lunes, 30 de junio de 2014

Un egiptólogo desenreda un misterio antiguo










Es uno de los mayores misterios arqueológicos de todos los tiempos: la desaparición de un ejército persa de 50.000 hombres en el desierto de Egipto alrededor del 524 a.C. El profesor Olaf Kaper, de la Universidad de Leiden, desenterró una historia de encubrimiento y resolvió el enigma.




Herodoto
Debe haber sido una tormenta de arena, escribió el historiador griego Herodoto. Cuenta la historia del rey persa Cambises cuando entró en el desierto de Egipto, cerca de Luxor (entonces Tebas) con 50.000 hombres. Las tropas supuestamente nunca regresaron;fueron tragadas por una duna de arena. Un cuento fantástico que fue durante mucho tiempo objeto de muchos debates.

Larga búsqueda
El egiptólogo Olaf Kaper nunca lo creyó: Desde el siglo 19, la gente ha estado buscando este ejército: no sólo los aficionados, sino también los arqueólogos profesionales.Algunos esperaban encontrar un lugar bajo la tierra con un ejército entero, totalmente equipado. Sin embargo, la experiencia ha demostrado desde hace tiempo que no se puede morir a causa de una tormenta de arena, y mucho menos tener un ejército entero desaparecido.

Petubastis III
Kaper plantea una explicación completamente diferente. Argumenta que el ejército no desapareció y que fue derrotado. “Mi investigación muestra que el ejército no estaba simplemente pasando por el desierto; su destino final era el Oasis de Dajla. Esta era la ubicación de las tropas del líder rebelde egipcio Petubastis III. En última instancia fue una emboscada del ejército de Cambises y de esta manera logró, desde su base en el oasis, reconquistar una parte grande de Egipto, después de lo cual fue coronado faraón en la capital, de Menfis.

El hecho de que el destino del ejército de Cambises estuviera claro desde hace mucho tiempo se debe probablemente al rey persa Darío I, quien puso fin a la revuelta egipcia ,con mucho derramamiento de sangre, dos años después de la derrota de Cambises, atribuyendo la vergonzosa derrota de su predecesor a los elementos naturales. Gracias a esta efectiva manipulación, 75 años después de los acontecimientos, Herodoto recogía la historia de la tempestad de arena.

Piezas del rompecabezas
Kaper hizo este descubrimiento de forma accidental; él no lo estaba buscando activamente. En colaboración con la Universidad de Nueva York y la Universidad de Lecce, se vio involucrado, en los últimos diez años, en las excavaciones de Amheida, en el Oasis Dajla. A principios de este año, descifró la lista completa de los títulos de Petubastis III en los antiguos bloques del templo. “Ahí es como las piezas del rompecabezas encajaron ‘, dice el egiptólogo. ‘Los bloques del templo indican que el lugar debió haber sido un bastión en el inicio del período persa. Una vez que combinamos esto con la limitada información que tenía sobre Petubastis III, el lugar de la excavación y el relato de Heródoto, hemos sido capaces de reconstruir lo que sucedió ‘.

El descubrimiento se dará a conocer el jueves en una conferencia internacional.

Fuente: http://www.sciencedaily.com/releases/2014/06/140619095824.htm?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+sciencedaily%2Ffossils_ruins%2Flost_treasures+%28Lost+Treasures+News+–+ScienceDaily%29

http://hum.leiden.edu/news-agenda/leiden-egyptologist-unravels-ancient-mystery.html

No hay comentarios :