viernes, 30 de noviembre de 2012

Una tumba española para Tutankamón


La réplica, construida por Factum Art en Madrid, por fin llega a su destino tras casi dos años de espera por la Revolución Árabe

Una tumba española para Tutankamón


Réplica exacta de la tumba del faraón de Tutankamón, en El Cairo, Egipto
Con el mismo polvo, idénticas marcas dejadas por microbacterias, sus grietas y desperfectos, las restauraciones que a lo largo del tiempo han parcheado la tumba algunas mejores, otras peores- y, sobre todo, la misma belleza que impresionó, hace ahora 90 años, a Howard Carter. Tutankamón tiene un nuevo sepulcro, esta vez de fabricación española, tan perfecto en su reproduccióque sólo necesita ser llenado con turistas y subir exponencialmente la temperatura y el nivel de humedad sofocantes de la tumba auténtica, para conseguir la experiencia real de contemplar a este joven faraón en su viaje al Más Allá.
«La intención de las tumbas nunca fue la de acoger visitantes, de ahí que el deterioro sea tan rápido», explica a ABC Adam Lowe, fundador de la empresa Factum Arte, con sede en Madrid, que ha elaborado una copia exacta de la tumba de Tutankamón. Una tarea para la que se han necesitado tres años de minucioso trabajo, que comenzó con el escaneo de las paredes y el sarcófago que se encuentra en el sepulcro, en el Valle de los Reyes en Luxor.
La réplica, que se ha presentado hoy en El Cairo en un suntuoso hotel quizás el equivalente profano de nuestros tiempos al lujo de aquellos viejos monumentos faraónicos-, es un regalo que se hace a Egiptocon la intención de que se instale en algún lugar donde los turistas puedan sentir la experiencia que supone entrar en la última morada de Tutankamón sin perjudicar la delicada estructura original, explica Lowe.
«El modelo de Altamira fue todo un éxito, y ha marcado el camino para otros proyectos», explica el artista, para quien la instalación de una reproducción, si es fiel al original «y no hay en el mundo, por ahora, un archivo de documentación de un objeto importante que pueda compararse a éste en términos de calidad», no tiene por qué perjudicar el interés del público por visitarlo. «Las cuevas de Altamira tenían 200.000 visitantes al año cuando se cerraron en 1979. Hoy tienen entre 500 y 600.000, y eso que están en un lugar remoto», asegura Lowe.
En los días más concurridos, unas mil personas se introducen por las angostas y profundas escaleras para visitar la tumba del faraón adolescente murió a los 19 años- y allí, apretujados en este sepulcro, uno de los más pequeños del Valle de los Reyes, contribuyen, con la humedad del sudor y la respiración, al deterioro de los quebradizos yesos que cubren las paredes. «Cada día, las paredes de la tumba se expanden y se contraen, varía la temperatura y la humedad del espacio, y esto acabará por destruirla», alerta el director del proyecto.
Para elaborar la reproducción se han utilizado tres sistemas distintos de registro de datos: un escáner láser, diseñado por el español Manuel Franquelo, que capta imágenes en 3D, un escáner de luz blanca, que mezcla tecnologíóptica, topometría en tres dimensiones e imágenes digitales, y una cámara fotográfica, que tomó 16.000 imágenes de alta resolución. El resultado es una copia que puede tocarse y sentir su rugosidad y relieves y que, como ha señalado el ministro de Turismo egipcio, Hisham Zaazu, «si pones las dos tumbas juntas no encuentras mucha diferencia».
La réplica, varada en Madrid
El proyecto ha sido financiado por la Sociedad de Amigos de las Tumbas Reales de Egipto, una organización suiza, y la universidad de Basilea, además de por la fundación creada por la propia empresa. Estaba previsto que la réplica viajara a Egipto en febrero de 2011, pero este homenaje a la historia antigua del país de los faraones tuvo que esperar porque Egipto estaba escribiendo un nuevo capítulo de su historia moderna.
Con Hosni Mubarak fuera de plano y también aquel otro faraón de la egiptología, el antiguo secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Zahi Hawass -que dio en 2009 los permisos necesarios para el inicio del proyecto-, el nuevo Egipto busca recuperar el flujo de turistas que se han mantenido alejados del país por los coletazos de inestabilidad que han sucedido a la revolución. Y nada mejor que sus tesoros culturales para promover Egipto, como ha recordado esta mañana la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, que ha presentado la reproducción de la tumba.
Noventa años de su descubrimiento
El primer peldaño de la tumba de Tutankamón se descubrió el 4 de noviembre de 1922, convirtió a Howard Carter en el egiptólogo más famoso de la historia y desató en el mundo Occidental una auténtica fiebre por la historia del Antiguo Egipto y su mitología que aún dura en nuestros días. No fue hasta el 16 de febrero de 1923 que Carter consiguió abrir la puerta sellada de la cámara mortuoria del joven faraón, que había permanecido cerrada durante más de 3.000 años. Los fastuosos tesoros que se encontraron en la primera tumba que llegaba sin haber sido saqueada a la edad moderna y la leyenda de la maldición” que supuestamente cayó sobre os primeros intrusos de la tumba, cimentaron la magia intoxicante de la egiptología.
Con este mismo espíritu se ha realizado esta copia perfecta, en la que se mezclan, a partes iguales, tecnología y carga emocional, o, como explica Lowe, «la de sentirte en un lugar verdaderamente mágico».
Fuente ABC

Hallan tumba de princesa faraónica en Egipto



Autoridades egipcias informaron que la tumba de una princesa de la Quinta Dinastía, de aproximadamente 2500 años a.C., fue descubierta a 25 kilómetros al sur de El Cairo.
  
 Hallan tumba de princesa faraónica en Egipto
     
El ministro de Antigüedades de Egipto,Mohamed Ibrahim, informó que la tumba de una princesa faraónica de la Quinta Dinastía(aproximadamente 2500 años a.C.) fue descubierta en la región de Abu Sir, a 25 kilómetros al sur de El Cairo.
Por su parte, el director del departamento de Antigüedades Grecorromanas en el ministerio, Mohammed El-Bialy, señaló queel hallazgo sugiere que podría haberotras tumbas no descubiertas en el área
Los vestigios de la princesa Shert Nebti está rodeada por las tumbas de cuatro altos funcionarios de la Quinta Dinastía en el complejo de Abu Sir, cerca de la famosa pirámide escalonada de Sakara.
"Siguen los descubrimientos", apuntó El-Bialy, agregando que la excavación estaba en una "etapa muy preliminar".
Las inscripciones en cuatro pilares de piedra caliza en la tumba de la princesa apuntan que era hija del rey Men Salbo.
"Es la hija del rey pero solamente su tumba está allí, rodeada por los cuatro funcionarios, y por eso podemos preguntarnos si vamos a descubrir otras tumbas alrededor de la suya en el futuro cercano. No sabemos nada acerca de su padre el rey, o de su madre, pero ojalá los descubrimientos futuros respondan estos interrogantes", detalló El-Bialy.
Los arqueólogos que excavan en el lugar son del Instituto Checo de Egiptología, financiado por laUniversidad Carolina de Praga.
Los trabajos exploratorios iniciaron este mes y el descubrimiento ocurrió semanas después que el gobierno egipcio reabrió una pirámide y un complejo de tumbas que estuvieron cerrados por restauraciones durante una década.
En la tumba de la princesa también se encontró un pasillo que parte del sudeste de la antecámara, donde hay cuatro grandes sarcófagos en caliza que contienen varias estatuillas, entre ellas las de un hombre acompañado por su hijo.

Fuente Sexenio

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Tutankamón, 90 años de resurrección



Era noviembre de 1922 y el tiempo consumía las últimas esperanzas del británico Howard Carter. Durante siete largos años, había peinado sin éxito la geografía escarpada y desértica del Valle de los Reyes. La suerte parecía darle definitivamente la espalda: su tozudez se había convertido en motivo de sorna y había agotado la paciencia y el bolsillo de su mecenas, Lord Carnarvon. Pero, justo entonces, sucedió el más formidable de los hallazgos del Egipto de los faraones.
Carter descubrió el 4 de noviembre el primer peldaño de la escalinata que conducía a la tumba de Tutankamón. Y, 20 días más tarde, derribaba la puerta tapiada que daba acceso a la primera de las cuatro estancias. "Al principio no podía ver nada. El aire caliente escapaba de la cámara agitando la llama de la vela… pero cuando mis ojos se acostumbraron a la luz, los detalles de la habitación emergieron lentamente de la niebla: animales extraños, estatuas y oro", dejó escrito Carter de aquel instante eterno que había esperado durante toda su vida.

La momia de Tutankamón. | AP
Noventa años después, es George Carnarvon -bisnieto del aristócrata que financió la expedición- quien narra la epopeya y recuerda el dramático desenlace a unos metros de la sepultura: "Aquel momento debió parecerle una eternidad al resto. Lord no podía soportar por más tiempo el suspense y me preguntó con ansiedad: '¿Puedes ver algo?' Las únicas palabras que me salieron fueron: 'Sí, cosas maravillosas'". "Son las dos palabras más conocidas de la historia británica reciente", confiesa Carnarvon a ELMUNDO.es.
"Es maravilloso ser familiar de alguien que estuvo involucrado en tan importante descubrimiento arqueológico", apostilla el noble de ojos azules. Y agrega: "Tanto Carter como mi bisabuelo eran hombres excéntricos pero con personalidades completamente diferentes. Al final trabajaron juntos dejando un legado excepcional al pueblo egipcio".
La única tumba real intacta
Y no exagera con la magnitud de la herencia. "La gran importancia de este hallazgo es que a día de hoy sigue siendo el mayor descubrimiento arqueológico de toda la humanidad", replica la egiptóloga Teresa Bedman, codirectora de la misión española que estudia en Luxor la tumba de Amen-Hotep Huy, visir del monarca Amenofis III (1390-1353 a.C.). El reinado de Tutankamón, perteneciente también a la XVIII dinastía, fue breve e intrascendente: Llegó al trono con 12 años y murió cuando rondaba los 20.
Pero su enterramiento ha sido el único de los descubiertos que ha estadoajeno al pillaje durante más de tres milenios. Lo que la vela de Carter arrancó de las tinieblas era una ínfima parte de los 5.000 objetos amontonados en la antecámara, la cámara funeraria, la cámara del tesoro y un anexo. Un ajuar suntuoso que se exhibe actualmente en el Museo Egipcio de El Cairo. Y totalmente desproporcionado para los 110 metros cuadrados en los que se desarrollaba la vida de ultratumba del sucesor del Akenatón, el rey 'hereje' que trató sin éxito de erradicar el politeísmo.
La virtuosa paciencia de Carter
Carter fue tan paciente al escudriñar las entrañas del enterramiento e inventariar su tesoro como pertinaz había sido al auscultar palmo a palmo la hendidura de Deir el Bahari en cuyas paredes rocosas los faraones horadaron su descanso eterno. El 17 de febrero de 1923, meses después del hallazgo, el arqueólogo retiró los ladrillos que sellaban la cámara funeraria. Y la mudanza del tesoro se prolongó hasta 1932.

El bisnieto de Lord Carnavon.| FC
El bisnieto de Lord Carnavon.| FC
"Fue un excavadorextraordinariamente cuidadoso tanto en la documentación como en la conservación. Empleó una década en descubrir toda la tumba", destaca Neville Agnew, especialista del Getty Conservation Institute, envuelto en el aire viciado que mece la atmósfera de la antecámara. Su prestigiosa organización, con sede en Los Ángeles, examina desde 2009 las heridas de las pinturas murales que custodian el gran sarcófago de cuarcita que guardaba a su vez- tres ataúdes antropomorfos.
La de Tutankamón es, sin duda, la tumba reina del Valle de los Reyes. La que fascina a quienes peregrinan hasta Luxor (la antigua Tebas) y a la que conscientes de su embrujo- las autoridades locales han brindado esta semana un austero y caótico cumpleaños. Con la esperanza imprecisa de que el faraón niño obre el milagro de reanimar un sector turístico arrasado por la revolución que derrocó a Hosni Mubaraky meses de transición política.
La malaria y el Mal de Kohler, las causas de su temprana muerte
La pasión y temprana muerte del rey, a cuyo estudio se entregó Carter hasta su muerte en 1939, aún proyecta sombras y suscita discusiones. En 2010 el ex ministro de Antigüedades, el mediático y polémico Zahi Hawas, sometió a la momia expuesta en la tumba a un exhaustivo análisis de ADN para determinar su árbol genealógico y las causas de su sepelio. En el primer asunto, el estudio sugiere que Tutankamón era vástago de Ajenatón y nieto del monarca Amenhotep III y su esposa Tiye .
Y en cuanto a su óbito, atribuye su salud quebradiza y sus taras físicas al hecho de ser fruto de un incesto regio. Tutankamón padecía el llamado Mal de Kohler (una necrosis avascular ósea) agravado por el paludismo. Sufría grandes dolores de huesos y caminaba con dificultad, como certifican los 103 bastones hallados en la tumba.
Hace 90 años, su presentación en sociedad y la muerte repentina de algunos de los protagonistas del feliz descubrimiento propagó el mito de la maldición. Lord Carnarvon, por ejemplo, falleció en El Cairo menos de un año después del descubrimiento, por una picadura de mosquito complicada con una neumonía. "Mi abuelo era un poco supersticioso y no solía contarnos la historia del hallazgo", asegura el bisnieto de Carnarvon. A su lado, su esposa Fiona asiente antes de pronunciar las últimas palabras: "Es una historia que ha recorrido el mundo. De España o Latinoamérica a Japón. Es increíble imaginar que una vela puede iluminar una instantánea de hace 3.100 años".
El Valle de los Reyes de Luxor. | FC

FUENTE EL MUNDO

jueves, 22 de noviembre de 2012

Descubierto en Egipto el nombre de un faraón desconocido hasta ahora


Descubierto en Egipto el nombre de un faraón desconocido hasta ahora

Fotografía cedida hoy por el Consejo Supremo de Antigüedades egipcias (CSA) que muestra el detalle de una puerta de piedra caliza con un cartucho real donde se ha descubierto el nombre de un faraón desconocido hasta ahora. El nombre del rey es Sen Negt N Ra y pertenece a la dinastía XVII (1680-1580 a.C). Un equipo de arqueólogos lo encontró durante excavaciones en el templo de Karnak en Luxor, 700 kilómetros al sur de El Cairo. EFE
Un equipo de arqueólogos ha descubierto en la ciudad monumental de Luxor, en el sur de Egipto, el nombre de un faraón, hasta ahora desconocido, perteneciente a la dinastía XVII (1680-1580 a.C), informó hoy el Consejo Supremo de Antigüedades egipcias (CSA).
En un comunicado, el CSA reveló que el nombre del rey es Sen Negt N Ra y fue hallado en un cartucho real -medallón de forma ovalada con el jeroglífico del faraón- en una puerta de piedra caliza durante excavaciones en el templo de Karnak, en Luxor, 700 kilómetros al sur de El Cairo.
Según las inscripciones en la puerta, este faraón dedicó en Karnak varias construcciones al dios Amon-Ra, la principal divinidad de Tebas, que se alzaba en lo que hoy es Luxor.
La nota agrega que con este descubrimiento se añade un nuevo faraón a la dinastía XVII, cuyos reyes liberaron Egipto de la ocupación de los hicsos, un pueblo guerrero semítico procedente de Asia que dominó el país del Nilo durante 150 años desde 1730 a.C.
Fuente: La Información

Científicos españoles descubren la cámara sepulcral de Luxor en Egipto


Científicos españoles descubren la cámara sepulcral de Luxor en Egipto


Un nuevo hallazgo se suma a los descubrimientos realizados por científicos españoles en Egipto. En esta ocasión, se trata de una cámara sepulcral de Luxor (Egipcio), cuyo interior se encuentra totalmente pintado y escrito por jeroglíficos que cuentan con 3.500 años de antiguedad.
Un equipo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), encabezados por el egiptólogo José Manuel Galán, ha sido el responsables del hallazgo de esta tumba, que pertenece a un alto cargo de la época llamado Djehuty.
Finalmente, y tras cinco años de excavación, efectuada durante la VIII campaña del Proyecto Djehuty y patrocinada por la Fundación Caja Madrid con el fin de restaurar este monumento funerario, el equipo del CSIC descubrió este año la cámara sepulcral, que se escondía en un complejo espacio repleto de diversas estancias.
La cámara sepulcral, a la que califica Gálan, como la “Capilla Sixtina del años 1.500 a.C”, cuenta con 3,50 metros de largo por 3,50 de ancho y 1,50 metros de altura. Sin embargo, su mayor atractivo recae en los jeroglíficos que decoran sus paredes y su techo. Se trata, según explicó Galán, de la escritura de varios pasajes del “Libro de los Muertos”.
Por aquella época, las personas honorables cubrían sus tumbas con pergaminos con estas escrituras para facilitar su paso hacia el más allá. Sin embargo, Djehuty, del que se dice fue escriba real, supervisor del tesorero y de los trabajos de los artesanos del rey, quiso cubrir el que sería su lecho de muerte con los textos funerarios para “asegurarse así de manera más segura el paso al más allá”.
Las paredes y el techo contienen signos jeroglíficos cursivos dispuestos en columnas, con el fin de envolver el ataúd de Djehuty con el libro sagrado. Además, en el centro del techo permanece intacto el dibujo de la diosa del cielo, Nut, que aparece con los brazos abiertos para “abrazar” el cuerpo del difunto. Del mismo modo, en las paredes de la tumba están pintados diversos sortilegios para posibilitar que el difunto se convierte en golondrina, en flor de loto, cocodrilo o serpiente.
Galán explicó que existen pocas capillas decoradas de esa manera, ya que sólo hay cuatro pero datan de épocas posteriores. “Puede resultar atractivo para la población, pero para los egiptólogos es una verdadera maravilla”, expresó.
Sin embargo, y a pesar de este gran hallazgo, el equipo de científicos continuará su labor en Luxor para ahora, una vez localizado, proceder a la reconstrucción de esta cámara, ya que, en palabras de Galán, ahora la prioridad es “conservarlo”.

Fuente:diariodesevilla

Tumba milenaria descubierta bajo las arenas de Egipto


Tumba milenaria descubierta bajo las arenas de Egipto


EL CAIRO (AP) – Un grupo de arqueólogos belgas localizó una tumba de 3.500 años de antigüedad que había desaparecido bajo las arenas del sur de Egipto luego de ser descubierta hace unos 130 años, informaron el domingo funcionarios.
El Consejo Superior de Antigüedades Egipcias señaló en un comunicado que el grupo belga en Luxor desenterró la tumba de Amenhotep, portador del sello real o administrador general del faraón Tutmosis III que gobernó en Egipto en la 18va dinastía.
La tumba fue descubierta por primera vez en 1880 por un egiptólogo sueco, Karl Piehl, pero quedó sepultada bajo la arena hasta este año cuando la redescubrió el equipo belga.
El director del equipo Laurent Bavay dijo que la mayoría de las inscripciones de las paredes de la tumba estaban gravemente dañadas, pero las del techo tenían buena condición, señaló el comunicado

Descubierta en Egipto una extraña momia intacta cerca de la pirámide de Saqqara


Descubierta en Egipto una extraña momia intacta cerca de la pirámide de Saqqara


Arqueólogos egipcios han descubierto una extraña momia intacta del periodo faraónico, al abrir un sarcófago de piedra caliza sellado, a la sombra de la pirámide en pie más antigua del mundo, en Saqqara.
La momia, preservada en buenas condiciones ya que se libró del saqueo de los ladrones de tiempos antiguos, podría contener decenas de amuletos de oro en los pliegues de los vendajes de lino, según ha explicado hoy el máximo responsable de las antigüedades de Egipto, Zahi Hawass.
“Es una típica momia de la 26ª dinastía. Esta momia debería llevar amuletos, amuletos de oro para ayudar a los fallecidos a ir a la otra vida”, ha afirmado Hawass a los periodistas. La 26ª dinastía gobernó Egipto entre el 664 y el 525 antes de Cristo, inmediatamente antes de que los persas ocuparan el área.
“Hallar una momia intacta dentro de un sarcófago no es común. Es extraño, muy extraño”, ha dicho. Es inusual encontrar enterramientos intactos en necrópolis tan conocidas como Saqqara, cerca de Menfis, porque los ladrones ya peinaron la zona en tiempos remotos.
Hawass ha afirmado que la momia hallada en el sarcófago, que se cree que es la dueña original de la sala mortuoria, será escaneada para determinar si contiene amuletos.
Previsión de hallar otras tumbas
Los arqueólogos hallaron la momia antigua cuando movieron la tapa de su sarcófago, en una cámara mortuoria en el desierto, en Saqqara, a unos 20 kilómetros al sur de El Cairo. Otras 30 momias fueron descubiertas en la misma sala.
El máximo responsable de las antigüedades de Egipto ha explicado que la cámara, añadida mediante un pozo a otra cámara mortuoria mucho más antigua, es una de las tres tumbas que los arqueólogos han descubierto recientemente cerca de Saqqara, y que se sospecha que forman parte de un cementerio mayor.
“Yo siempre digo que hemos encontrado el 30% de los monumentos egipcios, y que el 70% sigue enterrado bajo el suelo”, ha afirmado Hawass. “Esperamos descubrir más tumbas”, ha añadido.
La identidad de la momia principal hallada en la tumba es desconocida, pero Hawass afirma que debió haber sido rica. La tapa de su sarcófago estaba rota, pero fue sellada con mortero en la antigüedad, para preservarla.

Fuente: elperiodico.com