viernes, 10 de mayo de 2013

Más saqueos en las pirámides de Dashur


Más saqueos en las pirámides de Dashur9 mayo 2013
Una arqueólogoa egipcia denuncia que los saqueadores están trabajando en torno a la Pirámide Negra de Amenemhat III y la Pirámide Romboidal de Esnefru. El egiptólogo José Miguel Parra comenta el caso

Si hace unas semanas hablaba de los saqueos de Dashur y de lo poco concienciados que están los egipcios con respecto a su patrimonio (la verdad, no es algo que se les pueda reprochar, en muchos casos lo único que intentan es alimentar a sus familias), hoy voy a hacerlo de la respuesta a los mismos. Sin duda no es gran cosa, pero como pequeño acto simbólico es significativo.
El lunes 30 de abril un grupo que alcanzó el centenar de personas, entre habitantes de los poblados cercanos y arqueólogos egipcios que intentan proteger su valioso patrimonio, se reunieron junto a las pirámides de Dashur para hacer ver al mundo que en su país hay gente concienciada con respecto al saqueo. Monica Hanna, una arqueóloga egipcia que trabajó en la zona y lleva denunciando el saqueo desde que este diera comienzo, comentó a los periodistas allí reunidos que:
 ”Los saqueadores están trabajando en torno a la Pirámide Negra [Amenemhat III (Reino Medio)] y la Pirámide Romboidal [Esnefru (Reino Antiguo)] todos los días y todas las noches. Cuando llega la noche incluso utilizan bulldozers. Excavan zonas tan amplias que en las imágenes por satélite se puede ver claramente dónde están trabajando.
En las pirámides hay un par de guardias, pero los sobrepasan en número. Tiene pistolas de 9mm, los saqueadores ametralladoras. Las gentes del poblado han construido un nuevo cementerio cerca de la Pirámide Romboidal. Algunos lo están haciendo de verdad para enterrar a sus familiares, porque el viejo cementerio está lleno, pero también he visto a saqueadores trabajando allí.
En torno a estas pirámides nunca se ha realizado una excavación científica propiamente dicha, básicamente es territorio virgen. El terreno está repleto de objetos del Reino Medio. Durante años ha habido saqueos a pequeña escala; pero desde la revolución se ha convertido en algo a gran escala. Mucha gente ha perdido su trabajo y sueñan con volverse ricos de golpe desenterrando un tesoro, y con el vacío de seguridad que existe ahora mismo en Egipto los saqueadores tienen la tranquilidad de que no los van a coger.
De mis conversaciones con la gente del poblado he sacado en claro que los saqueadores —que son tanto locales como venidos de otras ciudades— ya han encontrado bastantes tumbas pozo, estatuas y amuletos. Los venden a grupos mafiosos más grandes, que luego los sacan de contrabando del país.
El problema no es único de Dashur. El saqueo de los yacimientos arqueológicos se ha convertido en endémico en todo Egipto. Los arqueólogos y los residentes concienciados están haciendo todo lo que pueden para presionar al gobierno y que haga algo. Personalmente, creo que más allá de incrementar la seguridad, crear más museos pequeños ayudaría mucho a llevar a algunos turistas a los poblados que no se encuentran en el mapa turístico”.
Por su parte, Ahmed Ezzat, que vive en el poblado de Dashur y ayudó a organizar la manifestación, comenta que: “He hablado con saqueadores en los cafés de la zona. No esconden lo que están haciendo. Algunos me dicen que han encontrado estatuas de basalto. Un hombre me dijo que tras excavar durante dos meses sin encontrar nada lo ha dejado. Lo que es indudable es que ninguno comprende el verdadero valor de esos objetos. Ni siquiera saben a qué dinastía pertenecen. No son personas con estudios. No ven las pirámides como parte de su herencia como egipcios, las ven como propiedad del gobierno y, como se sienten abandonados por el gobierno actual, creen que lo que hacen está completamente justificado”.
Y, básicamente, ese es el problema. Los egipcios saben desde siempre que las tumbas contienen riqueza, de modo que en época de crisis como la actual, sintiéndose abandonados por un gobierno que no puede y no quiere educarlos para que comprendan el valor de su patrimonio, se lanzan a buscarla. No es una situación nueva.
Los saqueos de tumbas son en Egipto un trabajo a tiempo parcial que lleva realizándose más de cinco mil años. Un detalle descubierto por W. M. F. Petrie, a finales del siglo XIX, cuando se encontró con que bastantes de las tumbas predinásticas que estaba excavando habían sido saqueadas y desprovistas de su ajuar funerario apenas unas horas o días de haberse enterrado el cuerpo que contenían. ¿Cómo lo supo?, pues porque las tumbas saqueadas estaban intactan y con estratos de cinco mil años de antigüedad cubriéndolas, pero justo en el lugar donde se habría encontrado el ajuar alguien hizo un agujero y se lo llevó sin destruir nada más.
José Miguel PARRA

No hay comentarios :