jueves, 29 de mayo de 2014

Pérdida y saqueo de antigüedades egipcias






Las razones detrás de esta pérdida a gran escala de antigüedades es la pobreza, la codicia y la ignorancia

Por Salima Ikram



Poco después del inicio de la revolución egipcia en enero de 2011, la policía y muchas de las fuerzas de seguridad asociadas abandonaron sus puestos, creando un vacío que ha tenido un efecto devastador sobre las antigüedades de Egipto. Rápidamente, los pobladores que vivían cerca de lugares históricos comenzaron a apropiarse de la tierra, mientras que otros con intenciones más nefastas, como ladrones de tumbas y mafias organizadas, comenzaron el proceso de saqueo. Este patrón continúa, y aunque disminuyó desde septiembre de 2013 cuando la policía y el ejército volvieron a juntarse, resultó en una pérdida dramática de sitios y artefactos.

La apropiación de tierras o su acaparamiento es bastante comprensible, ya que los pobladores consideran que las tierras adyacentes a sus campos o casas parecen estar desocupados o sin uso, mientras ellos están presionados por el constante incremento de la población en Egipto. Sin embargo, estas áreas solo aparentan no tener ningún uso, fueron abandonadas deliberadamente por los arqueólogos para las futuras generaciones, para explorar el uso de las nuevas tecnologías y probar nuevas ideas. En algunos casos están vacías debido a la falta de fondos para llevar a cabo el trabajo detallado y meticuloso que los sitios requieren.

Recientemente, los pobladores han extendido cada vez más sus cementerios, casas y campos a estos importantes sitios, saqueándolos durante el proceso. Primero excavan en busca de objetos y luego utilizan la tierra para la construcción o la agricultura. Esta es una pérdida trágica, ya que se están perdiendo grandes sitios inexplorados o poco explorados.

Por ejemplo, el raro lugar de asentamiento del Nuevo Imperio en Deir el-Ballas, al norte de Luxor, casi ha desaparecido bajo las nuevas casas de ladrillo rojo, dejando de pie sólo el palacio en medio de construcciones modernas. Por lo menos dos kilómetros del cementerio Tarkhan alberga algunas de las primeras tumbas de la élite egipcia (año 2850 a. C.), están ahora cubiertas por tumbas modernas, dos casas y campos arados. Más cerca de El Cairo, las antiguas necrópolis reales de Dahshur y Lisht están desapareciendo de los cementerios modernos porque los saqueadores se llevaron cuanto han podido.

En el pasado estos espacios eran fuertemente vigilados para que no se construyera o fueran utilizarlos con fines agrícolas, aunque ocurrió de vez en cuando antes de 2011. Ahora, incluso cuando unos guardias están presentes, los empleados del Ministerio de Antigüedades en su mayoría están desarmados.

Quienes portan armas sólo tienen acceso a viejas armas, mientras que la nueva generación de ladrones de tumbas tiene armas sofisticadas, tales como fusiles automáticos. Los saqueadores también superan en número a los guardias del Ministerio en una relación de 15 a 1, por lo que es aún más difícil ahuyentarlos. Por otra parte, los guardias están mal pagados (alrededor de 40 dólares al mes –eso no es suficiente para que sobreviva una sola persona, y mucho menos una familia), y por lo tanto el incentivo para poner sus vidas en riesgo es menor, aunque varios de ellos han sido asesinados en el cumplimiento del deber. Por lo tanto, con poca o ninguna seguridad de la policía, es imposible defender los sitios.

Para los ladrones de tumbas, el robo se presenta bajo diversas formas. Los individuos pueden cavar varios agujeros en los sitios con la esperanza de encontrar objetos que puedan venderse, o, más frecuentemente, con la esperanza de encontrar el legendario oro de los faraones o el mítico “mercurio rojo”. Esta sustancia tiene fama de curar enfermedades, prolongar la vida en forma espectacular, y dar el poder sobre otras criaturas. Estos agujeros son tan numerosos que son claramente visibles en las imágenes de satélite. Esta excavación no supervisada contribuye a la destrucción de los sitios, no sólo porque los objetos son robados, sino también por el contexto y la historia de los sitios que están en peligro.

Mafias organizadas plantean un peligro aún mayor. En el pasado estos individuos eran comerciantes importantes de antigüedades, y ahora se han vuelto más dominantes debido al vacío de poder y a la alta demanda de los artículos. Estas mafias se han organizado en redes que se extienden a Europa, América del Norte, Oriente Medio, y posiblemente al Lejano Oriente. Tienen acceso a barcos que salen desde los puertos sin garantía en el Mar Rojo y la costa mediterránea, lo que les permite una fácil exportación de mercancías ilegales.

Bandas armadas entran a sitios y metódicamente eliminan piezas decoradas de tumbas y templos, destruyen la estructura y secciones adyacentes de monumentos. A veces, incluso usan maquinaria pesada para llevar a cabo su trabajo, destruyendo edificios enteros en el proceso. Desde 2011 estas mafias emplean pobladores a través de Egipto para excavar en sitios y llevarse objetos para vender, por lo que eso anima a los saqueadores de pequeña escala. Historias transmitidas de boca en boca sobre el precio elevado de los objetos, a menudo son exageraciones, y aumenta particularmente el número de saqueadores a este nivel.

Sitios desde Alejandría a Asuán han sido saqueados a través de estos métodos, en particular aquellos en el Egipto Medio, pues ya estaban vigilados mínimamente debido a otras tensiones en la zona. Sitios del desierto y oasis también están amenazados. Anteriormente eran de difícil acceso, pero las nuevas mafias utilizan vehículos de tracción en las cuatro ruedas para llegar a ellos. [1]

Las razones detrás de esta pérdida a gran escala de antigüedades es la pobreza, la codicia y la ignorancia. El aumento espectacular del costo de vida en Egipto, el creciente número de productos disponibles y deseables que van de productos alimenticios a la electrónica, la falta de puestos de trabajo y bajos salarios, sobre todo en el sector público, contribuyen a los intentos de la gente por aumentar sus ingresos siempre que sea posible.

Las antigüedades tampoco parecen ser robadas por los aldeanos que viven en las proximidades; a menudo tienen un sentido de derecho sobre ellos o dicen que debido a que los objetos y la tierra están allí, no hay ninguna razón para ponerlos en uso. Además, para la mayoría de la gente, sobre todo aquellos que no se benefician económicamente con la interacción de turistas que visitan sitios arqueológicos o del empleo en estos sitios, tienen poco o ningún sentido de compromiso con las antigüedades. Por lo tanto el valor único de los sitios, radica en la venta de sus objetos o la apropiación de la tierra en la que están.

La falta de educación también impulsa al saqueo continuado. Aunque algunas clases en la escuela cubren la historia antigua de Egipto, se hace poco hincapié a su importancia o valor, y los estudiantes reciben poca exposición a los sitios y objetos. Por lo tanto, las mismas personas que podrían ser los futuros actores principales de las antigüedades de Egipto, son los menos comprometidos con ellas.

El retorno total de las fuerzas de seguridad tendrá que recorrer un largo camino hacia el control del problema de saqueos y la apropiación de tierras, y esa seguridad debe ser provista por el gobierno. Actualmente el ejército tendría que estar involucrado, ya que la policía ha perdido su credibilidad y sus armas son menos sofisticadas que las de los saqueadores. Las leyes que han estado en vigor para proteger las antigüedades desde el siglo XIX y las leyes [2] también necesitan ser imperantes y aplicarlas de forma visible y pública. Otra posible solución es educar a los funcionarios de aduanas y aumentar la vigilancia de los concesionarios y subastas para frenar la venta ilegal de antigüedades.

A largo plazo, un programa adecuado en las escuelas que haga hincapié en la importancia de la historia antigua de Egipto debe ser implementado si el cambio es llevado a cabo, a la par con el crecimiento económico. En el ínterin, los eruditos egipcios e internacionales deberían trabajar juntos para documentar y asegurar objetos guardados en almacenamiento y en sitios y (penosamente) levantar muros alrededor de zonas arqueológicas.

Será una lucha por recuperar el control de las antigüedades egipcias, pero si no lo hacemos, estamos en peligro de perder una parte significativa del patrimonio común del mundo.

Notas:

[1] Muchas falsificaciones también se comercializan, los oasis proporcionan una falsa procedencia para los comerciantes y coleccionistas.

[2] Salima Ikram, “Recopilar y repatriar el pasado de Egipto: Hacia un nuevo nacionalismo”. Helaine Plata, ed., impugnó la Herencia Cultural: La religión, el nacionalismo, renovación, y la exclusión en un mundo global (New York: Springer, 2011), 141-154.

Salima Ikram es profesor de Egiptología en la Universidad Americana de El Cairo, y también ha trabajado como arqueólogo en Turquía, Sudán, Grecia y Estados Unidos. Este artículo fue publicado originalmente en el Instituto de Oriente Medio.



Fuente: http://www.lagranepoca.com/31789-perdida-saqueo-antigueedades-egipcias

No hay comentarios :