lunes, 27 de febrero de 2012

Egipto anuncia el descubrimiento de varias estatuas de Ramsés II

EL CAIRO (Reuters) - Varias estatuas de más cinco toneladas de peso que se piensa que son de uno de los más grandes faraones del antiguo Egipto, Ramsés II, han sido encontradas al noreste de El Cairo, afirmó el Consejo Supremo de Antigüedades egipcias el domingo en un comunicado.
Ramsés II gobernó Egipto del 1304 al 1237 antes de Cristo, y presidió una era de gran expansión militar, erigiendo estatuas y templos dedicados a su persona alrededor de todo el país. Se cree tradicionalmente que fue el faraón mencionado en la historia bíblica de Moisés.
'Se han encontrado muchas partes de estatuas de granito rojo, las más importantes tenía rasgos parecidos a los de Ramsés II (...) La estatua necesita alguna restauración y pesa entre cuatro y cinco toneladas', afirmaba el consejero Zahi Hawass en el comunicado.
Una cabeza real que pesaba entre dos y tres toneladas y medía 5,1 metros fue también encontrada, con cartuchos, o los signos del nombre real, de Ramsés II en el lateral de la estatua.
Los descubrimientos fueron hechos en un templo al sol al noreste de Cairo en la antigua Heliopolis, una región conocida antiguamente por su culto al sol y donde el Consejo dice que se inventó el calendario basado en el año solar.


Tumba hallada de la Dinastía XIX

Un grupo de arqueólogos egipcios ha descubierto una tumba de grandes dimensiones del comandante del ejército de Egipto durante la dinastía XIX del Imperio Nuevo (1539-1075 a.C.). El Consejo Supremo de Antigüedades informó este domingo en un comunicado de que la tumba es de Petah Mis, que además de dirigir los Ejércitos ostentaba los títulos de príncipe heredero, escritor de la familia real y el encargado de los almacenes de cereales.

Durante las excavaciones, llevadas a cabo en la necrópolis de Saqara, 40 kilómetros al sur de El Cairo, los arqueólogos hallaron también varias fachadas funerarias en las que aparece el difunto con su familia haciendo ofrendas a los dioses. Los investigadores encontraron, además, varias estatuas, algunas de ellas completas, del dueño de la tumba, de su esposa y de su hija.

La necrópolis monumental de Saqara es conocida por la pirámide escalonada de ZoserSegún la arqueólo que realizó el descubrimiento, Heba Mustafa, los antiguos cristianos utilizaron las columnas de la tumba para la construcción de varias iglesias. La tumba fue objeto de robos y saqueos desde la dinastía XIX, según los arqueólogos, que encontraron varias piezas de los muros de la tumba que habían intentado sustraer los ladrones.

La necrópolis monumental de Saqara es conocida por la pirámide escalonada de Zoser y últimamente se han encontrado en ella numerosas tumbas durante excavaciones continuas en esta zona turística.





viernes, 24 de febrero de 2012

Halladas nuevas tumbas de los constructores de las pirámides






Desde hace una década, cuando en 1990 y siguiendo la tradición de los hallazgos fortuitos (el caballo de un turista estadounidense tropezó con una estructura semienterrada) el arqueólogo Mark Lehner y el secretario general de antigüedades egipcio Zahi Hawass descubrieron en Giza el cementerio de los constructores de las grandes pirámides, se sabe que esos inmensos monumentos no los construyeron esclavos a latigazos, como nos ha acostumbrado el cine a creerlo (ni los judíos, ni los atlantes, ni los extraterrestres), sino trabajadores egipcios libres.
Ahora, tras bastante tiempo sin noticias de esa zona, donde se calcula que sólo se ha excavado el 5% del yacimiento, el ministro de Cultura egipcio, Farauk Hosni, acaba de anunciar el hallazgo de nuevas tumbas de los obreros que edificaron las pirámides de Keops y Kefrén (las dos más antiguas de Giza), en la Cuarta Dinastía, hace más 4.500 años. Las tumbas han sido descubiertas por un equipo egipcio dirigido -cómo no- por Hawass. "Es la primera vez que hallamos tumbas como las de 1990", ha dicho el poderoso e ubicuo jefe de la arqueología egipcia, que ha recalcado que estos enterramientos arrojan más luz sobre la primera época de la Cuarta Dinastía y aportan más pruebas de que el trabajo en las pirámides no era forzado.

Para Hawass, el hecho de que las tumbas de los trabajadores estén en la misma área sagrada y ceremonial de Giza -se encuentran al sur de las pirámides y la Esfinge, en las alturas sobre ésta, pasado el uadi principal- indica que la gente enterrada no eran en absoluto esclavos. "No se hubiera permitido enterrarlos en las cercanías de los faraones", subraya.
21 cabezas de ganado y 23 ovejas
La tumba más importante de las encontradas ahora pertenece a Idu. Es de estructura rectangular con una cubierta externa de ladrillos de barro cubierta con yeso. Posee numerosos pozos funerarios y nichos. La parte superior de la tumba tiene forma abovedada, simbolizando la colina eterna en la que la creación comenzó, según la tradición religiosa de Menfis. Esa característica confirma, dicen los especialistas, que la tumba se construyó a inicios de la Cuarta Dinastía. Al oeste de la tumba de Idu se ha excavado otro grupo de sepulcros de obreros y los restos de ataúdes, y al sur otra tumba grande también con pozos de enterramiento que contenían cada uno un esqueleto con abalorios de arcilla.
Según Hawass, las familias de Egipto enviaban cada día 21 cabezas de ganado y 23 ovejas para alimentar a los trabajadores. Para el director de las excavaciones, esta aportación no era en concepto de impuesto sino como una libre colaboración para lo que se veía, dice, como un gran proyecto nacional. Los trabajadores no excedían de los 10.000 (en contra del testimonio Heródoto, que cita 100.000), rotaban cada tres meses y los que morían durante el proceso de construcción eran enterrados en la zona.
Los hallazgos de 1990 comenzaron con el descubrimiento del muro de ladrillo -que fue con lo que tropezó el caballo del turista- de la capilla funeraria de Ptahshepsesu. Hasta ahora se conocían 30 tumbas de capataces y unas 600 de trabajadores. Las de estos últimas son muy modestas y de diferentes formas. En los cuerpos de los trabajadores sepultados se ha podido documentar el duro trabajo que estos realizaban. Los restos humanos presentan evidencias de artritis degenerativa en la zona lumbar y en las rodillas -resultado de levantar grandes pesos- y también haber recibido tratamientos de emergencia a pie de pirámide, como si dijéramos: recolocación de huesos rotos (sobre todo cúbito, radio y peroné). Incluso hay dos casos de amputaciones. La media de edad de los difuntos es de 30-35 años. Dos de las mujeres enterradas padecían enanismo.
Aparte estaban las tumbas de personal de más estatus, según muestran sus títulos: "Supervisor de los albañiles" o "director de los artesanos". Estas tumbas son de mayor calidad y de varias se han recuperado estatuas. Algunas pertenecen a personajes deliciosamente cotidianos, como Nefertjetjes, director de la panadería de los obreros. Destaca la tumba de Petety porque muestra una estupenda maldición: "El cocodrilo, el hipopótamo y el león se comerán a aquel que haga algo malo a mi tumba". La advertencia no sirvió de mucho porque al encontrar el sepulcro la momia ya había desaparecido y no probablemente porque se hubiera marchado sola.

El secreto del maquillaje egipcio

 
EUROPA PRESS

MADRID.- El llamativo y peculiar maquillaje de ojos que adorna los rostros llegados a nuestros días de la realeza del antiguo Egipto no sólo tenía un papel cosmético. Científicos franceses han descubierto que también era utilizado para prevenir o tratar enfermedades oculares ya que actuaba como desinfectante. Sus hallazgos se publican en el número de enero de la revista 'Analytical Chemistry'.
Los químicos Christian Amatore, Philippe Walter y sus colaboradores del Centro Nacional de Investigación Científica galo (CNRS) han demostrado que hace miles de años los antiguos egipcios usaban sustancias basadas en mineral de plomo como cosméticos, incluido un ingrediente del maquillaje negro para los ojos.
Algunos egipcios pensaban que este maquillaje jugaba una función mágica, en la que los antiguos dioses Horus y Ra protegían a quienes los lucían contra varias enfermedades, pero, hasta el momento, la ciencia no les había dado la razón.
En una investigación previa, los científicos analizaron 52 muestras de maquillaje del antiguo Egipto guardadas en el Museo del Louvre de Paris e identificaron cuatro sustancias diferentes basadas en plomo. Avanzando un paso más en la investigación, estos autores han demostrado ahora que esas sustancias disparaban la producción de óxido nítrico en un 240% en células de piel cultivadas.
Los científicos indican que el óxido nítrico es una agente señalizador clave en el cuerpo humano. Sus funciones incluyen el refuerzo del sistema inmune para luchar contra la enfermedad. Su papel podría ser importante para hacer frente a las infecciones oculares que, en áreas tropicales como la zona del Nilo, pueden ser un serio problema.
De esta forma, los egipcios antiguos podrían haber utilizado de forma deliberada esos cosméticos para ayudar a prevenir o tratar enfermedades de los ojos, según sugieren los investigadores, que explican que dos de los compuestos examinados no se producen de forma natural y tuvieron que ser sintetizados por los 'químicos' de la época.
elmundo.es

Arqueólogos descubren ciudad egipcia de más de 3 mil 500 años


Fotografía aérea de la zona donde se han localizado los restos de una antigua ciudad egipcia. Foto:EFE.

El Cairo.- Una misión de arqueólogos austríacos ha localizado una cuidad enterrada, de hace más de 3 mil 500 años, en la provincia egipcia de Sharquiya, en el Delta del Nilo, anunció hoy el Consejo Supremo de Antigüedades.
Según un comunicado del CSA, la ciudad, descubierta gracias a unas prospecciones geofísicas llevadas a cabo mediante el uso de radares, estaba integrada en la ciudad de Afaris, que fue capital egipcia entre los años 1664 y 1569 a.C.
En las imágenes captadas por los equipos de investigación se pueden apreciar calles, casas, templos y tumbas, así como la planificación urbanística de esta antigua localidad.
El secretario general del CSA, Zahi Hawas, señaló que los exámenes geofísicos son el mejor método para delimitar Afaris, cuyos restos se encuentran enterrados, así como para tener una idea de las dimensiones de esta ciudad antes de empezar las excavaciones.
Los arqueólogos han podido localizar, además, un puerto, varios pozos de distintas formas, dos islas y una de las ramas del río Nilo que pasaba por esta ciudad.

jueves, 23 de febrero de 2012

Buscando la tumba de Cleopatra

«Buscando la tumba de Cleopatra»

Arqueólogos en Egipto comenzarán a excavar tres sitios donde se cree están las tumbas de Cleopatra y Marco Antonio. Las excavaciones, cerca de un templo al occidente de la ciudad de Alejandría, comenzarán la próxima semana.

17 de abril 2009.- La historia de la reina egipcia y su amante romano ha cautivado a generaciones durante más de 2.000 años. Ambos tenían grandes ambiciones para la formación de un imperio egipcio, pero tras ser derrotados por un ejército romano se suicidaron en el año 30 AC.
Ahora los científicos dicen que tienen evidencia de que la famosa reina y su general fueron enterrados juntos en un sistema de túneles debajo del templo de Tabusiris Magna.


El templo de Taposiris Magna, al oeste de Alejandría, en Egipto


El equipo de arqueólogos egipcios y dominicanos que han estado trabajando en la zona en los últimos tres años, afirma que llegaron a esa conclusión tras el reciente hallazgo de tumbas que contenían unas 10 momias, un busto de Cleopatra, monedas con su imagen y una máscara que se cree perteneció a Marco Antonio.


Dos de las monedas halladas con el rostro de Cleopatra.


Tal como dijo el doctor Zahi Hawass, director del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, estos hallazgos demuestran que la ubicación es un sitio muy importante.
El descubrimiento de este tipo de objetos demuestra que la gente que fue enterrada aquí fueron personajes importantes", afirma el arqueólogo. "Por eso en semanas recientes alquilamos un equipo de escaneo por radar para analizar el suelo a unos 30 metros bajo la superficie y el radar mostró tres sitios donde podrían estar los restos y si tenemos suerte quizás encontraremos las tumbas de Cleopatra y Marco Antonio.

"Y si es así, podría ser el hallazgo arqueológico más importante del siglo XXI", afirma el científico.

Amantes fracasados

Los hallazgos recientes fueron hechos en una serie de pozos profundos bajo el templo construido durante el reinado de Ptolomeo II (282 a 246 AC).
Marco Antonio se suicidó en agosto del año 30 AC después de perder la batalla de Actium y pocos días después Cleopatra decidió también acabar con su vida. Sus tumbas fueron escondidas y hasta ahora no habían podido localizarse.
"Murieron en un período de guerras y la gente de Roma no los quería, así que creemos que Cleopatra ordenó esconder ambas tumbas y éste parece ser el lugar perfecto".
Según Zahi Hawass, si realmente logran ubicar las tumbas y éstas están intactas podrían contener artefactos preciosos y muy valiosos.
Cleopatra fue una de las mujeres más poderosas de su época -expresa el doctor Hawass- y con sus encantos atrapó los corazones de dos de los hombres más poderosos de aquel tiempo: Julio César y Marco Antonio, así que es probable que haya objetos importantes".

Muerte misteriosa:

Las leyendas cuentan que Cleopatra se suicidó con la mordedura de una víbora venenosa, pero tal como afirma el experto egipcio Zahi Hawass nadie sabe con certeza cómo murió la faraona.
"Creemos que la idea de la víbora es algo romántica y le ha dado mucho misterio a su muerte, pero no estamos seguros de que realmente haya muerto así, como lo vemos en las películas.
Lo cierto es que sí se suicidó, y la historia cuenta que cuando Octavio derrotó a Marco Antonio en Alejandría éste se suicidió. Cleopatra después trató de ganar el corazón de Octavio, pero cuando vio que no había esperanzas decidió también morir.
"Era una mujer sumamente ambiciosa y quería reinar el mundo desde Egipto".


Y a pesar de lo que dijo un equipo de expertos británicos hace dos años, que Cleopatra no era tan hermosa como se pensaba sino más bien era algo fea, el profesor Hawass afirma que el hallazgo reciente revela lo contrario.
"El busto que encontramos en Taposiris demuestra sus encantos, e indica que Cleopatra no era poco atractiva.
Y creo que una mujer que logró atrapar los corazones de Julio César y Marco Antonio no pudo de ninguna forma ser una mujer fea", expresa el arqueólogo.

Hallan 12 esculturas esfinges Egipto

15 de noviembre de 2010



El Cairo, Egipto – Doce estatuas de esfinge fueron descubiertas en la región de Luxor, en las proximidades de los templos de Karnak, según informó el Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto. Se estima que proceden del reino del faraón Nectanebo I, entre 380 y 363 a.C.
Las esculturas fueron encontradas por arqueólogos a lo largo de la antigua avenida de Nectanebo I, que comienza en el Nilo y llega hasta la Avenida de las Esfinges, nombrada de este modo por las estatuas de esfinges al dios Ra que la flanquean. Conectaba los templos de Luxor y de Karnak, en parte restaurados, distanciados por 2,7 km. Otros artefactos de la época romana fueron descubiertos, entre ellos vasijas. El registro del área se efectuará minuciosamente en las próximas semanas,
Nectanebo I, quien reinó desde 380 hasta 363 a.C. fue uno de los últimos faraones egipcios ; intervino en la Heliópolis, embelleciendo el santuario al dios Ra. Fue un gran constructor y restaurador de templos en un Egipto entonces reunificado por última vez por un soberano de origen local.


miércoles, 15 de febrero de 2012

Descubrimiento 20 momias y un sarcófago

El equipo de investigadores de la Universidad de Jaén (UJA) que desde hace un mes trabaja en la necrópolis de Qubbet el-Hawa en Asuán (Egipto) ha cosechado sus primeros resultados, con el hallazgo de veinte momias de diferentes periodos, así como una gran cantidad de material arqueológico, entre el que se encuentra un sarcófago de madera.

Una veintena de momias y un sarcófago, entre los descubrimientos de las excavaciones que la UJA realiza en Egipto

Se trata de la cuarta campaña de excavación que realiza este equipo, dirigido por el profesor de Historia Antigua de la UJA Alejandro Jiménez Serrano, que está centrando sus esfuerzos en una gran tumba construida por un gobernador provincial de la XII Dinastía (1830 a.C.), tal y como ha informado este lunes la institución jiennense.
De este modo, según ha añadido, se ha hallado el referido sarcófago de madera de un alto personaje enterrado con posterioridad en la gran tumba. Además, se han descubierto un par de tumbas menores en el exterior del gran complejo funerario que este equipo excava desde 2008.
En total, en esta cuarta campaña, que se prolongará hasta el 3 de marzo, participan 17 investigadores de diferentes disciplinas y universidades (Jaén, Granada y Londres), lo que en palabras del responsable del proyecto "ha permitido no sólo centrarse en aspectos puramente arqueológicos o históricos, sino que también se han desarrollado nuevas tecnologías, tales como el RTI (Reflectance Transformation Imaging), y el escaneo de piezas en 3D, lo que ayuda en la lectura de los textos jeroglíficos con una mayor exactitud".
Jiménez Serrano ha destacado al respecto que es la primera vez que se combinan ambas tecnologías en un proyecto arqueológico, lo que permite que ya se estén procesando los primeros resultados en la Universidad de Jaén. "Ello supone un salto cualitativo y metodológico que sitúa a la Universidad de Jaén a la vanguardia de las investigaciones arqueológicas a nivel mundial", ha subrayado.
En los próximos días se espera que los investigadores lleguen a los niveles más antiguos de la tumba, donde, según ha explicado el profesor de Historia Antigua, hay evidencias claras de la presencia de más cámaras, "quizás intactas". Los avances del proyecto Qubbet el-Hawa se puede seguir a diario en Internet (www.qubbetelhawa.es), donde se resumen los descubrimientos y se ilustran con imágenes.


El proyecto


Desde 2008, la UJA desarrolla un ambicioso proyecto en una de las necrópolis más importantes de Egipto. Allí, desde la VI Dinastía (2250 a.C.) se enterraron los más altos funcionarios de la provincia más meridional egipcia. Dada la situación estratégica, sus responsabilidades en las relaciones con el Desierto Oriental, las rutas de comunicación con el Desierto Occidental y, sobre todo, los contactos con Nubia, permitieron a estos nobles jugar en muchos momentos papeles decisivos en las relaciones internacionales y comerciales de Egipto. Igualmente, la zona era rica en afloramientos de diversas rocas de gran calidad que eran demandadas por la corte para la realización de estatuas y otras construcciones, por lo que también gestionaron el avituallamiento de las expediciones y los canteros.
Por lo que conoce el equipo hasta el momento, la necrópolis fue usada ininterrumpidamente desde la VI Dinastía hasta finales de la XII Dinastía (1800 a.C.), si bien hay tumbas y enterramientos de periodos posteriores. Qubbet el-Hawa destaca sobre todo por la cantidad y calidad de las biografías de los personajes enterrados. Cualquier visitante puede encontrarse con los textos inscritos en las tumbas de Herjuf, Pepi-Najt Heqa-ib I, Sabni I, Sabni II, Sarenput I y Sarenput II, sólo por citar algunos de los más conocidos.
Los trabajos de investigación del proyecto Qubbet el-Hawa se han centrado por el momento en tres tumbas, las número 33, 34 y 34h. En las dos primeras, se están llevando a cabo labores de excavación arqueológica, mientras que la última está siendo consolidada antes de ser restaurada, tal y como ha recordado Jiménez Serrano.

martes, 14 de febrero de 2012

Ankh



ANKH






El Anj (ˁnḫ) (☥) es un jeroglífico egipcio que significa "vida", un símbolo muy utilizado en la iconografía de esta cultura. También se la denomina cruz ansada (cruz con la parte superior en forma de óvalo, lazo, asa o ansa), crux ansata en latín, la "llave de la vida" o la "cruz egipcia".







Cruz egipcia de la vida- ANKH- un símbolo y atributo de dioses inmortales.
En las creencias y el simbolismo del antiguo Egipto, se confiaba en el para traer longevidad y salud eterna.
En el mundo de los muertos era la llave para abrir las puertas del paraíso y a los dioses amigables, que traían una vida eterna y feliz.
También restaura el balance de la energía, expulsa todas las ondas perjudiciales causadas por enfermedades y el cansancio del organismo.






El Ankh es representado como un objeto, con procedencia directa desde el disco solar, que es ofrecido a los dioses o al faraón, para que puedan administrar el aliento de vida entre los hombres.

Su forma recoge especialmente esta característica, por el extremo que es ofrecido. Se presenta como un rayo de luz, la prolongación del rayo solar que emana del disco divino. Por el extremo opuesto, por donde es recogido, se presenta como una llave que es asida y que determina propiedad y uso.


El Ankh, la llave de la vida, aparece en las manos de los dioses como un símbolo de vida eterna y como llave de los misterios de la naturaleza, tal como el hombre, microcosmos, es la llave del macrocosmos. También suele aparecer en las manos de los dioses, frente a la nariz del rey, otorgándole el "aliento de vida" o, como chorros de luz, en forma de Ankh, que fluyen sobre el rey durante la purificación ritual.







Como símbolo de la imperecedera fuerza vital fue representado en las paredes de templos en estelas y aparece, grabado en piedra, en los dinteles de las puertas de los templos, señalando así los lugares donde se produce el contacto entre hombres y dioses. El Ankh, deja de ser solo el símbolo del aliento divino que permite la vida de los hombres en la tierra y pasa a ser señal de la divinidad entre los hombres, marcando, con su presencia en templos: estelas, bajos y altos relieves, como el centro de un motivo ornado por báculos de Anubis y navegando sobre la Barca Solar.


Como amuleto, al Ankh, se le atribuiría la capacidad de atraer y conservar el aliento de la vida y las fuerzas vitales. Son muy numerosos los grabados y las esculturas en los que aparece un dios o diosa con la cruz en la mano, acercándosela a la nariz de algún otro dios o protegido. Con este gesto, el portador de la llave en forma de cruz, insuflaba aliento de vida al otro, quien a su vez, lo recibía a través de las ventanas de su nariz.

Como marca de la influencia del aliento divino, a través del dígrafo KH, existen importantes palabras compuestas que poseen el fonema como referencia al dios.
AKH-EN-ATON: El significado del nombre de Akhenaton es "Simbolo Vivo de Aton"
TUT-ANKH-AMON: El significado del nombre de Tutankhamon es: "Imagen Viviente del señor dios Amón"





Los antiguos egipcios dotaron al Ankh de un rico significado. No obstante, y debido al desconocimiento del lenguaje jeroglífico, el Ankh comenzó a distanciarse de su significado real y pasó a formar parte de la simbología de escuelas de esoterismo, logias y asociaciones secretas.






Pasados los años estos nuevos significados y añadidos alejaron al símbolo egipcio de lo que fue en su origen. Pasó a conocerse como la “Llave de la Vida” debido a que, en tiempos antiguos, la Iglesia Copta de Egipto adoptó el Ankh como una forma de la Cruz Cristiana. Esta es la razón por la cual hoy en día el Ankh se conoce como “cruz ansada” o “llave de la vida” (como dato recordemos que en el Antiguo Egipto las llaves y la cerradura fueron desconocidas). El Ankh también fue identificado con la Tau griega, y la podemos encontrar en nuestros diccionarios en el apartado dedicado a las cruces de diferentes culturas. El Ankh se transforma entonces en la “Cruz Egipcia”, apartándose completamente de su significado original.
















Con el comienzo de la Nueva Era y las disciplinas alternativas el Ankh reaparece como una herramienta de sanación. Como ocurriera antes en la historia, se adopta su símbolo pero no su simbología.


Aunque el Ankh sea un objeto que no se puede rotular, continúa siendo un objeto, uno divino y tiene forma que se presenta como un nudo, una unión, una atadura, un vínculo, una conexión… Debemos en este punto preguntarnos qué une, ata o conecta el símbolo Ankh. La respuesta nos revelará su significado oculto.


La finalidad del Ankh está escondida en su forma, su verdad está escondida en su atadura. El Ankh debemos verlo como un anillo, una unión, un poderoso talismán que une lo que no puede ser separado, pero a veces está desunido.


Este símbolo de antigüedad ahora resurge para asistir al hombre moderno a restablecer su unión con todo lo que Es. El Ankh puede cumplir la función que en un principio cumplía la religión. (el concepto de religión deriva del verbo religar, que a su vez proviene del latín “religāre”, volver a atar). Ofrece un camino para recuperar la unión con lo interno.









La unión entre dos mundos.






El Ankh es un símbolo egipcio y no puede sustraerse de la cultura que lo creó. Según la creencia egipcia existen dos mundos paralelos. En uno estamos inmersos, es el mundo visible y material. El otro mundo nos es ajeno, desconocido e inmaterial. El ser humano es un caminante entre los dos mundos, su ciclo de vida y muerte se lleva a cabo en ambos mundos, la existencia no se detiene en ningún momento. El difunto renace en el mundo invisible y viceversa. El Ankh es un lazo con el mundo invisible que no debe desatarse. Es eso lo importante a la hora de querer comprender su significado.


El signo jeroglífico Ankh, el trilítero, se lee “vida”. Los egiptólogos nos dicen que el ankh simbolizaba para los egipcios la vida, el aire y por extensión el agua (la fuente de vida). Explican también que el Ankh debe interpretarse como el aliento vital que facilitaba la respiración a los difuntos en el Más Allá. De esto se deduce que el Ankh es vida para los residentes de ambos mundos. El Ankh beneficia tanto a los vivos como a los muertos.
















La vida eterna.






Normalmente nos referimos a la vida eterna como una recompensa de la que disfrutan los difuntos en el Más Allá luego de una vida virtuosa. La existencia sería entonces eterna y estática. Pero para los egipcios nada era estático, puede que ni siquiera la muerte lo fuera.


En las inscripciones es frecuente encontrar dos jeroglíficos para expresar la “eternidad”: el jeroglífico “neheh” se escribe con el signo del sol entre dos trenzas de lino. Esta eternidad, con la presencia del Sol, es una “eternidad luminosa”; se trata de una eternidad superior, la eternidad de Netjer y de Su esencia.


Existe otra eternidad, “djet”, la eternidad que corresponde a los ciclos de la Creación. El ciclo solar representado por el dios Ra, y el ciclo agrícola representado por el dios Wesir pertenecen a la eternidad djet.


El ser humano, por estar incluido en la Creación, forma parte de los ciclos. Vive inmerso en el ciclo de vida-muerte-resurrección que se repite una y otra vez. Los ciclos mantienen el movimiento y evitan el estancamiento de la vida, y por ende, del ser humano.


La rueda cíclica de la existencia lleva al hombre a existir tanto en el mundo visible como en el invisible. Su existencia no se detiene; al menos en teoría.


Un Ankh, una “vida”, surge en su momento pero necesita estar ligada con ambos mundos, el visible y el invisible. De esta manera el hombre puede unir su acción del momento presente, con aquella acción de momentos pasados y remotos. Ankh es vida en reposo que surge y se manifiesta a medida que la persona así lo pide.


Una vez que el Ankh comienza a actuar, el hombre se ve a sí mismo reflejado en ambos mundos: el que dejó, Duat, y en el que ahora vive. Una vez que la unión es entendida se hace eterna, y el hombre no pierde lo que, para estar aquí, dejó atrás.


Una cosa es importante, el Ankh viene a aquellos que no perdieron su humildad ni su unión con el Divino. Pues si lo perdieron el Ankh se deshace y el nudo se suelta. No hay que perder de vista que el Ankh es unión, es amor y mucho de lo que sentimos es parte de Netjer y no del hombre. La humildad es el resultado de aceptar con amor que vivir en unión con Netjer y servir a Su Creación nos nutre y colma de dicha.











Espero que os guste el tema, un saludo, Isis.

lunes, 6 de febrero de 2012

Encontrado templo dedicado a la diosa Bastet


La semana pasada, el Consejo Supremo de Antigüedades Egipcias –dirigido por egiptólogo Zahi Hawass– anunció a la prensa el hallazgo en Alejandría de un templo dedicado a la diosa gata Bastet. Según los arqueólogos, el templo ha sido descubierto bajo las calles de la ciudad, y parece datar de la época de la reina Berenice II, esposa de Ptolomeo III, que gobernó entre el 246 y el 22 a.C. Representada siempre como un gato doméstico, o bajo la forma de una fémina con cabeza de este animal, la diosa Bastet se consideraba protectora del hogar y simbolizaba la alegría de vivir y la felicidad.
Los trabajos de excavación realizados hasta ahora han sacado a la luz una estructura de unos 60 metros de longitud y unos 15 de anchura, aunque los investigadores creen que esto es sólo la mitad del templo. Además, durante la excavación se han hallado numerosas piezas arqueológicas. Cientos de ellas –unas seiscientas– representan, precisamente, figuras de felinos que aluden a la diosa. Os dejamos una pequeña galería de imágenes difundidas por la institución arqueológica egipcia.

Estatua de niña. La diosa Bastet estaba también relacionada con la maternidad. © Consejo Supremo de Antigüedades Egipcias.
Una de las numerosas estatuas de gatos halladas en el templo. © Consejo Supremo de Antigüedades Egipcias.
Cabeza del dios niño Harpócrates, versión helenizada de Horus el niño. © Consejo Supremo de Antigüedades Egipcias.

Restos del templo dedicado a la diosa felina. © Consejo Supremo de Antigüedades Egipcias

Hallada tumba de un escriba

Un equipo de arqueólogos que trabaja en la localidad de Tell el-Maskhuta, a 120 kilómetros al Este de El Cairo, ha descubierto una importante tumba perteneciente a un destacado escriba real de la XIX Dinastía (1315-1201 a.C.) La tumba pertenece a Ken-Amun, encargado de supervisar los registros reales, y su lugar de último descanso está profusamente decorado, según explicó a la prensa Zahi Hawass, director del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto.
El notable hallazgo constituye la primera tumba de época ramésida descubierta en el Bajo Egipto, y está construida con ladrillos de barro, contando además con una habitación rectangular cubierta con un techo abovedado realizado en piedra. Según explicó Hawass, los muros interiores de la tumba están ricamente decorados con numerosas escenas funerarias –incluyendo el capítulo 12 del Libro de los Muertos–, y también explican que la esposa del escriba, llamada Isis, trabajaba como música para el dios Atum.



Relieves descubiertos en el interior de la tumba de Ken-Amun. Crédito: Consejo Supremo de Antigüedades Egipcias.

Otras representaciones artísticas incluyen relieves del dios Seth y de un rey de la XIX Dinastía. Además, en ese mismo lugar aparece mencionada la capital de los hicsos, un pueblo que invadió el Delta del Nilo en la época de la XII Dinastía. Hawass cree que el hallazgo permitirá comprender mejor las relaciones del Antiguo Egipto con sus vecinos del Este. Precisamente, Tell el-Maskhuta, lugar del hallazgo, era la sede de una guarnición donde el antiguo ejército egipcio se armaba antes de iniciar sus campañas militares en el Este.

Fotografías: Consejo Supremo de Antigüedades Egipcias.

Túnel tumba faraón Seti I

Hace sólo un par de días, el Ministro de Cultura de Egipto, Farouk Hosni, anunció a la prensa nuevos hallazgos en el misterioso túnel existente en la tumba que el faraón Seti I (1314-1304 a.C.) se hizo construir en el célebre Valle de los Reyes. En Planeta Sapiens nos habíamos hecho eco de la existencia de este singular túnel en el artículo Tumbas perdidas, donde recogíamos los últimos trabajos del Dr. Zahi Hawass, Secretario General del Supremo Consejo de Antigüedades egipcias:
“Allí, en el recóndito paraje escogido por numerosos faraones como lugar de su último descanso, se encuentra la tumba KV17, perteneciente al faraón Seti I. El hermoso recinto –uno de los más grandes del valle– fue descubierto por el italiano Giovanni Battista Belzoni en 1817. Belzoni halló el sarcófago del faraón (la momia fue encontrada tiempo después en Deir el Bahari) y, al final de la tumba, un misterioso pasadizo descendente cuyo final sigue siendo hoy un misterio. Un enigma que, precisamente, ha atraído la atención de Hawass. La máxima autoridad de la arqueología egipcia se ha propuesto desvelar las incógnitas que rodean el misterioso pasillo.

Vista interior de la tumba de Seti I. Crédito: Wikipedia.
En el siglo XIX, fue el propio Belzoni el primero en tratar de desentrañar el enigma. Retirando toneladas de escombros, el italiano logró avanzar 90 metros, pero se vio obligado a desistir ante la dificultad y el riesgo que entrañaba la empresa. Años después, a comienzos del siglo XX, el célebre Howard Carter lo intentó de nuevo –después de que John Gardner fallara en el empeño en 1843–, también con resultados negativos. En la década de los 60, fue el jeque Alí Abd el Rassoul quien tomó el relevo. Ayudado por decenas de trabajadores, el jeque consiguió avanzar hasta los 137 metros, pero el pasillo no parecía tener fin, y el temor a la asfixia y el derrumbe le hizo desistir. La misma suerte corrió años después el arqueólogo Kent Weeks, quien estuvo a punto de morir sepultado por un derrumbe en la empinada galería. Pese a los fracasos cosechados por sus antecesores y al más que evidente riesgo que entraña el lugar, Hawass, consciente de lo atractivo del enclave, decidió continuar con el desafío en el año 2007. Hasta la fecha ha logrado afianzar 90 metros del pasadizo y ha instalado un curioso sistema de vagonetas para extraer las toneladas de escombros, empeñado en acabar con el enigma.”
Finalmente, parece que Hawass ha logrado su objetivo, y su equipo de arqueólogos han conseguido excavar el túnel hasta llegar a los 174 metros de longitud. Las excavaciones, que dieron inicio en noviembre de 2007, han sacado a la luz numerosos shabtis y restos de cerámica datados en la Dinastía XVIII. Tras alcanzar el final del tramo excavado por primera vez gracias al equipo del jeque Abdel Rassoul, los arqueólogos egipcios han descubierto un pasadizo descendente de unos 25 metros de longitud y apenas dos metros y medio de ancho, así como una escalinata compuesta por cincuenta y cuatro escalones. A esta primera escalera le sigue otra más, en este caso de seis metros de longitud. Al parecer, según ha explicado Hawass en su propia página web, este pasadizo cuenta con una falsa puerta en la que puede leerse un texto hierático que reza: “Subir la jamba de la puerta y hacer el pasaje más ancho”. Una frase que podría corresponderse con instrucciones dejadas por el arquitecto a sus trabajadores.

Shabti descubierto durante las excavaciones en el túnel de Seti I. Crédito: Sandro Vannini.
Hawass ha explicado también que el último de los peldaños de la escalinata quedó sin terminar, y el túnel termina de forma abrupta en ese punto. Todo parece indicar que tras la construcción de la tumba de Seti I, el faraón decidió crear una “tumba secreta dentro de otra tumba”, según palabras del propio Hawass. Sin embargo, cuando el faraón falleció y su hijo Ramsés II ascendió al trono, los trabajos del túnel quedaron inconclusos. Ahora, el equipo de arqueólogos pretende centrar sus trabajos en la tumba de Ramsés II y en preservar las pinturas murales allí existentes, además de buscar un túnel similar al que Seti I intentó completar en su lugar de último descanso.

viernes, 3 de febrero de 2012

Abertura del Museo de Cocodrilos en Asuán

Abertura del Museo de Cocodrilos en Asuán


Martes, 03 de enero del 2012: el primer “Museo de Cocodrilos” se va a abrir este mes en curso en frente del Templo de Kom Ombo en Asuán, una zona turística en el banco del este del Río Nilo, sur de Egipto.
Cuarenta cocodrilos embalsamados con diferentes tamaños entre 1.5m y 5m de largo se expondrán, según dice la Autoridad de Turismo de Egipto. 
El museo, que se está abriendo este mes por el Día Nacional de Asuán en enero, va a contar también con estatuas de Sobek, conocido por los Antiguos Egipcios como ¨el dios cocodrilo¨.

Cientos de pintados bloques de piedra caliza en San El Hagar

Cientos de pintados bloques de piedra caliza en San El Hagar


 
Durante unos trabajos rutinas de excavación, excavadoras francesas trabajando en el sitio arqueológico de San El Hagar desenterró cientos de pintados bloques de piedra caliza que fueron utilizados una vez en la construcción del Templo de la dinastía XXII del rey Osorkon II.
 
El Ministro de Estado para Antigüedades, Dr. Zahi Hawass, dijo que prontos estudios en este sitio reveló que estos bloques fueron desmantelados y reusados en la construcción de edificios durante el último período del Antiguo Egipto y la época Ptolemaica.

Egipto descubre cartucho del rey Apries

Egiptología: Egipto descubre cartucho del rey Apries


Sábado, 13 de agosto del 2011: Cairo, (Pal Telegraph) – la Autoridad Egipcia de Operaciones Militares descubrió el día martes la placa de identificación del rey Apries en la zona de Tal Defna en Ismailia que está al oeste del Canal de Suez.
La placa está hecha de dos piezas de piedra arenisca roja con dos cartuchos llevando el nombre de Wa-ib-ra (Apries) inscrito. Apries (589-570 a.C.) fue el quinto rey de la dinastía 26.
El Secretario General del Consejo Supremo de Antigüedades, Mohamed Abdel Maksoud, dijo que la placa fue trasladada a los almacenes en Ismailia.
Abdel Maksoud llegó a decir que las dos piezas fueron cubiertas de jeroglífico, mientras que la base no llevaba ninguna escritura ni relieves. La primera y la más larga es 163 cm de altura, 85 cm de ancho y 58 de espesor, mientras que la segunda y la más pequeña es 86 cm de altura y 55 cm de ancho.
Abdel Maksoud indicó que una previa excavación en la zona de Tal Defna, que se llevó a cabo por un equipo del Consejo Supremo de Antigüedades desde casi tres años, condujo a una serie de descubrimientos.
Él agregó que Tal Defna no era solo una guarnición militar de mercenarios soldados griegos, sino también una ciudad egipcia establecida por el Rey Psamético I durante la primera parte de la Dinastía 26.

Shabtis encontrados

Shabtis se han encontrado en el Oasis de Bahareya


Shabtis se han encontrado en el Oasis de Bahareya. Shabtis son pequeñas estatuas como las que aparecen en la foto, se supone que representan a los difuntos en la otra vida y se colocan a menudo en las tumbas.

6 Tumbas en Saqqara

Abertura de 6 tumbas faraónicas en Sakkara



El lunes, 23 de mayo del 2011, el Dr. Zahi Hawas, Ministro de Antigüedades, abrió 6 tumbas de Altos Funcionarios de Estado y Ministros de la época del Estado Moderno en la zona de Sakkara al terminar la restauración de las mismas. El Ministro declaró también que durante la restauración de las tumbas, se descubrió una inscripción de madera que se refiere a la Familia 26, indicando que la primera operación de restauración de la Pirámide escalonada fue en el año 500 A.C.
Las 6 tumbas son: Tumba de Hor Moheb, quien fue ministro y se convirtió en rey al final de la Familia 18, Tumba de Maya, el Secretario del Tesoro del Rey Tut Ankh, Tumba de Meri Net, el Custodio del Templo de Atón en el Reinado de Akhenaton, Tumba de Bayi y su hijo Raeya, el Supervisor a las mujeres del Rey Tutankamun, Tumba de Betah Im Weya, uno de los más altos Cortesanos Reales en la era de la Familia 18, y Tumba de Tia Wa Tia, uno de los Funcionarios de la época del Rey Ramsés II.

Primer enfermo de corazón

Primer enfermo de corazón en todo el mundo, una princesa faraónica



El jueves, 19 de mayo de 2011, un grupo de investigadores egipcios y norteamericanos descubrieron que una princesa faraónica, vivió hace 3500 años en la ciudad de Luxor, se cree que es el primer enfermo de corazón en todo el mundo.
La princesa se llama Ahmos Meret Amun, se cree que pertenece a una de las familias faraónicas ricas, vivió en Luxor desde el año 1580 A.C. y murió a la edad de 40 años.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Abu Simbel


ABU SIMBEL


A unos 20 kilómetros del territorio de Sudán están situados los sitios nubios más famosos: el gran templo de Ramsés II y el dedicado a su esposa Nefertari.
A finales de los años 60, gracias a una excepcional obra de ingeniería, los templos fueron cortados en bloques y reconstruidos 65 metros más arriba, en dos colinas artificiales, colocados magníficamente manteniendo la orientación originaria, condición indispensable para que los rayos solares, como habían planificado los arquitectos del soberano, penetren dos veces al año hasta la extrema cámara interior del templo, donde las cuatro divinidades -Ptah Menfita, Amón-Ra Tebano, Ra-Horaki Heliopolitano y el mismo Ramsés II divinizado- esperan a ser inundados por su luz.
El templo fue << descubierto de nuevo>> a principios de 1800 por el explorador y viajero J.L Burckhardt, primer europeo desde la época clásica que, disfrazado de árabe pudo visitar este sitio.
Pocos años después, el italiano G.B. Belzoni logró liberar la entrada del templo de la arena, abriendo el camino a muchísimos viajeros, entre los que destacan muchas celebridades, como el emperador Maximiliano de Baviera, Gustave Flauvert que acompañado por el fotógrafo Máxime de Camp, nos dejo preciosas fotografías.















Interior del templo


El templo principalmente dedicado a Ra Horakti, presentaba en origen cuatro colosos de Ramsés II que plácidamente observaban los límites de Egipto. Uno de ellos se derrumbó, probablemente no mucho tiempo después de su construcción, a causa de un temblor sísmico.
Ala entrada, en la primera sala del templo, se observa una nave central bordeada por pilastras osíricas, que recuerda el segundo atrio del Ramesseum. Sigue otra sala hipóstila más grande, conserva las cuatro estatuas de las divinidades.
El tema principal de las decoraciones es la batalla de Qadesh, de cuya victoria se vanagloriaba Ramsés II; recientemente ha sido redimensionada hasta hacer suponer una retirada de las tropas egipcias ante la eficaz emboscada enemiga. El templo menor de Abu Simbel fue dedicado a la diosa Hathor y a la reina Nefertiti, esposa principal y muy amada del faraón.
La fachada del pequeño templo ruprestre alterna cuatro estatuas colosales del rey y dos de la reina con el semblante de la diosa Hathor; junto a ellos príncipes y princesas hijos de la famosa pareja real.
En su interior, una sala única hipóstila, subdivida en tres naves, cada una con seis pilastras hathóricas, sigue un pequeño vestíbulo y otro pequeño santuario con Hathor con forma de vaca saliendo de la pared de la roca para proteger al faraón.



Interior del templo












                                                                          Panorámica

Espero que os guste el tema, un saludo, Isis.