viernes, 31 de enero de 2014

Una estatua de Senenmut no identificada previamente (Acc. Nº 4624)




Nuestro fragmento (Acc. Nº. 4624) llegó al Museo de Manchester de las excavaciones de Edouard Naville en el yacimiento de Deir el-Bahari entre 1894 y 1907. Desconocemos un origen más concreto de la pieza y cuándo exactamente entró a formar parte de la colección.

El fragmento tiene 48.5 cm de alto y 31cm de ancho. Está realizado en piedra caliza endurecida y representa la parte inferior de una figura sentada que se muestra en un tamaño alrededor de la mitad del natural. Está seriamente dañado pero todavía conserva texto jeroglífico en los lados del asiento, en la base y sobre las rodillas. Curiosamente, el asiento tiene líneas de la tinta roja que empleó el artesano para hacer la inscripción. Conserva trazas de pigmento azul en algunos signos jeroglíficos individuales, lo que implica que la estatua, sin embargo, no se dejó sin terminar.

La identidad de la persona representada está registrada en nuestro catálogo – basándonos en jeroglíficos que se encuentran en la base – tal como ” el sacerdote de Amón, Userhat ‘ y la pieza se fechó en el Reino Medio. Muchas veces me había preguntado quién era este misterioso sacerdote Userhat. Debido a que esta fórmula sólo comienza a aparecer en estatuas de la élite al final del Reino Medio, especulaba si fue uno de los primeros ejemplos. Y dado que la fórmula general sólo aparecía en las esculturas de la muy alta elite en este momento, me pregunté por qué un simple ‘sacerdote de Amón’ había sido tan favorecido.

No pensé más en el fragmento hasta que el pasado otoño nos visitó el Prof. Rainer Hanning, de la Universidad de Marburg. Durante una conversación muy cordial e informativa con Rainer, le señalé la pieza y – casi como una idea de último momento – indicó que los jeroglíficos que identifican al propietario (Hm-nTr n imn wsr-hAt ) se podían leer como un solo título: ” el sacerdote de Amón- Userhat (un nombre de la barca sagrada de Amón en Karnak)’, un título conocido que llevó una sola persona: Senenmut – alto funcionario bajo la reina Hatshepsut y una de las personas más conocidas del antiguo Egipto.

Con anterioridad comprobé los otros títulos en la estatua (‘noble’, ‘gobernador’, y “supervisor de los sacerdotes de Montu ‘ un poco más inusual) y descubrí que cada uno fue ostentado por Senenmut. Sabiendo que la estatua era de Deir el-Bahari, el yacimiento donde se encuentra el famoso templo mortuorio de Hatshepsut, me emocioné. En una inspección más minuciosa de la estatua, se hizo evidente que el regazo de la figura parecía elevarse un poco antes de la rotura a mitad del muslo y las manos eran visibles. ¿Podría ser que esto fuera un ejemplo de una estatua rota de Senenmut en una postura innovadora con la hija de Hatshepsut, Neferura, representada entre su capa en su regazo? Tal vez lo más revelador de todo, después de un examen minucioso de los restos de la fórmula que había atraído mi atención al principio, me di cuenta de que la estatua fue otorgada como favor, no por un “rey” en absoluto – sino por una “esposa del dios”. Sólo hay un ejemplo conocido por mí de esta variante de fórmula de favor, y esa estatua (Cairo CG 42117) pertenece a Senenmut. No está claro si “la esposa de dios” es Hatshepsut o su hija.

Otros seis estatuas de un total de 25 conocidas de Senenmut llevan una declaración que indica que fueron dadas como favor del rey . En las inscripciones de las otras (CG 42214), Senenmut hace un inusual – y algo conmovedor – llamamiento a la reina Hatshepsut, lo que explica tal vez la razón de que poseyera tantas estatuas:



Concede que allí se ordenen para este tu humilde servidor la realización de muchas estatuas para mí de todo tipo de piedras preciosas duras para el templo de Amón en Karnak y para cada lugar en el que la majestad de este dios actúe como [se hizo] para cada favorecido en el pasado; entonces ellos estarán en el seguimiento de las estatuas de Su Majestad en este templo.

Senenmut espera que al dedicar una serie de esculturas – muchos de ellas innovadoras en sus motivos, establecidas en diferentes lugares – aumentaría las posibilidades de que su memoria perdurara para toda la eternidad. Otros, al parecer, tenían ideas diferentes. Hay evidencia de que algunas imágenes de Senenmut -aunque no todas- fueron atacadas de forma maliciosa. ¿Tal vez esto se llevó a cabo por aquellas personas desconocidas que profesaban rencor contra Senenmut? ¿Tal vez por los que pensaban que su relación con la reina era inapropiada? ¿O tal vez por aquellos que odiaban a la propia Hatshepsut? ¿Quizás incluso por personas que vivieron en momentos posteriores para quienes la idea de una mujer faraón era un anatema? Cualquiera que sea la motivación, tal vez esta fuera la razón por la que el fragmento de Manchester está tan dañado.

La vida de Senenmut ha inspirado más que ningún otro los escritos académicos y populares de cualquier otro personaje no real de la época faraónica. Estoy seguro de que este fragmento que ha permanecido desconocido en Manchester durante más de un siglo, representa la vigésimo sexta estatua atestiguada de Senenmut. La información de sus textos y su contexto arqueológico bien podrían agregar detalles importantes de la historia de Senenmut, lo que demuestra que los nuevos y emocionantes descubrimientos aún esperan a ser hallados, incluso en las colecciones supuestamente más conocidas.

Copyright fotos: Manchester Museum

Autor: Campbell Price

Fuente: http://egyptmanchester.wordpress.com/2014/01/29/object-biography-15-a-previously-unidentified-statue-of-senenmut-acc-no-4624/


30 enero 2014

Por: AEDE Info

1 comentario :

Mario dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.