viernes, 31 de mayo de 2013

El primer caso de abuso de menores se ha documentado en Egipto

Un niño de dos a tres años de edad perteneciente al periodo romano-cristiano encontrado en el cementerio Dakhleh Oasis, en Egipto, muestra el primer caso de abuso de menores documentado en el registro arqueológico.
Este lugar ha sido testigo de la ocupación humana continuada desde el Neolítico, por lo que se encuentra en el punto de mira de varias investigaciones arqueológicas. Por otra parte, el oasis es un lugar que permite a los científicos obtener datos únicos sobre el origen del cristianismo en Egipto.
niño egipcio
Cuando los investigadores se encontraron con el niño maltratado, “Entierro 519” en el cementerio Kellis 2, nada parecía en un principio fuera de lo normal. Pero cuando se llevó a cabo un cepillado de la arena se encontraron fracturas en los brazos del niño a las que posteriormente siguió una fractura en la clavícula. A pesar de haber encontrado otros niños con fracturas, las de este caso en particular no eran normales.
Los investigadores decidieron llevar a cabo una serie de pruebas sobre el entierro 519 y encontraron un numero de fracturas muy elevado en el húmero, costillas, pelvis y espalda. Considerando que no hay una única fractura en particular el diagnostico ha sido de abuso de menores. Las lesiones se encontraban en diferentes etapas de curación lo que indicaban que eran traumas no accidentales repetidos.
Una de las fracturas más interesantes se encuentra en el mismo lugar a ambos brazos y sugiere que el niño fue sujetado con fuerza por ambos lados y sacudido con violencia. Unas lesiones pudieron ser causadas por la sacudida pero otras se muestran como golpes directos. Los arqueólogos no están seguros de lo que finalmente mato al niño.
Quizá no se ha prestado mucha atención a los niños en creencia de que estos no nos podían decir mucho sobre nuestro pasado y por ello sea un caso único en el registro arqueológico. Algunos casos ya se habían encontrado durante la época medieval o posterior. La singularidad del caso apoya la creencia general de que los niños eran una parte valiosa en la sociedad egipcia.

miércoles, 29 de mayo de 2013

Un equipo de arqueólogos reconstruirá un antiguo carro egipcio

El hallazgo reciente de unos 300 fragmentos de cuero coloreado, que revestían un antiguo carro de combate egipcio, facilitará el trabajo de los egiptólogos.














Los antiguos egipcios construyeron y utilizaron carros ligeros tirados por caballos. En primer lugar, alrededor del año 1650 a.C., con fines bélicos, y posteriormente como medio de transporte y posiblemente para el transporte de mercancías. Primero emplearon caballos y más adelante, alrededor de 1400 o 1350 a.C., también utilizaron mulos y burdéganos, que son más pequeños que los mulos. Los antiguos carros de guerra aparecen representados en numerosas pinturas murales egipcias. Un bajorrelieve del templo de Abu Simbel, por ejemplo, representa a Ramsés II en la batalla de Qadesh, tensando un arco y a punto de disparar una flecha, montado en un carro de guerra tirado por dos impetuosos caballos ricamente engalanados. Sin embargo, debido a la naturaleza orgánica de los elementos, no se ha descubierto ningún carro de guerra egipcio en buen estado. En el Museo Egipcio de Florencia se exhibe un carro de guerra egipcio reconstruido, aunque sólo se conserva la estructura. 
En 2008, la arqueóloga Salima Ikram, profesora de egiptología en laUniversidad Americana en El Cairo, que recientemente excavó las catacumbas de perros en la necrópolis de Saqqara, y el holandés Andre Veldmeijer, jefe de la sección de egiptología en el Instituto Flamenco-holandés en El Cairo, emprendieron el llamado Proyecto de Marroquinería del Antiguo Egipto (AELP). «Tanto Andre como yo estábamos interesados en las tecnologías que utilizaban los antiguos egipcios para producir artículos de cuero. También queríamos conocer la gama de artículos que producían y los diferentes animales que utilizaban para producir estas pieles», explica Salima Ikram aHistoria National Geographic. Los investigadores conocían la existencia de artículos de cuero, sobre todo calzado, en la tumba de Yuya y Tjuiu, que había permanecido intacto a lo largo de los siglos, pero era uno de los pocos ejemplos. 
«Estábamos investigando el antiguo cuero egipcio y encontramos una referencia y una imagen en blanco y negro en una publicación titulada Estudios en tecnología antigua, del historiador holandés Robert Jacobus Forbes, que hablaba de antiguos elementos y arneses de caballos que supuestamente se conservaban intactos en el Museo Egipcio de El Cairo. Estábamos muy emocionados...», comenta Salima Ikram. Los egiptólogos se pusieron en contacto con el conservador del museo, que fue en busca de los objetos. «Cuando vimos los recipientes no nos lo podíamos creer... Varios recipientes llenos de cuero rojo, verde y beige. Tras una investigación más profunda quedó claro que no formaban parte únicamente de los arneses, sino de toda la cubierta de un carro», añade. 
Ikram y Veldmeijer disponen ahora de unos 300 fragmentos de cuero que formban parte de un carro de combate y que probablemente datan del Imperio Nuevo. Los egipcios utilizaban el cuero para revestir los carros de combate por su ligereza y maniobrabilidad, además servían para proteger al conductor. 
«Nos hemos propuesto trabajar el cuero de la misma forma en que lo hacían los antiguos egipcios, queremos procesarlo y colorearlo de modo que el año que viene podamos reconstruir un antiguo carro egipcio. Trabajar la madera también será complicado. Existen réplicas de carros egipcios, pero ninguna ha sido construida utilizando la tecnología antigua. Será muy emocionante, muy exigente y muy frustrante en ocasiones, pero esperamos aprender mucho sobre el antiguo cuero egipcio y la fabricación de carros», expresa Salima Ikram.

Borrado el grafiti de un adolescente chino en el templo de Luxor

"Ding Jinhao estuvo aquí" La gamberrada en una de los lugares más admirados de Egipto fue descubierta por otro turista.

"Ding Jinhao estuvo allí". Pero ya no queda su huella. Del mensaje que un adolescente chino de 15 años dejó escrito con una piedra en una de las paredes del templo de Luxor ya ha desaparecido todo trazo gracias a la rápida labor de los restauradores. Queda, sin embargo, el gesto con el que el joven dañó uno de los lugares más visitados y admirados del país norteafricano, que data de hace 3.500 años.

Los restauradores utilizaron un líquido especial para borrar el grafiti, descubierto por otro turista chino que lo publicó en su blog para denunciar esta gamberrada. "Me siento avergonzado, fue mi momento más infeliz en Egipto", escribió el compatriota del adolescente.

Después de que varios internautas descubrieran la identidad del joven grafitero, sus padres, que viven en la provincia de Jiangsu, pidieron perdón por el comportamiento del hijo. "Queremos pedir disculpas al pueblo egipcio y a las personas que han prestado atención a este caso en toda China. Ding se ha dado cuenta de la gravedad de su conducta", han explicado en un comunicado.

 -FUENTE: elpais.com

lunes, 27 de mayo de 2013

La primera capital de Egipto: Menfis

Situada en el norte del país y fundada por Narmer, el primer faraón de Egipto, Menfis fue durante sus tres mil años de historia un importante centro político y religioso, sede del gran templo del dios Ptah y lugar de coronación de los faraones










Durante el Imperio Nuevo, en torno al año 1200 a.C., una mujer que acababa de llegar a Menfis escribió una carta a una amiga de Tebas para contarle sus impresiones de la ciudad: «He llegado a Menfis y la he encontrado en espléndidas condiciones. […] La vieja Menfis ya no existe, se ha rejuvenecido, al cambiar su aspecto se ha convertido en la señora del norte de Egipto». Este documento es prueba del prestigio que seguía teniendo entre los egipcios la ciudad, situada unos treinta kilómetros al sur de El Cairo. Rodeada por un muro blanco, con un palacio real y un importante templo, Menfis fue la capital política de Egipto desde la unificación del país hasta el Primer Período Intermedio (3100- 2040 a.C.). Luego otras ciudades asumirían la condición de capital política, pero Menfis jamás perdió su importancia como centro administrativo, económico y religioso. Sin embargo, de esa espléndida ciudad no queda hoy día apenas rastro. Con el tiempo sus palacios, casas, calles, talleres y puertos han quedado enterrados bajo la moderna localidad egipcia de Mit Rahina, y hoy son pocos los restos recuperados que permiten vislumbrar el esplendor que tuvo la gran capital del Egipto faraónico.
Según la tradición, Menfis fue fundada en el año 3100 a.C. por Narmer, a quien se considera el primer faraón de Egipto. La elección del emplazamiento no fue casual: Menfis se alzaba en el vértice del Delta, en la «mitad de las Dos Tierras», equilibrando el sur y el norte del país, el Alto y el Bajo Egipto, algo que confería a la ciudad un fuerte valor simbólico, además de constituir una perfecta posición estratégica. Su nombre egipcio era Ineb-hedy , «el Muro Blanco», debido al muro sagrado y ritual que la rodeaba, y tal vez también por el aspecto de residencia fortificada que reflejaba. No fue hasta finales del Imperio Antiguo cuando la ciudad empezó a ser conocida también con el célebre y definitivo nombre de Men-nefer , «Estable y Hermoso», de donde procede Menfis. En realidad, Men-nefer era el nombre de la ciudad situada junto a la pirámide de Pepi I (segundo faraón de la dinastía VI), en Saqqara, donde residían los sacerdotes y el personal administrativo encargados de su culto funerario. Debido a su proximidad con la capital acabó dándole su nombre.
Cuando Narmer concluyó la construcción de su nueva capital fue coronado en Menfis como faraón del Egipto unificado. Desde entonces, y a lo largo de más de tres mil años, todos los faraones fueron coronados allí. La ciudad debía estar siempre preparada para esta importante ceremonia que recibía el nombre de «Unión de las Dos Tierras; Circuito de las Murallas Blancas». El acto final de la coronación tenía lugar en el último de los cinco días que duraban las solemnidades celebradas en Menfis. En dicho evento, el nuevo rey entronizado era investido con las insignias del poder faraónico –la doble corona, el cayado y el báculo– y luego debía realizar algún tipo de sacrificio para el dios de la ciudad, Ptah, ya que esta divinidad era la dueña del territorio.

El esplendor de Menfis

La escasez de restos arqueológicos no permite, por el momento, determinar cuál fue el aspecto de la ciudad de Menfis. Tampoco se puede hacer un cálculo exacto de su densidad de población, ni conocer las características de sus barrios o la organización de sus actividades productivas y artesanales. Esto se debe, en parte, a que el material básico utilizado para las construcciones –también el más económico, práctico y asequible– fue el adobe. A pesar de ello, lo que es seguro es que la planta de la ciudad fue compleja, ya que Menfis, por su condición de capital, tuvo que ser una ciudad extensa y densamente poblada. En el interior de los muros se hallaba el palacio real, que estaba policromado con colores brillantes y adornado con pórticos y columnas, jardines repletos de flores, árboles frutales y estanques artificiales. No muy lejos se encontraban los edificios administrativos. Las casas de los barrios populares, probablemente de más de una planta, se alineaban a lo largo de estrechas e irregulares callejuelas. Otros barrios de la ciudad habrían sido sede de los templos, auténticas moradas de los dioses, que solían estar construidos con bloques de piedra. En el interior de estos espacios sagrados estaban las casas de los sacerdotes, archivos, bibliotecas, almacenes y talleres.
Los reyes unificadores de Egipto, una vez establecidos en Menfis, construyeron cerca de la capital una nueva necrópolis. De hecho, la grandeza e importancia que llegó a alcanzar Menfis a lo largo de toda la historia dinástica de Egipto se refleja en las numerosas necrópolis reales que se extienden a lo largo de más de treinta kilómetros en el desierto. Entre estos cementerios utilizados por los faraones de las dinastías III a la VI cabe mencionar los de Abu-Roash, Zawyet el-Aryan, Abusir y Dashur. La necrópolis de Saqqara acoge la célebre pirámide escalonada de Djoser, de la dinastía III, y más al norte se encuentra el complejo de Gizeh, donde se yerguen las imponentes pirámides de los faraones de la dinastía IV, gigantescas construcciones que se elevan hacia el cielo. Además, estas necrópolis menfitas albergan una gran variedad de sepulcros de nobles y altos funcionarios: desde mastabas y tumbas rupestres del Imperio Antiguo ricamente decoradas con exquisitas escenas de vida cotidiana, de caza y pesca, y de fauna y flora locales, pasando por las tumbas de altos oficiales del Imperio Nuevo y épocas posteriores, hasta catacumbas subterráneas destinadas a albergar centenares de momias de animales como halcones, gatos, perros, ibis…

Ptah, el dios de la ciudad

El dios principal y protector de la ciudad era Ptah. Esta divinidad se representa como un hombre de pie, que viste un sudario liso y va tocado con un ajustado bonete de artesano en la cabeza. Lleva barba postiza, tiene la tez de color azul y sostiene en sus manos un cetro donde se combinaban el pilar djed , el cetro was y el ankh , símbolos de estabilidad, poder y vida. También lleva un collar ancho y pesado con un imponente contrapeso colgando por la espalda. Su esposa, la poderosa Sekhmet, es la violenta e intransigente diosa con cabeza de leona que va tocada con el disco solar; colérica y feroz, estuvo casi a punto de destruir y extinguir a la humanidad al castigar la rebelión de los humanos contra su padre Re, el dios Sol. El hijo de Ptah y Sekhmet es Nefertum, la personificación de la flor de loto y de su perfume. Los tres formaban la tríada menfita.
Los sacerdotes de Menfis consideraron que Ptah era un dios cosmogónico, demiurgo y creador, que escuchaba las oraciones y peticiones de sus fieles. En reconocimiento a ello, algunas de las estelas que se le dedicaban aparecen decoradas con unas grandes orejas talladas, para facilitar que el dios escuchara. En Menfis se encontraba, asimismo, el mayor templo de Ptah del país. Este santuario llegó a ser uno de los templos más frecuentados, populosos y renombrados de Egipto, y, podríamos decir, del mundo entero. Este complejo menfita era conocido con el nombre de Hut-ka-Ptah , «La morada del ka de Ptah». De ahí procede precisamente la palabra griega Aigyptos, Egipto, término con el que se acabó designando a todo el país del Nilo.
El mito de la creación del mundo por el dios Ptah se conserva en un texto grabado en una losa de piedra de tiempos del rey Shabaka, de la dinastía XXV. Aunque se trate de una copia tardía, la Piedra de Shabaka recoge un texto de origen muy antiguo. Según la teología menfita, en un principio nada existía, excepto las profundas, frías e inmóviles aguas del Nun, el océano primigenio. Nada se movía en aquel oscuro silencio. No había tierra ni cielo. Tampoco dioses, personas o luz. De forma inexplicable, emergió de entre las aguas una Colina Primordial, el Benben. Sobre ella apareció Ptah y empezó el proceso de la creación.
Según este importante relato sobre Ptah y las doctrinas asociadas a él, el dios se habría engendrado a sí mismo y habría creado el universo a través del Verbo, de lo que los egipcios llaman la Palabra Imperativa. Precisamente, se dice de Ptah: «El Antiquísimo, aquel que ha dado vida a todos los dioses y a sus ka; Ptah, llamado “el autor de todo”, aquel que ha hecho que los dioses existan». Este hacedor supremo también creó la luz, los seres humanos, los oficios, las ciudades y el movimiento. Para realizar dicho proceso, Ptah crea sirviéndose de dos órganos de su cuerpo: el corazón, que para los egipcios era la sede de la conciencia y de la memoria, y la lengua, para pronunciar la orden pensada con el corazón. Así, Ptah fue capaz de planear la creación con el corazón y luego de pronunciarla haciendo uso de su lengua. Según el mito, Ptah quedó satisfecho después de crear todas las cosas.
A partir del Primer Período Intermedio (2173-2040 a.C.) Menfis perdió su condición de capital política de Egipto, pero continuó siendo la capital del nomo, o provincia, número 1 del Bajo Egipto y nunca dejó de ser un centro administrativo del Estado faraónico. Su importancia simbólica para la realeza egipcia y su carácter sagrado hicieron que la ciudad mantuviera su esplendor a lo largo de toda su historia.

La segunda edad de oro

Las fuentes escritas y los hallazgos arqueológicos revelan que Menfis siguió siendo uno de los núcleos sociopolíticos más grandes e importantes del país, y los faraones, aunque ya no vivían allí, mantuvieron sus palacios y edificios administrativos para acoger a la corte durante largos períodos, de manera que su relevancia y magnificencia perduraron. Habitada por una sociedad activa y altamente cosmopolita, Menfis experimentó, sobre todo a partir del Imperio Nuevo (1552-1069 a.C), un importante crecimiento económico gracias a la creación de un puerto que permitió una actividad comercial incesante. La estructura urbana de la ciudad sufrió con el tiempo numerosos cambios e incalculables ampliaciones y destrucciones, y también fue objeto de alguna restauración y mejora, sobre todo durante la dinastía XIX, bajo el reinado del gran faraón Ramsés II. Este monarca volvió a hacer de Menfis la capital del país por un breve período de tiempo, antes de trasladar definitivamente su corte a la nueva ciudad de Pi-Ramsés, en el Delta. En cualquier caso, la ciudad del Muro Blanco mantuvo toda su aura de prestigio hasta la fundación de Alejandría, en el año 331 a.C. A partir de entonces cayó paulatinamente en el olvido hasta quedar abandonada definitivamente a partir del siglo VII d.C., con la conquista islámica de Egipto.

Para saber más

El antiguo Egipto. Anatomía de una civilización. Barry J. Kemp. Crítica, Barcelona, 1992.
La hija de los faraones / El sacerdote de Ptah. Emilio Salgari. El Cobre, Barcelona, 2005.
National Geographic


Cazan por redes sociales a un adolescente chino que hizo una pintada en Luxor



La publicación en las redes sociales chinas de una imagen con una pintada en mandarín en una de las paredes del célebre templo egipcio de Luxor ha causado la ira de los internautas del país asiático y desató una “caza y captura” virtual de su autor, un adolescente chino cuya familia ha tenido que pedir disculpas.
Según relatan hoy muchos medios de comunicación chinos, la pintada en Luxor, un templo con 3.500 años de historia, se ha difundido ampliamente en las redes chinas, con decenas de miles de “tuiteos”, y culminó una “caza en la red” contra su autor, Ding Jinhao, de 15 años, especialmente en el pasado fin de semana.
El adolescente escribió, al parecer con una piedra, “Ding Jinhao estuvo aquí” sobre uno de los relieves del templo, durante un viaje a Egipto con sus padres, con los que vive en la ciudad oriental china de Nankín. Los internautas chinos han mostrado su rabia por el comportamiento de Ding, alegando que da muy mala imagen a los turistas chinos -acusados con frecuencia, dentro y fuera del país, de poco educados-, y publicaron a modo de denuncia varios datos personales del adolescente.
Entre ellos la escuela en la que estudia, cuya web ha sido atacada por piratas informáticos, quienes colocaron en lugar de la portada un mensaje en el que se podía leer, una vez más, “Ding Jinhao estuvo aquí”. Las críticas a Ding han llevado a su familia a pedir perdón públicamente, en una entrevista a un diario local, por la gamberrada de su hijo, quien, aseguraron, hizo esa pintada hace años, cuando era un niño, aunque el hecho no se haya conocido hasta ahora.
Los progenitores aseguraron que su hijo ha quedado conmocionado por las críticas y la atención mediática, y “se pasó la noche del viernes llorando”. Las “cazas virtuales” de personas cuya conducta causa escándalos de lo más variado (desde maltratadores de animales hasta causantes de accidentes que se dan a la fuga o líderes corruptos locales) son un fenómeno muy habitual entre la comunidad internauta china, que con más de 500 millones de miembros es la mayor del mundo y una de las más activas.
vía Luxor.

Docufilia – Salvar la pirámide más antigua de Egipto

A.Lobo Egipto 2008 1025
Interesante documental sobre las restauraciones que se llevan a cabo en la pirámide de Dyeser en Saqqara.
A 30 km. al sur de El Cairo, en Sakkara, se encuentra la pirámide más antigua de Egipto. Construida hace 4600 años por el arquitecto Imhotep para el faraón Zoser, es el prototipo de todas las pirámides de Egipto. Ahora un equipo de ingenieros y arqueólogos lleva cinco años intentando restaurarla.

Una réplica del templo de Abu Simbel recorrerá España


El artesano egipcio Hany Mostafa ha empleado cinco años para construir una réplica casi exacta del célebre templo, instalado en Jerez de la Frontera y que visitará otras ciudades españolas.

El Museo Abu Simbel, una réplica del gran templo egipcio de Abu Simbel que ha sido creada por el artesano egipcio Hany Mostafa, se podrá visitar en Jerez de la Frontera (Cádiz) desde el 24 de mayo hasta el 14 de julio de 2013. La réplica del templo, que ya ha sido expuesta en Portugal entre agosto de 2012 y febrero de 2013, ha sido instalada en el céntrico Parque del Retiro. Posteriormente viajará por diferentes ciudades españolas, entre ellas Málaga, Sevilla, Valencia, Madrid y Barcelona, y seguirá su recorrido por el resto de Europa. 
Abu Simbel fue el majestuoso templo que erigió Ramsés II en la lejana región de Nubia, al sur de Egipto, para mostrar su grandeza. La construcción se inició alrededor del año 1284 a.C. y se prolongó durante unos 20 años. El faraón se representó a sí mismo como una divinidad para asegurarse la obediencia de los nubios, ya que pensó que no se atreverían a enfrentarse a un dios. También se mostró como un guerrero que derrotaba a los enemigos del país del Nilo. El muro norte del templo relata la batalla de Qadesh, la más famosa del reinado de Ramsés II, contra los asiáticos hititas.  
Hany Mostafa se ha dedicado profesionalmente a la industria metalúrgica, pero siempre ha sentido una veneración especial por los templos de sus antepasados y por toda la herencia de la antigua civilización egipcia. Su apego por el arte manual y la búsqueda de la belleza arquitectónica, escultórica y pictórica le ha llevado a crear una réplica del templo de Abu Simbel, tras visitar el original en numerosas ocasiones. En 2011, tras cinco años de intenso trabajo junto a ocho artesanos, finalizó su obra y viajó por las diferentes capitales europeas con el fin de dar a conocer su trabajo y planificar una muestra itinerante, que también incluye danzas y bailes tradicionales, un mercado artesanal de productos de Egipto y degustaciones de la gastronomía típica de este país.
La fachada de esta réplica reproduce con exactitud la célebre fachada del templo original, con sus cuatro estatuas monumentales que representan a Ramsés II, una de las cuales, la de la izquierda, se partió durante un terremoto y sólo quedó intacta su parte inferior. El museo Abu Simbel consta de cuatro salas: la fachada, que es la sala A; la gran sala hipóstila o sala B; la segunda sala hipóstila o sala C, y el santuario o sala D. Las pinturas más importantes han tardado casi seis meses en realizarse. El diseño, las esculturas, las imágenes y los tamaños son muy semejantes a los del templo original de Abu Simbel. 

-FUENTE: Historia National Geographic | nationalgeographic.com.es

sábado, 25 de mayo de 2013

Cementerio ilegal desaparece muertos en pirámides de Dahshur


Foto: Archivo
En las proximidades de las primigenias pirámides de Dahshur, hay ciertas tumbas destinadas a desaparecer antes de acoger a los muertos. Son las del cementerio ilegal que desde hace meses ocupa la tierra de los antiguos faraones.
Una sucesión de muros y nichos desnudos rompe el paisaje desértico que lleva hasta la llamada Pirámide Roja, construida por el faraón Snefru, fundador de la IV dinastía y padre de Keops, que reinó hace unos 4.600 años.
Más alejada y menos conocida que las de Guiza, la primera pirámide del mundo en tener sus lados triangulares había convivido con monumentos similares, una necrópolis real y demás restos arqueológicos, pero nunca estuvo tan cerca como ahora de un cementerio contemporáneo.
Con su patrulla, el jefe de la policía egipcia en las ruinas de Dahshur, Mohamed Sibai, supervisa la zona y niega cualquier problema con los lugareños a raíz del nuevo camposanto, extensión de uno antiguo que ya está abarrotado de sepulcros.
"Esperamos derribarlo en un par de semanas. Aquí se esconden restos arqueológicos, pero aún no se han autorizado excavaciones para sacarlos a la luz", apunta Sibai, con gesto relajado.
Más nerviosismo debieron sentir los policías que el pasado enero se enfrentaron a un gran número de hombres armados que, tras irrumpir de noche en el lugar, comenzaron a remover la tierra y levantar los primeros muros.
De esa forma, invadieron el sitio de Dahshur, que junto con otras pirámides históricas ubicadas a las afueras de El Cairo, forma parte del Patrimonio de la Humanidad.
Tal acción puso en alerta a la Unesco, cuya directora general, Irina Bokova, visitó en marzo el país árabe y no dudó en abordar con el entonces ministro egipcio de Antigüedades, Mohamed Ibrahim, la situación de Dahshur y otras ruinas amenazadas como las de Tel el Amarna, en el sur.
El Gobierno se comprometió a detener las obras ilegales y a conceder a los vecinos otro terreno que pueda albergar el nuevo cementerio sin que esto afecte al rico legado arqueológico.
"Las fuerzas de seguridad podían haber acabado con los muros antes, pero necesitaban el correspondiente permiso", asegura a Efe la arqueóloga y jefa de los inspectores de Dahshur, Wahiba Saleh.
La arqueóloga no ha parado de mover contactos para que las autoridades resolvieran la crisis cuanto antes.
En paralelo, grupos de ciudadanos han protagonizado protestas para pedir la protección del patrimonio "con amor y respeto", e incluso han recogido miles de firmas para salvar Dahshur.
Saleh lamenta que haya llegado casi a los pies de las pirámides el aumento de la inseguridad que vive el país desde la revolución que derrocó al presidente egipcio Hosni Mubarak en febrero de 2011.
Otro signo de preocupación es la reciente presencia de ladrones, algo inaudito en Dahshur antes de la revolución, señala la inspectora, que calcula en miles los objetos como tumbas y estatuas que han sido saqueados.
Los delincuentes han visto en Dahshur un diamante en bruto. La escasez de excavaciones y de presencia policial ha facilitado el trabajo de esos desconocidos que se desvían del canal, entre villas y palmeras, y rebuscan por las arenas del desierto codiciando cualquier pieza faraónica.
Antes de la Pirámide Roja, Snefru construyó en Dahshur otra pirámide de piedra conocida como "inclinada" o "romboidal", ya que sus lados están ligeramente curvados y representa la transición hacia las que guardan una forma piramidal perfecta.
Al lado hay una pirámide satélite, un templo funerario y el llamado Templo del Valle, dividido en varias salas.
Completan el sitio otras pirámides de los reyes Amenenhat II, Amenamhet III y Senwosret III, de la XII dinastía (1991-1786 a.C.); así como tumbas y mastabas dedicadas a reinas, miembros de la familia real y sacerdotes.
Entre tanto vestigio, el nuevo cementerio incomoda también a algunos habitantes de la zona. Karim Sayed, que acaba de visitar una tumba familiar en el viejo recinto, culpa a vecinos de otras localidades por supuestamente haber construido allí, fuera de los límites legales. "Las pirámides son patrimonio de todos", recuerda.

Descubierto un cementerio de 1.800 años de antigüedad en el Oasis de Dakhla

una de 1.800 años de antigüedad en el cementerio Oasis Dakhleh en Egipto
Antiguo cementerio de crédito: Foto cortesía Lana Williams Un equipo de investigadores, excavando un cementerio en el Oasis Dakhleh en Egipto, han descubierto los periodos punta de antiguas concepciones egipcias y nacimientos. El plazo máximo para la concepción fue en julio y agosto (cuando el clima era más caliente), y el período máximo de nacimientos fue en marzo y abril. Estos patrones pueden estar relacionadas con las creencias sobre las inundaciones del Nilo, que se inició en junio. En este caso, el entierro de un niño encontrado en el cementerio.
La temporada alta para el sexo del bebé de decisiones en el antiguo Egipto fue en julio y agosto, cuando el clima estaba en su punto más caliente.
Los investigadores hicieron el descubrimiento en un cementerio en el Oasis Dakhleh en Egipto cuyos entierros datan de alrededor de 1800 años. El oasis está situado a unos 450 millas (720 kilometros) al suroeste de El Cairo. Las personas enterradas en el cementerio vivían en la antigua ciudad de Kellis, con una población de al menos varios miles. Estas personas vivían en una época en que el Imperio Romano controlado Egipto, cuando el cristianismo se estaba extendiendo , sino también cuando tradicionales creencias religiosas egipcias estaban siendo fuerte.

Hasta ahora, los investigadores han descubierto 765 tumbas, incluyendo los restos de 124 individuos que datan de entre 18 semanas y 45 semanas después de la concepción.El excelente estado de conservación deja investigadores datan la antigüedad de los restos de la muerte. Los investigadores también pudieron localizar meses de la muerte, ya que las tumbas estaban orientados hacia el sol naciente, algo que cambia previsiblemente durante todo el año. 

Mamá y bebé

Madre e hijo.Credit: Photo courtesy Lana Williams

Una mujer adulta con un bebé enterrado junto a su pierna. La excelente conservación de los restos humanos en el lugar permitió a los investigadores determinar cuántas semanas de desarrollo juveniles eran cuando murieron.

Eroding graves

Credit: Photo courtesy Lana Williams
La erosión de las tumbas de los cementerios, los investigadores están estudiando se encuentra cerca de la antigua ciudad de Kellis. Los investigadores han descubierto 765 tumbas hasta ahora desde el sitio, incluyendo 124 niños que murieron entre 18 semanas y 45 semanas después de la concepción. Las tumbas de las personas que estaban orientados hacia el sol naciente, permitiendo a los investigadores dicen que los meses murieron. En esta fotografía de los restos de estructuras funerarias en la superficie se pueden ver. Ahora están muy erosionadas por el viento y el paso del tiempo.

Los resultados, junto con otra información, sugirieron la temporada alta para los nacimientos en el lugar fue en marzo y abril, y la temporada alta de concepciones fue en julio y agosto, cuando las temperaturas en la Dakhleh Oasis pueden llegar fácilmente a más de 100 grados Fahrenheit ( 40 grados Celsius).
El plazo máximo para la muerte de mujeres en edad fértil también en marzo y abril (reflejando exactamente los nacimientos), lo que indica que un número importante de mujeres muere en el parto.
Aunque se han hecho intentos en el pasado para reconstruir antiguos patrones de natalidad de Egipto con los registros del censo, los investigadores dicen que esta es la primera vez que estos patrones se han determinado observando entierros.
"Nunca nadie ha mirado con los propios individuos reales, los aspectos biológicos de la misma", dijo el investigador principal, Lana Williams, profesor de la Universidad de Florida Central, en una entrevista con LiveScience.
El equipo presentó su investigación recientemente en la reunión anual de la Sociedad para la Arqueología Americana en Honolulu.
Sexo en el verano
Concepción no pico en los meses de verano para otras culturas mediterráneas antiguas, Williams señaló, se cree que el calor que ha bajado la libido sexual y, posiblemente, el conteo de espermatozoides . 
En el antiguo Egipto, sin embargo, los nuevos resultados indican que en las concepciones Kellis aumentó en más de un 20 por ciento por encima del promedio anual del sitio.

Ruins of Kellis

Ruinas de Kellis Crédito: Photo by Roland Unger, CC Attribution Share-Alike 1.0 genérica. Aquí, las ruinas de Kellis, también conocido como el-Ismant Kharab, que se encuentra en el Oasis Dakhleh. En la antigüedad tenía una población de al menos varios miles. El sitio fue abandonado por razones desconocidas, alrededor del año 400.



Spreading Christianity

Difundir el cristianismo Crédito: Photo by Roland Unger, CC Attribution Share-Alike 1.0 genérico. El sitio del cementerio existente en un momento en que el cristianismo se estaba extendiendo en Egipto. Esta imagen muestra los restos de una gran iglesia. La difusión del cristianismo parece haber tenido un efecto en los ciclos de concepción y del nacimiento en el lugar. Concepción cayó a un 20 por ciento inferior a la media en enero, una vez cerca tanto de Adviento y Cuaresma, cuando se supone que los cristianos egipcios tempranos de abstenerse de tener relaciones sexuales.

Un verano bendición bebé de decisiones en el antiguo Egipto puede haber sido debido a las creencias tradicionales sobre la fertilidad y la inundación del Nilo. Las personas que vivían en el Oasis Dakhleh en la antigüedad creían que el río Nilo era la fuente de su agua y que la crecida del Nilo , que tiene lugar en el verano, fue clave para la fertilidad de sus tierras.
"A pesar de que se trataba de una comunidad cristiana, sabemos que todavía estaban practicando, o tener estas creencias sociales, la fertilidad estar en su nivel más alto en los meses de julio y agosto", dijo Williams. "Tenemos relieves de los templos locales que muestran este, la inundación anual del Nilo que se celebra en Dakhleh."
Agregó que la inundación anual del río Nilo era un acontecimiento fundamental en la historia egipcia. "Este fue un fuerte aspecto de las creencias sociales de la fertilidad", dijo."El Nilo es el regalo de Egipto - sin ella, no hay realmente ninguna manera de que esta civilización pudo haber sobrevivido a través de 3.000 años de historia."
Estos patrones de concepciones y nacimientos probablemente habrían seguido más atrás en la antigüedad y se produjo en otros sitios egipcios también, dijo Williams. De hecho, parece que también han seguido en tiempos relativamente modernos.
"Curiosamente, todo el camino hasta en los años 1920 y 1930, todavía vemos la maxima de nacimiento que tiene lugar en la misma temporada [alrededor de marzo y abril]", dijo Williams en lo que respecta a los registros de nacimiento de la Organización Mundial de la Salud que analizó rural Egipto.
Prohibiciones sexuales
Mientras que el verano era el momento privilegiado para hacer bebés antiguo Egipto, el periodo en torno a enero parece haber sido el punto más bajo, cuando la concepción se redujo un 20 por ciento inferior a la media anual del sitio. El dip bebé era probablemente debido a la nueva religión, el cristianismo, que en la antigüedad llamó a la prohibición de relaciones sexuales durante ciertos períodos, como en Adviento y Cuaresma.
Los textos antiguos indican que los cristianos egipcios tempranos eran, a ser posible, se supone que evitar las relaciones sexuales ", el sábado, el domingo, el miércoles y el viernes, en los 40 días de la Cuaresma y antes de las otras fiestas en las que podrían tomar la Eucaristía", escribe Peter Brown, profesor de clásicos en la Universidad de Princeton, en su libro "El Cuerpo y la Sociedad: Hombres, Mujeres y la renuncia sexual en el cristianismo primitivo" (Columbia University Press, 2008 edición).
Los habitantes de Kellis pueden no haber sido tan estrictas como los textos recomendados, pero la concepción cayó a su punto más bajo alrededor de enero, una vez cerca tanto de Adviento y Cuaresma, Williams señaló.
Anticonceptivos antiguas
Los patrones también sugieren algún tipo de anticonceptivos antiguos estaban en uso. [La Historia y Futuro de Control de la natalidad: 10 Anticonceptivos ]
"Si usted tiene esta gran parte de una concepción fuertemente modelada, tiene que haber alguna forma de anticoncepción que se estaba produciendo", dijo Williams, señalando que los antiguos textos médicos egipcios hablan de varios métodos que creían actuó para prevenir el embarazo .
Por ejemplo, las recetas de anticonceptivos del papiro médico Kahun, que data de alrededor de 3800 años, incluido estiércol de cocodrilo y miel en sus ingredientes. No está claro a partir de los papiros que sobreviven exactamente cómo iban a ser insertado en el cuerpo. Un fragmento dice que la miel era uno de "rociar [it] sobre su vientre, que esto se haga en la cama natrón," (traducción de Stephen Quirke).
Williams dijo que la perspectiva de tener que tomar medicamentos lleno de estiércol, y tener relaciones sexuales con ella en ti, probablemente desalentó coito. "Por la aversión por sí solo, probablemente, podría funcionar para la anticoncepción", dijo Williams.
"Lo interesante es cuando se empieza a mirar los ingredientes, el contenido alto de ácido que sería en el estiércol de cocodrilo, las cualidades antibacterianas de la miel, probablemente lo tomaría por la posibilidad de un embarazo al actuar como espermicida," dijo Williams, quien agregó que no habría sido tan eficaz como los anticonceptivos modernos .
Evitar el recaudador de impuestos
Cuando el equipo comparó los resultados de la investigación con los registros de censo romano, encontraron que los registros eran un poco apagado, indicando mayo y junio como el momento de los nacimientos recientes.
Como los registros del censo estaban atados a la fiscalidad, las personas que viven en Egipto controlado por los romanos parecen haber puesto fuera de su registro.
"No queremos pagar nuestros impuestos hasta el último momento, por lo que no vamos a hacerlo, vamos a posponer la presentación de ese documento hasta que sea necesario", dijo Williams, especulando sobre por qué se han puesto fuera de registrar los nacimientos.Para los antiguos egipcios que viven bajo el dominio romano, parece que el sexo, el nacimiento, la muerte y los impuestos fueron todos unidos entre sí.

Kellis Temple

Kellis Temple Crédito: Photo by Roland Unger, CC Attribution Share-Alike 1.0 Generic Aunque el cristianismo se estaba extendiendo en Egipto, las creencias religiosas tradicionales seguían siendo fuertes. Esta imagen muestra los restos de un templo en Kellis.

miércoles, 22 de mayo de 2013

TUTANKAMÓN ENCIENDE LA LUZ VERDE.


FOTO: FLICKR / MERCÉ
RUDY GUERREIRO

Lo único que se había visto eran las pirámides, que ciertamente no son poca cosa, y algunas tumbas hechas de piedras. A partir de ahí hubo una explosión en el turismo, que hoy representa la principal fuente de ingresos del país.
En el Valle de los Reyes hay más de 60 tumbas excavadas, la mayoría de las cuales habían ocultado sus entradas para que nadie supiera dónde reposaban el faraón y sus apetecibles tesoros. Por esta razón, la tumba de Tutankamón no fue descubierta hasta 1922. Se construyó justo debajo de otra, lo que ayudó a que ningún ladrón la hubiera encontrado.
En el interior se encontraron más de 1.700 piezas: sillas, tronos, carros, ropa, ropa de cama, zapatos, estatuas, pulseras, joyas, alimentos, artículos para el hogar, mucho oro y un casi interminable etcétera. Todas estas maravillas están hoy en
Museo Egipcio de El Cairo. ¡Simplemente increíble!
La famosa maldición del faraón procede del descubrimiento de esta tumba. Poco a poco, todo el personal empleado por Carter comenzó a morir, un par de semanas después del descubrimiento de la tumba. Creían que se trataba de eso, la 'maldición del faraón', pero imagino que era porque había tantas cosas perecederas cerradas que cuando lo abrieron infectó a las personas que trabajaban en el descubrimiento.
Pero volvamos al Valle de los Reyes, que no era más que una necrópolis oculta. Está en el lado occidental del Nilo, frente a Luxor. Toda la vida, familias enteras, una ciudad entera, se dedicaron a la construcción de tumbas situadas aquí. Para sus empleados, fue un honor vivir sólo para la construcción del templo/tumba de su faraón. O eso aseguran las crónicas.
Las tumbas fueron realizadas durante el reinado de cada faraón, y esto explica porqué algunas son pequeñas y otras muchas más amplias. Por lo general, son una línea recta, por lo que la luz provenía de la puerta principal de la última sala, donde se colocó el sarcófago. Los vestíbulos eran para las mujeres y los niños, además de para contar con pinturas y jeroglíficos la historia de su reinado.
Se cree que todavía hay muchas más tumbas ocultas. Hoy, con la moderna tecnología deberían ser mucho más fáciles de encontrar. 
                                                                      FOTO: FLICKR / MERCÉ
                                        Una pequeña parte de los tesoros que el joven faraón se llevó la tumba
 
                                                                 FOTO: FLICKR / CHRIS HOARE
                                               FOTO: FLICKR / DAVID ERROLL
                                                   FOTO: FLICKR / JANNA 7