jueves, 25 de abril de 2013

Un homenaje a los dibujantes egipcios


Una muestra en el Louvre rinde homenaje a todos aquellos artistas anónimos del Antiguo Egipto que crearon un universo mágico.
Los antiguos egipcios conocían la artesanía, pero el concepto de arte, como lo entendemos hoy, no tenía cabida en su vocabulario. El arte no tenía una finalidad meramente estética, sino más bien funcional, estaba relacionado con el culto a los dioses y debía favorecer el tránsito al Más Allá. El artista individual no era relevante, a pesar del extraordinario nivel de perfección que podían alcanzar algunos de ellos. El dibujo fue un componente esencial en el arte del Antiguo Egipto, el punto de partida para el desarrollo de otras técnicas artísticas como la pintura, el relieve, la escultura de bulto redondo, las artes decorativas y la arquitectura. Los dibujantes y los pintores eran «aquellos que trazan los límites de las formas». La exposición El arte del contorno. El dibujo en el Antiguo Egipto, en el Museo del Louvre, en París, hasta el 22 de julio de 2013, examina el arte bidimensional egipcio a través de diferentes técnicas y explora la relación entre la escritura jeroglífica y el dibujo en la época de los faraones. Esta interdependencia entre la escritura y el dibujo se refleja en el verbosesh («perfilar» o «delimitar»), que utilizaban los egipcios para referirse al acto de escribir, dibujar y pintar, y demuestra también la importancia que el contorno tenía para ellos.

Artistas anónimos

La muestra, que reúne unas 200 obras, en primer lugar rinde homenaje a los artistas anónimos que dominaban el arte del contorno. Se pregunta quiénes eran, cómo vivían y cómo trabajaban. A continuación ofrece una visión general de las diferentes prácticas y características del dibujo en el Antiguo Egipto, célebre por su multiplicidad de puntos de vista, el estilo hierático de las figuras y la ausencia de perspectiva. Una serie de pinturas murales descubiertas en tumbas muestra la variada paleta de colores que utilizaban los pintores y los dibujantes, y su tendencia a perfilar las figuras y los objetos pintados. A continuación se exhiben varias obras que transgreden los cánones establecidos y evidencian una flexibilidad en la línea y una creatividad por parte de los artistas, como por ejemplo mediante una distorsión de las proporciones clásicas. La última parte de la muestra profundiza en el universo de los dibujantes, que se inspiraban en sus dioses o en criaturas híbridas. Una vez momificados, los muertos se enterraban junto a los objetos que podían utilizar en la eternidad.

No hay comentarios :