sábado, 29 de junio de 2013

Una antigua estatua egipcia en el Museo de Manchester gira sola


La reliquia, que tiene una altura de aproximadamente 25 centímetros, es una ofrenda al dios egipcio Osiris y fue encontrada en la tumba de una momia.

La estatuilla egipcia de un hombre llamado Neb Senu ha causado un revuelo en el Museo de Manchester (Inglaterra) ya que la figura gira por si sola 180 grados, sin que se le halle ninguna explicación razonable a este movimiento, asegura el diario Manchester Evening News.

Los conservadores del museo comprobaron que en los últimos meses la figura tiene diferentes posiciones a lo largo del día, por ello decidieron grabarla durante 24 horas y se sorprendieron con lo registrado.

Fotos de la estatua en diferentes momentos del día.

No salían de su asombro al descubrir que efectivamente  la estatua giraba 180 grados sin que nadie la tocara o se acercarse a ella. La estatua, que ha permanecido durante 80 años en el museo, permanece inmóvil en la noche, pero durante el día gira lentamente.
   
Los expertos aseguran que el movimiento podría estar relacionado con energías del antiguo Egipto, donde se creía que si la momia se destruye, la estatuilla puede actuar como recipiente alternativo para el espíritu.

Otros expertos tienen una explicación más racional. Lo que sugieren es que las vibraciones causadas por los cientos de visitantes que pasan por la sala del museo es lo que hace girar la estatua.  

   
El doctor Brian Cox cree que el movimiento de la estatua se debe a la denominada "fricción diferencial". "Cuando dos superficies, la piedra serpentina del estante estatuilla y el vidrio entran en contacto, se causa una sutil vibración que es lo que está haciendo girar la estatua", explicó.
  
Pero otros expertos aseguran que esa vibración no podría realizar el circulo perfecto que realiza la estatua cada día por lo que aseguran que seguirán investigando el raro movimiento de la estatua.




-FUENTE: agencia EP | Madrid | EuropaPress.es.

Arqueólogos españoles abren una cámara funeraria egipcia de 4.000 años


acceso a camara funeraria tumba egipcia
Egipto no deja de sorprender y cada poco hay nuevas noticias de nuevos hallazgos de esa cultura que más de 3.000 años después sigue cautivando al mundo. Esta vez ha sido un equipo de nuestro país, exactamente, de la Universidad de Jaén (UJA) que han abierto por primera vez para los expertos unacámara intacta que data de hace nada más ni nada menos que de 4.000 años.
El hallazgo se encuentra en la cada vez más importante y fascinante, necrópolis faraónica de Qubbet el Hawa, cerca de la actual ciudad de Asuán (al sur de Egipto). En esta necrópolis eran enterrados los dirigentes de la provincia de Elenfantina, que fue la provincia más meridional del antiguo Egipto.
Exactamente, la cámara que alberga una tumba pertenece al que fue el gobernador de Elefantina durante el reinado de Amenemhat III (1818-1773 a.C).
Parece que esta vez los ladrones de tumbas, tan odiados y con razón por los arqueólogos e investigadores, han contribuido en gran parte a que la tumba se encuentre en tan perfectas condiciones. Los investigadores dicen que hace miles de años, estos ladrones, entraron en la necrópolis y para preservar su tesoro bloquearon la entrada con escombros.
Debido a esta gran dificultad, el equipo de la UJA, liderado por el profesor de Historia Antigua, Alejandro Jiménez Serrano y con la ayuda del doctor Mohamed el-Bialy, trabajó durante tres largos años para retirar la losa que impedía el acceso a la cámara.
La cámara y la tumba escondían una gran sorpresa que recogió el investigador en esta frase, “el difunto había sido enterrado en dos ataúdes, tanto el exterior como el interior estaban decorados“, pero, mientras “el exterior se encontraba muy mal debido a que había sido afectado por los xilófagos (termitas), el interior estaba en perfectas condiciones, porque estaba hecho de una madera mucho más dura“. “Las inscripciones de la caja exterior identificaban al difunto como un hombre. Sin embargo, los jeroglíficos de la caja interior se referían a la momia como una mujer“.
Es por ello que la sorpresa y emoción fue máxima, los estudios preliminares de la momia han arrojado que la momia de ese ataúd era un hombre, de unos 26 años y que murió de forma repentina. Al morir de esa manera repentina, se introdujo la momia en un ataúd de mujer que con el tiempo se introdujo en un ataúd de hombre, el cual fue identificado mediante signos que correspondiesen a su sexo.

FUENTE REDHISTORIA

El primer faraón griego de Egipto: Ptolomeo I

Amigo y colaborador de Alejandro Magno, Ptolomeo se hizo con el control de Egipto tras la muerte del conquistador. Proclamado faraón, fundó la primera dinastía griega de Egipto: la de los Lágidas
Por Núria Castellano. Doctora en Historia, Historia NG nº 114
El destino de Ptolomeo fue uno de los más extraordinarios de la Antigüedad. Educado para llevar la vida habitual de un aristócrata macedonio, se embarcó antes de los 30 años en las fabulosas conquistas de Alejandro Magno por Mesopotamia, Persia y la India, y terminó, a los 64 años, coronado como rey de Egipto y celebrado como Sóter, «salvador». Otros generales del conquistador macedonio lograron también apoderarse de una parte de su herencia para erigir vastos reinos; pero Ptolomeo fue el que amasó más poder y el único que sorteó los reveses de la fortuna hasta fallecer de muerte natural a una edad avanzada.
Ptolomeo era hijo de un noble macedonio llamado Lagos (de ahí el nombre de la dinastía Lágida, que él fundó) y de Arsínoe, una dama quizá relacionada con la familia real macedonia. La juventud del futuro faraón transcurrió en la corte macedonia y pronto se contó entre los amigos íntimos del príncipe Alejandro. El padre de éste, el rey Filipo II de Macedonia, recelaba de su popularidad y decidió enviarlo al exilio, pero Alejandro lo trajo de vuelta para que formase parte de su ejército desde el principio de sus campañas contra Persia. Desde entonces, Ptolomeo no se separó del joven conquistador y su protagonismo en la campaña india le hizo ganarse el título de comandante.
Ptolomeo fue uno de los siete guardaespaldas de la guardia privada de Alejandro, una posición que sería decisiva a la muerte del soberano macedonio en el año 323 a.C. En Babilonia, donde los generales de Alejandro se repartieron el imperio, Ptolomeo se hizo con una de las mejores porciones: Egipto. Además, realizó una jugada maestra al apoderarse del cadáver de Alejandro y decidir su entierro en Egipto. Aunque muchas fuentes aseguran que Alejandro deseaba descansar en el oasis de Siwa, adonde se dirigió para consultar el oráculo de Zeus Amón, Ptolomeo hizo llevar el cuerpo del caudillo macedonio hasta Menfis para luego trasladarlo a su mausoleo en Alejandría, el llamado Sema. La posesión del cuerpo de Alejandro lo legitimaba en el trono y convertía el emplazamiento de su tumba en un lugar sagrado.

Un sátrapa querido por su pueblo

En un primer momento –como los demás generales sucesores de Alejandro–, Ptolomeo actuó como representante de los herederos legítimos de éste: su medio hermano Filipo Arrideo, de 13 años (con las facultades mentales mermadas), y su hijo Alejandro IV (habido con una princesa de Sogdiana, Roxana). Todos los monumentos que Ptolomeo edificó o restauró en Egipto los dedicó a cualquiera de los dos soberanos. Incluso tras el asesinato de Alejandro IV, en 311 a.C., Ptolomeo siguió presentándose durante unos años simplemente como sátrapa o gobernador de Egipto. Ello no impedía que fuera enaltecido como virtual soberano del país, según muestra un documento excepcional de este período, la Estela del Sátrapa, un largo texto elaborado aquel mismo año en el que se vierten todo tipo de loas a Ptolomeo: «Había un gran virrey [sátrapa] en Egipto, llamado Ptolomeo. Una persona de energía juvenil, poderoso de brazo, prudente de mente, poderoso entre los hombres, de fiero coraje […] que ataca el rostro de sus enemigos en el combate». También se recuerda el botín que trajo de sus campañas: «Él trajo las imágenes de las divinidades que habían sido encontradas en Asia, así como todos los utensilios sagrados y los libros que pertenecían a los templos de Egipto».

Un faraón macedonio

Finalmente, en 305 a.C., Ptolomeo se proclamó a sí mismo rey de Egipto. Un año antes, su rival Antígono, otro general de Alejandro, había hecho igual y se había proclamado rey en Siria tras sumar este territorio a sus dominios. Sin duda, Ptolomeo pensaba valerse del prestigio asociado al título de faraón que ahora ostentaba. Pese a su origen griego, Ptolomeo se hizo coronar siguiendo la tradición faraónica y se representó sobre una barca de papiro, capturando a las aves que poblaban las marismas del Delta, en lo que era una metáfora de su dominio sobre el caos y expresión de su deseo de destruir todo mal que acechara a Egipto. Asimismo, ordenó elaborar una titulatura faraónica propia. Como nombre de trono escogió el de Meriamón Setepenre y Jeperkare Setepenamón, «Amado de Amón, el elegido de Re» y «El ka de Re nace, el elegido de Amón». Estos títulos ya habían sido usados por faraones como Sesostris I y Ramsés II, con los que quizá Ptolomeo deseaba compararse.

Aunque reservó los puestos más elevados de la administración a los griegos, no excluyó totalmente a los egipcios, que ocupaban cargos como los de escribas. Asimismo, el clero mantuvo sus privilegios. Buena prueba de ello es la ya citada Estela del Sátrapa, que recoge una serie de donaciones de tierras a los sacerdotes del templo de Uadyet (diosa cobra protectora de la realeza) en la ciudad de Buto, en el Delta. Estas donaciones parecen ser obra de un misterioso personaje llamado Jababash, tal vez un reyezuelo de época de Darío III. Ptolomeo confirmó todas las concesiones, redactando esta estela en la que recoge el discurso de Jababash: «Yo, Ptolomeo, el sátrapa, yo restauro a Horus, el vengador de su padre, el señor de Pe y Buto, la señora de Pe y Dep, el territorio de Ptanut, desde este día en adelante para siempre, con todos sus pueblos, todas su ciudades, todos sus habitantes, todos sus campos, […] y con la donación otorgada por el Rey, Señor de las Dos Tierras, Jababash, que viva para siempre».

Un nuevo dios en el panteón

Para asentar su dominio, Ptolomeo promovió asimismo el culto a una nueva divinidad, Serapis. Su origen es discutido y se mezcla con leyendas como la relatada por Tácito, quien cuenta que tras tener un sueño, el rey ordenó ir en busca de una imagen del dios a Sínope, en el mar Negro. Quizá se trataba de una confusión con el Serapeum de Menfis, donde se rendía culto a una divinidad denominada Osirapis, resultante de la fusión de Osiris y Apis. En cualquier caso, Serapis asumió rasgos de dioses plenamente griegos, como Zeus, Helios, Dioniso, Hades y Asclepio, lo que explica que el culto no echara hondas raíces entre la población egipcia, aunque se expandió notablemente por el resto del mundo mediterráneo.
Los historiadores discuten si Ptolomeo adoptó también la costumbre de la divinización del faraón. De hecho, los griegos habían divinizado a los héroes fundadores de las ciudades desde antiguo; de ahí que Alejandro Magno recibiera culto como fundador de Alejandría. Algunos autores creen que Ptolomeo ya fue divinizado en vida, como indicaría su sobrenombre: Sóter, que en griego significa «salvador».

El apodo se relaciona con un episodio ocurrido en 305 a.C., cuando los habitantes de Rodas, sitiados por Demetrio Poliorcetes, pidieron socorro a Ptolomeo y, como muestra de gratitud, le dieron el título de salvador. Diodoro Sículo narra que luego los rodios enviaron una embajada al oasis de Siwa «para preguntar al oráculo de Amón si aconsejaba a los rodios honrar a Ptolomeo como un dios. El oráculo les contestó que sí y consagraron en su ciudad […] un recinto rectangular llamado Ptolemeum». Y en una inscripción de la época, tres griegos, tras haberse salvado de un peligro, rinden homenaje a Ptolomeo I y su esposa Berenice como sus «dioses salvadores». Pero hay otros autores que creen que Ptolomeo I fue divinizado décadas más tarde, durante el reinado de su bisnieto Ptolomeo IV, cuando el Estado fundado por el general y guardaespaldas de Alejandro Magno parecía más consolidado y fuerte que nunca.

Para saber más

Ptolomeo I. El faraón de Alejandría. Francis Fèvre. Alderabán, Madrid, 1999.
La casa del Águila. D. Sport. Edhasa, Barcelona, 2005.

domingo, 23 de junio de 2013

Vandalismo en Asuán: actualización sobre la tumba de User

947170_388475487928355_1322332513_n
“Tres docenas de miembros de una banda armada invadieron y robaron el contenido de cinco tumbas de  Qubbet Al-Hawa  antigua necrópolis egipcia en la orilla oeste de Asuán. (..)
Las paredes de las tumbas  están decoradas con pinturas vívidas como una especie de biografía y en ellas se representan escenas de la vida cotidiana de sus propietarios, así como sus diferentes títulos.
También incluyen textos jeroglíficos que muestran el viaje de la nobleza a África. “Esta no es la primera vez que ocurre tal intrusión”, dijo un arqueólogo en Asuán a Ahram Online. Dciho arqueólogo  insistió en el anonimato por temor a que los vándalos atentaran contra su vida. Nuestra fuente revela que desde marzo la necrópolis ha sido objeto de saqueos; los arqueólogos lo descubrieron en un recorrido de rutina. (..)
El Ministerio de Estado de Antigüedades , Mohamed Hamada, dijo a  Ahram Online que el inspectorado de Asuán denunció el caso a la policía, la cual que llegó al sitio, cuando el criminal había escapado.
El ministerio, envió una comisión arqueológica para inspeccionar las tumbas invadidas con el fin de informar sobre las posibles pérdidas. Las investigaciones se están llevando a cabo, dijo Hamad, y se tomarán medidas para proteger este lugar del antiguo Egipto tan distinguido. (..) ”
* Según comenta Alejandro Jiménez Serrano en Facebook: “Pese a que la llaman Qubbet el-Hawa, se trata de un nuevo yacimiento que se encuentra a 1 km al norte. Allí se habría situado la necrópolis de los alcaldes de Elefantina desde al menos la XVIII Dinastía”

Saqueo desenfrenado de Egipto: Un yacimiento antiguo perdido al 70 %

ABU AL SIR Malaq, Egipto – La cabeza de una momia de pelo ralo, cráneos blanqueados, el brazo y los huesos de las piernas se amontonan fuera de tumbas saqueadas. Una mano momificada con los dedos asoma de la arena. Envolturas funerarias antiguas de cuerpos momificados – destrozados para encontrar joyas – trozos rotos de ataúdes de madera pintados en vivos colores aún después de casi 3.000 años bajo tierra.
Con los huesos esparcidos por todas partes, esta parcela de 500 acres se parece a las secuelas de una masacre en lugar de un antiguo cementerio.
“Ves perros jugando con huesos humanos, los niños buscando cerámica”, dice el arqueólogo egipcio Mónica Hanna, pisando con cautela en torno a los restos macabros y a los profundos pozos excavados en las tumbas por los saqueadores.
Salima Ikram, un experta en tumbas y momificación, que dirige la unidad de Egiptología en la Universidad Americana de El Cairo, quedó aterrorizada al ver las fotografías de Tribune-Review .
“Estos restos dispersos … los separaron brutalmente en busca de alguna pieza de metal brillante,” dice Ikram con disgusto.
“Esto es lo más horrible – costillas de alguien” de repente exclama. “Oh, Dios mío! Es como los campos de la muerte! ”
Los ladrones, exploradores y arqueólogos han atacado sitios antiguos de Egipto durante siglos. El Tribune-Review informó por primera vez en febrero que el saqueo se convirtió en un país libre para todos después de una revolución de 2011 derrocó a un gobierno y presentó agitación continua.
El asalto tumba amenaza algunos de Egipto – y del mundo – más venerado y sitios del patrimonio valiosos, muchos de los cuales nunca han sido estudiadas o catalogadas adecuadamente, según los expertos. Algunos expertos acusan privada la Hermandad Musulmana gobierno encabezada por el presidente Mohamed Morsy de ignorar la amenaza.
Algunos líderes religiosos islámicos han contribuido a la locura por pedir antigüedades “paganos” se destruyan o se dan directrices sobre la manera “correcta” islámica a saquear.
La policía y las autoridades locales insisten en que están abrumados por la anarquía y superados por bandas criminales con armas pesadas de contrabando desde Libia.
Mientras tanto, el patrimonio amenazado es una prioridad para muchos egipcios acosado por los cortes diarios eléctricas, escasez de combustible, los precios de los alimentos, el aumento del crimen callejero y la inestabilidad política.
Para otros, que el patrimonio es una oportunidad de cobrar in objetos saqueados son vendidos en los pueblos de tierra de los pobres cerca de sitios como Abu Sir al Malaq, mientras que otros van a los coleccionistas ricos, sobre todo en Estados Unidos, Europa, Japón y el Medio Oriente, dicen los expertos.
La semana pasada, el nuevo ministro de Antigüedades de Egipto se comprometió a mejorar la seguridad “en todos los sitios arqueológicos y museos.”
Pero eso parece ser demasiado poco y demasiado tarde para que el complejo extenso cementerio o necrópolis, en la gobernación de Bani Suef. De los tres sitios examinados por el Trib – los otros son Dahshur y El-Hibeh – que es el más ampliamente devastado.
Piezas de la historia
Abu Sir al Malaq es de unos 70 kilómetros de El Cairo, en medio de verdes campos agrícolas, de palma y plantaciones de plátanos, todos alimentados por un afluente del Nilo.
Una vez nombrado en honor del dios faraónico Osiris, se cree que fue un cementerio desde 3250 aC hasta 700 dC.
Los arqueólogos excavaron en el siglo 20, y sus artefactos se encuentran en museos de todo el mundo, de acuerdo con Nadia Ashour, que supervisa antigüedades en Bani Suef. Ella lo llama “una de las áreas más importantes de la antigüedad” de la gobernación.
Es también uno de los más saqueados.
Hanna, el arqueólogo egipcio, ha estudiado el sitio varias veces.
“El saqueo es una pandemia, todas las noches, e incluso en la mañana”, dice.
Pobladores en la zona, pidieron indicaciones para llegar al sitio, responden: “Antigüedades? ¿Quieres comprar antigüedades? ”
Ikram, el egiptólogo universidad, dice Trib fotos del lugar indican “tumbas intactas (fueron) completamente saqueado, cuerpos destrozados. Es una vergüenza “.
Algunas fotos muestran antiguos huesos de perro delante de tumbas saqueadas – los restos de animales enterrados en honor de Anubis, un faraónico, adorado dios con cabeza de chacal como protector de los muertos.
“Esta es una pieza de un ataúd y la persona a la que pertenece”, dice Ikram, estudiando las fotos. “Durante casi 3.000 años, se han quedado sin ser molestados. Ellos no estaban destinados a quedar así, para ser comido por los perros y zorros y chacales … despegadas por gente codiciosa “.
Hanna, abriéndose paso a través del sitio, señala trozos de paredes de la tumba de piedra caliza pintadas o inscripciones. Los saqueadores a menudo “se desprenden las piezas que tienen el grabado en él, para vender”, dice.
Algunas de las envolturas de la momia ropa desechados se mezclan con el papiro, yeso y mortero, luego elaboradamente pintado – “un rasgo de las momias más ricos”, explica.
Suspirando, ella agrega: “Creo que el 70 por ciento de la web se ha ido.”
“Lloró todo el camino a casa ‘
Director de antigüedades de Bani Suef, Ashour, dice que es “el corazón roto”, que “cavar chivato” está destruyendo estos sitios a través de Egipto.
Aunque el Islam y el cristianismo no lo quiera profanación de tumbas, dice, algunos egipcios creen que sus ancestros eran paganos y, por lo tanto, son presa fácil para ser robado.
Ella culpa a las bandas de delincuentes fuertemente armados que surgieron después de la revolución. Policía, insiste, ahora llevan a cabo más investigaciones, más controles aleatorios de sitios, nueve ataúdes robados fueron recuperados en los últimos meses y 15 ladrones encarcelados.
Ashour dijo que “no se puede decir con seguridad que las antigüedades han sido sacados” porque algunos aldeanos artesanales falsificaciones expertos de artefactos. Pero ella insiste en Abu Sir al Malaq “es como el 80 por ciento estable”, aunque “de vez en cuando, estos ataques se llevan a cabo.”
Hanna está de acuerdo.
“La primera vez que lo vi, lloré todo el camino a casa”, dice. “He estado viniendo aquí durante seis semanas y, cada vez que vengo, el sitio tiene un aspecto diferente – los nuevos pozos se excavan.”
Otra egiptólogo, Wahiba Saleh, dio la alarma sobre saqueos generalizados en Dahshur, una necrópolis de 4.500 años de edad, donde es inspector jefe. Una campaña dirigida por Hanna y noticias internacionales informes condujo a más policías y soldados que custodiaban el sitio.
“Oh, Dios mío!”, Exclama sobre Trib fotos de Abu Sir al Malaq. “No hay lugares libres. Cada lugar se excava. Es peor que Dahshur “.
Ella niega con la cabeza y TSK-tsks través de las imágenes, a continuación, le susurra: “Esto me pone muy triste.”
En términos fresco, profesional, Ikram evalúa que muchos sitios han sido “saqueado y sacudido para que, arqueológicamente, es muy difícil de reconstruir … una gran pérdida para la humanidad.”
Para los egipcios “que se sienten profundamente sobre su pasado”, añade, es “una violación de personal de la peor especie.”
Leer más: http://triblive.com/usworld/world/4198276-74/bones-tomb-egypt # ixzz2WqrTN3qz

Descubren restos de una ciudad antigua al este del delta del río Nilo


Restos de una ciudad antigua y gigantes fortificaciones de ladrillo que se remontan al Imperio Medio faraónico (2061-1786 a.C.) fueron hallados al este del delta del río Nilo, informó este martes el Ministerio egipcio de Antigüedades.

Restos de una ciudad antigua y gigantes fortificaciones de ladrillo que se remontan al Imperio Medio faraónico (2061-1786 a.C.) han sido hallados al este del delta del río Nilo | Foto: globovision.com
Restos de una ciudad antigua y gigantes fortificaciones de ladrillo que se remontan al Imperio Medio faraónico (2061-1786 a.C.) han sido hallados al este del delta del río Nilo | Foto: globovision.com
(EFE).- El descubrimiento tuvo lugar dentro de la conocida como fortaleza de los hicsos en el sitio arqueológico de Tel al Yahudiya (monte de los judíos), ubicado en la población de Shabin al Qanater, en la provincia egipcia de Al Qaliubiya.
Los hicsos fueron un pueblo guerrero semítico procedente de Asia que dominó Egipto durante 150 años desde 1730 a.C. y constituyeron las dinastías XV y XVI, las últimas del Imperio Medio.
Según un comunicado del ministerio, las fortificaciones encontradas tienen una altura de cuatro metros y están dentro de la citada fortaleza.
Además, los restos de una ciudad antigua y otros objetos antiguos fueron hallados en la parte noreste de Tel al Yahudiya.
Allí se encontraron utensilios de cerámica y azulejos de loza que se emplearon para adornar los palacios construidos en ese sitio y pertenecientes al faraón Merneptah, el cuarto de la dinastía XIX, y a Ramsés III, el segundo faraón de la dinastía XX.
En su conjunto, las antigüedades descubiertas corresponden al periodo que transcurre entre el Imperio Medio y la era grecorromana (332 a.C.-395 d.C.).
El Ministerio destacó que los hallazgos se produjeron tras la reanudación de las excavaciones en el sitio de Tel al Yahudiya, que habían estado suspendidas durante la revolución egipcia del 25 de enero de 2011, que llevó a renunciar al entonces presidente Hosni Mubarak.

martes, 18 de junio de 2013

Egiptólogos hallan una momia de hace 4.000 años en un doble sarcófago muy peculiar en Qubbet el Hawa

Egiptólogos hallan una momia de hace 4.000 años en un doble sarcófago muy peculiar en Qubbet el Hawa


Acceso al interior de la cámara sellada.. UJA
Una misión española, dirigida por el profesor de Historia Antigua de la Universidad de Jaén (UJA) Alejandro Jiménez, ha conseguido abrir una cámara intacta de más de 4.000 años en las tumbas de Qubbet el Hawa, uno de los cementerios privados más importantes de Egipto.
El profesor jienense, que encontró hace varios años la cámara secreta con la ayuda del doctor Mohamed el-Bialy, por aquel entonces responsable del Consejo Supremo de Antigüedades en Asuán y Nubia, ha trabajado durante tres años para tener acceso a la gran losa de piedra pulida que sellaba la cámara, según ha explicado este lunes en Jaén durante la presentación de los hallazgos de su expedición.
Una vez retirada la losa, los excavadores han podido acceder al interior de la cámara donde había un ataúd que contenía los restos momificados de un antiguo gobernante de Elefantina de la época del reinado del faraón Amenemhat III (1818-1773 a C).
La momia escondía un secreto, según el investigador, ya que “el difunto había sido enterrado en dos ataúdes, tanto el exterior como el interior estaban decorados”, pero, mientras “el exterior se encontraba muy mal debido a que había sido afectado por los xilófagos (termitas), el interior estaba en perfectas condiciones, porque estaba hecho de una madera mucho más dura”.
Las inscripciones de la caja exterior identificaban al difunto como un hombre. “Sin embargo, los jeroglíficos de la caja interior se referían a la momia como una mujer”.
Los estudios preliminares de la misma han determinado que se trataba de un hombre, un gobernador de Elefantina que murió de forma repentina, en torno a los 26 años, y que “al no disponer sus parientes de un ataúd preparado para un hombre utilizaron otro que estaba destinado a una mujer de la familia”.
Luego introdujeron este ataúd en otra caja en la que sí realizaron las correctas inscripciones identificando al difunto como un hombre.
La cámara ha permanecido intacta durante tanto tiempo gracias a unos ladrones de tumbas, que hace varios miles de años entraron en la tumba 33 de Qubbet el Hawa en busca de tesoros y centraron su atención en un pozo adyacente a la cámara, amontonando los escombros delante de la puerta secreta que daba a la cámara.
Qubbet el Hawa es una necrópolis faraónica que se encuentra en una colina rocosa frente a la ciudad de Asuán, a orillas del Nilo y en sus tumbas descansan los restos de los nobles que gobernaron Elefantina, la provincia más al sur de Egipto.
vía  Egipto.

lunes, 17 de junio de 2013

Vida y muerte en el Antiguo Egipto

El cementerio de Kellis 2 aporta información muy valiosa sobre la reproducción y las creencias de una comunidad cristiana en el Antiguo Egipto
Kellis 2 es un gran cementerio de época romano-cristiana situado al nordeste de la antigua ciudad de Kellis, en el Alto Egipto. El Proyecto del Oasis de Dakhleh (DOP), de laSociedad para el Estudio del Antiguo Egipto y del Museo Real de Ontario, ha dirigido su excavación desde 1992 hasta 2012 y ha aportado información muy valiosa sobre la vida y la muerte en el Antiguo Egipto, que fue presentada el pasado mes de abril en la reunión anual de la Sociedad de Arqueología Americana.
«El cementerio formaba parte de una comunidad que vivió una época de transición que incluía prácticas mortuorias y espirituales del cristianismo primitivo, pero que seguía manteniendo muchas de las antiguas tradiciones y creencias espirituales de la antigua cultura egipcia, especialmente en lo que respecta a conceptos sobre la fertilidad y la progresión estacional de los cultivos anuales», explica Lana Williams, bioarqueóloga de la Universidad de Florida Central que ha formado parte del DOP, a Historia National Geographic.
El cementerio fue utilizado aproximadamente entre los años 100 y 400 d.C. Hasta la fecha se han excavado las tumbas de 765 individuos, desde las 18 semanas de desarrollo fetal hasta los 70 y 80 años de edad. La mayor parte de las inhumaciones pertenecen a infantes. ¿Por qué murieron tantos niños en la antigua ciudad de Kellis? La investigación realizada por el DOP no sólo responde a esta pregunta, sino que arroja luz sobre la época del año en que los antiguos egipcios solían concebir sus bebés y los diferentes factores que influían en la procreación. 
www.nationalgeographic.com.es/imagenes.nationalgeographic.com.es/medio/2013/06/10/xkellis_2_160x120.JPG.pagespeed.ic.NRPC4gBtI0.webp" src="http://1-ps.googleusercontent.com/x/www.nationalgeographic.com.es/imagenes.nationalgeographic.com.es/me..." width="241" height="181" />
«En el pasado, como ocurre hoy en día, el parto era un proceso muy traumático y a veces peligroso, no sólo para las madres sino también para los recién nacidos. Durante el período romano del Antiguo Egipto se estima que la mujer promedio se quedaba embarazada aproximamente entre 6 y 8 veces, y sólo 2 ó 3 de los infantes sobrevivían a su primer año de vida», afirma Lana Williams. «Existen varias razones para explicar por qué murieron las mujeres y los niños durante o poco después del parto: debido a un parto difícil que provocara un trauma en el niño, por una excesiva pérdida de sangre por parte de la madre o incluso debido a las dificultades de lactancia, que impedían su desarrollo. Un total de 86 mujeres adultas procedentes del cementerio de Kellis 2 estaban en edad fértil y la mayoría estaban embarazadas cuando les sorpendió la muerte o lo habían estado unas semanas antes. Lo hemos podido detectar a través del análisis de isótopos estables de su cabello», añade. 
Todas las tumbas del cementerio de Kellis 2 estaban orientadas hacia el sol naciente, es decir, hacia el lugar por donde salía el sol en el momento en que se produjeron las muertes. «La práctica común entre los primeros grupos cristianos consistía en colocar la cabeza en dirección al oeste y los pies hacia el este para que estuvieran encarando el sol naciente en el momento de la resurrección. Hemos calculado el ángulo que describía el sol con respecto a las tumbas y a través del análisis de isótopos estables en el cabello hemos podido determinar los cambios estacionales en la dieta en relación con los cultivos propios de cada temporada», observa.
De esta forma, los investigadores han podido saber que en los meses de marzo y abril se produjo el mayor número de nacimientos, durante los cuales murió una parte importante de las mujeres y los niños, y en julio y agosto, en una época en que se registraban altas temperaturas, se concebía la mayor parte de los infantes. En cambio, en las culturas mediterráneas contemporáneas la época de mayor fecundidad no corresponde con los meses más cálidos. Esto se debe a la crecida del río Nilo en el Antiguo Egipto, que comenzaba en verano y que estaba íntimamente ligada a la fertilidad y al desarrollo de la agricultura. «Aunque el Nilo no discurre por Dakhleh, sus habitantes creían que el agua y la vida procedían de sus manantiales. Sin embargo, hay que tener en cuenta que se trataba de una comunidad cristiana transicional y que también reconocían y respetaban las prohibiciones del cristianismo primitivo, como por ejemplo abstenerse de mantener relaciones sexuales durante el Adviento y la Cuaresma», puntualiza. 
El cementerio de Kellis 2 no sólo pone de manifiesto las prácticas reproductivas en el Antiguo Egipto, sino que demuestra la forma en que las primeras comunidades cristianas se adaptaron a las antiguas creencias.

miércoles, 12 de junio de 2013

El tesoro en la Gran Pirámide aguarda su descubrimiento

great-pyramid-giza
El famoso y, a veces polémico, egiptólogo está libre de cargos legales, es libre para viajar y poner en marcha una gira de conferencias alrededor de todo el mundo con el objetivo de conseguir turistas para Egipto, dijo a LiveScience en una entrevista.
Hawass también dijo que cree que hay algunos fantásticos descubrimientos que esperan a ser realizados, incluyendo más tumbas en el Valle de los Reyes y una cámara funeraria secreta que contiene un tesoro, el cual estima está dentro de la gran pirámide construida por el faraón Khufu (también conocido como Keops).
Es un cambio de tendencia para el arqueólogo, quien, solo hace unos meses, estaba bajo investigación judicial y con la prohibición de viajar fuera de Egipto. En aquellos momentos hubo una serie de acusaciones relacionadas con su mandato como jefe de antigüedades de Egipto en el anterior gobierno de Hosni Mubarak. Estas acusaciones aducían que había dado permisos para que viajaran ilegalmente antigüedades fuera del país, el derroche de recursos públicos y el uso de su posición de modo inadecuado para ayudar a una organización benéfica dirigida por Suzanne Mubarak (la esposa del depuesto Hosni Mubarak). Tenía prohibido viajar fuera de Egipto mientras se le estuviera investigando.
Hawass fue jefe del Consejo Supremo de Antigüedades durante casi 10 años y se convirtió en Primer Ministro de Antigüedades de Egipto cerca del fin del régimen de Mubarak. Una revolución logró derrocar a Mubarak en febrero de 2011 y Hawass fue destituido de su cargo unos meses más tarde. “Todas las acusaciones en mi contra fueron retiradas, eran completamente falsas, y esa es la razón de que todo haya terminado, pueda viajar y hacer cualquier cosa”, dijo a LiveScience en una entrevista después de una conferencia celebrada el pasado lunes en el Museo Real de Ontario.
La gran galería donde se celebró la conferencia estaba rebosar, con una lista de espera para entrar inmensa. La directora del museo, Janet Carding, dijo que el embajador de Egipto en Canadá, Wael Aboul-Magd, ayudó a Hawass a moverse por Toronto y estuvo presente en la conferencia.
Hawass dijo que Toronto es sólo el comienzo. Irá también a Montreal y será el lanzamiento de una gira mundial.
“Estaré viajando por el mundo entero. Voy a ir a Brasil, a la Argentina a finales de mes, y luego a Australia y Nueva Zelanda, a todas partes, con el fin de promover el turismo hacia Egipto, porque creo que soy el único que realmente puede hacer volver a los turistas a la tierra de los faraones”, dijo a LiveScience.
El turismo se desplomó después de la revolución de Egipto, dando como resultado una fuerte bajada de la venta de entradas en los sitios arqueológicos, una situación que provoca que el Ministerio de Antigüedades ande escaso de recursos.
“No tenemos nada de dinero para excavaciones o conservación”, dijo a la audiencia.

Una cámara oculta en el interior de la Gran Pirámide
En la entrevista, y en su conferencia, Hawass indicó que está entusiasmado con el trabajo que un robot ha estado realizando en las últimas dos décadas en la Gran Pirámide (izquierda). Una cámara en la pirámide, llamada “Cámara de la Reina” (aunque no hay pruebas de que se haya usado para enterrar a una reina), contiene dos conductos que se dirigen hacia hacia arriba de la pirámide, si bien no salen fuera.
El robot ha estado en estos conductos y hallaron que en ambos existen puertas con manijas de cobre. Cuando el robot perforó a través de una de las puertas (izquierda), se encontraron con una pequeña cámara y con lo que podría ser una puerta sellada detrás de ella (derecha).
En última instancia, estos conductos pueden estar señalando el camino hacia la cámara mortuoria secreta donde fue enterrado Khufu (Keops), dijo Hawass. Mientras que la pirámide ya tiene tres cámaras conocidas (una de las cuales contiene un sarcófago), Hawass precisó que el verdadero lugar del entierro del faraón todavía no ha sido encontrado.
“Realmente, creo que la cámara funeraria de Keops aún no está descubierta y las otras tres cámaras fueron construidas sólo para engañar a los ladrones, por lo que los tesoros de Keops aún están ocultos en el interior de la Gran Pirámide; estas tres puertas podrían ser la clave para abrir dicha cámara funeraria”, dijo en la entrevista.
“No hay ninguna pirámide, de las 123 que hay en Egipto, que tenga este tipo de puertas con manijas de cobre”, agregó. “Ciertamente, creo que están ocultando algo”.

Otra era para la arqueología
Hawass también está muy entusiasmado con la búsqueda de nuevas tumbas en el Valle de los Reyes. En la última década dos nuevas tumbas, la KV 63 y la KV 64, han sido excavadas, y Hawass dijo a LiveScience, y al público de Toronto, que cree que hay muchas más que serán encontradas.
“La tumba de Tutmosis II no se ha encontrado todavía, y tampoco la tumba de Ramsés VIII. Todas las reinas de la dinastía XVIII (1550-1292 a.C.) fueron enterradas en el valle y sus tumbas no han sido halladas aún”, dijo en su conferencia. “Esta podría ser otra era para la arqueología”, añadió en la entrevista.
Encontrar estas tumbas planteará un desafío. Las pruebas de radar, de penetración terrestre, llevadas a cabo mientras Hawass fue jefe de antigüedades tuvieron dificultades para localizar dichas tumbas, por lo que cree que el radar no será eficaz en la búsqueda de las mismas.

Los faraones eran enterrados con sus cerebros
Si se encuentran a estos faraones, también se pueden encontrar sus cerebros. Hawass y la Dra. Sahar Saleem , de la Universidad de El Cairo, vieron tomografías computarizadas de doce momias reales que datan de entre 1493 a 1156 a.C.
Con base a sus hallazgos, detallados en la American Journal of Roentgenology, Hawass no cree que los egipcios eliminaran los cerebros de sus faraones muertos. “Todas estas ideas sobre la eliminación de cerebros provienen de Herodoto”, dijo refiriéndose al historiador griego que vivió hace más de 2.400 años. “Fue un error”.
Hawass señaló que “el cerebro de Tutankamón fue desecado, pero todavía está allí”.

¿Retornar como ministro de antigüedades?
Después de un reciente artículo en la revista Smithsonian, se especuló con que Hawass podría estar tramando su regreso como Ministro de Antigüedades.
En la entrevista a LiveScience, él vierte agua fría sobre esta idea, diciendo que no le gusta en absoluto. “Volver a ser un ministro no me gusta”, dijo.
“Yo sólo me pongo traje y corbata cuando vengo a dar una conferencia, pero durante toda mi vida he llevado pantalones vaqueros”, dijo Hawass, quien agregó que no estaba de acuerdo con la decisión de hacer un cargo de antigüedades a nivel de gabinete ministerial y que odia las reuniones obligatorias de un ministro en el mismo. “No puedo soportar estar en el gabinete escuchando durante nueve horas tonterías”.
En términos de un futuro papel en el Ministerio de Antigüedades de Egipto, Hawass dijo que planea esperar un año o dos hasta que la situación mejore. “En un año o dos, después de que todo se haya relajado, me gustaría continuar construyendo los 24 museos que están en marcha”, dijo. Él también desea ayudar a capacitar a jóvenes arqueólogos y colaborar en la repatriación de los artefactos egipcios que ahora están en el extranjero.
“Todo esto tengo que continuarlo”, subrayó. “Espero que sea capaz de hacerlo”.

Cursos sobre Egipto Centro Elba (Madrid)

P5180751
JORNADAS DE EGIPTOLOGÍA: “Tumbas, Momias y Faraones”, por Laura Di Nóbile y Mercedes González
Fechas 29 y 30 de junio
CURSOS DE VERANO:

“Abusir. Una necrópolis real desconocida”, Por Laura Di Nóbile Carlucci
Fechas: del 1 al 5 de Julio