domingo, 22 de abril de 2012

Comienzan los trabajos de restauración de la segunda barca de Jufu


Primera barca de Jufu


Tras permanecer 4.550 años bajo la arena bajo 40 bloques de piedra alineados cubriendo el foso donde se depositó estaba -o deberíamos decir todavía está- una segunda barca de Jufu (Keops), enterrada junto a su pirámide.
En el mes de junio pasado año, comenzaron los trabajos para retirar la primera de las losas de 16 toneladas de peso que la escondían. Ahora, la nave está siendo retirada pieza a pieza del lugar donde la dejaron los antiguos egipcios a la muerte de su rey, para ser restaurada por arqueólogos egipcios y japoneses.
Dicha barca, según informaron las autoridades egipcias, se desmontó con sumo cuido a la muerte del rey para depositarla en un foso y tanto fue cuidado el proceso que es “maravilloso” su estado de conservación, al haberse empleado productos para protegerla. No obstante, posteriormente, las piezas sufrieron algunos daños debido a la humedad filtrada bajo la fosa durante los trabajos de construcción del museo de la primera barca y a la filtración de aire, según comentó el arqueólogo japonés Sakuji Yoshimura, jefe de los arqueólogos japoneses.
Más de 600 fragmetos de madera forman el enorme puzzle que ahora tienen que cuidar y montar sin que le de la luz del Sol para evitar deterioros hasta su completa restauración, consolidación y montaje.
Esta barca es una de las cinco que fueron enterradas junto a la famosa tumba de Keops; una se expone en un museo junto a la pirámide, otra se está sacando a la superficie ahora, mientras que los restos de otras dos fueron robados. Una tercera, aún permanece bajo la arena.
Yoshimura, que lleva trabajando 46 años en Egipto, calcula que se necesitarán, tres años en sacar todas las piezas y analizarlas, antes de poder montar la barca. Para ello será necesario recrearla por ordenador, tarea en la que se tardará tres años más. Tras todos estos trabajos, se proyecta que sea expuesta cerca del la pirámide de Jufu o el nuevo Gran Museo Egipcio, todavía en construccción.
La primera barca de Keops fue descubierta en 1954, mientras que esta segunda se halló en 1985.


Por: AEDE

miércoles, 18 de abril de 2012

El vestido, reflejo de rango


Las prendas de vestir en el Antiguo Egipto presentaban una gran diversidad de formas. Era costumbre seguir una moda y los trajes de las clases sociales altas fueron imitados frecuentemente por aquellos que pertenecían a un rango inferior.


El vestido más clásico en Egipto fue sin duda el paño corto. Éste dejaba al descubierto el torso hasta la cintura y no bajaba de las rodillas. Ésta sería la pieza clave de los estilos más tardíos del vestir. Con el tiempo, se añadieron complementos a la falda. La gente corriente siguió usando el modelo corto, pero los aristócratas la alargaron hasta llegar a los tobillos en el Imperio Medio. En este período aparece el vestido para la parte superior del cuerpo. La falda se complementa con una tira de tela sobre el hombro, que forma una manga corta primero y larga más tarde. La gente de alto rango vestía doble falda; una de tejido blanco transparente y, debajo de ésta, otra. Aunque al principio estuvo limitada a algunos altos dignatarios, más tarde muchos funcionarios vistieron la doble falda. Las mujeres vestían túnicas blancas, largas y ajustadas, sujetas con tirantes. Las clases más acomodadas usaban túnicas de manga larga con pliegues y que tenían un amplio escote.





PRÍNCIPE DE LA DINASTÍA XIX


El vestido que lucían los príncipes no difería en casi nada de los usados por los faraones. Este hijo de Ramsés III viste una falda de color blanco sujeta a la altura de la cadera por un amplio cinturón. El fino traje que cubre la parte superior del cuerpo tiene mangas cortas y anchas.



DELANTAL TRIANGULAR

El rey viste una falda anudada con un cinturón. Una banda de la prenda está plisada y se dispone de modo que su caída da un delantal triangular.


LA FALDA REAL PROTOTÍPICA

Ramsés II lleva un faldellín estrecho, cuyos extremos se cruzan entre sí, dejando ver un saliente de la parte interior de la falda.


ESTATUA AMARNIANA

Esta escultura hecha de cuarcita roja fue encontrada en el taller del escultor real del faraón Ajenatón, de la Dinastía XVIII. La princesa amarniana esculpida por el artista luce un vestido de lino finísimoo, tan transparente que revela más que oculta las formas del cuerpo.



LA PIEL DEL FELINO

Sobre la falda real, una piel de leopardo moteada cubre el pecho del faraón sujetada con las garras del animal.


LA FALDA DE LINO

Una moda muy habitual entre los monarcas del Imperio Nuevo era llevar una falda larga exterior de fino lino muy transparente.



LA FALDA REAL

La forma de la falda real permaneció idéntica a lo largo de los períodos dinásticos, aunque con variantes o distintos complementos, sobre todo, en el Imperio Nuevo, debidos, en gran parte, a los cambios políticos del momento o a la influencia de pueblos extranjeros, como los sirios. Los vestidos, en este período, fueron muy exuberantes y variados, con una rápida evolución de las modas. Sin embargo durante la Época Baja tuvo lugar una reacción contra estas modas propias del Imperio Nuevo. Los reyes adoptaron unas costumbres más sobrias y unos gustos arcaizantes. Sustituyeron los modelos sofisticados de sus predecesores por otros más antiguos. Muchas de estas faldas en relieve incluso fueron decoradas con escenas arquetípicas egipcias de los primeros tiempos históricos.


EL FALDELLÍN


El faldellín plisado de lino, común ya en el Imperio Antiguo, se convirtió en el vestido preferido durante el Imperio Nuevo. En este período eran frecuentes las túnicas largas con mangas y las camisolas, que con el tiempo se hicieron más amplias, sueltas y cómodas. También se usó la túnica corta, sin mangas y con los bordes colgando. Estos vestidos llevaban ornamentos de colores y amplios cinturones. Los más elaborados eran los trajes ceremoniales de los reyes, que a menudo contenían motivos simbólicos. La moda femenina, que hasta entonces no había sufrido grandes cambios, se tornó más elegante y refinada en esta época, debido alas influencias del Próximo Oriente. Los vestidos más populares entre las egipcias eran blancos, aunque a veces presentaban otros colores. Los vestidos eran de dos o más piezas. La prenda exterior, de lino fino, plisado y transparente, se recogía sobre el busto. Debajo de ésta se llevaba la túnica tradicional. En el Período Ptolemaico los egipcios siguieron la moda griega.


LOS VESTIDOS DE LA GENTE CORRIENTE

Los trabajadores en Egipto iban vestidos de forma práctica. Campesinos y artesanos utilizaban un simple calzón de corte recto, sostenido por un cinturón ancho como la mano, sin bordados ni adornos. En varios relieves aparecen también siervos y campesinos con sus faldas de lino plisadas. Pastores y barqueros utilizaban ropa de felpudo y, a menudo, simplemente una faja o trozo de tela muy estrecho con cintas que colgaban en la parte delantera. Muchos trabajaban desnudos. Las bailarinas llevaban vestidos transparentes. Las sirvientas iban muy a menudo desnudas o llevaban sólo una cinta de cuero que pasaba entre las piernas.



Espero que os guste el tema, un saludo, Isis.

martes, 17 de abril de 2012

El Museo Bíblico añade a sus fondos tres bustos de Cleopatra


Busto de Cleopatra en el instituto biblico oriental /

El museo, que en tres años ha recibido 26.300 visitas, prepara una exposición de la reina egipcia.




Tres reproducciones de bustos de la misteriosa reina Cleopatra son la última adquisición del Museo Bíblico y Oriental. A punto de cumplir tres años, el museo instaladado en un ala de San Isidoro, prepara una magna exposición sobre la reina egipcia. De momento no hay fecha.
Los permisos para sacar las piezas de Francia, procedentes de la colección particular del mecenas y conservador del museo leonés Francisco Antonovich, han provocado ya varios aplazamientos; reproducciones y como tales se exponen. Un par de ellas han sido realizadas por un artista local que se inspira en Egipto; otra es una reproducción de 1800. Un centenar de bustos, monedas y bajorrelieves, que nunca se han mostrado juntos hasta ahora, permitirán adentrarse en uno de los personajes más fascinantes y enigmáticos de Egipto.
De momento, el museo que dirige Jesús García Recio, ya exhibe un pequeño adelanto, tres bustos de la faraona, a la que el cine y algunos historiadores han presentado como una mujer frívola, que primero se echó en brazos de Julio César y, después, en los del general romano Marco Antonio, con quienes tuvo cuatro hijos. La exposición compartirá espacio con la de Alejandro Magno —de cuya dinastía, los ptolomeos, desciende la propia Cleopatra—.
El 11-M. El 11 de marzo se cumplirán tres años desde que la reina Sofía inauguró el Museo Bíblico, que, pese a albergar tesoros únicos en el mundo, sigue pasando desapercibido en León. En este tiempo, el Museo Bíblico y Oriental, que posee una de las mejores colecciones sobre las primeras civilizaciones, sólo ha recibido 26.300 visitas.
La exposición que Recio y Antonovich preparan desde hace meses sobre Cleopatra, se la disputan varios museos del mundo. El anticuario e historiador de origen cairota Francisco Antonovich pretende con la exposición rehabilitar la imagen de la reina egipcia.
Las dos piezas más valiosas de la futura muestra, que llevará por título Cleopatra y las reinas de Alejandría, son dos bustos de la reina egipcia. En uno de ellos la reina porta como corona el buitre. La escultura, que exalta la juventud y la belleza de Cleopatra, debió ser realizada en vida de la reina. La cabeza del buitre, desaparecida, estaría erguida como una cobra. La otra pieza es una cabeza de la reina de la dinastía Ptolomaica a la edad de doce años, tallada en mármol, de época helenística.
En la actual exposición, El itinerario religioso de Alejandro Magno, que en principio iba a ser temporal pero que se quedará definitivamente en León, incluye también una pieza de Cleopatra, conocida como el bajorrelieve de Cesarión. Es una estela, en la que Julio César aparece representado como un faraón, con los atributos del dios Amón, como la corona de halcón, y Cleopatra figura ataviada como la diosa Mout. También está el hijo de ambos, Cesarión, muerto a la temprana edad de catorce años, presuntamente asesinado.



Fuente: http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/el-museo-biblico-anade-a-sus-fondos-tres-bustos-de-cleopatra_669712.html

Importantes descubrimientos en Abidos



Talla de madera
Una talla de madera que pudiera ser de Hatshepsut, una capilla, un templo, una tumba y momias de animales.


Un equipo de la Universidad de Toronto, ha descubierto una estatua de madera de un rey (quizá de Hatshepsut), una capilla privada, un edificio monumental y restos de más de 80 momias de animales en Abidos.
La talla muestra a un faraón varón, sin embargo es más delgada de cintura y estilizada de lo habitual y, aunque no tiene ninguna inscripción que identifique el nombre de a quién representa, por sus proporciones se sospecha que pudo pertenecer a la mujer faraón, Hatshepsut, que reino en Egipto en la dinastía XVIII. Se sospecha que pudiera haberse empleado para el viaje ritual que los egipcios, y en especial los reyes, tenían que realizar a esta ciudad, bien en vida o tras la muerte.
Capilla de ofrendas del Reino Medio
Capilla de ofrendas (Reino Medio)
Gran estructura con muro de adobe empleado más tarde como depósito de momias de animales
Gran estructura con muro de adobe
empleada más tarde como depósito.
La capilla de ofrendas se cree que pertenecía un personaje de la nobleza que vivió entre los años 1990 a 1650 a.C, situándola en el Reino Medio. Se construyó próxima al camino procesional que llevaba a los difuntos a honrar a Osiris, asegurando la participación eterna en el festival y la identificación del fallecido con el dios del Más Allá. Sin embargo, este camino procesional sólo podía ser empleado por los reyes, así que el propietario ordenó levantarla muy cerca de la ruta procesional del Reino Medio pero lo suficientemente alejada para no infringir las leyes.
Al mismo tiempo se excavó una tumba y en ella se encontraron varios ushebtis de fayenza con los útiles de trabajo en las manos, como es habitual y el característico texto jeroglífico vertical .
Ushebtis de fayenza
Ushebtis de fayenza


El equipo también descubrió un recinto mucho mayor, quizá un templo o una capilla de ofrendas real de época ramésida, posiblemente de Sethy I , la cual fue utilizada posteriormente como un depósito de momias de animales. Los investigadores hallaron aquí, una gran cantidad de huesos amontonados y fragmentos de lino, algunos adheridos a estos restos, sugiriendo que los animales fueron momificados, dos gatos, tres cabras y al menos 83 perros, vinculados con el culto a Upuaut, “el abridor de caminos”.

Fuente: Universidad de Toronto


http://www.news.utoronto.ca/statue-chapels-and-animal-mummies-found-egypt-u-t-team Restos de animales

Puerta de un granero con el nombre del rey Senanjtenra Ahmose. Templo de Ptah, Karnak


Publicación de dos elementos de la puerta de un granero con el nombre del rey Senanjtenra Ahmose descubierta recientemente cerca del templo de Ptah en Karnak.
Las inscripciones permiten identificar de modo más preciso a este rey de la Dinastía XVII al que sólo se conocía por el nombre de coronación en posteriores listas de reyes, Igualmente vienen a resolver incertidumbres sobre su nombre de nacimiento: Ahmose. La designación de Senankhtenra Tao I o Senanjtenra Siamón para este rey debe ser abandonada. Cualquier intento de identificar la tumba del rey en el informe Ramésida de las investigaciones en la necrópolis tebana reflejadas en el Papito Abbot también debe ser rechazado. Tan sólo un rey lleva como nombre de nacimiento ‘Tao’: Seqenenra. El que este Ahmose lleve como nombre de Hijo de Ra Senakjtenra no lleva a la conclusión de que debió ser un miembro de la familia real Ahmésida de finales de la Din XVII/principio de la XVIII, de la cual hasta la fecha es el representante más antiguo conocido. Finalmente, los documentos que llevan sólo el nombre de hijo de Ra ‘Ahmose’, ahora se pueden atribuís tanto a Senanjtenra Ahmose como a Nebpehtyra Ahmose (ENIM )



domingo, 15 de abril de 2012

Arqueólogos encuentra en un oasis de Egipto restos de una ciudad

restos-oasis-egipto.jpg

Foto: EFE
Un grupo de arqueólogos ha descubierto los restos de un asentamiento de 3.500 años de antigüedad en un oasis situado 200 kilómetros al sur de El Cairo, ha informado el miércoles el Ministerio de Cultura. La ciudad encontrada es mil años más antigua que las halladas hasta la fecha.
Los expertos, de la Universidad de Yale (EEUU), estaban buscando rutas en el Desierto Occidental cuando dieron con este hallazgo en el oasis de Umm el Jarga.
El asentamiento está junto a una ruta que conectaba el valle del río Nilo con el oasis y que dirigía a la región sudanesa de Darfur. Se cree que data de la recta final del Imperio Medio (1786-1665 a.C.).
Entre los restos puede distinguirse una panadería con dos hornos y una rueda de alfarero utilizada para hacer moldes, lo que hace pensar en un centro importante de alimentación, según el jefe de la misión, John Darnell.
Fuente: Ecodiario

Descubren el nombre de un faraón desconocido hasta ahora


Descubierto en Egipto el nombre de un faraón desconocido hasta ahora

Fotografía cedida hoy por el Consejo Supremo de Antigüedades egipcias 


(CSA) que muestra el detalle de una puerta de piedra caliza con un cartucho real donde se ha descubierto el nombre de un faraón desconocido hasta ahora. El nombre del rey es Sen Negt N Ra y pertenece a la dinastía XVII (1680-1580 a.C). Un equipo de arqueólogos lo encontró durante excavaciones en el templo de Karnak en Luxor, 700 kilómetros al sur de El Cairo. EFE
Un equipo de arqueólogos ha descubierto en la ciudad monumental de Luxor, en el sur de Egipto, el nombre de un faraón, hasta ahora desconocido, perteneciente a la dinastía XVII (1680-1580 a.C), informó hoy el Consejo Supremo de Antigüedades egipcias (CSA).
En un comunicado, el CSA reveló que el nombre del rey es Sen Negt N Ra y fue hallado en un cartucho real -medallón de forma ovalada con el jeroglífico del faraón- en una puerta de piedra caliza durante excavaciones en el templo de Karnak, en Luxor, 700 kilómetros al sur de El Cairo.
Según las inscripciones en la puerta, este faraón dedicó en Karnak varias construcciones al dios Amon-Ra, la principal divinidad de Tebas, que se alzaba en lo que hoy es Luxor.
La nota agrega que con este descubrimiento se añade un nuevo faraón a la dinastía XVII, cuyos reyes liberaron Egipto de la ocupación de los hicsos, un pueblo guerrero semítico procedente de Asia que dominó el país del Nilo durante 150 años desde 1730 a.C.




Fuente: La Información

Recuperadas 8 piezas robadas


Pieza De Egipto Recuperada En Catalunya
Foto: EUROPA PRESS
Egipto ha recuperado de manos de las autoridades españolas y catalanas ocho piezas arqueológicas datadas del siglo III a.C., robadas de una tumba en Saqqara (Egipto) en 1999, que fueron localizadas en Cataluña de forma casual en la galería de un anticuario.
En rueda de prensa, el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, Mustafa Amin Badawy, acompañado del embajador del país norteafricano en España, Ayman Zaineldine, ha agradecido este miércoles de todo corazón la colaboración de España en la devolución de parte de los jeroglíficos expoliados.
Las ocho piezas, ninguna superior a los 41 centímetros de longitud y los 30 de ancho, fueron descubiertas en 1997 en el transcurso de una excavación en la que participaron expertos de la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB), los mismos que alertaron de la “coincidencia alucinante” que supuso volver a ver los jeroglíficos en Barcelona quince años después.
Las obras, halladas en una tumba de la necrópolis de Saqqara, correspondían a la sepultura de un sumo sacerdote del año 2200 a.C., si bien el conjunto fue saqueado en 1999 y buena parte de los jeroglíficos de las paredes arrancados y sacados ilegalmente de Egipto.
El acto representa la devolución del “espíritu robado”, ha ensalzado un emocionado Badawy, quien ha destacado además las buenas relaciones entre España y Egipto por compartir los mismos sentimientos, y ha animado a los españoles a visitar la cuna de todas las civilizaciones del mundo, ha afirmado.
“Egipto ha cambiado muchísimo” desde la revolución popular que tuvo su epicentro en la plaza Tahrir, hace más de un año, ha afirmado, y ha alabado también el proceso de construcción de una democracia nueva.
Preguntado por los medios sobre el valor económico de lo recuperado, Badawy ha descartado poner precio a la historia, mientras que las autoridades presentes han asegurado que el anticuario que exponía las piezas las devolvió sin poner trabas cuando supo la procedencia ilegal de las mismas.
Está previsto que las ocho piezas vuelvan a Egipto en “una o dos semanas”, donde se alojarán momentáneamente en el museo arqueológico de la plaza Tahrir hasta que se decida la ubicación definitiva.

TRES AÑOS DE OPERACIÓN

La historia de la recuperación se remonta a principios de 2009, cuando la Brigada de Patrimonio Histórico del Cuerpo Nacional de Policía se puso en contacto con el Instituto de Estudios del Próximo Oriente Antiguo (Iepoa) de la UAB para determinar el origen de una pieza que estaban investigando, hallada en Madrid.
Con posterioridad, expertos del mismo Iepoa localizaron en Barcelona otras piezas procedentes de la misma tumba, que por lo que la Fiscalía solicitó a los Mossos d’Esquadra una investigación para tratar de averiguar el origen de las piezas y las personas implicadas, que determinó que el anticuario las habría obtenido entre 2008 y 2009 en un comercio especializado en arqueología egipcia de Londres.
Los jeroglíficos recuperados fueron depositados en el Museo de Arqueología de Cataluña (MAC), quien ha ejercido la custodia hasta el acto de entrega de este miércoles, en el que se ha firmado el acuerdo de devolución y el Ministerio de Cultura del Gobierno ha entregado a las autoridades egipcias el pasaporte necesario para su exportación.
El director general de Bellas Artes y Bienes Culturales del Ministerio de Cultura, Jesús Prieto de Pedro, ha destacado el “momento muy feliz” que supone la devolución, por representar un trozo importante de la memoria del pueblo egipcio.
El consejero de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, ha destacado que Cataluña entiende perfectamente “la relación entre patrimonio e identidad”, y ha recordado que un gran número de arqueólogos catalanes trabajan en yacimientos de todo el mundo para poner en valor la historia de los pueblos.
El “guión de película con final feliz”, en palabras de Mascarell, cuenta también con otros fragmentos procedentes del mismo lugar que han sido detectados en Australia y Londres, mientras que la pieza ubicada en Madrid está previsto que también sea restituida a Egipto.


Fuente Europa Press

viernes, 13 de abril de 2012

Orfebres y joyeros


La cultura egipcia, desconocedora del hierro durante muchos siglos, fue sin embargo, una maestra en el trabajo del oro. Los tesoros recuperados de las tumbas reales, con su deslumbrante riqueza material, pero, sobre todo artística, son todo un símbolo de aquella cultura.

La metalurgia, una técnica que procedía del Próximo Oriente, era conocida por los antiguos egipcios desde el Período Predinástico. El trabajo de los orfebres consistía en transformar metales nobles: oro, plata.... en objetos con cierta función práctica o simbólica. La joyería surge así como una especialización de la metalurgia.
Los orfebres trabajaban para los templos y palacios bajo el control de oficiales designados por el faraón. En la decoración de as tumbas dejaron grabadas imágenes de todo lo relacionado con su oficio, en las que orfebres y metalúrgicos suelen adoptar una misma apariencia física: una figura corpulenta y enana. Este rasgo lo comparte Egipto con culturas posteriores, como la griega, donde el enanismo aparece también ligado a la metalurgia. En Egipto esta actividad estaba amparada por el dios Ptah, que se hacía acompañar por unos enanos, los patecos.



LOS YACIMIENTOS AURÍFEROS

Los objetos de oro son un destacado atractivo, de entre los muchos de la cultura egipcia. Su presencia entre el ajuar funerario atrajo a los saqueadores desde la Antigüedad. El oro que se trabajaba en Egipto procedía de diferente áreas geográficas. Al principio, cuando no había mucha demanda, se aprovechaba el polvo que el Nilo dejaba depositado en sus orillas. Cuando este método se reveló insuficiente, se buscaron otras zonas donde obtenerlo. Las principales áreas auríferas se localizaban en el desierto oriental y en Nubia, cuyo nombre proviene del vocablo egipcio nebu, que significa “oro”. Destacaban sobre todo cuatro regiones: la cercana a Wadi Hammamat, las inmediaciones de Wadi Allaqui, el nordeste de Wafi Halfa, en la baja Nubia y Cush, más allá de la segunda catarata.



OBJETOS DE ADORNO


Del taller de los orfebres salían productos destinados a las diferentes actividades cotidianas y a la vida en el Más Allá. El difunto, en su tránsito a la otra vida, se hacía acompañar de sus objetos de uso diario, realizados en materiales nobles. La máscara del faraón Psusenes I, descubierta por Pierre Montet en 1940, es un ejemplo de este tipo de piezas.
Las aplicaciones del esmalte hace destacar las cejas y los ojos sobre el fondo dorado.
En su parte inferior, la máscara muestra grabado un collar usej.
Un ureo de oro decorado con gran detalle corona la máscara.
La decoración del nemes consistía en pequeñas líneas incisas.


La fase del proceso de fabricación de las piezas eran cuatro:
primero el pesaje, segundo el fundido, tercero el martilleo o laminado y cuarto el lavado y la revisión.
Los joyeros compartían con los orfebres algunas materias primas, pero, además de metales nobles, utilizaban piedras y materiales orgánicos o producidos por el hombre, que añadían color al producto final: la turquesa, el jaspe verde, símbolo de resurrección; el lapislázuli, el azul oscuro; la cornalina, el jaspe rojizo y el ágata, el color rojo.
El vidrio y los productos de la técnica del vidriado, las conchas de animales, el ámbar, el coral y el marfil se usaban para la decoración en unas piezas que, aún hoy, despiertan admiración por su maestría.



Espero que os guste el tema, un saludo, Isis.

miércoles, 11 de abril de 2012

Un equipo catalán halla en Egipto un millar de peces faraónicos


Banco de peces egipcio
Fotografía cedida por la misión arqueológica de Oxirrinco del "banco de peces" localizado en esa excavación, situada a 200 kilómetros de El Cairo, por egiptólogos de la Universidad de Barcelona, que sospechan que los restos de aves podrían formar parte de algún ritual funerario. (EFE)

  • El hallazgo se hizo en unas excavaciones arqueológicas en Oxirrinco.
  • Se trata de un banco de peces que podrían pertenecer a un rito funerario.
Egiptólogos de la Universitat de Barcelona (UB) instalados en la necrópolis de la ciudad de Oxirrinco, a 200 kilómetros de El Cairo, la capital de Egipto, han encontrado en sus últimas excavaciones un banco de más de un millar de peces que podrían haber formado parte de un ritual funerario de la época faraónica.

Hallan un 'banco de peces' de la época faraónica

http://www.20minutos.es/noticia/1365585/0/egipto/peces/faraonicos/

El cortejo fúnebre


Para los egipcios grandes amantes de la vida, uno de los mayores deseos era prolongar su existencia tras la muerte. Tras la momificación, el cadáver era llevado a su casa, donde tenía lugar el velatorio. A su término, se procedía al transporte del difunto a la tumba. El fallecido, al igual que el sol en su ciclo diario, protagonizaba un periplo hacia la orilla occidental, lugar por el que muere el astro, para volver a aparecer al día siguiente por oriente. Desde su casa, la momia era transportada sobre un catafalco arrastrado por bueyes o por jóvenes allegados al difunto hasta el final del trayecto. Junto al féretro iba el sacerdote lector, que, abriendo paso junto a los porteadores, acompañaba al difunto durante todo el recorrido. Siguiendo al catafalco, caminaban los parientes y amigos del muerto. Las plañideras, con sus expresivas muestras de dolor y los porteadores del ajuar funerario solían cerrar la comitiva.



LAS PLAÑIDERAS

En los funerales era imprescindible la presencia de mujeres pagadas para llorar al difunto. Como muestra de dolor, proferían fuertes gritos de lamento, se rociaban la cabeza con barro, se golpeaban el pecho, rasgaban sus vestiduras y, en ocasiones, incluso se magullaban los brazos. No existía un color específico para las ropas de luto, aunque el azul parece que era el más habitual. El luto de los hombres solía ser menos llamativo; éstos se limitaban a dejarse crecer la barba y el cabello.




EL TRASLADO DEL FÉRETRO

El catafalco, dentro del cuál iba el féretro, solía tener forma de barca y se disponía sobre un trineo de madera. Éste arrastrado por la comitiva se deslizaba por la arena previamente mojada con agua o leche.


EL SACERDOTE LECTOR

Durante las ceremonias religiosas, la lectura de los textos sagrados era confiada al sacerdote lector. En los funerales era él quien recitaba las fórmulas mágicas que ayudarían al difunto a entrar en el Más Allá.




El cortejo se dirigía hacia el Nilo en procesión. Una vez llegados al borde del río, la momia, los miembros de la comitiva y el ajuar funerario eran trasladados, en barcas preparadas a tal efecto, desde la orilla oriental, que era el mundo de los vivos, a la orilla occidental, el mundo de los muertos. El ajuar era muy importante, ya que el muerto tendría en el Más Allá las mismas necesidades de enseres y alimentos que en la vida terrenal. Entre los elementos del ajuar funerario, por tanto, se contaban las ofrendas alimentarias, que luego debían renovarse periódicamente. En épocas más tardías éstas fueron sustituidas por una mera representación. También formaban parte del ajuar el mobiliario del difunto, sus productos de cosmética, sus joyas y vestidos, y todo aquello que había utilizado en vida y que usaría también en la eternidad.
Tras desembarcar en la orilla occidental, se volvía a formar el cortejo fúnebre en dirección a “tierra sagrada”, nombre que recibía la necrópolis. Llegados a ésta, la momia era descargada del catafalco e introducida en la tumba, donde acto seguido se depositaba el ajuar funerario. Tras realizar la ceremonia de la apertura de boca, o ritual resurrector, se sellaba la sepultura y entonces tenía lugar el banquete fúnebre.


Espero que os guste el tema, un saludo, Isis.

domingo, 1 de abril de 2012

En busca de los secretos de dos nobles egipcios

La tabla del aprendiz. | CSICLa tabla del aprendiz. | CSIC
  • Arqueólogos españoles viajan a Egipto para seguir con el proyecto 'Djehuty'
  • Las excavaciones explorarán el área de las tumbas de Hery y Djehuty
Las revueltas en Egipto del pasado año les obligaron a paralizar las excavaciones en Luxor y a regresar a España con antelación. Sin embargo, el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) José Manuel Galán y su equipo viajan este lunes a Egipto para continuar con el Proyecto Djehuty. En la XI campaña, que ahora comienza, las excavaciones explorarán el área de las tumbas de Djehuty y Hery, dos altos dignatarios de la corte egipcia entre el año 1500 y 1450 a. C.
El 'Diario de Excavación' mostrará en internet los descubrimientos que se vayan realizando
Los arqueólogos españoles trabajan en la necrópolis de Dra Abu el-Naga desde hace 10 años, una zona en la que se superponen enterramientos de distintas épocas.
Según informa el CSIC en una nota de prensa, durante esta campaña, los arqueólogos estudiarán una gran galería subterránea, con media docena de habitaciones que contienen numerosas momias de ibis, halcones y otros animales, ubicada cerca de la tumba de Hery.

Una web permitirá seguir las excavaciones

Los trabajos podrán seguirse a diario en la página web del proyecto, www.excavacionegipto.com, que se actualizará desde Luxor. El 'Diario de Excavación', describirá las tareas y descubrimientos que se vayan realizando, para que los navegantes puedan seguir en tiempo real cómo se desarrolla la 11ª Campaña del 'Proyecto Djehuty'.
La página muestra un vídeo sobre las tareas acometidas en la campaña del año pasado. En la sección 'Visita las tumbas', un viaje virtual alrededor la tumba de Djehuty permite ver la complejidad de los monumentos funerarios.
Los egiptólogos esperan descubrir el estado del enterramiento y el ajuar funerario de este alto dignatario de la corte de la reina Hatshepsut. A partir de estos datos, planean reconstruir la vida social y religiosa de este periodo del antiguo Egipto.

Una década de trabajos

Durante los 10 años de trabajos en Luxor, los arqueólogos han documentado enterramientos desde el año 2000 a. C hasta época romana y han sacado a la luz objetos arqueológicos de gran valor.
Entre ellos destacan la tabla del aprendiz, utilizado por un estudiante para aprender a manejar el pincel, a escribir y a dibujar. Se trata del primer retrato frontal conocido de un faraón del antiguo Egipto.
También han descubierto la tumba de un arquero de 4.000 años de antigüedad. El cuerpo del guerrero Iqer fue enterrado junto a tres bastones de mando, dos grandes arcos y cinco flechas. Los egiptólogos han encontrado también la cámara sepulcral de Djehuty, de 3.500 años de antigüedad, cuyo techo y pareces estaban decorados con pasajes del Libro de los Muertos.v


Fuente http://www.elmundo.es/elmundo/2012/01/09/ciencia/1326106067.html

Descubrimiento histórico: Los andaluces escaparon de Egipto para no trabajar en las pirámides



El famoso egiptólogo Erik Al-Fasan ha publicado un estudio sobre un papiro que arroja bastante luz sobre los primitivos orígenes de los andaluces, que huyeron en pequeñas canoas en la época del Faraón Keops hacia la Península Ibérica.
Según reza el papiro traducido y estudiado por Al-Fasan “una de las famosas tribus egipcias del momento se negó rotundamente a juntar tanta piedra y huyó para siempre del país”, eran los “andalucíes, que al ver las canteras inmensas de piedra y pensar que las tenían que transportar durante kilómetros” cayeron en profundas depresiones, llegando a morir muchos de ellos por el disgusto.
Al-Fasan, ayudado por un equipo de científicos, ha seguido la pista de este pueblo y a través de estudios de AND ha concluido que los andalucíes de los papiros son los ancestros de los actuales andaluces, concretamente de más del setenta por ciento de los habitantes de la actual Comunidad Autónoma.



FUENTE  http://www.elimportuno.com/al-cachondeo/noticias-disparatadas/item/9306-descubrimiento-hist%C3%B3rico-los-andaluces-escaparon-de-egipto-para-no-trabajar-en-las-pir%C3%A1mides