un sabio tarambana).

Para los nacionalistas de Egipto, que logró la independencia del Reino Unido en 1922, Tutankamón se convirtió en un símbolo de la identidad nacional. Los conflictos políticos en torno al acceso a la tumba pararon los trabajos de Carter durante un año.

La apertura de la tumba dio lugar también a la leyenda de la "maldición del faraón", un mito alimentado por la muerte, en 1923, debido a envenenamiento de la sangre tras cortarse afeitándose, de Lord Carnarvon, que financió el trabajo.



Leer más: Una exposición revela el drama del descubrimiento de Tutankamón - EcoDiario.es http://ecodiario.eleconomista.es/interstitial/volver/188986822/cultura/noticias/6077240/09/14/Una-exposicion-revela-el-drama-del-descubrimiento-de-Tutankamon.html#Kku80y0ZLvYg5V01

Un panel egipcio que fue profanado por Akhenatón.


Un panel egipcio que fue profanado por Akhenatón.

Fue hallado a finales de 2012 en Sedeinga, en la antigua Nubia, y representa a Amón, cuyo culto fue prohibido por Akhenatón, quien favoreció a Atón, el disco solar.



Vista aérea del sitio arqueológico de Sedeinga, al norte de Sudán, en la antigua Nubia.

Akhenatón fue un faraón hereje. Durante su reinado, en torno a los años 1353-1336 a.C., emprendió una auténtica revolución religiosa al convertir a Atón, el disco solar, en el dios único de Egipto y al prohibir el culto a los demás dioses. "La religión centrada en el disco solar ya se estaba perfilando durante el reinado de su padre, Amenhotep III, pero Akhenatón fue un paso más allá al profanar las principales figuras religiosas, entre ellas Amón, el rey de los dioses", explica Vincent Francigny, investigador asociado del Museo Americano de Historia Natural en Nueva York.




Desde 2009, la Misión Arqueológica Francesa en Sedeinga excava en este sitio arqueológico situado al norte de Sudán, la antigua Nubia, donde años atrás fueron hallados los vestigios de cientos de pirámides pequeñas que fueron erigidas durante el Reino de Kush. Las tumbas más antiguas de la necrópolis de Sedeinga datan del Reino de Napata (900-350 a.C.), la fase más antigua del Reino de Kush, y las más tardías datan del Reino de Meroe (350 a.C.-350 d.C.). En diciembre de 2012, los arqueólogos hallaron en la necrópolis un panel de época egipcia que había formado parte de un templo aledaño construido por Amenhotep III para Tiyi, su gran esposa real. El panel había sido retirado de su emplazamiento original para ser reutilizado a modo de banco, para sostener un ataúd de madera, en una de las tumbas del período napateo.



Parte superior del panel con la imagen y el nombre
de Amón, que fue profanado durante el reinado
de Akhenatón y después restaurado.

"Cuando abrimos la tumba no había absolutamente nada sobre la superficie del panel, pero decidimos darle la vuelta para inspeccionar el reverso. Nos sentimos felizmente sorprendidos al descubrir un maravilloso relieve bien preservado con la figura del dios Amón", cuenta Francigny, uno de los miembros de la misión arqueológica, a este medio. "Desde el principio nos pareció que la pieza había sido cortada para preservar cuidadosamente la figura del dios. Pero también resultó obvio que mucho tiempo atrás algunos detalles habían sido eliminados con un martillo para después ser restaurados. El nombre y el rostro de Amón habían sido destruidos y posteriormente reparados al tallar las formas más profundamente en la piedra, creando así surcos de diferentes profundidades", añade.


A pocos metros al este de la necrópolis se localizan todavía sin excavar los restos del templo erigido por Amenhotep III para su esposa. Unas pocas estatuas se retiraron de su superficie en los años sesenta, un muro y una columna fueron reforzados y se copiaron algunos bloques decorados, pero nada más. "El estilo del relieve del panel pertenece claramente al período del Imperio Nuevo de Egipto, por lo que sin duda pertenecía al templo. Otra prueba consiste en la mitad de un cartucho real que se ha conservado en la parte derecha con el nombre de Amenhotep III", observa Francigny. Cuando el templo fue destruido, entre los años 650 y 400 a.C., el panel fue reutilizado en la tumba.


¿Qué significa todo esto? "Las órdenes que dio Akhenatón, como por ejemplo la de eliminar el nombre y la cara de Amón, fueron ejecutadas en la colonia nubia, un hecho que demuestra cómo era de fuerte el poder central durante esta revolución religiosa", afirma Francigny. Sin embargo, su dictadura religiosa no perduró mucho tiempo. Tras la muerte de Akhenatón, Tutankhamón, quien puede que fuera su hijo, restableció el culto al dios Amón, propiciando así la restauración del panel.


Fuente National Geographic