martes, 29 de abril de 2014

Hallado medio centenar de momias en el Valle de los Reyes de Luxor






Luxor se ha levantado esta mañana, aparte de con mucho calor, con la excitación de la sensacional noticia del hallazgo de más de medio centenar de momias –que ya son momias- en una tumba del Valle de los Reyes, la gran necrópolis real de la antigua Tebas durante el Imperio Nuevo, hace más de tres mil años. Los cuerpos embalsamados, rodeados de infinitud de restos de ataúdes de madera y equipo funerario, textiles, vasijas, etcétera, todo muy fragmentado, incluyen según distintas fuentes los de varios príncipes y princesas de la dinastía 18, una de las más importantes del Antiguo Egipto, a la que pertenecieron faraones como Tutmosis III, Akenatón y Tutankamón. El hecho de que hayan aparecido momias de la familia real de esta época tiene una importancia trascendental. Estaríamos ante uno de los descubrimientos más importantes de la egiptología de los últimos tiempos. “¡Es apasionante!”, ha confirmado esta mañana a este diario la gran especialista egipcia en momias Salima Ikram. “Hay que analizarlo detalladamente, pero sin duda, es un gran hallazgo”.

El descubrimiento, realizado por un equipo de la Universidad de Basileaencabezado por Helena Ballin, en colaboración con arqueólogos del servicio de antigüedades egipcio, ha tenido lugar en la tumba número 40 del Valle de los Reyes (KV 40), una de las muchas poco estudiadas y mal conservadas del valle. La tumba, pequeñita, sin propietario identificado y excavada muy superficialmente en 1899 por Victor Loret, que no publicó informe alguno, había sido saqueada varias veces en la antigüedad y en el siglo XIX. Está cerca de la KV 26, en la zona sur de la rama sudoeste del uadi.

Las momias y su ajuar han sido hallados tras excavar y limpiar el pozo de acceso de seis metros que daba acceso a cinco cámaras subterráneas, en una de estas. Inicialmente se ha hablado de un cachet real, un escondite de momias reales, como los tan célebres encontrados en la tumba del sumo sacerdote Pinodjem II en Deir el-Bahri y el de la tumba de Amenofis II (KV 35), que permitieron dar con prácticamente todo el who’s who de la realeza del Imperio Nuevo (dinastías 18 a la 20, 1549-1064 antes de Cristo). Cuando uno oye el término cachet de momias reales asociado a las necrópolis tebanas no puede evitar echarse a temblar de emoción. En este caso de la KV 40 estaríamos ante algo diferente, una acumulación de momias de la familia real en la que no habría faraones ni reinas, sino personajes principescos, entre otros. El Valle de los Reyes, sumido hoy en la bruma del calor y las expectativas, sigue dando sorpresas -¡y pensar que se creía que estaba agotado ya desde antes de que Carter encontrara a Tutankamón, hace un siglo!- y arrojando enterramientos que no encajan con nuestras clasificaciones habituales, como sucedió con el depósito de material de momificación hallado hace unos años (2005) por Otto Schaden y bautizado como KV 63.

De momento se han identificado en la KV 40 30 nombres gracias a las inscripciones en elementos como las jarras funerarias. Ocho de esos nombres han sido descifrados como los de hijas de reyes y cuatro como de príncipes. Se trataría de familiares de Tutmosis IV y Amenofis III. Entre los nombres aparecen los de personajes desconocidos como Ta-im-wag-is y Neferanebo. Figuran también en el enterramiento varias mujeres con nombres extranjeros, según los investigadores. La mayoría de los cuerpos pertenecen a adultos pero también los hay de niños, bien momificados, lo que es insólito en el Antiguo Egipto. E incluso de recién nacidos.

“Creemos que estamos ante miembros de las familias de la corte real”, ha explicado por parte del equipo suizo Suzanne Bickel. Los investigadores destacan que el hallazgo permitirá discernir quiénes tenían el privilegio de pasar la vida eterna en compañía de los faraones en un lugar de tanto postín como el Valle de los Reyes. Desde luego, no cualquiera.

Las momias y el material han aparecido muy dañados, no solo por la acción recurrente de los saqueadores , sino porque en algún momento se produjo un incendio en el interior de la tumba, seguramente causado por las antorchas de los ladrones que prendieron material orgánico. Las paredes y los restos evidencian esa combustión.

Para acabar de redondear la complejidad del hallazgo, la tumba fue utilizada como depósito de momias al menos otra vez, en el siglo IX antes de Cristo, en tiempos de Tercer Periodo Intermedio, cuando la necrópolis real ya había sido abandonada. Se trataría esta vez de una familia de sacerdotes que reutilizó el sepulcro. No se ha especificado aún cuántas momias del más de medio centenar halladas corresponden a uno u otro periodo.

FUENTE http://cultura.elpais.com/cultura/2014/04/29/actualidad/1398755428_862424.html

El clon de la tumba de Tutankamón "made in Spain" se abrirá el 1 de mayo





Esos lugares siempre estarán ahí, me decía una vez un amigo que continuamente posponía sus planes de viaje para hacer frente a ocupaciones y gastos más urgentes. Pero no es cierto: el mundo cambia irremisiblemente, y con ello se extinguen experiencias que solo sobrevivirán en el recuerdo de quienes tuvieron la oportunidad de disfrutarlas, o de padecerlas. El Berlín hermético de los setenta y ochenta era una lección viva de historia y un alarido de angustia ahogado por el hormigón. Hoy es una gran capital más, una de tantas. Por la misma época los bongos, una rarísima especie de antílope africano, aún visitaban la charca adyacente al Treetops, el refugio keniano en las montañas de Aberdare construido sobre la copa de un árbol. Hoy han desaparecido para siempre. Por no hablar de los imponentes Budas de Bamiyán o del panorama de Nueva York desde las Torres Gemelas, víctimas de la intolerancia.

Uno de esos lugares que no pervivirán eternamente es la tumba del faraón Tutankamón, en el Valle de los Reyes de Luxor. Cuando el recinto fue descerrajado al mundo en 1922, el propio Howard Carter ya observó desperfectos en los frescos, algo que los expertos achacan al hecho de que la cripta se selló antes de que la pintura tuviera tiempo de secarse. Durante noventa años abierta al público a razón de un millar de visitantes diarios, el calor de una iluminación perpetua, la calefacción humana y el vapor de la respiración han mantenido un ambiente de cultivo ideal para los microorganismos que no entienden de iconos sagrados. En los últimos años, las autoridades egipcias han clausurado temporalmente el mausoleo para salvaguardarlo del deterioro, pero con ello perdían uno de los principales focos de atracción en un país que depende tanto del caudal turístico como del flujo del Nilo.

En 1988, el Consejo Supremo de Antigüedades del gobierno egipcio y la Sociedad de Amigos de las Tumbas Reales de Egipto, con sede en Zúrich (Suiza), comenzaron a acariciar la idea de construir réplicas exactas de las tumbas más vulnerables como alternativas para preservar los recintos originales de los estragos del turismo, una opción que ya se ha implantado con éxito en la cueva española de Altamira y en la francesa de Lascaux. En 2009 comenzó a ejecutarse una propuesta destinada a reproducir las tres tumbas más amenazadas, las de Nefertari y Seti I, actualmente cerradas al público, y la de Tutankamón. Esta última, ya finalizada, se inaugurará oficialmente el 30 de abril y quedará abierta a los visitantes al día siguiente.

La réplica fiel de la tumba de Tutankamón ha sido construida en un emplazamiento subterráneo junto a la casa de Carter, a un kilómetro del sepulcro del faraón, y su fabricación ha estado a cargo de la empresa Factum Arte y la Fundación Factum para la Tecnología Digital en la Conservación, ambas radicadas en Madrid. Gracias a un proyecto dirigido por la Universidad de Basilea (Suiza) y financiado parcialmente por la Unión Europea, en 2009 el equipo de Factum dedicó cinco semanas al escaneo de la tumba en 3D con una resolución de 100 millones de puntos por metro cuadrado, lo que requirió el desarrollo de nuevas tecnologías de digitalización.

A continuación se fabricó el facsímil, idéntico al original a la décima de milímetro y que recreará incluso la capa de polvo de la tumba, según ha explicado el fundador de Factum, Adam Lowe, que anteriormente ya ha clonado al detalle obras como la Dama de Elche o el lienzo de Veronese Las bodas de Caná. La réplica se terminó en 2012, pero desde entonces el sarcófago y las secciones de muros y techos durmieron en su retiro madrileño hasta que las autoridades egipcias eligieron el emplazamiento y dieron el visto bueno a las obras de instalación, ahora concluidas.

El próximo 1 de mayo, todo el que esté dispuesto a freírse en la sartén del Valle de los Reyes podrá disfrutar de una reproducción de fidelidad pasmosa a escala real, junto a un centro de interpretación que detallará la historia del enclave y expondrá los retos de conservar monumentos tan valiosos como frágiles. Un desafío que seguirá pendiente, dada la circunstancia de que la tumba original aún permanece visitable. "Se espera que los visitantes aprovechen la oportunidad de visitar tanto el facsímil como el original para comparar las experiencias y reflexionar sobre la importancia del facsímil a medida que vaya acogiendo el mayor peso del turismo para proteger el delicado original", explica Factum.

Los autores de la réplica esperan que con el tiempo los visitantes se comprometan con la conservación y escojan únicamente el facsímil, lo que daría al gobierno egipcio la posibilidad de limitar el acceso a la tumba auténtica. En palabras de Lowe, "el objetivo es crear una relación entre los visitantes y la gestión a largo plazo de los enclaves arqueológicos". "La gente está tomando conciencia de que cada visita a un lugar histórico contribuye a su degradación", dice. El presidente de la Fundación Factum, James Macmillan-Scott, subraya que "este es un proyecto fundamental para comprender que, hoy más que nunca, los avances tecnológicos pueden contribuir a la conservación de nuestro patrimonio cultural".

No cabe duda de que el facsímil ofrecerá la experiencia de admiración por el logro tecnológico, a cambio de sustraernos la vivencia de pisar y respirar una obra de arte donde el faraón más legendario de la civilización egipcia durmió durante 3.000 años rodeado de fastuosos tesoros. Y con lo que perdemos, ganaremos la satisfacción de saber que contribuimos a que las generaciones futuras no tengan que añadir la tumba de Tutankamón a la lista de las maravillas del mundo antiguo desaparecidas para siempre. ¿Compensará? Depende. Tal vez sea así si usted es de los que no retiran el protector de plástico de la pantalla del móvil, o de quienes visten el sofá con fundas permanentes para no estropear la tapicería (llegué a oír de alguien tan satisfecho con su funda que colocó una segunda para no dañar la primera). Si, por el contrario, es usted como Christina Aguilera, cuya admiración por Cher le hizo afirmar que se bebería el agua sucia de su bañera, tal vez el facsímil no baste. Los fetichistas somos enfermos incorregibles.

Vídeo que acompaña la noticia:

http://vimeo.com/38383954

Fuente: 20minutos.es

23 abril 2014

http://blogs.20minutos.es/ciencias-mixtas/2014/04/23/el-clon-de-la-tumba-de-tutankamon-made-in-spain-se-abrira-el-1-de-mayo

Tamut, la cantante que amaba el buen comer.

El Museo Británico utiliza una tecnología pionera sobre ocho de sus momias para saber cómo fue su vida y de qué pudieron morir estas personalidades de hace cinco milenios



Tamut (año 900 a.C), será uno de los atractivos de la próxima exposición de momias del Museo Británico


Tamut era una cantante del templo de Amón. Pertenecía a una familia de sacerdotes de buen nivel económico. Tenía las arterias bloqueadas, lo que probablemente habría podido contribuir a su muerte. En su funeral no se escatimó en gastos. Fue adornada con todo tipo de amuletos de distintos dioses. Y un secreto, le gustaba demasiado el buen comer. Con todo este lujo de detalles, nadie podría llegar a pensar que Tamut murió alrededor del año 900 antes de Cristo. Su cuerpo está momificado, pero gracias a una avanzada técnica de escáner los expertos del Museo Británico no sólo han descubierto información valiosa sobre los procedimientos de embalsamamiento y entierro, sino que han llegado a descifrar incluso pormenores de su día a día. Y todo sin necesidad de abrir los sarcófagos ni molestar al cuerpo. Aún no ha abierto sus puertas, pero la nueva gran exposición de la emblemática galería londinense ha acaparado gran expectación. El título no puede ser mas sugerente: «Vidas pasadas, nuevos descubrimientos». A partir del mes de mayo, la muestra contará la historia de ocho momias como nunca antes se había narrado. Los responsables prometen un auténtico viaje al pasado sin precedente alguno. A través de pantallas interactivas, el visitante podrá explorar el interior de los sarcófagos y desenvolver las vendas para encontrarse cara a cara con seres humanos que vivieron entre los años 3.500 antes de Cristo y el 700 después de Cristo. El hecho de conocer cómo vivieron, qué hábitos tenían y qué les llevó a la muerte a estas personas de carne y hueso promete convertirse en una experiencia inédita.

Una colección de 120

Las momias elegidas para este experimento han sido extraídas de la extensa colección de las 120 que tiene el museo provenientes de Egipto y Sudán. La primera de ellas llegó a Londres en 1756 y nadie la había analizado en 200 años. En 1960 se estudió a través de rayos X y tres décadas más tardes se empleó el CT (tomografía computerizada). Sin embargo, los avances de la tecnología en la ciencia médica han dado un paso de gigante a tal nivel que se pueden lograr, según los expertos, imágenes de «alta resolución sin precedentes». Neil MacGregor, director del Museo Británico, se pregunta por qué cumplidos los seis años todo el mundo se siente fascinado por las momias. «Es algo universal, un tema que crea muchísima expectación e interesa a todo el mundo. Es el hecho de que el cuerpo puede sobrevivir físicamente más de 5.000 años. Y resulta emocionante estar cerca de alguien que vivió hace tanto tiempo», recalca. El responsable de la institución británica asegura que la nueva tecnología es «verdaderamente rompedora», lo que les ha permitido «reconstruir y comprender las vidas de estos ocho individuos muy diferentes entre sí». Esos escáneres son capaces de producir datos de alta resolución que a su vez pueden transformarse en imágenes en 3D empleando el mismo software designado originariamente para fabricar automóviles. Las momias se trasladarona varios hospitales, incluyendo el Royal Brompton, donde fueron escaneadas con la más alta tecnología. Según explica el comisario de la muestra, John Taylor, «las exploraciones permitieron construir modelos 3D y admirar con increíble claridad todos los detalles». «Hay que tener en cuenta que las momias son increíblemente frágiles. Se han tomado todas las medidas para no dañarlas. Tampoco queremos molestarlas. Queríamos ser muy respetuosos. No hay que olvidar que también son seres humanos que vivieron y murieron», explica el experto que asegura que en los últimos meses han aprendido muchísimo sobre momias que llevaban más de cien años en el museo. «Ha sido un proceso verdaderamente increíble», apunta. Según Taylor, las tomografías computarizadas les permitieron emprender un viaje bajo las envolturas e incluso hasta debajo de la piel para ver su interior. Y cuando recalca que se descubrieron todo tipo de particularidades hay que tomarlo al pie de la letra.

En el caso por ejemplo de Tamut, se han revelado todo tipo de vicios mundanos. Daniel Antoine, responsable de los restos humanos del museo, explica que dentro de los vasos sanguíneos de la momia se encontró placa calcificada en la arteria femoral: «Esto es algo muy común hoy en día. Si hay un fragmento de placa separada que va hacia el corazón se trata seguramente de un ataque al corazón, si está en la zona del cerebro se trata de un golpe», detalla.

Es posible que la grasa de la cantante se debiera a una condición genética aunque MacGregor tenía su propia teoría: «Seguramente era la primera en ver qué comida llevaban todos los días la gente para ofrecer a los dioses del templo», dice.A partir de las imágenes extraídas de la pelvis también se ha podido averiguar la edad de las momias. En el caso de Tamut, tenía entre 30 y 40 años. La piel y el pelo estaban tan bien conservados que se ha sabido incluso reconstruir su cara. El visitante, por tanto, tendrá la experiencia de conocer cómo fue en su día el cuerpo que ahora se encuentra envuelto. «Los textos nos dicen que se tenía una momificación u otra en función de lo que pagaras. Y Tamut tuvo la mejor. Sabemos que pertenecía a una familia de los sacerdotes en el templo de Amón. La mayoría de los sacerdotes transmiten sus funciones de padres a hijos, así que la familia seguramente era muy rica en aquella época. Contarían con distintas tierras. A sus seres queridos se les ofrecía en mejor funeral», señala Taylor. Durante la investigación, los científicos también hallaron cómo en el cerebro de una de las momias se había quedado almacenada una espátula que se empleó para vaciarle los sesos a través de la nariz. El utensilio se puede ver claramente con el escáner. Se trata de un hallazgo único.

Una mortal septicemia

«La herramienta en la parte posterior del cráneo fue toda una revelación sobre las herramientas que se utilizaban para embalsamar los cuerpos, una técnica de la que no sabemos mucho al respecto. Muy pocos de estos utensilios han sido identificados. Así que encontrar uno en el interior de una momia es un enorme avance. Se trata de un hallazgo muy importante. Ahora planeamos recrear e imprimir la herramienta utilizando la tecnología de impresión 3D», explica el experto. Por otro lado, la muestra también cuenta la historia del cuerpo de un hombre originario de la ciudad de Tebas, la antigua capital del Imperio Nuevo de Egipto, que podría haber sido momificado alrededor del año 600 antes de Cristo, según los análisis. Las imágenes permiten ver también una serie de pústulas dentales que podrían haberle ocasionado un dolor dental extremo. «Este individuo tenía cinco. La infección penetró en la mandíbula. El pus tenía que salir y el hueso se movió para crear áreas excavadas. Por la infección en la boca lo más probable es que muriera de septicemia», recalca Taylor. No sabemos su nombre, pero todo indica que era de alto estatus. Del resto de las momias seleccionadas no han trascendido tantos detalles, seguramente para guardar algo de misterio en este viaje fascinante al pasado.


FUENTE http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/6089408/cultura+finde/tamut-la-cantante-que-amaba-el-buen-comer#Ttt1Msxd4mwhC80o

Conferencia: “Egipto: un viaje al mundo de la muerte”






Dr. Pedro Lavado: “Egipto: un viaje al mundo de la muerte”.

miércoles, 7 de mayo

Aula B-02 de la Facultad de Geografía e Historia a las 13.00.

Universidad Complutense de Madrid

Entrada libre

Base de datos EMINA (momias egipcias en América del Norte)






Por cortesía de Caroline y John Stoffel, Kathleen Haley y el Foro Electrónico de los egiptólogos

Acceso: http://www.egyptologyforum.org/EMINA/

Curso. Manufacturas en el Antiguo Egipto






Lugar de celebración: Museo de San Isidro. Los orígenes de Madrid

Días 14, 21 y 28 de Mayo a las 19 horas


Impartido por Esther Pons Mellado, Egiptóloga y Conservadora MAN

Gratuito

Fuente: http://www.madrid.es/portales/munimadrid/es/Inicio/Ayuntamiento/Cultura-y-Ocio/Curso-Manufacturas-en-el-Antiguo-Egipto?vgnextfmt=default&vgnextoid=7ccaa850dc7f3410VgnVCM1000000b205a0aRCRD&vgnextchannel=0c369e242ab26010VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD

El primer best seller tiene 4.400 años






Retrato de la mastaba de Ptahhotep, hijo de Akhtihotep, jefe de justicia y visir (Djedkare Isesi - Unas, Saqqara, din. V), personaje que podría coincidir con el Ptahhotep autor de las 'Enseñanzas' Jaume Vivó




¿Quién no tiene en las estanterías de su casa algún best seller bañado en polvo? Este término que empezó a hacer fortuna en los años 20 del siglo pasado denomina un fenómeno nada nuevo en la historia. Siempre han existido libros superventas o, al menos, 'super leídos'. Un caso paradigmático lo encontramos en la Biblia, para muchos, el escrito más antiguo que ha llegado hasta nosotros, ¿quizás porque detalla los primeros días de la creación?

Sin duda, existen libros anteriores al Génesis que la arena del tiempo no ha logrado sepultar en el olvido. El más antiguo de todos ellos, el primer texto íntegro literario que conservamos son las Enseñanzas de Ptahhotep, visir del faraón Dyedkare-Izezi, de finales de la Dinastia V. Es decir, nos remontamos 4.400 años atrás para encontrar el primer libro de la historia.

El azar ha jugado un papel protagonista en este caso, pero existe otro factor clave que ha favorecido su supervivencia. Las Enseñanzas de Ptahhotep ya eran consideradas en el antiguo Egipto un best seller de su literatura. Tal y como hacen nuestros escolares con El Quijote de Cervantes o el Tirant lo Blanch de Joanot Martorell, los jóvenes de entonces que se preparaban en las Casas de Vida (escuelas de escribas), practicaban la escritura jeroglífica e hierática copiando a sus clásicos. Y este era uno de ellos.

No todos los papiros que los aplicados estudiantes copiaron de las Enseñanzas se convirtieron en polvo. El más famoso es el Papiro Prisse (1.900 a C) que se encuentra en el Louvre. Y un dato curioso: junto a Ptahhotep había tres escritores más que integraban el canon del clasicismo literario egipcio. El más antiguo de ellos era Imutes, del que no se ha conservado ni una línea, aunque sigue en pie su obra más colosal: la primera pirámide, la escalonada del faraón Dyoser. De los otros dos apenas poseemos fragmentos dispersos. Por lo tanto, dejemos abierta otra puerta al azar, por si algún día quisiera desenterrar del desierto alguno de estos otros papiros, todavía más antiguos, y reescribir de nuevo la historia.

Si sorprende la idea que el texto más antiguo conservado sigue editándose 4.400 años después, quizás sorprenda todavía más la vigencia de su contenido. Como su nombre indica, se trata de unas enseñanzas pertenecientes al género de los aleccionamientos sapienciales, muy al uso en esa época. Los consejos de Ptahhotep van dirigidos a lograr el éxito acatando las normas cívicas, las leyes y la moral. En realidad, sus instrucciones son de un carácter tan universal como intemporal hasta el punto que la gran mayoría podrían aplicarse en la actualidad. Aquí va una muestra:



“No estés orgulloso de tu saber, sino que toma consejo del ignorante como del sabio. No se alcanzan las fronteras del arte, y ningún artista posee la perfección total. Una bella palabra está más escondida que la esmeralda, pero se la puede encontrar en la sirvienta que trabaja en el molino de mano”.



“Si eres jefe que da órdenes a un gran número de personas, busca toda ocasión de perfección, a fin de que tu autoridad esté exenta de mal”.



“Observa la verdad y no la traspases, no repitiendo por nada un escarnio. No hables contra nadie, grande o pequeño”.



“Debes hablar solo cuando sabes que comprendes. Es un artista quien habla en el consejo: la palabra es más difícil que cualquier otro trabajo, y su conocedor es aquel que la sabe usar adecuadamente”.



“Todo hombre que ha sido instruido debe hablar a sus hijos, para que ellos puedan a su vez hablar a los suyos”.



“Si eres un gran personaje después de haber sido humilde, y si has hecho fortuna después de haber sido pobre en la ciudad que conoces, no olvides lo que te sucedió anteriormente”.



También es verdad que el feminismo del siglo XXI consideraría 'políticamente incorrectas' algunas de sus enseñanzas, como esta que muchos siglos después se resumiría en 'No ames a la mujer del prójimo':

“Si quieres mantener la paz en la casa donde tienes entrada como señor o como amigo, cualquier que sea el lugar en que entres, guárdate de acercarte a las mujeres. El lugar donde están ellas no puede ser bueno. La vista no es suficientemente atenta para vigilarlas. Mil hombres se han apartado de lo que les hubiera sido útil. Es un momento breve como un sueño, y se encuentra la muerte por haberlo conocido”.



Aunque si en el siglo XXI todos los hombres hicieran caso a Ptahhotep, también es cierto que no existiría la violencia de género:

“Si eres un hombre relevante funda un hogar, y ama a tu mujer en casa, como le pertenece. Dale de comer, y cúbrele la espalda con ropas. Es un remedio para sus miembros el perfume untuoso. Pon el gozo en su corazón mientras vive”.



Sin duda, los escritores contemporáneos cederían gustosos la primera posición de ventas de Sant Jordi a cambio de que sus escritos siguieran siendo leídos de aquí 4.400 años y no solo como una rara avis, sino con el interés natural de esos hombres y mujeres del futuro. De aquí a la eternidad... Como la que vive Ptahhotep, que nunca se hubiera imaginado que su obra se podría encontrar en una de las miles de paradas del Día del libro, más que nada porque hace cuatro milenios solo había papiros.





FUENTE http://www.lavanguardia.com/cultura/20140422/54405036016/el-primer-best-seller-tiene-4-400-anos.html#ixzz30Gmzc7kd

Exposición: Descubriendo Tut-Ankh-Amun











Exposición Descubriendo Tut-Ankh-Amun contará la historia de uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes del siglo 20. Lo visitantes obtendrán más información sobre la búsqueda de la tumba y la emoción de su descubrimiento, y verán los registros originales de Howard Carter, sus dibujos y sus fotografías . La exposición del Ashmolean mostrará objetos de período de Amarna y material de los archivos del Griffith Institute de Oxford, que celebra su 75 º aniversario en 2014.


Del 24 de julio al 2 de noviembre de 2014


Museo Ashmolean, Oxford, Reino Unido






Más información, vídeo y tickets: http://www.ashmolean.org/exhibitions/discovertut/about/

“El subidón de momia es efímero”


José Manuel Galán, miembro del CSIC, es el egiptólogo español que triunfa en Luxor


ampliar foto

El egiptólogo José Manuel Galán, frente al templo de Debod de Madrid. / SANTI BURGOS


Pregunta. ¿Son tristes las momias de niños?

Respuesta. Hemos encontrado varias; esta última campaña la de un niño de cinco años, en su pequeño sarcófago, de la XVII dinastía, hace 4.600 años. Estaba momificado muy superficialmente, lo que queda es mero tejido epitelial. Son tristes, sí. Da pena molestarlas. Luego te consuelas, como con todas las momias, con la idea de que lo que haces desenterrándolas e identificándolas es que sean recordadas, que era el objetivo de los egipcios. Aunque también es cierto que querían que no fueran molestadas…

P. Pobres viejos niños, tan solos y tan muertos.

R. Es curioso, se conocen muy pocos enterramientos de niños en Egipto, y en general en todo el mundo antiguo. Los fetos de Tutankamón hallados en su tumba son una anomalía muy rara.

P. Han desenterrado ustedes muchas momias.

R. Así es, entre ellas una buena cantidad de mujeres, como la Dama Blanca o Valentina.

P. Y un mono.

R. Sí, un mono, y centenares de momias de ibis y halcones. Esta campaña, la 13ª, hemos tenido a Megan, una especialista del Smithsonian de Washington que ha identificado otras 22 especies de aves, incluidos buitres, búhos, milanos, águilas…

P. La que no encuentran es la momia de Djehuty, el noble que da nombre a su investigación.


Perfil

José Manuel Galán (Madrid, 1963), miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), dirige el Proyecto Djehuty en Luxor desde 2000. Le obsesiona la serendipia, la casualidad afortunada, la chiripa vamos. “Sí, en eso la excavación es como la vida. Tienes un plan pero luego el destino decide. Das con algo mejor o peor, pero distinto. El truco es saber adaptarte al cambio de dirección, ser flexible”.

R. No importa, tenemos algo mejor, que es su magnífica capilla sepulcral pintada con El libro de los muertos.

P. ¿Es adrenalínico encontrar una momia?

R. Todos los hallazgos lo son. Pero es un subidón efímero. Pasa rápido. Lo realmente importante es el trabajo que viene después.

P. ¿Le atrajo como a tantos el componente erótico del Egipto faraónico?

R. No.

P. ¡Qué rotundo!

R. A mí lo que me atrajo fueron los textos, no las imágenes. Aunque aparte de lo científico reconozco que la egiptología tiene algo de aventura, y de sueño infantil.

P. No me dirá que no le atraen la Nefernefer desnuda entre lotos de Sinuhé el egipcio o la monumental reina que encarna la modelo Patricia Velásquez en The Mummy y que le pone cuernos al faraón con el sumo sacerdote.

R. Confieso que me gustan las estatuas de la reina Hatshepsut como faraón con formas femeninas, pero nunca me ha atraído esa parte erótica de Egipto que dice. Y eso que el arte egipcio representa a las mujeres guapísimas. Habría que ver cómo eran en realidad, pero con una dieta basada en los vegetales y el abundante ejercicio que hacían seguramente eran muy esbeltas.

P. ¿Cuál cree que es la mejor cualidad de un arqueólogo?

R. El tesón quizá, la ilusión, la honestidad. Saber trabajar en equipo. Nada muy diferente de las cualidades de cualquier ser humano. Yo le doy mucha importancia a saber pedir perdón. Que además es gratis.

P. Se han hecho famosos en Luxor por sus hallazgos, y por las paellas de los viernes.

R. Las paellas sirven para hacer equipo. Un equipo de arqueólogos no es diferente en ese sentido de un equipo de fútbol.

P. ¡Quién imaginaría que encontrarían tesoros hasta en las letrinas!

R. Ajá, en Dra Abu el Naga, en Luxor, bajo las casas modernas que han sido demolidas. Junto a un váter encontramos depósitos de cerámica de la dinastía XVII. Se parece a lo que pasó en Saqqara: Alain Zivie halló tumbas bajo los urinarios del Servicio de Antigüedades.

P. Tantos descubrimientos… Parecería que la egiptología española está en Primera división.

R. En absoluto, está hecha una mierda. Somos de Tercera división, luchando por subir a Segunda. Completamente en precario. Nosotros, el Proyecto Djehuty, pese a todos los logros, sin el patrocinio privado no podríamos hacer nada. La egiptología española va a trompicones.

P. Alguien se preguntará si tiene sentido cavar en Egipto con la que está cayendo.

R. La esencia del ser humano es querer saber. Tanto da que sea de una estrella, de un alga o del Antiguo Egipto. Hay que fomentar la ciencia, toda.

P. ¿Cuál es su gran momento “cosas maravillosas” que diría Howard Carter?

R. El hallazgo de la cámara pintada de Djehuty, que fue como un fogonazo. Y el excepcional ataúd rishi, con decoración en forma de plumas, descubierto esta campaña. Pero lo mejor está por llegar…

P. ¿Sueña con momias?

R. No, en realidad sueño con poder seguir trabajando, con mantener mi equipo. Están los tiempos muy difíciles. Una de mis restauradoras lo ha dejado y se ha hecho profesora de Pilates.

FUENTE http://cultura.elpais.com/cultura/2014/04/16/actualidad/1397668013_977729.html

Descubren dos tumbas faraónicas de la dinastía XXVI



Una misión de arqueólogos españoles lleva veinte años excavando el área




Una misión de arqueólogos españoles ha hallado las tumbas de un destacado escritor y de una familia sacerdotal que se remontan a la época de la dinastía XXVI (663-525 a.C.), informó hoy el Ministerio egipcio de Antigüedades.

El descubrimiento, que incluye estatuas, vasijas funerarias y utensilios de la época, se efectuó en la zona arqueológica de Al Baansa, en la provincia egipcia de Minia.

El equipo español, encabezado por el veterano arqueólogo catalán Josep Padró, lleva veinte años excavando el área, la antigua ciudad de Oxirrinco.

El ministro egipcio de Antigüedades, Mohamed Ibrahim, señaló en un comunicado, que en el enterramiento del escritor se encontró su momia en buen estado y herramientas de escritura como un tintero de bronce y dos plumas de caña.

La otra tumba pertenece a una familia sacerdotal cuyos miembros trabajaban en el cercano templo de Osireion, una estructura subterránea dedicada al dios Osiris y descubierta en campañas anteriores.

Los arqueólogos también hallaron sarcófagos de piedra, urnas con escritura jeroglífica, decenas de estatuas del Osiris, monedas de bronce y peces momificados.

Ibrahim explicó que su Ministerio está preparando un proyecto para desarrollar y rehabilitar este sitio arqueológico e incluirlo en los itinerarios turísticos del país.




FUENTE http://www.eluniversal.com.mx/cultura/2014/descubren-dos-tumbas-faraonicas-de-la-dinastia-xxvi-1004560.html

martes, 15 de abril de 2014

Un sarcófago de 3.300 años, descubierto en el norte de Israel


El hallazgo constata el poder que los faraones tenían en el valle de Jezreel, vía natural de comunicación con la actual Siria


Sarcófago de 3.000 años encontrado cerca de Nazaret. /AUTORIDAD DE ANTIGÜEDADES DE ISRAEL


La Autoridad de Antigüedades de Israel acaba de presentar un hallazgo que evidencia la extensión del poder de los faraones Oriente adentro: un sarcófago de 3.300 años de antigüedad descubierto cerca de Nazaret, rodeado de vasijas y armas, en el que se guardaba un sello de oro que alude a Seti I, que reinó en el siglo XIII antes de Cristo. La zona entonces era conocida como Canaán y estaba bajo poder administrativo de los egipcios, que usaban el valle del descubrimiento, el de Jezreel, como vía natural de comunicación con la actual Siria, hasta donde llegó su dominio.

“Es algo fascinante, excepcional”, como lo describe Edwin Van Den Brink, uno de los investigadores que han liderado el proyecto, junto a Dan Kirzner y Ron Beeri. No es el primer sarcófago de la tardía Edad de Bronce que se encuentra en la zona, pero hacía 50 años que no se localizaba uno y, sobre todo, no tan al norte. Las excavaciones tuvieron lugar entre diciembre y el mes pasado y costó casi tres semanas sacar el ataúd, roto en decenas de pedazos. Los restos se encontraron por casualidad, en mitad de las obras de uno de los mayores gasoductos de Israel, a la altura del monte de Tel Shadud. Y esa es ahora la pena de los investigadores: la “práctica certeza” de que hay más que descubrir pero los trabajos arqueológicos se han dado ya por finalizados para dejar avanzar las cañerías.

El enterramiento encontrado está hecho de arcilla, es cilíndrico y su tapa lleva esculpido un rostro humano, “muy hermoso, muy sereno”, a juicio del profesor Van Den Brink. “Es una suerte porque, aunque todo está fracturado, la cara se ha mantenido casi intacta”, explica. Estaba rodeado de varios tarros de cerámica y vasos de culto, en los que se habría almacenado alimentos, vajillas y huesos de animales, destinados a proporcionar protección y sustento al muerto en una vida futura, una práctica clásica del Egipto de los faraones. Dentro del sarcófago había un esqueleto adulto y junto a él, una daga, una copa y varias piezas martilladas, todas de bronce. Muy cerca se han encontrado cuatro tumbas más, de dos hombres y dos mujeres, posiblemente miembros de la misma familia del dueño del sarcófago.


La tesis de los expertos es que se trata de un funcionario, que trabajaba a las órdenes de los egipcios, “miembro de la élite local”

La Autoridad de Antigüedades está ahora decidiendo si somete los restos humanos a análisis de ADN, para ver si el fallecido era un cananeo o un egipcio trasladado a la zona, clave para asegurar rutas comerciales y la recaudación de impuestos de los faraones. La tesis de los expertos es que se trata de un funcionario, que trabajaba a las órdenes de los egipcios, “miembro de la élite local”, capaz de pagarse un enterramiento que no estaba al alcance de cualquiera. También podría ser un rico que imitase las costumbres funerarias egipcias que se estaban ya popularizando en la nueva zona de dominio, pero hay un detalle importante que, en principio, les lleva a rechazar esta tesis: la aparición, en el sarcófago, de un sello de oro con un escarabajo, usado para sellar documentos. Ahí está el vínculo con el gobierno.

En este sello, “muy valioso”, se cita al faraón Seti I, vinculado con el dios del sol, Ra, padre de Ramsés II, lo que engrandece el hallazgo a ojos de los israelíes, teniendo en cuenta que este último podría ser el protagonista del relato bíblico del éxodo de los israelitas. En la pieza también hay rastro de una cobra, símbolo de protección del poder.

Seti I supuestamente vivió en su primer año de mandato una revuelta en la zona de Bet Shean, al sur del Mar de Galilea, que llevó a que guerreros egipcios cargaran contra este territorio, conquistando todo el suelo de Canaan. El sarcófago que ahora ha salido a la luz evidencia la profundidad de ese avance, nunca antes tan “bien documentado”.

Actualmente, el Museo de Israel ya recibe a sus visitantes con una importante colección de sarcófagos, procedentes de Beit Shean pero también de Deir El Balah, en la franja de Gaza, donde fueron encontrados hace medio siglo. Allí, hoy en suelo palestino, estaba el centro administrativo más oriental de los faraones, desde donde se controlaría administrativamente la zona donde ahora han aparecido los nuevos restos. Los filisteos acabarían con el poder egipcio hacia 1.150 antes de Cristo.




FUENTE
http://cultura.elpais.com/cultura/2014/04/11/actualidad/1397203427_932915.html

La enfermedad cardíaca es una enfermedad antigua





tres hombres y dos mujeres que fueron enterrados hace 3.000 años en Amara Oeste, localizada en la actual Sudán, tenían aterosclerosis o un engrosamiento de las paredes arteriales. La bioarqueóloga, Michaela Binder, y la paleopatóloga, Charlotte Roberts, de la Universidad de Durham, encontraron las diminutas placas calcificadas en sus esqueletos. Ellos piensan que el humo de los fuegos usados para cocinar, la cocción de cerámica y la orfebrería pudieron haber sido un factor decisivo en el desarrollo de esta enfermedad. Todos los individuos tenían entre 35 y 50 años en el momento de su muerte, tenían mala salud dental y eran de estatus social alto y bajo. “La principal relevancia de estos hallazgos es que nos muestran los factores que produjeron estas enfermedades, los cuales no son productos de la vida moderna sino que hay otros factores en su desarrollo que pueden haber existido desde hace muchos miles de años,” dijo Binder a la revista .

Fuente: http://archaeology.org/news/2005-140407-sudan-clogged-arteries

Ver también: http://www.thejournal.co.uk/news/north-east-news/durham-academic-finds-300-year-old-skeleton-69300248 abril 2014

Por AEDE Info

http://www.aedeweb.com/actualidad/la-enfermedad-cardiaca-es-una-enfermedad-antigua/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=la-enfermedad-cardiaca-es-una-enfermedad-antigua

Encontrada una momia egipcia con cerebro y sin corazón





Se ha encontrado una momia egipcia antigua de mujer con el cerebro intacto pero sin corazón. Tiene una placa sobre su abdomen que puede entenderse como ritual sanador, dijo el equipo de investigadores que examinaron el cuerpo femenino con un Escáner CT.

La mujer probablemente vivió hace unos 1700 años, en una época en la que Egipto estaba bajo el dominio romano y el cristianismo se estaba extendiendo, de acuerdo con la datación por radiocarbono. Su nombre es desconocido y murió entre los 30 y 50 años. Al igual que muchos egipcios, tuvo problemas dentales terribles y había perdido muchos de sus dientes.

El uso de la momificación estuvo en declive con la cultura romana y cuando el cristianismo se apoderó del país. Pero esta mujer y su familia, al parecer, fuertes en sus creencias tradicionales egipcias, insistieron en enterrarse con este procedimiento.



Fuente: http://www.livescience.com/44644-ancient-egyptian-mummy-has-no-heart.html

El Museo Británico revive a las momias del antiguo Egipto




Un novedoso escáner permitirá reconstruir las vidas de ocho momias que llegaron al museo en 1756 pero que nunca fueron mostradas


Una momia del Antiguo Egipcio de la sacerdotisa "Tamut" del año 900 a.C que se expondrá en el Museo Británico

2




Una nueva exposición del Museo Británico revelará sorprendentes hallazgos en ocho momias del antiguo Egipto gracias a una avanzada técnica de escáner que permitirá saber cómo eran hace miles de años.

Según ha anunciado la galería, los expertos han recurrido a la última generación de escáner para analizar ocho momias, que incluyen las de dos niños, extraídas de la extensa colección de 120 momias que tiene el museo británico de Egipto y Sudán.Gracias a esas técnicas pioneras se han podido sacar a la luz secretos del proceso de enterramiento de esas momias y sobre las personas que vivieron entre los años 3.500 antes de Cristo y el 700 después de Cristo.

En "Momias: la historia desde dentro", del 22 de mayo hasta el 30 de noviembre, el Museo Británico exhibirá los rostros de esas momias en los que aún se conserva pelo y piel, que han sobrevivido miles de años gracias al proceso de momificación.

Durante su investigación, los científicos hallaron cómo en el cerebro de una de las momias se había quedado almacenada una espátula que se empleó para vaciarle los sesos y que se puede ver claramente con el escáner. El cuerpo del hombre, originario de la ciudad de Tebas, la antigua capital del Imperio Nuevo de Egipto, podría haber sido momificado alrededor del año 600 antes de Cristo, según los análisis.

La imagen del cuerpo momificado revela perfectamente una espátula dentro de su cabeza y permite ver una serie de pústulas dentales que podrían haberle ocasionado un dolor dental extremo. Esos escáneres son capaces de producir datos de alta resolución que a su vez pueden transformarse en imágenes en 3D empleando el mismo software designado originariamente para fabricar automóviles.

Los restos de una cantante femenina llamada Tamut, que vivía también en ese área alrededor del año 900 antes de Cristo, cobrarán vida mediante esa técnica.Ese cuerpo fue enterrado junto conobjetos de joyería que delataban su alto estatus social y el escáner también mostró que tenía arterias bloqueadas, que podrían haber contribuido a su fallecimiento.

"Esta nueva tecnología es verdaderamente rompedora, lo que nos permite reconstruir y comprender las vidas de estos ocho individuos muy diferentes", dijo Neil MacGregor, el director del museo.

La exposición incluirá imágenes en pantalla grande que revelan algunos de los secretos de la momificación. Las momias fueron traídas al Museo Británico en 1756 pero ninguna ha sido destapada en los últimos 200 años, por lo que en algunos casos ni siquiera se conoce su sexo.




Fuente http://www.elmundo.es/cultura/2014/04/09/53452e2122601d37688b4573.html

Medio siglo del épico rescate de los templos de Abu Simbel





El gran templo con la bóveda de hormigón al fondo. RAGNAR FOSSGAARD

8




"Ahora o nunca". Fue la llamada de auxilio que la Unesco lanzó a la comunidad internacional a principios de 1960. Por aquel entonces la faraónica construcción de la gran presa de Asuán amenazaba con dejar bajo las aguas del Nilo a los templos de Abu Simbel, obra del gran Ramsés II. Cambiar su sino era una batalla contra el tiempo, un milagro que acabó por suceder. El monumento y sus cerca de 20.000 toneladas fueron desmontados y trasladados a un terreno más elevado en un proyecto de cuyo inicio se cumple este abril medio siglo de vida.

Más de 900 personas, de una veintena de nacionalidades, participaron en una hazaña que se prolongó durante más de seis años. Muchos de sus protagonistas ya no pueden contarlo. Pero aún queda la memoria de supervivientes como el ingeniero sueco Ragnar Fossgaard, quien rodando los 80 años de edad mantiene intacto el recuerdo de aquella formidable campaña internacional. "Fue mi primera experiencia en el extranjero. Después dirigí la construcción de carreteras, presas y puentes en América Latina y Sudáfrica. El de Abu Simbel fue el trabajo más emocionante en el que he participado", confiesa Ragnar a EL MUNDO desde Estocolmo.

Cuando el escandinavo aterrizó en Abu Simbel, a unos 900 kilómetros al sur de El Cairo, la mayoría de los tesoros de Nubia -una veintena de templos amenazados por las aguas de la presa- habían sido desarmados y empaquetados en cajas de madera a la espera de un nuevo emplazamiento. Algunos serían luego regalados a los países donantes, como ocurrió con el Templo de Debod que se acomodó en el centro de Madrid. Pero quedaba aún por rescatar el conjunto más imponente: el gran templo dedicado al dios Ra con lascuatro estatuas sedentes de Ramses II, de 18 metros cada una, horadadas en la fachada y el cercano y más pequeño templo de su esposa Nefertari.


Rostros colosales de Ramses II. RAGNAR FOSSGAARD

A contrarreloj la Unesco recolectó el dinero necesario y recibió las propuestas para salvar el conjunto, de más de 3.200 años de antigüedad. Entre las ofertas, las más viables recomendaban conservar los templos en su sitio protegiéndolos con un dique o desmontarlos y transportarlos pieza a pieza a un nuevo emplazamiento, a unos 200 metros de distancia de su lugar original y unos 64 metros más elevado. "El Gobierno egipcio apostó por dividir los templos en bloques y transportarlos a orillas del lago Naser", explica Ragnar, quien trabajaba para la multinacional sueca VBB. Cuando se dio luz verde -recuerda el experto- el tiempo apremiaba: "El nivel del agua alcanzaría el suelo de los templos en menos de 14 meses. Fue una lucha contra el tiempo".

Un consorcio internacional lideró la agónica cuenta atrás, que comenzó en abril de 1964. La primera tarea fue retirar 300.000 toneladas de roca de la colina que albergaba los templos para alcanzar sus techos y facilitar el desmontaje. Al mismo tiempo, se levantó un muro de 360 metros de longitud y 25 metros de altura para contener las aguas; se volcó montañas de arena para proteger los colosos de la fachada y se horadaron túneles de drenaje por debajo de los templos para controlar el nivel de las aguas subterráneas.

"El trabajo progresó bien pero fue una labor dura sobre todo para quienes tenían que excavar y cortar los bloques. Fue difícil soportar el calor delante de la fachada con el sol reflejándose sobre las laderas de piedra blanca pero todo el mundo sabía que se trataba de luchar contra el Nilo y que había que dar la batalla", detalla Ragnar, quien aún recuerda que al principio del proyecto dos barcos, Imhotep y Zoser, servían de oficinas y habitaciones. "Estaban equipados con aparatos de aire acondicionado pero había frecuentes cortes de electricidad".


Reconstrucción del gran templo de Abu SImel RAGNAR FOSSGAARD

Completadas las tareas de protección, arrancó el despiece. Los templos de "Ramsés el grande" (1304-1237 a.C.) quedaron reducidos a un millar de bloques. "Pesaban de media unas 30 toneladas. Los de la fachada y los de los murales interiores fueron serrados a mano por cortadores de mármol italianos. Otro tajos se hicieron con motosierras o sierras de hilo. La anchura de los cortes nunca fue mayor de los 5 milímetros", precisa el ingeniero sueco. La fragilidad de la arenisca obligó a reforzar la piedra con inyecciones de resina sintética.

"Eran bloques inmensos que tuvimos que numerar antes de trasladarlos a su nueva ubicación", apunta a este diario la arqueóloga egipcia Fayza Heikal, quien -recién salida de la facultad- se enroló en el proyecto y participó en la documentación del sitio. "Por aquel entonces era muy joven. Fue una experiencia fascinante en unas condiciones de vida muy severas porque había que traer la comida por el río desde Asuán y estábamos en mitad del desierto", agrega la profesora de la Universidad Americana de El Cairo.


Templos de Abu Simbel en su lugar original RAGNAR FOSSGAARD

La reconstrucción no resultó menos laboriosa. "Ni un solo bloque fue dañado durante el desmantelamiento, el transporte y la reconstrucción", destaca Ragnar. Las piezas fueron fijadas en una superestructura de cemento y se erigió una gigantesca bóveda de hormigón para simular el promontorio original. Ningún detalle fue ignorado para que la réplica resultara lo más exacta posible y se conservara la orientación que permite el fenómeno solar por el que dos veces al año los rayos de sol penetran hasta el fondo del templo e iluminan las estatuas de Ramsés II y los dioses Horus y Amón Ra.

El traslado de los templos -descubiertos en 1812 por el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt- y el desplazamiento del Trópico de Cáncer durante los últimos tres milenios solo han una causado una leve variación en el espectáculo. En lugar del 21 de febrero y el 21 de octubre - como antaño- el efecto se produce hoy un día más tarde. Pero el resultado es idéntico: el amanecer alumbra las tres estatuas y mantiene en penumbra la cuarta, la figura de Ptah, el señor de la Tinieblas.

"El resultado fue maravilloso. Quien lo visita sin conocer su traslado no puede reconocer que el entorno y la montaña son artificiales", recalca Fayza. "El conjunto es un prodigio de la tecnología del Antiguo Egipto y también de los avances de la segunda mitad del siglo XX", concluye la arqueóloga.


Ragnar acompañado de su mujer durante su regreso al templo. RAGNAR FOSSGAARD

Ragnar -acompañado de mujer e hija desde 1966- cuenta que la vida se fue haciendo menos áspera cuando se levantó una colonia de viviendas en los aledaños de la zona de trabajo; florecieron los jardines; el agua y la electricidad dejaron de ser una rareza; se abrió una piscina y se programó cine al aire libre una vez por semana. "La 'Stella' fría (marca local de cerveza) en una noche cálida y agradable de cine era era el momento culminante de la semana", bromea. "Fue una experiencia única. Fue un lugar donde arqueólogos, ingenieros y arquitectos de todo el mundo trabajamos conjuntamente y con el mismo objetivo, ganar la partida al Nilo y lograr que los templos pudieran vivir otros 3000 años".




Fuente http://www.elmundo.es/ciencia/2014/04/11/5347c1e322601d997f8b4571.html

miércoles, 9 de abril de 2014

¿Podría el templo funerario de Amenhotep III volver a su esplendor original después de 3.200 años en ruinas?





Al Wadi Al-Hittan en la orilla oeste de Luxor, los dos Colosos de Memnon están sentados, saludando a los visitantes de la necrópolis tebana. Los esfuerzos realizados por los Colosos de Memnon y el Proyecto de Conservación del Templo de Amenhotep III (CMATCP) y el Ministerio de Estado de Antigüedades ( MSA) bajo la supervisión del egiptólogo Hourig Sourouzian están reconstruyendo estas maravillosas obras. El templo fue construido a lo largo de los 38 años del reinado del faraón en la primera mitad del siglo XIV a.C..

Unos 150 años más tarde, fue dañado después por un destructivo terremoto del 1200 a.C. A continuación, el sitio fue utilizado como cantera, y la mayoría de los bloques y elementos decorativos fueron reutilizados en la construcción de templos y estructuras circundantes. Posteriormente , los restos del templo sufrieron inundaciones. Desde 1981, el sitio estaba abandonado, y los restos visibles del templo en mal estado de conservación, sumergidos por el agua, invadido por la vegetación o amenazados por la intrusión o vandalismo. En 1998, el CMATCP comenzó una operación de rescate en el templo con el fin de conservar los últimos restos. La semana pasada, una serie de periodistas egipcios y extranjeros, así como arqueólogos y funcionarios del gobierno, acudieron al templo funerario con el fin de echar un vistazo a los nuevos hallazgos que los arqueólogos estaban a punto de desvelar. Suruzian explicó que los colosos ahora restaurados habían sufrido graves daños, rotos en pedazos durante siglos en los campos, dañados por los terremotos destructivos y más tarde por el agua, la sal, la invasión y posible vandalismo. El primer nuevo coloso que se muestra a los visitantes fue uno que se encuentra en segundo pilon del templo, a 100 metros al oeste del coloso de Memnon. Está tallada en cuarcita roja y cuenta con Amenhotep III sentado en el trono, con las manos sobre las rodillas y llevaba una falda plisada de la cintura con un cinturón decorado con líneas en zigzag. A la derecha del rey se encuentra una estatua que representa a su esposa, la reina Tiye, llevaba un gran peluca y un vestido largo y ajustada. Al lado de su pierna izquierda se encuentra una estatua que falta de su madre, la reina Simataw. El trono está decorado en cada lado con escenas que muestran la unificación del Alto y Bajo Egipto. Tras su restauración, el cuerpo del coloso, que pesa 250 toneladas, fue levantado en su posición original sobre nuevas bases de hormigón. Durante los últimos tres años, otras partes del coloso se han insertado en el cuerpo de la estatua. El coloso se encuentra a unos 11,5 metros de altura sobre una base de 1,5 metros de altura. Cerca de la estatua, también se encontró una cabeza de alabastro considerado como parte de su coloso del norte gemelo. Su nariz, los ojos y los oídos están intactos. Esta es la más hermosa cabeza monumental que se ha encontrado, y está muy bien conservada", dijo Sourouzian. La cabeza de 1.3 metros muestra al rey con la corona del Alto Egipto y sosteniendo la insignia real. "La estatua se completará con el cuerpo en la próxima temporada y alcanzará una altura de ocho metros", prometió el restaurador Miguel López. Los colosos representan al rey caminando hacia adelante, sosteniendo un rollo de papiro en cada mano con la inscripción del nombre real. El rey lleva la corona blanca del Alto Egipto. La pieza más grande pesa 44 toneladas, y el peso total de cada coloso se estima en 100 toneladas.



Fuente: http://weekly.ahram.org.eg/News/5853/47/Resurrection-at-Thebes-.aspx

Ya lo decían los faraones: los funcionarios deben estar bien pagados

El antiguo Egipto no solo levantó pirámides de piedra, también creó pirámides funcionariales con condiciones laborales que 4.000 años después firmaría más de un sindicato

Si nos preguntamos qué oficios son los más antiguos es fácil que nos vengan a la mente aquellos cazadores, agricultores o sacerdotes del inicio de los tiempos. Ya en épocas históricas aparecen en nuestro imaginario alfareros, comerciantes o constructores, ¿pero quién se aventuraría a pensar en los funcionarios? Seguro que hay profesiones más antiguas, pero la clase funcionarial puede presumir de solera con más de 4.500 años a sus espaldas.

Los tiempos han cambiado y seguramente los funcionarios de ahora poco tengan en común con aquellos que nacieron a la par del Imperio Antiguo, en las épocas más pretéritas del Egipto de los faraones, el primer Estado territorial de la historia. No es gratuito que mencionemos esta característica de su organización, ya que resultó crucial para que apareciese la clase funcionarial. El antiguo Egipto, a diferencia de imperios contemporáneos, como el de los hititas o babilonios, no vivió de los tributos de los vencidos. La monarquía egipcia no explotó, sino que administró. ¿Y quiénes fueron los encargados de tan tamaña tarea? Sí, los funcionarios.

El Imperio Antiguo no solo construyó pirámides de piedra, moradas eternas para sus faraones, sino que también levantó pirámides funcionariales para una distribución racional de los impuestos y las riquezas. Es decir, inventó el escalafón. La importancia de estos trabajadores del Estado no pasó desapercibida para los monarcas. La prueba de ello la encontramos en las Enseñanzas para Merikare, un texto que podría considerarse un testamento político de un soberano, cuyo nombre se ha perdido, a su hijo Merikare, el último faraón de la Dinastía X (2050 a C). Y entre los consejos que el padre transmite a su heredero figura uno que con toda seguridad los funcionarios del siglo XXI desearían que siguiera vigente cuatro milenios después, sobre todo en un momento de sueldos congelados y pagas dobles inciertas: deben estar bien remunerados. Aunque seguro que no acabarían de estar de acuerdo con las razones esgrimidas: para evitar las corrupciones y poder exigirles honradez.



[...] Quien es rico en su casa no es parcial (es imparcial)... Los pobres no hablan de acuerdo con la verdad, pues no la usa correctamente quien dice: “¡Ah, si fuese mío!”, sino que es parcial para con todo aquel que le paga [...]



Otra de las virtudes del primer sistema funcionarial de la historia es que cualquier buen profesional podía ir subiendo peldaños del escalafón hasta llegar a los puestos de máxima confianza del faraón, aunque su origen fuese humilde. El padre de Merikare también se hace eco de esta cuestión:



[...] No distingas entre el hijo de un hombre (bien-nacido) y un plebeyo. Toma al hombre según sus habilidades; todas las artes prosperarán. [...]



Un ejemplo documentado de funcionario que prosperó gracias a sus habilidades lo encontramos en el último gran visir del Imperio Antiguo, Uni. Él mismo cuenta en su autobiografía, esculpida en su tumba, que procedía de una familia humilde, empezó desarrollando cargos modestos hasta llegar a ser presidente de la corte de justicia y visir, lo que vendría a equivaler a primer ministro.

Pero nada perdura eternamente y eso los egipcios lo saben muy bien. El predecesor de Merikare también le aconsejó: “Sé hábil en palabras y tú serás fuerte... es una espada para el rey la lengua. La palabra es más poderosa que cualquier arma”, elevados consejos que acabaron sucumbiendo frente a los belicosos tebanos que derrotaron a Merikare. La nueva dinastía XI daría inicio al Imperio Medio poniendo fin a las dinastías heracleopolitanas (IX y X), marcadas por un gran sentido de la justicia como concepto universal e igualitario. Los reyes de Tebas, además, omitieron los nombres de estos faraones de las listas reales. Ya se sabe, quien gana la guerra, escribe la historia. Y para ello, no faltaban funcionarios... aunque también ellos notarían altibajos en su organización y profesionalidad en el transcurso de las diferentes dinastías. La larga historia del antiguo Egipto dio para mucho... incluso en sus últimos coletazos.

Cuando César visitó Egipto no solo se fue de crucero por el Nilo con Cleopatra, la última reina, sino que tomó buena nota de diferentes aspectos que le sorprendieron de la avanzada civilización egipcia. Uno de ellos fue, sin duda, el sistema de funcionariado, que se acabó aplicando en Roma, pasando de la pura explotación a la administración e implantando un cuerpo de trabajadores del Estado para organizar el vasto imperio que justo nacía y del que somos herederos, con funcionarios incluidos, pero sin las enseñanzas que sirvieron a Merikare para su gloria y pesar.

Fuente http://www.lavanguardia.com/cultura/20140403/54404648080/antiguo-egipto-faraones-funcionarios.html#ixzz2yO5EnMAx

Descubren nueva tumba con pirámide en Abydos





Live Science ha informado que una nueva tumba ha sido desenterrada en la necrópolis de Abydos, que resulta una fuente inagotable de patrimonio del Antiguo Egipto. Data de 3.300 años de antigüedad y se componía en su origen de una entrada en forma de pirámide de unos 7 metrosde alto (23 pies).

Además, como todas estas clases de enterramientos, contiene un intrincado sistema de pasadizos y laberintos excavados en el subsuelo. Se sabe que fue saqueada al menos dos veces en el pasado, pero se conserva en una de las cámaras un sarcófago de arenisca pintada de rojo de un escriba llamado ‘Horemheb’. También aparecieron figurillas ‘shabti’ o ‘ushebti‘ (pequeñas esculturas que según creencia religiosa egipcia trabajarían como sirvientes para el difunto en la otra vida) para un hombre llamado ‘Ramesu’ en otra de las cámaras.

También se han recuperado restos humanos en forma de esqueletos desarticulados: de tres o cuatro hombres, de diez a doce mujeres y al menos dos infantes. El profesor Kevin Cahail de laUniversidad de Pennsylvania pretende realizar un análisis de radiocarbono para determinar si las mujeres fueron las esposas de los hombres que se mencionan en las inscripciones, si los cuerpos pertenecen a diferentes generaciones de la misma familia o, incluso, si la tumba se reutilizó varias veces sin el permiso de los propietarios originales.

Se ha encontrado así mismo un amuleto en forma de corazón roto tallado en jaspe rojo y verde, que de acuerdo con Cahail, es un “tipo inusual de amuleto” y “posiblemente se encontraba sobre el pecho de alguno de los difuntos y probablemente habría habido algunos otros collares, objetos de oro, y cosas así”.

FUENTE http://redhistoria.com/descubierta-nueva-tumba-con-piramide-en-abydos/#.U0Us6vl_t1Y

Abu Simbel cumple medio siglo de su segunda vida



A punto estuvieron los templos de Abu Simbel de quedar sumergidos bajo las aguas del río Nilo, si no fuera por las obras que comenzaron hace ahora medio siglo para salvar esos monumentos, reflejo presente del poderío que tuvo el faraón Ramsés II en el antiguo Egipto.




Abu Simbel (Egipto), 1 abr.- A punto estuvieron los templos de Abu Simbel de quedar sumergidos bajo las aguas del río Nilo, si no fuera por las obras que comenzaron hace ahora medio siglo para salvar esos monumentos, reflejo presente del poderío que tuvo el faraón Ramsés II en el antiguo Egipto.

Las edificios que en su día fueron redescubiertos entre la arena ofrecen hoy una vista apacible, incrustadas en una colina sobre el lago Naser, como si todos esos elementos hubieran siempre estado allí.

Pero lo cierto es que los dos templos que componen el complejo arqueológico, de más de 3.200 años de antigüedad, tuvieron que ser reubicados a doscientos metros de distancia de su enclave original y sesenta metros más elevados.

Técnicos extranjeros y egipcios iniciaron esa faraónica tarea para trasladarlos en abril de 1964. Muchos de ellos han fallecido o difícilmente pueden recuperar, a su avanzada edad, la memoria de aquella época.

Otros, como la egiptóloga Fayza Heikal, recuerdan el trabajo "excelente" y "entusiasta" que desempeñaron profesionales de las más variadas especialidades.

Heikal fue una de las afortunadas en embarcarse en esa aventura cuando tenía solo 22 años, y en su primer empleo, recién licenciada, se dedicó por unos meses a describir concienzudamente las piezas de Abu Simbel para completar una documentación de todo lo que sería rescatado.

"Fui la primera mujer egipcia que trabajó (de arqueóloga) en Nubia", exclama orgullosa la experta, que agrega que hace cincuenta años los jóvenes tenían menos libertad y no era costumbre mezclar a hombres y mujeres en esos ambientes.

Las condiciones de vida tampoco resultaron fáciles, mucho menos viviendo en barcos en el Nilo y obteniendo la comida de donde se podía, según Heikal. "Aquello no era un hotel de cinco estrellas. A veces no había ni pan", destaca.

Tales sacrificios no fueron en balde. La campaña, auspiciada por la Unesco, logró salvar monumentos nubios en Egipto y Sudán que, de otro modo, hubieran quedado anclados en el fondo del lago Naser tras la construcción de la gran presa de Asuán.

Solo así se entiende que Abu Simbel siga conservando el espectacular templo dedicado a la inmortalidad de los dioses y de Ramsés II, faraón de la XIX dinastía del Imperio Nuevo (1539-1075 a.C.), y otro menor concebido en honor de su esposa Nefertari.

Pese a lo que se pensó en un principio, no hubo que levantar diques alrededor de los monumentos ni aislarlos en una especie de futurista burbuja de cristal con ascensores hacia la superficie.

Al final se impuso la idea de cortar la roca de los templos en más de mil bloques de arriba a abajo y numerarlos para poder recolocarlos uno a uno en la nueva ubicación, a salvo del agua, explica el director del sitio, Ahmed Saleh.

Con grandes dosis de paciencia y delicadeza, se utilizaron máquinas especiales para su transporte y después se construyó encima de los monumentos una bóveda de hormigón, sobre la cual se colocaron rocas de la montaña original.

Los ingenieros quisieron, además, emular a los arquitectos de la antigüedad y mantener un fenómeno que hace que dos veces al año la luz del sol penetre en el fondo del mayor templo y alumbre las caras del faraón y de los dioses Ra y Amón.

Durante meses se hicieron pruebas de simulación para mantener la misma orientación. El resultado final apenas varió por un día de diferencia, de forma que cada año el espectáculo se observa el 22 de febrero y el 22 de octubre, en vez de los días 21 de esos dos meses, como ocurría antes.

Los trabajos en el sitio duraron cuatro años y medio, recuerda Saleh, que ahora vive pendiente de los "chequeos médicos" que habitualmente se hacen a los templos para evitar fisuras y otras deformaciones.

Mientras, espera que el turismo en el país se recupere para que miles de visitantes (y no solo cientos) vuelvan a diario a disfrutar de esa maravilla arqueológica.

Junto a Abu Simbel se rescataron hasta 1980 una veintena de templos, cuatro de los cuales se donaron a varios países -incluido el templo de Debod, a España- por su especial colaboración.

Esa campaña, financiada con 42 millones de dólares de más de cuarenta países, fue "única en sus logros" y "el primer gran ejemplo de movilización internacional para los monumentos de valor universal y no solo nacional", apunta la especialista del programa cultural de la Unesco en Egipto, Tamar Teneishvili.

Antes y después de Abu Simbel se llevaron a cabo otros muchos proyectos de conservación cultural, pero ese caso concreto refleja -según la responsable- un momento "excepcional del siglo XX" por esa solidaridad entre países capaz incluso de mover montañas.

(Agencia EFE)

FUENTE http://noticias.lainformacion.com/arte-cultura-y-espectaculos/arqueologia/abu-simbel-cumple-medio-siglo-de-su-segunda-vida_xOLWZ4LXcQpwf4stqktcL5/

Vídeo Museo Arqueológico Nacional











https://www.youtube.com/watch?v=oUSHAZ3SPDQ

Un cementerio egipcio podría esconder un tesoro mayor que el de Tutankamón


© REUTERS Asmaa Waguih/ Imágen ilustrativa

Un arqueólogo británico ha afirmado que un antiguo cementerio egipcio contiene reliquias que podrían eclipsar incluso las que se encontraron en la tumba de Tutankamón.

El egiptólogo británico John Romer cree que en los acantilados de la orilla oeste de Luxor se encuentra el lugar donde fueron enterrados los tres reyes sacerdotes Herihor, Plankh y Menkheperre.

Supone que este emplazamiento podría esconder los tesoros funerarios de puntos cercanos en el Valle de los Reyes, que habrían sido colocados ahí para su custodia.

Sin embargo, el sitio está en peligro y el arqueólogo insta a protegerlo de los saqueadores de tumbas. "La semana pasada, tres personas que habían entrado en el lugar fueron detenidas por los servicios de seguridad del Ejército en Luxor", dijo Romer citado por 'The Sunday Times'.

La zona se ha mantenido intacta desde 1085 a. C. La única persona que ha excavado en el lugar, Wadi el Gharbi, es Howard Carter, que descubrió la tumba de Tutankamón en 1922.

La necrópolis está siendo examinada por Romer y expertos en epigrafía. "Lo más probable es que Herihor fuera enterrado en un ataúd de oro, como Tutankamón", explica Romer.




Fuente http://actualidad.rt.com/cultura/view/123847-sitio-egipto-tesoro-eclipsar-tutankamon

Impactante exposición de “momias animales” del Antiguo Egipcio



El Museo Bowers de Estados Unidos exhibe a perros, gatos, serpientes, aves y hasta cocodrilos que fueron momificados junto a sus dueños o para enviar un mensaje a los dioses.











El amor por las mascotas no es algo de esta época. Miles de años atrás, los egipcios querían tanto a sus animales que llegaron a momificar a miles de ellos, entre los que se destacan gatos, perros, serpientes, aves y hasta cocodrilos.

Algunos de ellos fueron colocados en las tumbas de los faraones para que descansaran eternamente en compañía de sus reyes. Otros tuvieron sus propios cementerios especiales, donde fueron sepultados en ataúdes con tallados tan elaborados como los de miembros de la familia real.

Decenas de los mejores especimenes sobrevivientes están de visita en Museo Bowers, del condado de Orange, Estados Unidos, como parte central de la exhibición "Criaturas entrañables: Momias animales en el Antiguo Egipto".

Hay un perro tan bien detallado que incluso sus flexibles orejas son prominentes. Un gato antiguo fue conducido a su entierro con sus pequeñas patas cruzadas sobre su cuerpo, creando una imagen de una postura funeral humana.

"Simplemente muestra cómo pensaban los egipcios respecto a los animales considerándolos muy similares a los seres humanos", dijo Edward Bleiberg, curador de la exhibición. "Los egipcios creían que los animales tenían alma".

Sin embargo, entrañables o no, poca gente, fuera de un rey o una reina, podían darse el lujo de tener un perro o un gato simplemente como compañía en los tiempos antiguos, afirmó Bleiberg.

De tal manera que el perro de caza visto esperando pacientemente bajo una silla en una escena de un cuadro sobre una cena probablemente hubiera sido echado de la casa si no hubiera contribuido a hacer posible esa comida.

La mayoría de los animales tuvieron una tarea incluso más grandiosa. Se les encargó la responsabilidad de utilizar sus almas en la muerte para llevar mensajes a los dioses que habían representado en la Tierra durante sus vidas. El perro, por ejemplo, fue el votivo o mensajero sagrado del dios Anubis, quien es representado en el arte del Antiguo Egipto como un hombre con cabeza de perro.

El ibis se comunicaba directamente con el dios Thoth, quien tenía cuerpo de hombre y cabeza de ave y, al parecer, era especialmente bueno para resolver desacuerdos humanos.

"Hay una carta incluida con una momia animal que sugiere que hay un hombre que está teniendo un problema terrible en el trabajo", comentó Bleiberg.

Otra carta enviada con un animal momificado incluye una petición para aliviar a un familiar enfermo.

En total la exhibición contiene más de 100 objetos, incluidos dibujos y esculturas, así como restos momificados de perros, gatos, aves, serpientes y cocodrilos. Muchos están envueltos en lienzos con patrones muy elaborados y otros fueron colocados en sarcófagos tallados para asemejarse a cómo se veían los animales en vida.


Fuente: AP http://www.larazon.com.ar/interesa/Impactante-exposicion-animales-Antiguo-Egipcio_0_555600119.html