viernes, 4 de octubre de 2013

Hallan la momia de un perro llena de parásitos

La momia de un perro ha aportado pruebas arqueológicas de parásitos chupasangre provenientes de plagas de los tiempos de los ancestros de Fido, en Egipto durante la era clásica del imperio romano.

momia perro egipto
Estos parásitos se conservaron en su piel y en un oído y posiblemente transmitieron enfermedades que provocaron la muerte del cachorro. Arqueólogos franceses hallaron al can mientras estudiaban cientos de perros momificados en el yacimiento arqueológico de El Deir, en Egipto en 2010 y 2011.
Conocemos de la existencia de este tipo de parásitos a partir de los escritos de los académicos griegos y latinos, pero no hemos hallado pruebas arqueológicas hasta ahora”, declaró Jean-Bernard Huchet, arqueo-entomólogo en el museo de Historia Natural de París.
Los restos del perro se hallaron en una tumba que rodea el fuerte romano del siglo III d.C. La mayoría de las tumbas datan del siglo IV a.C. Concretamente, Huchet y su equipo, dirigido por Françoise Dunand y Roger Lichtenberg, de la Universidad de Strasbourg en Francia, hallaron los restos entre más de 400 momias de perros. “La mayoría de ellos estaban envueltos en vendas; otros han sufrido el ataque de saqueadores.”, comentó Huchet.
Aunque el cuerpo momificado presentaba más de 60  garrapatas en su piel y nidos en un oído, los investigadores no descartan que el animal muriera debido a una enfermedad denominada babesiosis canina, que destruye las células de la sangre.
Los restos de su pellejo endurecido atrajeron a varios tipos de parásitos voladores, antes de que los egipcios iniciaran el proceso de momificación. Los egipcios solían momificar animales como perros, gatos y una especia de ave cuyas patas eran largas y se llamaba ibis. En el caso de la momias de perros halladas en el yacimiento arqueológico de El Deir parecen tratarse de ofrendas realizadas a los dioses egipcios Anubis o quizás Wepwawet.
Según Cecile Callou, arqueo-zoóloga del Museo Nacional de Historia Natural de París, existen varias razones para justificar que los egipcios momificaban a sus animales: “para comer en la vida ultratumba y para estar acompañados de mascotas. Pero sobre todo como asociación del animal con encarnaciones divinas”.
Los parásitos hallados en los restos pueden ofrecer pistas sobre el origen y expansión de enfermedades a lo largo de la historia, así como su relación con los humanos. Para ello, los investigadores necesitan obtener una autorización para trasladar los restos al laboratorio.

FUENTE REDHISTORIA

No hay comentarios :