domingo, 30 de noviembre de 2014

El arte egipcio revela una gran extinción de especies por sequías




Las representaciones de animales en antiguos artefactos egipcios ha ayudado a los científicos a reunir un registro detallado de los grandes mamíferos que vivían en el valle del Nilo en los últimos 6.000 años. Un nuevo análisis demuestra que la extinción de las especies, probablemente causada por un clima más seco y el crecimiento de la población humana en la región, ha hecho que el ecosistema sea cada vez menos estable.

El estudio, publicado este lunes en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', encontró que las extinciones locales de especies de mamíferos llevaron a una disminución constante de la estabilidad de las comunidades de animales en el valle del Nilo.

Cuando había muchas especies en la comunidad, la pérdida de cualquiera de las especies tuvo relativamente poco impacto en el funcionamiento del ecosistema, mientras que ahora es mucho más sensible a las perturbaciones, subraya el primer autor Justin Yeakel, quien trabajó en el estudio como estudiante de tercer ciclo en la Universidad de California, Santa Cruz (UCSC), Estados Unidos, y ahora es becario postdoctoral en el Instituto de Santa Fe, en Nuevo México, Estados Unidos.

Hace unos seis milenios, había 37 especies de grandes mamíferos en Egipto, pero sólo ocho permanecen hoy. Entre las especies registradas en obras de arte de finales del periodo predinástico (antes del 3100 aC) que ya no se encuentran en Egipto están leones, perros salvajes, elefantes, antílopes oryx y jirafas. "Lo que antes era una comunidad rica y diversa de mamíferos es muy diferente ahora", lamenta Yeakel.

"A medida que el número de especies disminuyó, una de las cosas principales que se perdió fue la redundancia ecológica del sistema. Hubo múltiples especies de gacelas y otros pequeños herbívoros, que son importantes porque muchos depredadores diferentes se aprovechan de ellos. Cuando hay menos de esos pequeños herbívoros, la pérdida de cualquiera de las especies tiene un efecto mucho mayor sobre la estabilidad del sistema y puede conducir a extinciones adicionales", argumenta.

El nuevo análisis se basa en los registros compilados por el zoólogo Dale Osborne, cuyo libro de 1998 'Los mamíferos del Antiguo Egipto' proporciona una imagen detallada de las comunidades de animales históricos de la región sobre la base de la evidencia arqueológica y paleontológica, así como los registros históricos. "Dale Osborne recopiló una increíble base de datos de cuando las especies estuvieron representadas en obras de arte y cómo eso cambió con el tiempo. Su trabajo nos permitió utilizar técnicas de modelado ecológico para ver las consecuencias de esos cambios", añade Yeakel.

El estudio tuvo sus orígenes en 2010, cuando Yeakel vistió una exhibición de Tutankamon en San Francisco con el coautor Nathaniel Dominy, entonces profesor de Antropología en la Universidad de California Santa Cruz y ahora en Dartmouth, en Estados Unidos. "Estamos sorprendidos por las obras de arte y las representaciones de animales y nos dimos cuenta de que estaban plasmando observaciones del mundo natural. Nate estaba al tanto del libro de Dale Osborne y empezamos a pensar en cómo podríamos aprovechar esos registros", relata Yeakel .

El coautor Paul Koch, paleontólogo en la UCSC que estudia los ecosistemas antiguos, ayudó a diseñar el enfoque del equipo a partir de los registros para ver las consecuencias ecológicas de los cambios en las especies. Yeakel se asoció con los modeladores ecológicos Mathias Pires, de la Universidad de Sao Paolo, en Brasil, y Lars Rodolfo, de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, para hacer un análisis computacional de la dinámica de las redes de depredador-presa en las antiguas comunidades de animales egipcios.

Cinco episodios de cambios drásticos

Los investigadores identificaron cinco episodios durante los últimos 6.000 años, cuando se produjeron cambios drásticos en la comunidad de mamíferos de Egipto, tres de los cuales coincidieron con modificaciones ambientales extremas como un clima más árido. Estos periodos más secos también coincidieron con agitación en las sociedades humanas, como el colapso del Imperio Antiguo hace unos 4.000 años, y la caída del Imperio Nuevo hace unos 3.000 años.

"Hubo tres grandes pulsos de aridez en los que Egipto pasó de de un clima húmedo a más seco, empezando por el final del Periodo Húmedo Africano hace 5.500 años, cuando los monzones se desplazaron hacia el sur", explica Yeakel. "Al mismo tiempo, la densidad de población humana estaba aumentando y la competencia por el espacio a lo largo del valle del Nilo, que habrían tenido un gran impacto en las poblaciones de animales", detalla.

El cambio reciente más importante en las comunidades de mamíferos ocurrió hace unos cien años. El análisis de las redes de depredador-presa mostró que la extinción de especies en los últimos 150 años tuvo un impacto desproporcionado sobre la estabilidad del ecosistema y estos resultados tienen implicaciones a la hora de entender los ecosistemas modernos, plantea Yeakel.

"Esto puede ser sólo un ejemplo de un patrón más amplio –señala-. Vemos una gran cantidad de ecosistemas de hoy en los que un cambio en una especie produce una gran alteración en el funcionamiento del ecosistema y que podría ser un fenómeno moderno. No tendemos a pensar en cómo fue el sistema hace como 10.000 años, cuando podría haber habido mayor redundancia en la comunidad".

Fuente: europapress.es/ 09/09/2014
http://www.europapress.es/ciencia/ruinas-y-fosiles/noticia-arte-egipcio-revela-gran-extincion-especies-sequias-20140909103407.html

De cómo llegaron las arenas de Egipto a Madrid…


De cómo llegaron las arenas de Egipto a Madrid…



Durante todo el siglo XVIII se sucedieron diversas publicaciones (algunas incluso escritas durante el XVII), normalmente de origen Inglés o Francés que contaban e ilustraban las innumerables maravillas que escondía Egipto, esos libros circularon de forma más fluida en los entornos ilustrados españoles terminando el siglo, así como se forjaba un orientalismo en los gustos y un especial interés por las ruinas y el legado del país de los faraones.

Por encargo de Manuel Godoy, un diplomático español llamado Domingo Badía Leblichpartió hacia tierras egipcias allá recién entrado el siglo XIX. Mitad espía, mitad científico, este misterioso personaje viajó a tierras marroquíes y después otomanas para obtener información de aquellas tierras pagado por el estado. Domingo fue una figura en la corte de Madrid pero nació en Barcelona en 1767 y se crió en Andalucía.

Apenas seis años después de la gran expedición de Napoleón, Domingo viajó disfrazado por las tierras del oriente con el nombre de Ali Bey el-Abbasí, rodeado de un séquito de unos 30 hombres, entre los que contaba con cartógrafos, científicos y dibujantes. En mayo de 1806, Alí Bey desembarcó en Alejandría. Se metió tanto en su papel que cuando llegó a la Meca se sentía totalmente musulmán. De sus viajes se conserva una publicación titulada “Viajes de Alí Bey”, un relato en primera persona en la que nos narra como remontó el Nilo en chalupa y su visita a la meseta Gizeh, visita breve ya que la zona de las pirámides estaba tomada por soldados arnaoutes otomanos, que Alí Bey calificaba de bandidos.

Su libro, publicado en París, influyó con toda seguridad en los siguientes viajeros que osaron explorar en el siglo XIX el país del Nilo, imitando su disfraz y siguiendo muchas de sus rutas que dejó escritas, como Giovanni Battista Benzoni, gran… “expoliador” al servicio de la corona inglesa.

Tras Alí Bey, fallecido en Alepo en 1818 (seguramente envenenado por espías ingleses),otros viajeros y científicos españoles visitarían las tierras egípcias. En 1845 el duque de Montpensier acompañado de su séquito visitarían esas tierras, del cual un miembro (A. Latour) publicaría un libro sobre el viaje; el catalán Baltasar Bacardi (1869); unaexpedición científica de la Armada española dirigida por el arqueólogo español Juan de Dios de la Rada (director del MAN desde 1894/1900) en la fragata “Arapiles” en 1871; diplomáticos españoles como Eduardo Toda en 1884.

Muchas de las piezas traídas en la expedición Arapiles fueron recogidas en ilustraciones en una publicación del jefe de la expedición, Juan de Dios de la Rada, llamada “El Museo Español de Antigüedades” entre 1872/80 con un formato lujoso para la época. Posteriormente el curioso por excelencia de la época, el señor Laurent no tardaría en ofrecerse para fotografiar esas mismas piezas. Por supuesto todas estas piezas están actualmente expuestas en el Museo Arqueológico Nacional.

De todos estos viajes, en los cuales se fueron forjando importantes colecciones particulares, y de los viajes “oficiales” financiados por el estado, especialmente de losviajes de la fragata Arapiles (viaje del cual esperamos poder escribir algún artículo) y de las expediciones de Eduardo Toda, que antes y después de ser Cónsul Gral. de España en Egipto, participó como arqueólogo, se fue formando una selecta colección de piezas egipcias que terminarían formando la colección permanente de Egipto y Nubia de nuestro Museo Arqueológico Nacional.

El excepcional trabajo (el más destacado dentro de la expedición francesa Maspéro) deEduardo Toda, hace más de 120 años, en el descubrimiento de la tumba de un artesano del siglo XIII a.C, en Deir el Medina, cerca de Luxor, llamado Sennedjem y sus buenas labores como diplomático sentaron las bases de la futura presencia científica española en Egipto.

Gracias a las publicaciones de Eduardo Toda surgiría un nuevo interés por Egipto en España, llamando la atención de estudiosos como José Ramón Mélida que centraría algunos de sus estudios en el antiguo Egipto. El nombre de Eduardo Toda aparece en el museo de El Cairo formando parte de la galería de ilustres egiptólogos del siglo XIX, junto a Belzoni, Maspero…

Toda, fue uno de los primeros en denunciar el maltrato de los viajeros europeos hacia las obras egipcias, como se puede ver en su libro.

Cabe destacar que a día de hoy los científicos y arqueólogos egipcios valoran el respeto y la profesionalidad con la que los españoles llevan a cabo sus excavaciones, muestra de esto es la exposición que hace 5 años (2009) rendía homenaje, en el Museo Egipcio de El Cairo, al esfuerzo de los nuestros. En la que se incluía la puerta de madera policromada de la tumba de Sennedjem, descubierta en 1886 por Eduardo Toda, puerta que ha sido definida, por la conservadora jefe del departamento de antigüedades egipcias del MAN (Carmen Pérez Die), como “La puerta de entrada de España en la egiptología”.

Los fondos del MAN serían enriquecidos por sarcófagos, cerámicas, esculturas… procedentes de las colecciones de estos viajeros del siglo XIX, la más importante sin duda la colección de Eduardo Toda.

La tradición egiptológica en España era muy escasa, y a pesar de los grandes tratados de los viajeros españoles, no había una formación arqueológica como en otros países como Francia, Inglaterra o Alemania. Por lo que los arqueólogos españoles tuvieron que formarse en otros países.

En 1959 España se unió a la coalición de países por la salvación de los templos nubiosa punto de ser sepultados bajo las aguas de la presa de Asuán. Ayudaron a salvar el templo de Abu Simbel, participaron en las últimas excavaciones que se podían realizar en aquellas tierras antes de ser inundadas y rescataron otros destacados edificios.

En estas excavaciones participaron, entre otros, el profesor Martín Almagro Basch catedrático de Prehistoria de las Universidades de Barcelona (1940) y de Madrid (1954) y Director del Museo Arqueológico Nacional desde 1968 hasta abril de 1981.

En agradecimiento, el Gobierno egipcio regaló a España miles de objetos encontrados en aquella campaña, así como el Templo de Debod que fue trasladado piedra a piedra a la montaña de Príncipe Pío en Madrid en 1968.

La colección egipcia del MAN cobraba una nueva dimensión con estos nuevos aportes venidos del Alto Egipto ya muy avanzado el siglo XX. Durante los siguientes años los españoles siguieron excavando en diferentes ubicaciones de Egipto, y aunque la mayoría de las piezas se iban a los museos locales, no fueron pocas las llegadas a Madrid procedentes del ya conocido yacimiento de Heracleópolis Magna, Kom Khamaseen, Oxirrinco, Dra Abu El-Naga o la conocida tumba de Sen en-Mut, también en Luxor.

La aventura de las piezas egipcias del MAN, no fue sólo su odisea particular desde Egipto a España, las piezas pasaron por diversas ubicaciones y colecciones particulares. Fueron testigos de la guerra civil y tuvieron que ser almacenadas en cajas de madera, curiosamente la mayoría de piezas del Museo que tuvieron que ser almacenadas se alojaron en la Sala Egipcia.


Tras tantas aventuras y desventuras, las piezas españolas del legado egipcio descansan en paz en sus flamantes vitrinas dentro del renovado Museo Arqueológico Nacional. Es bonito y curioso saber como han llegado a nosotros a través del tiempo, y del espacio, y conocer algunos de los hombres que hicieron que las mismas llegaran a las estas, sus, generaciones venideras.

Esperamos y deseamos que otros grandes hombres y mujeres de nuestra generación las protejan y cuiden para que las siguientes puedan contemplarlas con asombro, y para queestas piezas cumplan la función por la que fueron creadas: perdurar para la eternidad.

Fuente: http://elretohistorico.com/de-como-llegaron-las-arenas-de-egipto-a-madrid/

Descubren sarcófago egipcio dentro de la pared de una casa en Inglaterra





El hallazgo, que podría tener 3.000 años de antigüedad, se ha producido en una propiedad en la localidad inglesa de Essex.

El tasador Stephen Drake estaba evaluando una propiedad en la localidad de Bradwell-on-Sea, en Essex, Inglaterra, cuando se topó con un sarcófago en posición vertical en la cavidad de una pared exterior. Una caja egipcia pintada y con jeroglíficos que un grupo de historiadores de la Universidad de Cambridge ha determinado que data aproximadamente del año 700 a. C.
Pero, ¿cómo llegó una obra tan valiosa a un domicilio tan modesto? Stephen Drake describe a «The Archaeology News» que acudió a la casa porque los familiares del dueño anterior, que había fallecido, querían que la tasase. «Cuando llegué allí, las obras de renovación de la casa estaban en pleno desarrollo y habían aplastado una de las paredes exteriores y realizado un agujero. Al mirar en el anterior me sorprendió ver la tapa de un sarcófago en un rincón, cubierta de polvo y telarañas. Había un rostro pintado en él y algunos jeroglíficos. Era como una escena de una película de Indiana Jones», relata Drake.
Al parecer, los nuevos propietarios de la casa desconocían el valor de la tapa del sarcófago pero imaginaban que sería parte de una colección de objetos antiguos. La estimación es en torno a las 1.000-2.000 libras y se subastará el próximo 13 de septiembre.
Si la tapa del ataúd realmente es del año 700 a. C., procedería de la Dinastía 25 en Egipto. Además de la pieza no hay ninguna señal de la momia o del resto del ataúd ni tampoco información acerca de cómo llegó hasta Inglaterra.

Fuente: abc.es 02/9/2014

Egipto: Museo Nacional de Suez reabre con 1.276 piezas arqueológicas


Egipto: Museo Nacional de Suez reabre con 1.276 piezas arqueológicas



El Museo Nacional de Suez, que agrupa 1.276 piezas arqueológicas, fue inaugurado oficialmente hoy, con el objetivo de mostrar al público el papel geográfico e histórico que ha desempeñado la ciudad egipcia a lo largo de la historia.

“Suez necesitaba un museo para recoger toda su historia, todo un escenario que culminó con la construcción del Canal de Suez. Después de la guerra de 1973 (entre Egipto e Israel), el único museo que había fue destruido”, explicó la historiadora Amira Mohamed Naguib.

En un espacio de 6.000 metros cuadrados, estatuas, armas, monedas, mapas, herramientas y hasta un viejo carruaje forman parte de las reliquias que llenan el nuevo museo de Suez, una ciudad conocida por el canal de navegación que une el Mar Mediterráneo con el Mar Rojo a través de la península del Sinaí.

Las piezas se remontan a etapas que van desde la Prehistoria hasta la época faraónica, y también periodos más tardíos, como el que separan la era romana y la otomana.

De esta manera, ilustran un proceso histórico que acabó con la construcción del actual Canal de Suez, que permite unir Europa con Asia, aseguró el ministro egipcio de Antigüedades, Mamduh al Dalmati.

El costo de la construcción del museo se estima en 46 millones de libras egipcias (6.500.000 de dólares), explicó Al Dalmati, que añadió que el espacio es “una historia narrativa” de la ciudad y la lucha de sus gentes a través de las sucesivas etapas históricas.

El museo también es una esperanza de rentabilidad económica para Egipto en el actual contexto de crisis y baja presencia de turistas por la situación de inestabilidad política y de seguridad que está viviendo el país en los últimos años.

El ministro aseguró que se espera una enorme afluencia de visitas de egipcios y extranjeros, aprovechando también la llegada de curiosos ante la puesta en marcha del proyecto de ampliación del Canal de Suez.

Fuente: http://www.latercera.com/noticia/tendencias/2014/09/659-597969-9-egipto-museo-nacional-de-suez-reabre-con-1276-piezas-arqueologicas.shtml

Las primeras momificaciones


Las primeras momificaciones


Una de las momias encontradas en Hieracómpolis.





Durante la época predinástica, los egipcios se enterraban en la arena sin ataúdes, lo cual hacía que los líquidos de la descomposición (la autolisis) fueran absorbidos por la arena, a lo cual se sumaba luego el tremendo calor del desierto y, combinados, deshidrataban por completo el cuerpo y lo convertía en una momia natural.


Los "ricos" tenían tumbas más "pintonas", pero sus cuerpos se descomponían y los de los "pobres" no.

Pasado el tiempo, las diferencias sociales llevaron a los más pudientes a enterrarse dentro de ataúdes de madera, que señalaban su mayor disponibilidad de recursos; pero que, al mismo tiempo, los aislaban de la arena e impedían la momificación natural. ¿El resultado?, que los "ricos" tenían tumbas más "pintonas", pero sus cuerpos se descomponían y los de los "pobres" no. Como, evidentemente, entre los "ricos" se contaban los reyes, no hubo más remedio que inventar un procedimiento que impidiera la putrefacción de los cadáveres y permitiera que se conservaran para la eternidad enterrados dentro de su ataúd. Así fue como habría nacido la momificación en Egipto. Al menos esto es lo que se pensaba hasta que a finales del siglo XX se produjo un inesperado hallazgo en Hieracómpolis.

Fue allí, donde -siguiendo los más rígidos criterios del viejo Murphy para las excavaciones arqueológicas-, el último día de la campaña de 1997 de se encontró la intacta tumba 71. Rodeado de ocho cacharros de cerámica había un cuerpo enterrado envuelto en un sudario y bajo la protección de una estera. El cadáver, que debido a su pelo corto al principio se tomó por el de un hombre, estaba esqueletizado, pero ¡presentaba los primeros restos de momificación conocidos! Su cuello y manos estaban envueltos y acolchados con lino empapado en resina y realizado con esmero: la piel sólo estaba en contacto con lino de gran calidad, mientras que las capas exteriores eran de tela cada vez más grosera. Pero el detalle que demostró que se trataba de una momia, y no sólo de un peculiar estilo de adorno vestimentario, es que uno de sus órganos internos fue envuelto en lino empapado de resina antes de ser retornado a la cavidad pectoral. Una prueba irrefutable de que la práctica de eviscerar cadáveres para retrasar la putrefacción del cuerpo ya se estaba practicando en el año 3500 a. C. y no comenzó en el Reino Antiguo, como se creía hasta ahora.


Detalle de uno de los cuerpos de Hieracómpolis.

No se trató de un caso aislado o un ejemplo único, porque la tumba 25 del cementerio HK6, así como la tumba 16 (una mujer de unos 30 años) y la tumba 85 del cementerio HK43 de Hieracómpolis demostraron poseer momias semejantes... y algunos misterios, porque al cuerpo de la tumba 85, bautizado como Paddy (una joven de entre 16 y 20 años) le cortaron el cuello (literalmente) antes de acolcharlo con lino empapado en resina. La investigación al respecto de los motivos (¿un asesinato, un ritual?) continúa.

Hieracómpolis era la capital de uno de los tres proterreinos (los otros dos eran Nagada y Abydos) que dominaban por entonces el sur de Egipto, los cuales terminarían por amalgamarse posteriormente y conquistando todo el valle del Nilo para dar lugar a la I dinastía en torno al 3100 a. C.


Al cuerpo del jovenPaddy le cortaron el cuello antes de acolcharlo con lino empapado en resina.

Resulta lógico, por lo tanto, que en el yacimiento aparezcan muchos "primeros" de la historia de Egipto. Claro, que un reciente estudio puede quitarle la distinción de poseer las primeras momias egipcias, que pasarían a ser las enterradas en el cementerio deMostaggeda, cerca de la moderna Asyut (en el Medio Egipto). Se trata de cuerpos de una necrópolis badariense, el más antiguo de los períodos en los que se divide el Predinástico egipcio, fechado entre el 4400 y el 4000 a. C.

La investigadora Jana Jones y sus colegas de la Macquarie University de Sydney (Australia) han estudiado unas cincuenta muestras de restos textiles que se conservan en el Museo de Bolton(Inglaterra) desde hace más de cien años. En todas ellas han encontrado que aparecen empapadas con un producto compuesto de unas tres cuartas partes de grasa animal mezclada con una pequeña cantidad de resina, extractos de plantas aromáticas, azúcar o goma vegetal y petróleo natural.


Una de las muestras textiles que se conservan en el Museo de Bolton que se conservan desde hace más de 100 años. .

Dado que la resina posee una cierta capacidad antibacteriana, se ha sugerido que la mezcla habría sido derramada sobre los cuerpos badarienses a modo de tratamiento embalsamador, convirtiéndolas así en los primeros intentos de conservación de cadáveres en Egipto. Desgraciadamente, la investigación no va a poder profundizar mucho más, porque a principios del siglo XX, cuando se desenterraron estas tumbas, los cuerpos de las mismas no eran considerados algo digno de ser conservado y fueron desechados. No se trataba de algo que uno quisiera llevarle al patrocinador de la excavación, que por entonces tenía derecho a la mitad de los hallazgos realizados.

En cualquier caso, a pesar de que la fecha de la aparición de las momias egipcias pueda retrasarse hasta el 3500 a. C. (cuerpos de Hieracómpolis) o incluso el 4400 a. C. (cuerpos de Mostaggeda) siguen quedándose lejos de las momias más antiguas del mundo, las de la cultura chilena de Chinchorro, fechadas en el 6000 a. C.

Fuente El Mundo

http://www.elmundo.es/la-aventura-de-la-historia/2014/10/02/542d0a2322601d151b8b4573.html

martes, 30 de septiembre de 2014

Sueños cumplidos en la tierra de los faraones








Capilla de la tumba del visir AmenHotep Huy, situada cerca de la ciudad egipcia de Luxor. / IEAECuatro estudiantes de la UMA se incorporan este año a las excavaciones en Egipto. Forman parte de un equipo interdisciplinar e internacional que dirige el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto y que busca en la tumba de un visir evidencias sobre el origen de uno de sus faraones más famosos, Tutankamon



Próxima a iniciarse la nueva campaña de excavaciones en la tumba del visir Amen-Hotep Huy, el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto incorpora a los trabajos de campo a cuatro jóvenes estudiantes de la Universidad de Málaga. El próximo 3 de octubre parte hacia Egipto esta misión científica, con el objetivo de avanzar en las excavaciones en la tumba del visir. Son 31 personas las que viajan en la expedición, la mayoría españoles, aunque también hay de otras nacionalidades, en concreto de Estados Unidos, Suiza, Argentina, Portugal, México y dos egipcios. Sobre el terreno contarán con la ayuda de entre 50 y 60 obreros del lugar. Son egiptólogos y también expertos en historia antigua, historia del arte, arquitectos, topógrafos, antropólogo, especialistas en cerámica, canteros, documentalistas, fotógrafos, dibujantes y restauradores.

Es la sexta campaña que afronta el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto en tierra de faraones. La expedición parte el viernes 3 de octubre y no regresará hasta el 20 de diciembre. Según la directora de la misión, Teresa Bedman, esta campaña se presenta muy complicada, ya que se trata de poner en orden un puzzle de más de 10.000 piezas, "tenemos que sacar todas los objetos con relieves, que son de las paredes y de las columnas, y tendremos que empezar a restaurar las paredes, las columnas, el techo…", explica.

Arriba, Daniel González en la tumba del visir, durante la pasada campaña. A la derecha, Gonzalo Vergara, de Esirtu Group, con Daniel. A la izquierda, Julián Carlos Esteve, de Segur Itesa, con Marina y Patricia. / F. G.



En la pasada campaña el equipo español dirigido por Teresa y Francisco J. Martín Valentín encontró evidencias de un aspecto hasta ahora muy discutido entre los egiptólogos, la corregencia entre Amenhotep III y su hijo, Amenhotep IV, faraones de la XVIII dinastía (en torno al siglo XIV aC). Y esto porque Amenhotep IV, también conocido como Akenatón, se suponía padre de uno de los faraones más conocidos, Tutankamon. Con las evidencias de la corregencia, al menos durante diez años, entre Amenhotep IV y su hijo Akenatón, resulta que Tutankamon sería hijo del primero y hermano de Akenatón. Un descubrimiento de gran trascendencia científica y que ha sido avalado por el Ministerio de Antigüedades de Egipto.

En esta sexta campaña, el Instituto de Estudios del Antiguo Egipto sigue contando con la financiación de la Fundación Gaselec, la empresa eléctrica de Melilla, que también beca a una estudiante de la Universidad de Málaga, en esta ocasión Belén Gutiérrez, que ha terminado Historia en la UMA. Daniel González, que ya participó en la campaña del año pasado, vuelve a Egipto con la ayuda de la empresa malagueña de gestión cultural Esirtu Group. Marina Esteve y Patricia Mogaburu también podrán trabajar en las excavaciones gracias a la ayuda de la empresa malagueña Segur Itesa. Los estudiantes, se benefician también de un convenio que tiene firmado el IEAE con la UMA, por lo que verán compensado este tiempo de trabajo de campo por créditos académicos. Marina estudia tercero de Historia del Arte y Patricia está en cuarto curso de Historia.

Daniel, que ya estuvo el año pasado, se muestra muy ilusionado en esta nueva campaña y agradecido por la ayuda que le ha prestado Esirtu. Su administrador, Gonzalo Vergara, entiende que las empresas de gestión cultural “debemos participar de alguna manera en este tipo de iniciativas, son proyectos de colaboración que a todos nos enriquecen”, sostiene. Daniel, que ya ha terminado la carrera pero aún no ha encontrado un trabajo estable, reconoce que si no fuera por esta beca no podría ir de nuevo a Egipto. Patricia Mogaburo y Marina Esteve, que han llevado a cabo el taller del IAE Pequeólogos en La Térmica, se sienten más nerviosas conforme se acerca la fecha de partida. Marina dice que desde 2009 sigue el diario de las excavaciones, por lo que está muy al tanto de lo que se ha venido realizando en la tumba, “pero una cosa es leerlo por Internet y otra estar allí, sobre el terreno”, dice. Para ambas, su próximo trabajo en Egipto "es un sueño hecho realidad" y se consideran una “privilegiadas” por poder trabajar en un proyecto que es la ilusión de muchos estudiantes.

Fuente DiarioSur

Descubierta mujer egipcia antigua con 70 extensiones en el cabello









Hace más de 3.300 años, en una ciudad de nueva construcción en Egipto, ungra mujer con un increíblemente elaborado peinado, prolongado de extensiones de cabello fue tumbada para descansar eternamente. Ella no fue momificada, su cuerpo simplemente se vendó y se envolvió en una estera. Cuando los arqueólogos descubrieron sus restos vieron que llevaba “un peinado muy complejo con aproximadamente 70 extensiones sujetadas en diferentes capas y alturas en la cabeza”, escribe Jolanda Bos, un arqueólogo que trabaja en el Amarna Project, año en un artículo publicado recientemente en elJournal of Egyptian Archaeology.








Los investigadores no saben su nombre, edad u ocupación, pero ella es el objetivo de cientos de personas, incluidos otros cuyos peinados están todavía intactos, que fueron enterrados en un cementerio cerca de la antigua ciudad que ahora llamamos Amarna. Esta ciudad fue construida como nueva capital de Egipto por Ajenatón (ca. 1353-1335 a.C ), un faraón que desató una revolución religiosa al ver a Atón, como una divinidad con forma del disco solar, asumiendo la supremacía en la religión egipcia. Ajenatón ordenó que Amarna se construyese en el desierto y que las imágenes de otros dioses fueran destruidas. Amarna fue abandonada poco después de la muerte de Ajenatón, y hoy los arqueólogos apoyados por la Amarna Trust están investigando todos los aspectos de la antigua ciudad, incluyendo los peinados que llevaban su habitantes. Bos está liderando la investigación del peinado, y la mujer con de la 70 extensiones las mantiene perpleja. “Independientemente de si la mujer tenía o no tenía el peinado así para su entierro esta es sólo una de las principales preguntas que se plantean en la investigación”, dijo Bos en un correo electrónico a Live Science. “Es muy probable que el cabello se peinara después de la muerte, antes de enterrar a la persona. Sin embargo, también es probable que igualmente estos peinados se usaran en la vida cotidiana, y que la gente de Amarna empleara las extensiones de cabello en su vida diaria.” Bos analizó muchos de los otros cráneos, así como sus extensiones de cabello. Un cráneo tenía extensiones de pelo gris y negro, sugiriendo que los donantes de las extensiones fueron varias personas.

Descubrimiento de cabellos

Como Bos analizó una selección de 100 cráneos recientemente excavados (de los cuales 28 tenían aún cabello) del cementerio de Amarna, se dio cuenta de la gente que vivía en la antigua ciudad tenía una amplia variedad de tipos de cabello. Su rango abarca desde “pelo negro muy rizado a marrón con raya al medio”. Ella registró en el artículo de la revista, algo “que podría reflejar cierto grado de variación étnica.” Ella encontró que esos cráneos con pelo castaño a menudo tenían anillos o rollos alrededor de sus orejas, un peinado muy popular en Amarna. ¿Los motivos por los qué la gente de esta ciudad les gustaba nos es desconocido. “Todavía no tenemos ninguna idea. Esta es, por supuesto, una de las respuestas que todavía estamos tratando de encontrar desde en los registros”, dijo Bos en su correo electrónico.

La gente de la ciudad también parecían ser aficionados a las trenzas. “Todas las trenzas que se encuentran en los peinados eran simples y de tres mechones, en su mayoría de 1 cm de ancho, con hebras de aproximadamente 0,5 cm cuando estaba trenzado fuertemente,” escribe Bos en el artículo de revista.

A las personas en Amarna les gustaba llevar el pelo corto. “Las trenzas eran a menudo de no más de 20 cm de largo, dejando el cabello a la altura del hombro aproximadamente,” añadió Bos. “Ese ha sido el pelo más largo encontrado y consistía en varias capas de extensiones con una longitud de 30 cm aproximadamente.” Bos, descubrió que la grasa se usó para ayudar a crear todos los estilos de peinados, y que facilitaba que el cabello se mantuviera intacto y en una sola pieza después de la muerte. Se necesitan más investigaciones para determinar si la grasa procedía de los animales. Un textil encontrado en cada uno de los cráneos pudo haber sido usado para cubrir parte de la cabeza.

¿Ocultando el gris?

En el caso de una mujer tiene un color rojo-anaranjado en su pelo canoso. Parece que teñía su pelo, posiblemente con henna (una planta con flores). “Todavía no estamos completamente seguros de qué clase de colorante de pelo se usó este cabello, eso sólo se puede apreciar macroscópicamente”, dijo Bos en el correo electrónico. “En la actualidad estamos analizando el cabello con el fin de averiguar si se empleó o no algún tipo de colorante. En otros yacimientos del antiguo Egipto ha sido encontrado pelo teñido.” Esta mujer, entre otras egipcias antiguas, pudo haber teñido el pelo “por la misma razón que las personas se tiñen el pelo de hoy, con el fin de no mostrar el color gris”, dijo Bos.

Fuente: http://www.livescience.com/47875-ancient-egyptian-woman-with-hair-extensions.html

En peligro un templo al sur de Luxor a causa de las aguas freáticas








El templo de Kom Mer, de 4000 años de antigüedad, al sur de Luxor, está amenazado debido al aumento de las aguas subterráneas y de aguas residuales, dijo el viernes (12 de septiembre de 2014) a El Cairo Post un guardia del templo que pidió permanecer en el anonimato por temor a represalias.

“La base del templo ha estado sufriendo problemas de aguas freáticas en la última década, pero durante el año pasado ha habido un notable incremento en los niveles de aguas subterráneas, especialmente en la zona norte y oeste del templo. La causa principal son los sistemas aleatorios de drenaje instalados en varios edificios sin licencia que se encuentran en los pueblos vecinos “, dijo el guardia.

El templo de Kom Mer está situado en la ciudad de Esna, a 45 kilómetros al sur de Luxor. Fue construido durante el Imperio Nuevo (1580 a.C-1080 a.C) y se dedicó a Jnum, dios local de la creación, dijo el viernes el Profesor de Historia Antigua Sherif el-Sabban a El Cairo Post. El templo fue excavado en 1830 por una misión arqueológica italiana, añadió Sabban.

“Además del problema de las aguas subterráneas, los alrededores del templo se ha convertido en un caldo de cultivo para ratas y mosquitos debido a los montones de basura y las apestosas aguas residuales arrojadas por los residentes cerca del templo”,dijo el guardia.

Las condiciones de deterioro en el templo de Kom Mer han llevado a los arqueólogos a temer que agua subterránea salina pueda erosionar el lecho de roca del templo y conducir a su colapso.

Las aguas subterráneas corren alrededor del templo. Son las nuevas zonas de regadío, cerca del Nilo, lo que ha provocado que el agua subterránea se eleve en la zona del templo, dijo el viernes el arqueólogo Ayman Abd el-Rahman a El Cairo Post.

“El agua subterránea, con un alto contenido de sal, podría causar un desgaste de las piedras, la disolución de los materiales de construcción, y la cristalización de sales en sus paredes”, dijo Abdel-Rahman. El templo de Kom Mer, al igual que muchos otros templos del antiguo Egipto-incluyendo Karnak, fue construido cerca del Nilo y sus aguas, recogidas en canales y acequias, se utiliza para regar los cultivos.

“El bombeo de las aguas subterráneas por debajo de los monumentos, la mejora de los sistemas de saneamiento y la reexcavación de los canales que rodean el templo bajaría el nivel del agua subterránea y resolvería gran parte del problema”, dijo Abdel-Rahman, quien pidió a las partes involucradas prohibir tirar basura en las cercanías del templo.



http://thecairopost.com/news/124770/travel-antiquities/egyptian-temple-south-of-luxor-jeopardized-by-groundwater

AVISO: Conferencia libre José Lull



AEDE comunica que la conferencia Las transiciones políticas entre Amenhetep III, Akhenaton y Tutankhamon: documentación y problemas, de José Lull del día 9 de octubre, en el Museo de San Isidro, comenzará a las 18,30 hrs y no a las 19 hrs. como consta en la invitación.

Se ruega puntualidad.

Toda la información aquí

http://www.aedeweb.com/destacados/conferencia-libre-jose-lull/

Las primeras momias podrían ser 1.500 años más antiguas





Un estudio científico sugiere que la momificación comenzó hace más de seis milenios


La mayoría de egiptólogos ha sostenido que el proceso de momificación de los difuntos en el Antiguo Egipto empezó en el periodo del Imperio Antiguo, alrededor del 2.500 antes de Cristo, si bien no alcanzó su apogeo hasta al menos casi 1.000 años después, en el Imperio Nuevo. Sin embargo, un estudio publicado en la revista científica PLOS Onedesafía esta creencia al sugerir que la momificación, en su versión más rudimentaria, podría haber empezado hace más de 6.000 años, alrededor del 4.100 a.C.

La teoría ha sido desarrollada por un equipo de investigadores de la Universidad de Macquerie, en Australia, después de analizar los componentes químicos de los restos encontrados en varias tumbas de las excavaciones egipcias de Badari y Mostageda, la más antigua del 4.500 a.C. Los restos están expuestos en Museo Bolton de Reino Unido desde hace más de 85 años.






"Por primera vez hemos aportado evidencias científicas de que los egipcios prehistóricos estaban experimentando con técnicas de preservación sobre el 4.100 a.C, unos 1.500 años antes del normalmente aceptado como el comienzo de la momificación artificial", explica la arqueóloga Jana Jones, directora del estudio. Tras visitar el museo y darse cuenta de que los restos no habían vuelto a ser analizados después de su excavación, hace más de 80 años, Jones decidió pedir permiso para llevarse a Australia varias decenas de muestras.

El estudio químico de los trozos de tela reveló que, además de restos de huesos y cabellos enganchados, el lino contenía un material hecho a partir de una base de aceite vegetal y grasas animales, mezclado con resina de pino, petróleo natural, extractos de plantas aromáticas y azúcar. "Era una mezcla compleja de varios ingredientes aplicado al lino. Y, en esencia, es la misma receta que aún se usaba 3.000 años después", explica Stephen Buckley, un arqueólogo y químico de la Universidad de York, en Inglaterra, que también participó en el estudio. Así pues, el buen estado de los restos humanos de aquellas tumbas no se debía al clima cálido y seco y del lugar, sino a la utilización de técnicas de momificación.


Algunos de los ungüentos descubiertos ahora incluyen restos de esponjas marinas

El análisis químico de las muestras indica que algunos de los ingredientes eran originarios de la península de Anatolia, por lo que aquellas tribus prehistóricas tenían una mayor capacidad de desplazarse de lo previamente imaginado. Otro descubrimiento interesante es que algunos de los ungüentos incluían también restos de esponjas marinas. En las tumbas más tardías, la presencia de componentes químicos derivados de las esponjas desaparece, lo que sugiere que las actividades de aquella comunidad se habría reorientado del mar a la explotación de los recursos del valle del Nilo.

A diferencia de las desarrolladas varios siglos después, estas primeras técnicas de momificación no incluían la sustracción de los órganos de los difuntos para su posterior embalsamiento. Además, en las tumbas más antiguas, solo la cabeza y las manos de la persona fallecida eran envueltas en las telas. "Los descubrimientos nos ofrecen una nueva perspectiva sobre la sofisticación de estos pueblos", comenta Jones respecto a una sociedad prehistórica que vivió unos 1.000 años antes de la aparición de la escritura en Mesopotamia.

De acuerdo con el estudio, esta época tan temprana ya se desarrollaron creencias sobre el más allá. "Es obvio por la posición de los cadáveres en la tumba —posición fetal, con la cara mirando al oeste—, que a través de la historia de Egipto era el destino de los muertos, donde el renacimiento y la regeneración tenía lugar", afirma la arqueóloga australiana.

A pesar de que las civilizaciones neolíticas eran igualitarias, había diferencias en los retos funerarios que sugieren la existencia de una cierta estratificación social. "En algunas tumbas, había más ofrendas que en otras. Por ejemplo, un niño fue enterrado con una gacela de mascota y muchas joyas. Creo que eran miembros especiales dentro de la comunidad", añade Jones.




Fuente http://cultura.elpais.com/cultura/2014/08/25/actualidad/1408963532_105256.html

Polémica en Egipto sobre el delicado estado de la primera pirámide de la historia



Medios egipcios han acusado al Gobierno de contratar una compañía no especializada en restauración de monumentos y aseguran que el proceso la ha deteriorado


El ministro egipcio de Antigüedades, Mamduh al Dalmati, ha entrado en una contienda con la prensa para negar que la primera pirámide de la historia, la escalonada Zoser, se haya derrumbado durante el actual proceso de restauración.

En una rueda de prensa, precedida por una visita al interior de la pirámide para mostrar a los medios la situación de los trabajos y el avance en la restauración, Al Dalmati ha explicado los detalles relativos a Zoser para negar las informaciones que señalaban la caída de algunas piedras de la construcción.

"No hay ningún problema técnico y la Unesco lo corroboró", ha asegurado el ministro, que ha informado de que se han llevado a cabo investigaciones tanto en el interior como el exterior de la pirámide y se ha demostrado que no hay riesgo de derrumbamiento.

Es poco habitual, pero el Ministerio decidió permitir el acceso a la prensa por un pasadizo en restauración que conduce hasta el interior de la pirámide, localizada en Saqara, la gran necrópolis de la que fuera la ciudad de Menfis, antigua capital de Egipto.


El ingeniero Mishiar Farid, director del proyecto de restauración de la pirámide, ha explicado que la construcción tenía algunos defectos en el exterior y por eso se empezó a restaurar en el año 2006, pero en enero de 2011, con la revolución que derrocó al entonces presidente Hosni Mubarak, se paralizaron los trabajos.Defectos

Más tarde se retomaron las obras, pero en febrero del pasado año volvieron a frenarse por "motivos administrativos", ha asegurado Farid, quien ha señalado también que no hay riesgo de derrumbamiento, excepto en caso de que se produzca un terremoto.

Algunos medios locales acusaron al Gobierno de contratar una compañía no especializada en restauración de monumentos, una información negada por el ministro, quien ha asegurado que es una empresa dedicada a este oficio desde 1999. Está previsto, según las autoridades, que el proyecto termine en un año y medio, desde que se autorice la reanudación de los trabajos.

Ubicada a unos 25 kilómetros al sur de El Cairo, la pirámide del faraón Zoser (2687 a.C - 2668 a.C.) o la pirámide escalonada de Saqara, de seis escalones, es de las más importantes y la más antigua del mundo. Fue construida por Imhotep como tumba en el siglo XXVII a.C., con piedra caliza pulida y tiene una altura de 62 metros con una base de 109 por 125 metros.




Fuente DiarioSur

Una exposición revela el drama del descubrimiento de Tutankamón



OXFORD Inglaterra (Reuters) - El "faraón niño" Tutankamón ha sido una figura fascinante desde el descubrimiento de su tumba en 1922 y una exposición cuenta la apasionante historia de cómo un grupo de arqueólogos desenterró y registró el contenido de su lugar de reposo.

"Discovering Tutankhamun" (Descubriendo a Tutankamón), en el Museo Ashmolean de la Universidad de Oxford, transporta a los visitantes al recorrido entre el momento dramático en que Howard Carter encontró unos escalones en la arena que bajaban hacia el Valle de los Reyes y la entrada de la tumba, y el arduo proceso de desenvolver el cuerpo momificado del rey.

En el camino, la exposición sitúa el descubrimiento en el contexto político de la lucha egipcia por la independencia, analiza el impacto cultural que convirtió a Tutankamón en una especie de estrella de Hollywood y en los orígenes de la leyenda de la "maldición del faraón".

A diferencia de exposiciones anteriores, el Ashmolean no muestra grandes cantidades de oro procedente del tesoro real, ya que muchos de esos objetos nunca salen de Egipto.

En "Discovering Tutankhamun" hay fotografías, dibujos y otros registros del Instituto Griffith -que celebra su 75 aniversario-, de entre los miles de artefactos relacionados con la tumba.

"Nuestra idea inicial era marcar el momento mostrando solo algunos ejemplos de su archivo más famoso, el archivo Carter", dijo Paul Collins, que ha hecho de comisario de la exposición junto con Liam McNamara.

"Pero después pensamos que había muchas otras historias que podíamos contar y la gran historia es el proceso de estudiar la tumba de Tutankamón y su impacto mundial en la comprensión de Egipto".

Tutankamón murió, por causas aún en disputa, en alrededor de 1.332 a.C a los 18 años, tras reinar durante nueve años. Vivió en tiempos turbulentos y muchos de los monumentos que dejó tras de sí fueron usurpados por sus sucesores. ¿Por qué ha capturado tanto la imaginación del mundo moderno?

Collins piensa que en parte se debe al momento en que la tumba se encontró. La primera Guerra Mundial se había acabado, la economía comenzaba a repuntar y aumentaban los viajes internacionales. Los medios de comunicación se pelearon por cubrir la historia y fue en el punto álgido de Hollywood.

El joven inspiró diseños de moda y muebles, incluidos en la exposición, basados en los motivos de la tumba, novelas, películas e incluso una canción que decía "Old King Tut was a wise old nut" (El Viejo Rey Tut era un sabio tarambana).

Para los nacionalistas de Egipto, que logró la independencia del Reino Unido en 1922, Tutankamón se convirtió en un símbolo de la identidad nacional. Los conflictos políticos en torno al acceso a la tumba pararon los trabajos de Carter durante un año.

La apertura de la tumba dio lugar también a la leyenda de la "maldición del faraón", un mito alimentado por la muerte, en 1923, debido a envenenamiento de la sangre tras cortarse afeitándose, de Lord Carnarvon, que financió el trabajo.



Leer más: Una exposición revela el drama del descubrimiento de Tutankamón - EcoDiario.es http://ecodiario.eleconomista.es/interstitial/volver/188986822/cultura/noticias/6077240/09/14/Una-exposicion-revela-el-drama-del-descubrimiento-de-Tutankamon.html#Kku80y0ZLvYg5V01

Un panel egipcio que fue profanado por Akhenatón.


Un panel egipcio que fue profanado por Akhenatón.

Fue hallado a finales de 2012 en Sedeinga, en la antigua Nubia, y representa a Amón, cuyo culto fue prohibido por Akhenatón, quien favoreció a Atón, el disco solar.



Vista aérea del sitio arqueológico de Sedeinga, al norte de Sudán, en la antigua Nubia.

Akhenatón fue un faraón hereje. Durante su reinado, en torno a los años 1353-1336 a.C., emprendió una auténtica revolución religiosa al convertir a Atón, el disco solar, en el dios único de Egipto y al prohibir el culto a los demás dioses. "La religión centrada en el disco solar ya se estaba perfilando durante el reinado de su padre, Amenhotep III, pero Akhenatón fue un paso más allá al profanar las principales figuras religiosas, entre ellas Amón, el rey de los dioses", explica Vincent Francigny, investigador asociado del Museo Americano de Historia Natural en Nueva York.




Desde 2009, la Misión Arqueológica Francesa en Sedeinga excava en este sitio arqueológico situado al norte de Sudán, la antigua Nubia, donde años atrás fueron hallados los vestigios de cientos de pirámides pequeñas que fueron erigidas durante el Reino de Kush. Las tumbas más antiguas de la necrópolis de Sedeinga datan del Reino de Napata (900-350 a.C.), la fase más antigua del Reino de Kush, y las más tardías datan del Reino de Meroe (350 a.C.-350 d.C.). En diciembre de 2012, los arqueólogos hallaron en la necrópolis un panel de época egipcia que había formado parte de un templo aledaño construido por Amenhotep III para Tiyi, su gran esposa real. El panel había sido retirado de su emplazamiento original para ser reutilizado a modo de banco, para sostener un ataúd de madera, en una de las tumbas del período napateo.



Parte superior del panel con la imagen y el nombre
de Amón, que fue profanado durante el reinado
de Akhenatón y después restaurado.

"Cuando abrimos la tumba no había absolutamente nada sobre la superficie del panel, pero decidimos darle la vuelta para inspeccionar el reverso. Nos sentimos felizmente sorprendidos al descubrir un maravilloso relieve bien preservado con la figura del dios Amón", cuenta Francigny, uno de los miembros de la misión arqueológica, a este medio. "Desde el principio nos pareció que la pieza había sido cortada para preservar cuidadosamente la figura del dios. Pero también resultó obvio que mucho tiempo atrás algunos detalles habían sido eliminados con un martillo para después ser restaurados. El nombre y el rostro de Amón habían sido destruidos y posteriormente reparados al tallar las formas más profundamente en la piedra, creando así surcos de diferentes profundidades", añade.


A pocos metros al este de la necrópolis se localizan todavía sin excavar los restos del templo erigido por Amenhotep III para su esposa. Unas pocas estatuas se retiraron de su superficie en los años sesenta, un muro y una columna fueron reforzados y se copiaron algunos bloques decorados, pero nada más. "El estilo del relieve del panel pertenece claramente al período del Imperio Nuevo de Egipto, por lo que sin duda pertenecía al templo. Otra prueba consiste en la mitad de un cartucho real que se ha conservado en la parte derecha con el nombre de Amenhotep III", observa Francigny. Cuando el templo fue destruido, entre los años 650 y 400 a.C., el panel fue reutilizado en la tumba.


¿Qué significa todo esto? "Las órdenes que dio Akhenatón, como por ejemplo la de eliminar el nombre y la cara de Amón, fueron ejecutadas en la colonia nubia, un hecho que demuestra cómo era de fuerte el poder central durante esta revolución religiosa", afirma Francigny. Sin embargo, su dictadura religiosa no perduró mucho tiempo. Tras la muerte de Akhenatón, Tutankhamón, quien puede que fuera su hijo, restableció el culto al dios Amón, propiciando así la restauración del panel.


Fuente National Geographic

jueves, 31 de julio de 2014

El Instituto Bíblico invita a catar el vino que bebían los faraones



Este verano no será necesario coger un avión con destino a El Cairo para tomar contacto con alguna de las manifestaciones culturales más desconocidas —y atractivas— del Antiguo Egipto, y eso gracias al Instituto Bíblico y Oriental de León, institución que ofrece en el mes de agosto la sugerente posibilidad de degustar caldos elaborados con fórmulas muy similares a las empleadas hace cinco mil años. Será en el transcurso de los actos de la Escuela de Verano que el instituto-museo ha programado, un año más, del 4 al 6 de agosto, en su sede montañesa de Cistierna.

El vino de los dioses, conferencia y cata que correrá a cargo de la profesora del instituto María Luz Mangado Alonso, se incluye en un intenso programa de actividades que incluye conferencias, talleres para que los niños se acerquen al conocimiento de las culturas que acabarían por dar origen a la nuestra, cursos de familiarización con lenguas orientales y bíblicas y hasta una proyección cinematográfica (incluida dentro de la clase De Egipto a Disney, sobre la amplia presencia de elementos del antiguo Egipto en el universo creado por Walt Disney).

La actividad El vino de los dioses nace de una exhaustiva investigación —premiada por instituciones como las bodegas Vivanco y firmada por María Luz Mangado—, que ahonda en el nacimiento de la cultura del vino en Mesopotamia y en el antiguo Egipto, y que rastrea su extensión, desde esas costas mediterráneas, hasta Roma y la Península Ibérica. «La estrecha relación entre el vino y la Eucaristía hizo que ya los primeros monasterios coptos egipcios cultivasen intensamente la vid; desde allí, y a caballo de las rutas de peregrinación, especialmente del Camino de Santiago, esta cultura se extendió por todos los monasterios hasta alcanzar el Norte de Europa», explicó Mangado, quien hará ver en la clase, por tanto, que nuestras hoy muy tecnificadas industria y cultura vitivinícolas «tienen muchos siglos de historia, presente no sólo en la gastronomía, la sociedad y la economía, también en el arte», subrayó.

Pero la Escuela de Verano también ofrece la posibilidad de conocer los rudimentos de alguna de las lenguas más antiguas del mundo (sumerio, acadio, egipcio, copto) e idiomas clásicos (latín, griego bíblico, hebreo, árabe), y de adentrarse en los secretos del Islam, de determinados aspectos de la Biblia e incluso del legado del pensador inglés Tomás Moro. Y los más pequeños tendrán ocasión, por otra parte, de aprender a elaborar objetos artísticos de estilo egipcio o mesopotámico que después serán ‘subastados’ entre los asistentes.



Fuente: http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/instituto-biblico-invita-catar-vino-bebian-faraones_905275.html

El cocodrilo de Asuán








Excavar en el complejo funerario de Qubbet El-Hawa, en Asuán, a mil kilómetros de El Cairo, le ha provocado al egiptólogo Alejandro Jiménez alguna lágrima, al hallar a un pequeño, «no vendado como una momia, sino envuelto como un bebé». Y subidones de adrenalina, como al remover la tierra que le señaló un obrero y ver cómo esta «empezaba a colarse como si fuera un reloj de arena», confirmando su intuición de que allí había una cámara intacta, «el sueño de cualquiera». En ella descansaba Sarenput, un joven de 17 años, de la familia gobernante de la provincia de Elefantina que vivió hace unos 4.000 años, en el Imperio Medio. Junto a él tenía un pequeño ushebti (figurillas que acompañan al difunto para servirle en el más allá), en un ataúd antropomórfico con su nombre y el de su madre en pan de oro. Pero el gran hallazgo de la última campaña han sido dos cámaras intactas que fueron reocupadas hacia el 650 a de C. «En una hay ocho humanos y un cocodrilo momificado. Hace que nos preguntemos qué pinta ese animal en Asuán, donde no se les adoraba. ¿Un culto secreto al dios Sobek?», bromea el arqueólogo, al frente del único proyecto en Egipto en un programa I+D+I (2010-2013) y que ahora cuenta con la Fundación Qubbet El-Hawa, Caja Rural de Jaén, Barcelona y Madrid, la Asociación Española de Egiptología y la Universidad de Jaén.

Él y su equipo suman ya cuatro cámaras intactas y dos semisaqueadas. Una de estas guardaba al primer gobernador hallado en el último siglo, Heqaib III, del 1800 a. de C, de la dinastía XII. «El cuerpo no lo habían tocado, como si los saqueadores, que entraron solo unos 20 o 30 años tras su muerte, le tuvieran miedo o respeto. Llevaba máscara y sudario. Tenía escoliosis, su columna vertebral era una ese, en cambio en las estatuas tiene la espalda perfecta…».

Otro familiar, en una de las cámaras intactas, tenía 21 años y lucía una daga ritual de cobre, plata, ébano y marfil. Era de Nubia. «Ha sido una sorpresa descubrir que los miembros de la familia del gobernador eran de distintas ramas, unos de rasgos mediterráneos y egipcios y, otros, negroides, nubios. No importaba el color de la piel, se consideraba egipcio a quien hablaba egipcio y demuestra que la composición étnica de la región de la primera catarata era muy similar a la actual». Jiménez eligió esa zona porque «es perfecta para analizar las relaciones internacionales e interétnicas. Asuán es la última ciudad mediterránea y la primera del Egipto africano y los pueblos antiguos se enriquecieron con ese contacto, era la puerta al comercio con África central, era rica en rocas necesarias para construir los monumentos faraónicos y, como frontera, era un centro militar».

Muerte violenta

De ahí que especule con que la única muerte violenta detectada hasta ahora en la necrópolis fuera la de un soldado («pero no descarto los celos…», ríe). «Tenía un golpe en la cabeza y otro en la nuca, como si le hubieran vuelto a golpear al caer».«Morían de tumores, anemias causadas probablemente por parásitos intestinales por beber el agua del Nilo…, otitis que derivaban en meningitis…». La media de edad era de 24,6 años; el 80% de los restos de los 300 individuos estudiados por ahora eran menores de 35 y, pese a su juventud, muchos tenían artrosis. La dura vida del obrero.



Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/ocio-y-cultura/cocodrilo-asuan-3377058

Un matrimonio alemán devolverá a Egipto una estela faraónica robada






Un matrimonio alemán entregará la próxima semana al embajador egipcio en Berlín, Mohamed Hagazi, una estela de la dinastía faraónica XVIII (1569-1315 a.C.) que había sido robada y sacada de contrabando del país, informó hoy el Ministerio egipcio de Exteriores.

El Cairo, 12 jul.- Un matrimonio alemán entregará la próxima semana al embajador egipcio en Berlín, Mohamed Hagazi, una estela de la dinastía faraónica XVIII (1569-1315 a.C.) que había sido robada y sacada de contrabando del país, informó hoy el Ministerio egipcio de Exteriores.

En un comunicado, el departamento gubernamental explicó que la estela, de 30 por 40 centímetros, fue arrancada del muro de una tumba de la ciudad monumental de Luxor, y data de la época del faraón Tutmosis IV, que gobernó Egipto alrededor de los años 1400 y 1390 a.C.

La ceremonia de entrega tendrá lugar en la sede diplomática de Egipto en Berlín, donde se le agradecerá al matrimonio alemán la "iniciativa ética que han tenido al devolverla a Egipto después de que se informaran de que el objeto salió de contrabando del país", reza el comunicado.

La pareja, aficionada a coleccionar piezas antiguas, la había comprado a finales de 1986, con el convencimiento de que era propiedad de un coleccionista británico.

Posteriormente, la había prestado hace unas semanas al Museo de Egiptología de la Universidad de Bonn para exhibirla en una exposición, pero un joven experto alemán la reconoció y le comunicó al matrimonio que había sido robada de una tumba faraónica.

Posteriormente, un responsable del museo se comunicó con el ministro egipcio de Antigüedades, Mamduh al Damati, para informarle de que la pareja alemana deseaba devolver la estela a Egipto después de informarse que era robada.

Las autoridades de Arqueología han recuperado cientos de piezas en los últimos meses, en el marco de una intensa campaña mundial, que incluye una estricta vigilancia de las ofertas de las casas de subasta, para impedir la venta de antigüedades egipcias, que han sido robadas y sacadas de contrabando.




El pasado 10 de julio, una estatua egipcia de la V dinastía faraónica (2.465 - 2.323 a.C.) se subastó en la casa Christie's de Londres por 15,7 millones de libras (26,9 millones de dólares), muy por encima del precio estimado.

La salida al mercado de la valiosa estatua, de piedra caliza pintada y dedicada al inspector de los escribas Sekhemka, fue condenada por el embajador de Egipto en Londres, Ahsraf Eljoli, ya que su país se la regaló al Museo de Northampton a finales del siglo XVIII.

(Agencia EFE)

Científicos estudian las momias del templo de Hatshepsut




Los científicos de la misión polaco-egipcia de arqueología y conservación que trabajan en el Templo de Hatshepsut, en Deir el-Bahari, están utilizando la tomografía computarizada y los rayos X para estudiar momias de más de 2.500 años de edad pertenecientes a los sacerdotes del dios Montu – dijo a PAP Zbigniew E. Szafranski, director de Investigación del Centro de Arqueología Mediterránea de la Universidad de Varsovia, en el Cairo.

El proyecto se inició en mayo. Las primeras momias, que se almacenan actualmente en el Museo de Luxor, ya se han digitalizado. Las siguientes actividades se planifican para ser realizadas en El Cairo: en el Museo Nacional de la Civilización Egipcia (NMEC) y en el Museo Egipcio.

Las momias estudiadas por los científicos proceden de la tumba de los sacerdotes del dios Montu excavada en el Templo de Hatshepsut en la década de 1930; casi mil años después de la muerte de la mujer faraón el yacimiento cambió su función pasando de templo a lugar de enterramiento.

El nombre del valle, en el que el santuario se encuentra – Deir el-Bahri – significa en árabe “el monasterio del norte”, una referencia a la historia aún más reciente del lugar, que en los siglos 5 a 12 fue el emplazamiento de una iglesia cristiana copta egipcia.

Los sacerdotes de Montu vivieron durante el reinado de la dinastía XXV, el llamado Tercer Período Intermedio. Ellos adoraban a su dios en la otra orilla del Nilo – en un complejo de templos, que formaba parte de Karnak.

“En los últimos años, hemos reexcavado la tumba situada en el complejo de culto funerario real del templo. Debido a que los métodos de documentación de hace casi 100 años no eran perfectos, decidimos describir y documentar todo con precisión. En el proceso descubrimos objetos que los investigadores anteriores habían perdido – explicó el Dr. Zbigniew E. Szafranski- Previamente al estudio se procedió a la documentación de sarcófagos, momias y cartonajes que actualmente están en museos egipcios “.

Según los científicos los resultados del análisis serán utilizados de varias maneras. En primer lugar, van a profundizar en el conocimiento de las comunidades de época faraónica y, posiblemente ayudar a descubrir prácticas desconocidas asociadas a los ritos funerarios. Por otro lado, los datos podrán ser utilizados tanto para su difusión al gran público como para fines museísticos.

La Misión arqueológica y de conservación polaco-egipcia ha estado trabajando en el Templo de Hatshepsut desde 1961. Los arqueólogos han llevado a cabo numerosas reconstrucciones de fachadas y de interiores del templo, así como han realizado excavaciones. En reconocimiento por la contribución y la labor polaca al descubrimiento del antiguo templo, se colocó una placa conmemorativa en noviembre de 2008 en la pared sur de la rampa que conduce a la terraza superior de la estructura.



Los estudios de las momias se llevan a cabo con una subvención del Antiquities Endowment Fund otorgada a la misión con la ayuda del American Research Centre in Egypt (ARCE) y de la Research Station of the Centre of Mediterranean Archaeology de la Universidad de Varsovia, en El Cairo.



*La tumba de los sacerdotes de Montu (imagen en la cabecera de la noticia), se encuentra frente al complejo funerario real, enfrente del Templo de Deir el- Baharí.



Fuente: http://www.naukawpolsce.pap.pl/en/news/news,401026,scientists-are-studying-mummies-from-the-temple-of-hatshepsut.html

Myriam Seco: “Excavar es devolver el sentido de eternidad”




La arqueóloga sevillana Myriam Seco lleva seis años excavando en Luxor, en Egipto, el templo de uno de los faraones más longevos y ambiciosos, Tutmosis III. Su tumba, en el cercano Valle de los Reyes, es una de las más bellas: decorada en azul, se adentra decenas de metros en la roca del desierto. Seco imparte a partir de este lunes en Sant Feliu de Guíxols un curso sobre sus campañas arqueológicas al frente del Thutmosis IIITempel Project, que no se han detenido siquiera en los años de revolución. Responde, vía e-mail, desde Egipto.

¿Qué áreas cubre exactamente el Thutmosis III Tempel Project?
Estamos excavando el templo de Millones de Años del faraón Tutmosis III en la orilla occidental de Luxor, la antigua Tebas. Se halla muy cerca de la famosa montaña de El Qurna, lugar de gran simbología religiosa para los tebanos, y a pocos kilómetros del Valle de los Reyes. El templo está en el límite entre la tierra cultivable y el desierto, en la misma línea que otros templos del Imperio Nuevo como los de Seti I, Ramsés II, Amenofis II, Merneptah, Amenofis III y Ramsés III. En épocas de crecida se llegaba a aquellos recintos sagrados en barca.

¿Qué importancia tiene el yacimiento?
Es el templo funerario de uno de los faraones más importantes de la milenaria historia de Egipto. La extensión del conjunto que estamos excavando es de aproximadamente 19.000 m2.

¿Trabajáis “en busca de” algo concreto?
En líneas generales sí. Trabajamos para sacar toda la información posible sobre templo de este faraón, conocido como el Napoleón egipcio por sus victorias, pero siempre hay sorpresas. Por ejemplo, cuando comenzamos a trabajar en el 2008 no sabíamos que durante la primera semana nos encontraríamos con un almacén escondido que estaba lleno de piezas excavadas por los arqueólogos anteriores. Habían sido depositadas en aquel lugar y el paso del tiempo las había cubierto de arena. Era algo que no esperábamos y que multiplicó las expectativas del proyecto. En el año 2009 comenzamos a descubrir tumbas de una necrópolis situada debajo del templo. Es decir, de repente nos encontramos con la posibilidad de excavar un cementerio mucho más antiguo que el propio templo, con tumbas pertenecientes al Imperio Medio y al Segundo Período Intermedio. Esto enriqueció enormemente el proyecto, pues es como tener dos yacimientos que ocupan un mismo espacio. Tras seis campañas, contamos con materiales que cubren un período cronológico de más de un millar de años y esta gran cantidad de materiales multiplica las líneas de investigación.

¿Y en la última?
Lo bonito de la arqueología en Egipto es que las sorpresas nunca terminan. En la de 2013 encontramos un complejo religioso de la época de Ramsés II dentro del templo de Tutmosis III. Descubrimos dos dinteles con inscripciones jeroglíficas y la representación en relieve de un sacerdote llamado Khonsu, el cual era el “primer sacerdote de Menkheperra (Tutmosis III)”, en postura de adoración a los cartuchos de Tutmosis III. Esta información es enormemente interesante, no sólo por la belleza en sí de las piezas descubiertas, sino también por la información histórica que de ellas se extrae.

¿Qué significa?
El sacerdote Khonsu es un personaje conocido y tiene su tumba en el valle de los nobles, cerca del templo que estamos excavando. Pero no se sabía que realizaba actividades religiosas dentro del templo de Tutmosis III. Es excitante descubrir materiales con tantísima información. Además, hemos encontrado fragmentos de estatuas preciosas, algunas de las cuales con informaciones suplementarias que nos son muy útiles. Y las tumbas también nos dan sorpresas.

¿Por ejemplo?
En el año 2012 encontramos dos estelas muy interesantes que nos han proporcionado nombres y vínculos familiares de los personajes que se enterraron en dos tumbas. Por su parte en el 2013, es decir la campaña pasada, excavamos la tumba número XI y, aunque había sido saqueada y reocupada en la antigüedad, nos ha proporcionado gran cantidad de restos humanos y materiales, algunos de especial calidad y significado simbólico.

¿Qué os falta por hallar?
Por ejemplo, una tumba intacta, una gran estela con información histórica, un papiro interesante… De todas maneras, yo ya soy feliz cuando estoy trabajando en el yacimiento, tanto a las 12 de un día de octubre a 40 grados o a las 7 de una mañana de diciembre a 7 u 8 grados.

¿Cuál es la situación, hoy, de vuestro proyecto, dadas las circunstancias políticas locales?
La situación es mucho más tranquila. En Luxor todas la misiones arqueológicas han seguido trabajando, incluso durante los años de la revolución. Y ahora que la situación se ha estabilizado todas las misiones están trabajando de forma normal.

Excaváis gracias a la ayuda privada…
Nuestra financiación es enteramente privada, de Fundación Botín, Santander Universidades y Cemex. Esta triple financiación nos permite hacer campañas de tres meses al año. Es decir, un período bastante largo, pero, a su vez, necesario debido a la gran envergadura del proyecto. Pocas misiones trabajan tanto tiempo seguido en Egipto.

¿Parte del trabajo es la consolidación de cara al turismo? ¿Para un arqueólogo es igual de estimulante extraer que reconstruir?
Es diferente. Es cierto que parte del trabajo es la consolidación y restauración de lo que se excava, pero no se efectúa especialmente de cara al turismo. Para nosotros el compromiso es con los vestigios arqueológicos y su significado. Cuando se excava o se extrae hay que restaurar y proteger esas estructuras y esos materiales, de lo contrario quedarían deteriorados en poco tiempo. Excavar sin restaurar equivale a destruir. Por esta razón todas las misiones arqueológicas tienen la obligación de contar en sus equipos con restauradores. Obviamente, el objetivo final es que los turistas y visitantes disfruten y comprendan lo que fue un complejo arquitectónico de grandes dimensiones, construido a mayor gloria de un rey que conquistó un imperio. Para el arqueólogo es muy estimulante excavar y encontrar materiales que permitan recomponer un lugar y una fase de la historia. Excavar es devolver el sentido de eternidad que sus constructores pretendían darles. ¡Es muy muy gratificante!

¿Excavaréis este año?
Sí, comenzaremos en octubre y nos quedaremos hasta enero de 2015. Los objetivos de la campaña ya están trazados y las expectativas son altas.

¿Hasta que punto la evolución tecnológica en vuestra materia os va a permitir ir más allá de lo que lo hicieron otros arqueólogos en el mismo lugar?
La arqueología ha avanzado muchísimo y es clave la utilización de las nuevas tecnologías para obtener resultados. A través de un convenio con la UPC hicimos una fotogrametría del pilono de entrada al templo. Ello permite obtener una documentación muy interesante y detallada que supera los dibujos o fotografías que un arqueólogo o fotógrafo pueda hacer. También, a través de un convenio con la Universidad de Granada, tenemos un equipo de georadar trabajando en el templo y esto nos ayuda a inspeccionar zonas que no podemos excavar, como por ejemplo la zona que se encuentra bajo la carretera. El primer patio del templo se encuentra atravesado por la carretera que lleva al Valle de los Reyes. Esta parte nunca ha sido excavada y es necesario saber qué había allí. También estamos elaborando un modelo 3D del yacimiento que será muy espectacular y ya no digamos las posibilidades que se abren con la elaboración de bases de datos.



Fuente: http://www.lavanguardia.com/cultura/20140707/54411648810/myriam-seco-excavar-sentido-de-eternidad.html

Algunas piezas Online del Penn Museum y buscador




Las piezas se acompañan de una ficha



Acceso: http://www.penn.museum/collections/event.php?irn=524

http://www.penn.museum/collections/list.php?id=39

http://www.penn.museum/collections/highlight.php?irn=2521&page=1

Proyecto de la Sala Hipóstila de Karnak









Magnífica página de la sala hipóstila de Karnak con abundantes fotografías, textos, documentación, inscripciones, etc, etc.

El Proyecto Gran Sala Hipóstila de Karnak es un esfuerzo conjunto de la Universidad de Memphis, en Memphis, Tennessee (EE.UU.), y la Universidad de Quebec en Montreal (Canadá). Trabajamos en cooperación con el Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto y el Centro Franco-Egipcio de estudios de los templos de Karnak (Francia). Director del proyecto Dr. Peter J. Brand.

El objetivo principal del Proyecto de la Sala Hipóstila de Karnak es registrar y publicar todo el texto jeroglífico del monumento para hacerlo lo más ampliamente posible para su acceso, a través de la difusión de las traducciones al inglés de todos los textos con fotografías y dibujos facsímiles de todas las inscripciones Online. Desde esta página,el usuario encontrará enlaces a documentos PDF de todas las inscripciones que hemos grabado y traducido.



Acceso: http://www.memphis.edu/hypostyle/

La tumba redescubierta por españoles en Luxor pertenecía al nubio Nisemro










La tumba que expertos españoles redescubrieron el pasado año en la ciudad arqueológica egipcia de Luxor data de la dinastía XXV, de aproximadamente el año 710 antes de Cristo y fue construida para el alto funcionario nubio Nisemro, dijo este martes el egiptólogo Miguel Ángel Molinero.

Durante la presentación de los últimos hallazgos en la tumba TT209, en Luxor, Miguel Ángel Molinero, profesor titular de egiptología de la Universidad de La Laguna que dirige la campaña, explicó que Nisemro era de la primera generación de nubios que conquistaron Egipto, del que formaban parte como región y que hacia el año 730 conquistaron.

Molinero recordó que su interés por esta tumba comenzó en 2006 y la información era escasísima, ya que hasta los habitantes de la zona conocían el lugar como la puerta de Mond, por el químico británico Robert Mond, quien financiaba excavaciones en Egipto a comienzos del siglo XX.

La tumba está en un wadi o barranco seco, un emplazamiento muy raro, reconoció Molinero, quien añadió que la documentación más importante que se tenía la había realizado el arquitecto Dietheln Eigner en la década de los años 70 del siglo pasado, y que su exploración se efectuó reptando y no excavando.

La construcción es verdaderamente “monumental” y la parte más llamativa desde el punto de vista histórico tal vez sea el descubrimiento de la verdadera cronología y la atribución del propietario de la tumba, dijo el arqueólogo.









“El que entra primero”

Hasta fechas recientes se decía que el propietario era Seremhatrekhyt, pero se trata de la denominación de un cargo administrativo, no del nombre de quien ocupa la tumba, afirmó Miguel Ángel Molinero.

Las inscripciones de la puerta dicen que la tumba la ocupa “El que entra primero” o “El que entra de frente”, algo que sólo está documentado en otra tumba, y por debajo figura el nombre de Nisemro, que es un término egipcio.

El arqueólogo señaló que al descubrimiento anterior se une otro relieve en el que el propietario de la tumba aparece con la cabeza cubierta con un casco que era utilizado solo por los nubios, de modo que por el emplazamiento, el nombre y las citadas características los investigadores no tienen duda alguna de que se trata de un nubio de la primera generación de conquistadores de Egipto.

Miguel Ángel Molinero indicó que en torno al 730 la antigua provincia egipcia conquista la metrópoli y comentó que si bien se creía que entre los años 650 y 550 los egipcios habían mirado hacia su pasado para usar el arte antiguo como modelo, al igual que sucedió en el Renacimiento europeo con el arte romano, lo que se ve ahora es que fueron los nubios quienes iniciaron ese movimiento, conocido como renacimiento saíta.

Con motivo de las excavaciones que desde 2012 el equipo dirigido por Miguel Ángel Molinero realiza a unos 700 kilómetros al sur de El Cairo, se han localizado construcciones que forman parte de la tumba en el exterior, en lo que representa un complejo mucho mayor y que en gran parte está en superficie.

La tumba TT209 no es de las construcciones más grandes porque fue una de las primeras en construirse en ese periodo, y si bien cuando comenzaron las excavaciones se creía que no tendría más de cien metros cuadrados, ahora se ha comprobado que sólo en superficie tiene más de 400, mientras que en el subterráneo supera los 125 metros cuadrados.

La campaña de este año ha finalizado frente a una puerta que está en la pared oeste, cuya existencia se desconocía, y tras ella continuarán los trabajos a partir de abril para saber a qué da acceso, declaró Miguel Ángel Molinero.

El periodo en el que se construyó esta tumba se conoce como de decadencia, algo que no era en realidad así, señaló el arqueólogo, quien opinó que tal vez recibió ese nombre porque fue la época en la que Egipto, en lugar de conquistar era conquistado e incluso invadido y por ello no despertaba mucho el interés de los egiptólogos.

La TT209 tiene enfrente una tumba de más de 2.500 metros cuadrados, con lo que no era exactamente un periodo de decadencia, concluyó Molinero.


Fuente: http://www.eldiario.es/canariasahora/sociedad/arqueologia-Egipto-Luxor-tumba-Nisemro-Miguel_Angel_Molinero_0_274373381.html

Un lugar de culto a Osiris escondido durante 4.000 años





Imagen de una representación de Osiris en un templo egipcio

Una pequeña construcción dedicada al culto del dios Osiris, que data de la enigmática dinastía faraónica XI (2150-1990 a.C.), ha sido descubierta por expertos egipcios en la ciudad arqueológica de Abidos, al sur de El Cairo. La importancia del descubrimiento se debe a la escasez de piezas arqueológicas halladas del faraón Mentuhotep II en Abidos, informó hoy el ministro de Antigüedades, Mamduh al Damati.

La estructura de piedra caliza posee inscripciones de los títulos que ostentó en vida Mentuhotep II, del que poco se conoce, al igual que de su dinastía. Este faraón quiso durante su reinado levantar construcciones en la ciudad santa de Abidos para expandir su influencia en el norte y su devoción a Osiris, destacó Al Damati. El culto a Osiris fue unido a principios de la dinastía V (2.465-2.323 a. C.) al de la divinidad local de Abidos, identificada como Jenti Amanti, por lo que pasó a llamarse Osiris Jenti Amanti.

Los especialistas se dedican actualmente a labores de restauración para preservar las inscripciones de los muros de los efectos de la erosión causada por la salinidad y la filtración de aguas. El hallazgo se produjo durante operaciones de limpieza que el Ministerio comenzó tras descubrir que habitantes locales intentaron excavar ilegalmente en busca de piezas arqueológicas en esta zona de Abidos, lo que causó un derrumbe.



Fuente http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/6797518/sociedad/un-lugar-de-culto-a-osiris-escondido-durante-4-000-anos#Ttt1N7vsnFBwZRZg

Antiguos remedios egipcios




¿Tiene la medicina moderna algo que aprender de la medicina de los antiguos egipcios?, pregunta Mai Samih

Los antiguos egipcios, que embalsamaron a sus difuntos con tanto cuidado, deben haber tenido un profundo conocimiento de la anatomía. Esto se muestra en los relieves de las tumbas, los cuales representan a los cirujanos que se ocupaban de los pacientes, y en los famosos textos médicos, como por ejemplo los papiros de Ebers y Edwin Smith.

El antiguo historiador griego Heródoto, que visitó Egipto alrededor del 440 a.C, escribió ampliamente sobre sus observaciones de antiguas prácticas médicas egipcias. El escritor romano Plinio el Viejo escribió también favorablemente en sus obras históricas. Los antiguos Padres griegos de la medicina, Hipócrates, Herófilo, Erasistrato y más tardeGaleno, todos estudiaron en el templo de Amenhotep en Egipto y reconocen las contribuciones de los antiguos egipcios a la medicina griega.

En su libro La vida de los antiguos egipcios, el autor Eugen Strouhal, cita a Heródotodescribiendo a los médicos egipcios y diciendo que “la práctica de la medicina está tan dividida entre ellos que cada médico trata una enfermedad y no más. Hay muchos médicos en todas las partes; algunos de los ojos, algunos del corazón, otros relacionados con los dientes o el vientre, y algunos con enfermedades ocultas “.

El científico belga Frans Jonckheere escribió que hubo 82 tipos de médicos conocidos por su nombre en el antiguo Egipto. No hubo enfermeras para ayudar a los médicos, pero sí hubo enfermeros, vestidores, masajistas y terapeutas que se dedicaban a prestar ayuda. El médico checo, Vincenc Strouhal, escribió que la rama más avanzada de la medicina en el antiguo Egipto era la cirugía.

Según Alaaeddin Shaheen, profesor de arqueología en la Universidad de El Cairo, los antiguos médicos egipcios fueron conocidos en todo el mundo antiguo por sus habilidades. Una inscripción en las paredes de la tumba tebana del escriba Nebamun, (Reino Nuevo) representa a un extranjero que visita a un médico egipcio, por ejemplo, yque desciende de un barco, mientras que una enfermera le da un vaso de medicina. La profesión, según Strouhal, estaba relacionada con el antiguo sacerdocio egipcio.

Strouhal agregó que se han encontrado los restos de un sanatorio en los terrenos deltemplo de Hathor en Dendera, donde los pacientes quedaban aislados en pequeñassalas para rezar, meditar, y beneficiarse de la curación del sueño, durante la cual las verdades se revelaban en sueños. El uso de piscinas para baño alimentadas desde el lagosagrado del templo también era parte de la cura.

Había una jerarquía compleja entre los médicos. Además de los médicos ordinarios, también hubo médicos adjuntos, inspectores, supervisores, maestros de los médicos, yel jefe de médicos del sur y el norte, algo así como el ministro actual de la salud. También hubo especialidades: por ejemplo, el médico de la corte y Gran sacerdote de la SextaDinastía Pepyanj, conocido como Iry, no sólo fue el “doctor de la barriga del faraón“, sino también su médico de los ojos.

El egiptólogo Bassam Al-Shamaa divide la profesión médica en dos categorías:tradicional-folclórica y profesional. También dice que los antiguos egipcios tuvieron la primera mujer médico del mundo. De acuerdo con una inscripción en la puerta falsa de una tumba del Reino Antiguo en la meseta de Guiza, perteneciente a un dignatario de la quinta dinastía llamado Ajethetep, su madre, Peseshet, era el jefe de los médicos de la corte y por lo tanto la primera médica bien documentada en la historia.

“Esto demuestra que las mujeres también practicaban la medicina y que se les dio títulospara hacerlo“, dijo Al-Shamaa. Otro ejemplo el de un famoso médico, Imhotep, personaje que también fue el ingeniero que diseñó la pirámide escalonada del rey Dyeser en la necrópolis de Saqqara. En muchos casos, a los médicos en el antiguo Egipto se les dio el estatus de sacerdotes. Según Strouhal, los dioses asociados con la curación eran Amón,Thot, Min, Horus, Isis y Serapis.

Los antiguos egipcios tenían un sistema médico avanzado, dijo Shaheen. Agregó queHerodoto había hablado sobre el elevado número de antiguos médicos egipcios diciendoque “entre cada dos egipcios hay un médico.” Desde papiros como el Carlsberg, Chester,Kahun y Ebers , se puede construir una imagen de la forma en que los antiguos egipciostrataban las enfermedades, que se dividían en curables e incurables. Los antiguosegipcios también tenían tres ramas de la medicina, humana, veterinaria, y psicológica,dijo.

Según Strouhal, el papiro de Ebers tiene 700 recetas para diferentes enfermedades, mientras que el papiro Hearst es un memorándum de un médico en ejercicio que incluyeremedios que había compilado a partir de otras obras recogidas en el papiro Ebers. El papiro Edwin Smith muestra un profundo conocimiento empírico de los diferentes tipos de lesiones y cómo tratarlas. Otros documentos médicos del antiguo Egipto son: el granpapiro de Berlín, el papiro de Londres, el papiro Chester Beatty (número 6), el papiro deCarlsberg (número 8) y el papiro Kahun. Muchos de ellos son copias de los tratados del Reino Antiguo realizados durante el Medio y Nuevo.

El Museo Egipcio de la plaza del Tahrir de El Cairo contiene ejemplos de los instrumentos médicos utilizados por los médicos en el antiguo Egipto, así como de los procedimientosque llevaron a cabo en los pacientes. Estas herramientas, dijo Shaheen , incluyen fórceps y tijeras; objetos similares pueden ser vistos en el extranjero, por ejemplo en el Museo de Brooklyn en los Estados Unidos. El Templo de Kom Ombo, en Aswan también contieneilustraciones importantes de los instrumentos quirúrgicos utilizados por los antiguos egipcios.

Al-Shamaa añade que algunos de los instrumentos que se encuentran en los relieves de Kom Ombo se parecen mucho a los usados por los cirujanos en la actualidad. Allí se muestra la sierra, el gancho afilado y bifurcado, una primitiva sonda, un perforador para cráneos (utilizado para hacer agujeros en el cuero cabelludo, prueba de que losantiguos egipcios practicaban algún tipo de cirugía en el cerebro), pinzas, fórcepspara dientes, tijeras, esponjas, escalpelos, herramientas de cauterización, vasos para ventosas, espéculos, morteros, agujas y un pasador de cobre con una cabeza en formade bucle.

Según Shaheen, algunas prácticas médicas en el antiguo Egipto todavía se pueden rastrear en la medicina popular de hoy en día, sobre todo las curas para los dolores de estómago y las deformaciones corporales, son algunos métodos que todavía se utilizanen el Alto Egipto. Los antiguos egipcios inventaron incluso la anestesia en forma de un tratamiento dado a los pacientes antes de las operaciones. Utilizaronplantas analgésicas como el trébol, que todavía utilizan los beduinos de hoy. Se cree que fueron capaces de tratar las lesiones cerebrales, y esto fue confirmado por los científicos del Reino Unido Douglas Derry y J.E Harris, los cuales llevaron a cabo investigaciones sobre momias en el Museo Egipcio en la década de 1960, buscando rastros de una cirugía cerebral en algunas de ellas en forma de pequeños agujeros en el cráneo.

En cuanto a las enfermedades que los antiguos egipcios sufrían, Shaheen señala queStrouhal y su equipo habían encontrado rastros de la tuberculosis, la neumonía y laantracosis en muestras de tejido pulmonar de 175 momias que habían sido examinadasentre 1971 y 1974. También encontraron rastros de arena fina del desierto, y las investigaciones microscópicas de otros órganos confirmaron la existencia de enfermedades parasitarias, especialmente las causadas por la esquistosomiasis, la triquinosis, las lombrices, tenias, trematodos hepáticos, Strongyloides, Trichuristrichiura, ancylostoma duodenale, y medinensis dracunculus. También se descubrieron quistes ameboides en antiguas momias egipcias. Shaheen señala que la presencia deestas enfermedades indican los pobres estándares de higiene en el campo, donde la gente estaba acostumbrada a andar descalza, cruzar por el agua y comer frutas yverduras sin lavar.

El equipo Strouhal descubrió un caso de alargamiento del bazo, por ejemplo, probablemente debido a la malaria o la esquistosomiasis. Se trata de la momia de un tejedor llamado Najt que se remonta a la XIX dinastía, dijo Shaheen. Tambiénencontraron signos de la viruela y la poliomielitis, así como más de 30 casos detuberculosis espinal, a menudo con colapso vertebral y deformación angular. “Las fracturas óseas se encontraron tres veces más frecuentes en hombres que en mujeres”, dijo Shaheen, y agregó que los casos de enfermedades degenerativas de las articulaciones también habían existido. A partir del Reino Antiguo, se había encontradoun caso de cáncer en la momia de un hombre de 40 a 50 años, descubierto originalmenteen un cementerio en Naga Al-Deir en Sohag. También se han hallado casos de caries y de periodontitis en los dientes de las momias estudiadas.

Al-Shamaa agregó que la lista de enfermedades en el papiro de Ebers incluye una receta para una enfermedad llamada “a’ae,” cree que pudiera ser una enfermedad de corazón, pues por ejemplo, el papiro menciona casos de “agitación” y daños en el corazón. La prueba de que los antiguos egipcios eran avanzados en oftalmología y reflexología se encuentra en los relieves en la tumba de Ipuy, que muestran un iryt snwt (oculista) curando a uno de los trabajadores. También hay una pintura que muestra a un doctorvolviendo a poner el brazo de uno de los trabajadores en su lugar de origen, en un procedimiento que ahora se conoce como Método de Kocher. “Esto demuestra que lostrabajadores recibieron atención médica en el trabajo“, dijo Al-Shamaa.

Según Strouhal, los antiguos egipcios distinguían una fractura simple, llamada sedy,donde un hueso se divide en dos, de una fractura complicada donde los huesos tienen muchas roturas, llamado shetut peshen. “Cerca de la Esfinge en Giza las tumbas de los trabajadores tienen trazas de fracturas en sus piernas, las manos y el cuello“, comentaShaheen

Los remedios, continuó Shaheen, fueron obtenidos a partir de unas 70 especies de animales, 25 plantas, 20 minerales, y una serie de materias comunes de alimentos, bebidas y secreciones. Por ejemplo, la carne, la grasa, la sangre, la leche, la hiel y la orinade los animales y los seres humanos fueron utilizadas en la medicina egipcia antigua, al igual que las hojas, frutos y raíces en polvo de plantas como el beleño, estramonio ymandrágora. Los ingredientes activos se mezclaban por el propio médico con bases, como la leche, la miel, la cerveza o el aceite endulzado, y, para los ungüentos, aceite o grasa.

Los antiguos egipcios a menudo recurrían al ayuno, que podría durar tres días, más o menos en algunos casos, con el fin de mejorar su salud. Eran muy expertos en curar las heridas, utilizando vendas de lino, suturas, almohadillas y esponjas. Normalmentesecaban los bordes de las heridas con vendajes. El primer día cubrirían la herida concarne fresca y el segundo con un vendaje remojado en miel o en aceite. Las heridasgraves o inflamadas quedaban al descubierto, empapadas en aceite, manteniéndolas frescas y dejándolas secar.

“La medicina egipcia antigua todavía influye en la medicina moderna“, dijo Shaheen. Agregó que los dátiles y el sicomoro fueron recursos muy importantes para los antiguosmédicos egipcios. Las semillas de los dátiles fueron utilizadas para tratar el cáncer.También se utilizó el hinojo, llamado Besbes y la sandía. “Tenían nombres para las partes del cuerpo que todavía pueden ser rastreados hoy, al igual que la pupila del ojo, llamadaBoboon, que se asemeja a la palabra árabe bo’boa“, dijo Al-Shamaa.

También inventaron el “papiro de prescripción” en el que un médico podría dibujar un ojo; simbolizaba la curación y se parecía a los ojos del dios Horus. Ellos desarrollaronmanos de recambio y otras partes del cuerpo amputadas. En Deir Al-Medina en la orilla oeste de Luxor, dijo Shaheen, los egiptólogos encontraron una silla que se asemeja a las utilizadas por las mujeres para dar a luz, esto se remonta al Reino Antiguo. Sin embargo, sobre todo, el procedimiento más famoso inventado por los antiguos egipcios fue elembalsamamiento. “Se cree que pudieron haber utilizado uranio para preservar los cuerpos, ya que un colega ha detectado rastros de uranio en una momia en el Museo Egipcio“, dijo Shaheen.

“Las Casas de la Vida”, edificios que funcionaban como hospitales, estaban estrechamente vinculadas a los templos y existían en Menfis, Ajetatón, Ajmin, Abidos,Coptos, Esna y Edfu , entre otros lugares. Los antiguos griegos llamaron a los que trabajaban en las Casas de la Vida, hierogrammatiki, o “expertos.” Los médicosestudiaron en esos lugares, como lo hicieron en Per Bastet en el Nuevo Reino y en Abydos y Sais en el Período Tardío. Aprendieron de los textos dejados por sus antepasados ​​y de la experiencia práctica, de acuerdo con el papiro Ebers. Un médico que no siguiera reglas prescritas podía ser castigado con la muerte. Sin embargo, si seguíalas reglas y aún así no podía curar a un paciente, era absuelto de todo cargo.

Según Al-Shamaa, varios papiros egipcios antiguos mencionan la cirugía, especialmente en los casos de trabajo y de las enfermedades que podían derivarse de ello. O sea, en el caso de trabajos y enfermedades asociadas. Hace cuatro mil años, o más, hubo una antigua diosa egipcia llamada Neith que tenía un recinto que llevaba su nombre donde se enseñaba a las parteras los conocimientos médicos pues los médicos varones no participaron en el nacimiento de los niños. “Este fue el primer hospital de partos en el mundo”, afirmó al-Shamaa.

Al-Shamaa dijo que el estatus social de los médicos en el antiguo Egipto era muy alto.Ellos estaban bien pagados y se les dio todo tipo de privilegios. Por ejemplo, el faraónDyeser puso el nombre de su médico a su lado, en la base de su propia estatua, un gran honor considerable pues el uso de los jeroglíficos estaba restringido. Los faraonestambién tuvieron una vida muy larga, lo que puede decirnos algo sobre el cuidado de la salud en el antiguo Egipto. Ramsés II murió a los 90 años de edad y la reina Iahhopet a los 84, mientras que Tutmosis III gobernó durante 54 años.

“Yo creo que la medicina egipcia antigua podría enseñarse en las escuelas de medicinade hoy, ya que es el origen de la medicina moderna”, concluyó Al-Shamaa .
Fuente: http://weekly.ahram.org.eg/News/6492/47/Ancient-Egyptian-remedies.aspx