lunes, 30 de enero de 2012

Noticia

Momia egipcia permite conclusiones sobre cáncer de prostata
jue, 12 ene 2012
EL CAIRO (AP) — El descubrimiento de cáncer de próstata en una momia de 2.200 años de antigüedad indica que la enfermedad se debió a la genética y no al ambiente, afirmó una profesora de laAmerican University en El Cairo.
La dicotomía genética-ambiente es clave para comprender el cáncer.
La profesora Salima Ikram, miembro del equipo que estudió la momia en Portugal durante dos años, afirmó el domingo que pertenecía a un hombre que murió entre los 40 y los 50 años de edad.
Agregó que es el segundo caso conocido más antiguo de cáncer de próstata.
"Las condiciones de vida en la antigüedad eran muy diferentes: no había contaminantes ni alimentos modificados, lo que nos lleva a suponer
que la enfermedad no está vinculada necesariamente con factores industriales", dijo.
Una declaración de su universidad dice que el caso más antiguo pertenece al esqueleto de un rey en Rusia de hace 2.700 años.

domingo, 29 de enero de 2012

Egipto antes de los faraones

EGIPTO ANTES DE LOS FARAONES

Los transcendentales cambios que hacia el año 8.000 empezaron a transformar la evolución de la humanidad y que culminaron con la invención de la agricultura y la ganadería acontecieron no lejos de Egipto, en tierras de Oriente Próximo, y tal vez, de Sudán. Pero Egipto permaneció la margen del proceso de desarrollo de la economía productiva hasta bien entrado el sexto milenio, cuando sus comunidades humanas nómadas que vivían de la caza y ocupaban las terrazas del Nilo aún no desertizadas, empezaron a recibir el influjo de grupos neolíticos procedentes de Asia, portadores de una agricultura y ganadería ya avanzadas.El instrumental lítico solía estar hecho de piedra , en la cultura prehistórica egipcia existía diversidad de modelos. Los grupos de cazadores poseía una gran maestría en la fabricación de puntas de silex, heredado de los tiempos del Paleolítico Superior.La hoja de cuchillo con espiga era una técnica con la que se trabajaba esta hoja, con retoques paralelos, tenía una antigüedad de varios milenios y se remonta al Paleolítico.Como el cuchillo de Dyebel Elarak, que estaba fabricado de esa manera dado que el país tenía dificultades para proveerse de metales, este cuchillo se compone de una hoja con retoques paralelos y de un mango de marfil con decoración en relieve, en cuyas características se han visto influencias mesopotámicas.

             
                                 Cuchillo de Dyebel Elarak

La empuñadura muestra en primer lugar una lucha cuerpo a cuerpo reflejo de la sociedad belicosa de la época, una escena de un combate naval entre dos hileras de navíos.

Este fragmento de tela de lino pintada y finalmente tejida procede de una tumba predinástica de Guebelein, en el Alto Egipto. En él se ven dos bajeles con la proa y la popa ligeramente levantadas, con una doble cabina en el centro y con un timonel a popa. El perfil de las naves es idéntico a las del registro inferior del mango del cuchillo de Dyebel el-Arak, así como las que vemos en numerosos vasos pintados de la fase Nagada II y también en una pintura mural de Hieracómpolis. Se trata, pues, de las características embarcaciones que surcaron el Nilo durante el período Predinástico.


                 Lino pintado de Guebelein

La escultura predinástica: los elementos conocidos de la escultura de bulto redondo de época predinástica consisten sobretodo en estatuillas de barro cocido, hueso o marfil que representan, la mayoría imágenes de mujeres desnudas, también se han hallado estatuillas de madres con su hijo en brazos. Las mismas estatuillas no es seguro si son representaciones de la Diosa Madre o si eran estatuillas funerarias.

         Estatuilla


La cerámica del período de Nagada I es modelada a mano de color amarronado rojiza decorada con motivos antropomorfos, zoomorfos y geométricos pintados en blanco mientras que la del período de Nagada II la cerámica se caracteriza por la pasta de color crema sobre la que se pintan motivos decorativos en color marrón.

              
Cerámica fase Nagada I                        Cerámica fase Nagada II


La cerámica Badariense procede de las tumbas de la necrópolis de Hammamiya, que conserva ofrendas alimenticias al difunto, es una cerámica a manos de color rojizo con el borde ennegrecido. Corresponde al período Predinástico Antiguo en el Egipto Medio y precede de la civilización de Nagada.



Mientras en el Bajo Egipto se desarrollaba la pujante civilización de Maadi-Buto, que mantenía activas relaciones a través del Mediterráneo con Mesopotamia, en el Alto Egipto se consolidaba la civilización de Nagadam con centro en Ombo, patria del dios Set. Sin embargo, divinidades procedentes del Delta se consolidaron también en el Alto Egipto, hasta estallar un conflicto entre los adoradores de Horus y de Set, que acabó con la victoria de los primeros. Así se formó el reino horiano de Hieracómpolis, en el Alto Egipto, considerado hermano del reino de Buto en el Delta. Pero, desaparecido este último, los reyes de Hieracómpolis iniciaron la conquista del Bajo Egipto, al tiempo que establecían su capital en Tinis y su necrópolis en la cercana Abidos, principal santuario de Osiris en el Alto Egipto.

Espero que os guste el tema, un saludo, Isis.

sábado, 28 de enero de 2012

Sesostris I y la Historia de Sinué


SESOSTRIS I Y LA HISTORIA DE SINUÉ

El reinado de Sesostris I (1971-1928) en solitario se inició de forma violenta, al ser asesinado su padre, Amenemes I. Gracias a que el difunto faraón había asociado a su hijo al trono durante diez años, la sucesión no resultó problemática.
Durante el reinado de Amenemes I (1991-1062), Sesostris se había encargado de los asuntos militares. Precisamente, fue mientras dirigía una expedición en el desierto Líbico contra las tribus nómadas cuando acaeció el asesinato de su padre. Sesostris se dirigió rápidamente a la capital de Egipto, Ittauy, próxima al lado de El-Fayum, y se hizo coronar en el años 1962, controlando de este modo la situación. Advertido por el fantasma de su padre sobre los peligros de confiar demasiado en su entorno, según cuentan las Enseñanzas de Amenemes I para su hijo Sesostris I, el nuevo rey hizo caso de los consejos recibidos: asoció al trono a su hijo Amenemeses II, que correinó con él. Antes de morir construyó la pirámide de Lisht, en la que fue enterrado.






 
Sesostris I



Pirámide de Lisht


La pirámide de Sesostris está muy deteriorada, estaba situada al sur de la de su padre. Debido a la precariedad económica, se construyó con ladrillos y se recubrió con piedra calcárea de Tura. La elección del lugar tampoco fue idónea, la capa freática ha mantenido inundada la cámara funeraria y ha impedido su acceso. Además al estar lejos de la ciudad los ladrones la saquearon ya en la antigüedad.



La política interior del reinado de Sesostris I consistió en potenciar al máximo la región de El-Fayum. Para ello continuó los ejes de la política de su padre. Por una parte, conservó Ittauy como capital del imperio y Lisht como necrópolis. Además, intentó recuperar de las aguas del lago tierra de cultivo. Organizó expediciones al oasis del desierto, tal como queda reflejado en las estelas recuperadas en Beni Hasan y Asiut. Continuó con la explotación de las canteras de la zona de Wadi Hammamat y de las minas de oro de Coptos. En cuanto a la política exterior, se interesó por los productos del Sur, y llegó hasta la tercera catarata, donde construyó trece plazas fuertes para reforzar la seguridad y asegurar el control de las minas de oro.
De entre las fortalezas destaca la de Buhen, en la segunda catarata.
En el Norte realizó expediciones contra tribus nómadas libias y mantuvo contactos comerciales con el puerto de Ugarit. En cuanto a las edificaciones realizadas en tiempos de Sesostris I, la mayoría no han llegado a nuestros días. Sólo los restos de estelas o algunos textos nos hablan de estas construcciones. Sabemos que reconstruyó el templo de Re-Atum, en Heliópolis, y que edificó la zona de Karnak. De su reinado data el obelisco más antiguo conservado en Heliópolis.



SINUHÉ EL EGIPCIO


El reinado de Sesostris I coincidió con una época de esplendor para la literatura. Junto a las Enseñanzas de Amenemes I para su hijo Sesostris I, también se escribió la Historia de Sinué, un clásico de la literatura egipcia, del que nos han llegado numerosos manuscritos incompletos.
Como texto, fue utilizado en las escuelas para la enseñanza. Aunque hay muchos hechos y personajes reales, es una autobiografía de ficción. El texto puede dividirse en cinco bloques, empieza con la muerte de Amenemes I mientras que su hijo Sesostris I estaba en el desierto Líbico.
Sinuhé, un personaje de la corte, oye por casualidad a unos traidores y huye aterrorizado.
Llega al país de Retenu y es adoptado por el jefe de la tribu.
Pero Sinué añora su país, una carta de Sesostris I le hace volver y le promete todos los honores. En 1945, el novelista findlandés Mika Waltari escribió Sinuhé el egipcio inspirándose en esta historia.

Espero que os guste el tema, un saludo, Isis.

La llanura de Giza y las Pirámides


LA LLANURA DE GIZA

Situada a 12 kilómetros aproximadamente de El Cairo, la llanura de Giza está en las ramificaciones del desierto occidental egipcio. Su forma llana y regular era ideal para la construcción de edificios, mientras que su posición al oeste del Nilo, o sea donde se pone el sol, poseía el requisito necesario para las necrópolis; la cercanía del río facilitaba, por último, el transporte de materiales. Al noroeste de la llanura se halló un banco de numulites fósiles que se remontan al Cretáceo superior, se trata de protozoos foraminíferos difusos en los mares cálidos tras el período Jurásico, hace 100 millones de años aproximadamente. La pendiente se extiende hacia el sureste con capas alternadas de piedra dura y suave; en esta zona los antiguo egipcios quitaban la piedra calcárea menos resistente para llegar a la capa dura y seccionarla en bloques que se utilizaban para la construcción de las pirámides, de las tumbas y de los templos.
Hacia el sur se levanta un relieve irregular (Maadi) que se caracteriza por numerosas grietas wadi (ríos secos) y gargantas de las que se extraían las piedras y la arcilla, accesorios para la construcción : son materiales de calidad excelente, de fácil extracción y una vez más, cerca del lugar de uso.
La piedra calcárea blanca para la cobertura externa provenía de Turah, en la orilla oeste del Nilo, mientras que el granito llegaba por el río desde Assuan (así lo confirman los bajorelieves de la pirámide de Unas -V Dinastía- en la cercana Saqqara). A unos 5 kilómetros de la pirámide de Keops el italiano Barsanti halló en 1904, la tumba seguramente más antigua del área; poco más arriba se levanta la mastaba de la II Dinastía. Considerada sacra desde antes de la construcción de las grandes pirámides, el nombre de esta zona deriva de la pirámide de Keops y fue llamada Kheret- NeterAkhet (Necrópolis del horizonte de Keops). Otro nombre era Rostaw, referido a la leyenda que coloca a Osiris, divinidad de los muertos y <<señor de Rostaw>>, es decir soberano de las cavernas y de los pasajes que se supone k existen debajo de la llanura de Giza; efectivamente, a la luz de las excavaciones realizadas por Zahi Hawass, la existencia de dichos pasajes resulta hoy plausible.
La llanura está dominada por las tres grandes Pirámides y la Esfinge.











Las Pirámides

                                                                   La Esfinge                       



La Pirámide de Kéops

Construida durante el reino de Keops entre el 2551 y 2528 antes de Cristo, la pirámide ciertamente fue casi concebida como monumento funerario para su sepultura; de la época de este faraón se conoce muy poco y muchas hipótesis, antiguas y recientes, sobre este monumento deben ser consideradas con cautela. Heródoto narra que fue realizada en 20 años con una fuerza de trabajo formada por 100.000 hombres en turnos trimestrales y la realidad, tal vez no esté lejos de estas cifras. La construcción piramidal tiene un significado religioso-simbólico que conduce a la representación petrificada de los rayos solares o a la colina primordial que originó el mundo.
Considerado por los antiguos entre <<as siete maravillas del mundo>>, el edificio aún hoy, despierta gran admiración y estupor, bien sea por sus dimensiones, bien sea por la sorprendente precisión de sus medidas considerando los instrumentos disponibles hace 4500 años.
La altura de 146,59 no fue superada hasta la construcción de la Torre Eiffel, en 1889.
También es sorprendente la precisión de la orientación geográfica de la cara de la entrada: la diferencia del norte efectivo es de apenas 0º 3`6”. El aspecto actual con escalones se debe a que, bajo la dominación árabe se le quito el revestimiento externo de piedra calcárea blanca de Turah, que le daba una luminosidad extrema cuando la iluminaban los rayos del sol.
Hoy, la cumbre aparece truncada , con una plataforma, pero antiguamente debía terminar en punta de cota, con un piramidón tal vez dorado.
La entrada está situada en la pared norte, a unos 15 metros de altura: el ingreso actual es más bajo y está formado por un pasaje excavado por los antiguos profanadores. Un pasillo descendente conduce a una cámara subterránea y uno ascendente a la gran galería y a la cámara de la reina.
La <<cámara de la reina>>, no es una sepultura real femenina, pero fue llamada así por los visitantes árabes por la especial construcción del techo a dos aguas.




   Pirámide de Keops 
        





                                                          Sarcófago de granito rojo


La <<cámara del rey>> objeto de discusiones y de insondables misterios, presenta paredes revestidas por bloques de granito monolíticos y el mismo material fue utilizado para los nueve envigados de cobertura; todas las planchas fueron trabajadas y encajan perfectamente entre ellas, al milímetro. El sarcófago monolítico, de mismo tipo, de granito rojo, no tiene inscripciones ni tapa. Fuera del edificio, por el lado este, hay tres pirámides satélites atribuidas a las sepulturas de las reinas Hetepheres, Meritetes y Henutsen; por el lado sur de la pirámide, el Museo del barco solar contiene una embarcación de más de 40 metros de larga, perfectamente conservada y reconstruida, que tal vez navegó por el Nilo.




Museo de la barca solar














                                                                                                             Pirámides de las reinas



Pirámide de Kefrén

Si bien tiene dimensiones inferiores respecto a la pirámide de Keops, la pirámide de Kefrén es más imponente, puesto que fue construida en posición levemente más elevada que la otra y también porque la sección más alta aún conserva parte del revestimiento externo.
La entrada descubierta por Giovanni Belzoni en 1818, está situada en el lado norte; al fondo de un pasillo descendiente hay una sola cámara funeraria excavada en la roca y con el techo formado por planchas de piedra calcárea. Aquí está el sarcófago de granito negro sin inscripciones.

Pirámide de Kefrén


                                                               Entrada de la pirámide


Pirámide de Micerinos

Es la más pequeña de las tres, pero debía ser muy bella porque estaba revestida por adornos de granito rosa. La entrada está colocada en la base del lado norte y conduce, a los largo de un pasillo a una cámara funeraria inacabada, excavada en la roca a unos 6 metros de profundidad.
Un segundo cunícolo conduce a la cámara de la sepultura verdadera: aquí se encontró un sarcófago de basalto, sin inscripciones pero decorado con motivos arquitectónicos, que se perdió en un naufragio del siglo XIX, durante su traslado a Europa.


                                                                Pirámide de Micerinos

La Esfinge

Está colocada a 500 metros aproximadamente al este de la pirámide de Kefrén, junto al camino monumental que unía el <<bajo>> templo funerario del faraón. La esfinge fue esculpida en piedra calcárea del área, en una protuberancia del terreno debida probablemente a las excavaciones efectuadas en las canteras. La cabeza humana tiene el gorro nemes con el ureo y la barba postiza de los faraones, el cuerpo es de un león sentado, símbolo del poder real. El rostro del faraón correspondería al de Kefrén. Entre las patas anteriores se halla la estela de Tutmosis IV, que conmemora un sueño revelador del faraón; este habría alcanzado el poder si desenterraba la esfinge, que estaba cubierta por la arena.
Durante el transcurso de los siglos, la esfinge fue sepultada varias veces por la arena: Herodoto, escrupuloso observador, no la menciona , tal vez porque no pudo verla.
Las ruinas del templo sobre el cual se levanta la esfinge (Templo de la Esfinge) se unen al templo <<bajo>> de Kefrén, donde se puede observar una gran precisión en la construcción maciza y realizada con grandes monolitos de granito para columnas, arquitrabes y revestimientos interiores.
Por costumbre, en Giza se sugiere la visita a las mastabas de la IV y V Dinastías qye se extienden alrededor de la Pirámide de Keops.



                                    Esfinge


                                                                  Estela Tutmosis IV


Espero que os guste el tema, un saludo, Isis.

martes, 24 de enero de 2012

Menfis


MENFIS

Las pocas ruinas de Menfis, capital del Reino Antiguo, están colocadas a unos 30 kilómetros de El Cairo, en la aldea de el-Badrshein, no lejos de la necrópolis de Saqqara Sur. Fundada según la tradición por el Rey Menes (Aha), primer soberano de la I Dinastía, durante varios siglos Menfis fue la única capital de Egipto, hasta que, a principios del Nuevo Reino, Tebas se le unió en la guía administrativa y religiosa del país. Importante centro religioso en Época Tolemaica, Menfis comenzó a declinar irremediablemente bajo el empuje cultural alejandrino, y durante la dominación de los Mamelucos fue tan descuidada que hasta resultó inundada por el Nilo. Actualmente se pueden ver pocas cosas: dignos de mención son el coloso de Ramsés II, esculpido en un único bloque de piedra calcárea de 14 metros de altura, y una esfinge de alabastro con las características físicas del faraón Amenofis II, colocada frente al templo de Ptah.


                                                                     
                                                                       Coloso de Ramsés II


                                                                   Esfinge de alabastro


Espero que disfruteis de este mini tema, un saludo, Isis.
     

lunes, 23 de enero de 2012

Templo de Luxor


TEMPLO DE LUXOR

<<La entrada al Templo de Luxor: que estrepitoso encuentro entre la magnificencia pasada y la miseria actual, qué pasaje de épocas ofrece esta única escena, que síntesis de grandeza y pobreza..., a menudo,vengo aquí a meditar>> Ésta era la opinión de Vivant Denon, miembro de la <<Comisión de Savant>> que acompañó a Napoleón en la expedición a tierra egipcia. El actual nombre deriva de <<El Uqsor>>, plural árabe de <<qasr>> castillo, construcción y se remonta a la época del emperador Diocleciano. El templo de Luxor fe construido casi enteramente durante la XVIII Dinastía por Amenofis III y Ramsés II y se apoya sobre los cimientos de un santuario de época anterior.


Templo de Luxor


Bajo el reino de Amenofis III se convirtió en el centro del poder político y religioso de todo el país. Aquí se desarrollaban las principales manifestaciones religiosas; durante las crecidas del Nilo, la estatua de oro del dios Amón era transportada de Karnak a Luxor en su embarcación sacra. En la mística atmósfera del templo, el faraón ofrecía regalos e incienso a la estatua del dios, cubierto con ropajes de lino. Acabados los sacrificios y las ceremonias, los sacerdotes llevaban a la divinidad afuera, purificando las vías y luego colocaban la estatua en la embarcación y volvían en procesión hacia Karnak. Amenofis III fue el primer faraón del Nuevo Reino que construyó monumentos de medidas excepcionales, con el fin de mostrar las intenciones imperiales de aquel período. Tutmosis III, Hatshepsut y Tutankamón contribuyeron al engrandecimiento del templo, pero fue el gran Ramsés II el que determinó sustanciales añadiduras, mediante la construcción de sus majestuosos pilonos, que él mismo definió como <<el horizonte por el que entra el dios sol>> y del vasto atrio de entrada. Estas obras, de clara propaganda militar, narran como el famoso <<Poema Pentaur>>, la victoria del faraón contra los hititas en la batalla de Qadesh pero los egiptólogos modernos albergan serias dudas acerca del resultado de la batalla. De los dos obeliscos ramesís, de 25 metros de altura, que hasta la primera mitad del siglo XIX adornaban la entrada del templo, solamente uno está colocado en su lugar original; el segundo fue regalado a Francia por Mohammed Alí en 1831 y colocado en la Place de la Concorde de París.




Templo de Luxor



Escena poema de Pentaur


Más allá de los pilonos y del atrio, se llega a las columnas de Amenofis II, con capiteles de papiros de 16 metros de altura. El verdadero templo comienza con la primera antecámara , sostenida por ocho columnas, y luego transformada en camarín de culto imperial por los romanos. En la segunda antecámara se ve a Amenofis III que ofrece regalos e incienso a Amón; inmediatamente después se entra en la cámara-santuario de la sacra embarcación de Amón, reconstruida por Alejandro Magno y cubierta por relieves que muestran al emperador de Macedonia ofreciendo dones a las divinidades, entre las cuales destaca el itifálico Min.



Amenofis II

             

Amenofis III                                     Dios Min


MUSEO DE LUXOR

Inaugurado en 1975, el Museo de Luxor es rico en restos excepcionales: joyas, muebles, vajillas y estelas; asimismo hay estatuas y bustos de grandes soberanos como Sesostris III, Tutmosis III (este último, de basalto negro, es el más bello y mejor conservado que les ha llegado), Amenofis II y Amenofis III. Importante es también una estatua de alabastro que representa a Sobek, esculpida durante el reino de Amenofis III y robada sucesivamente por Ramsés II.
Caracterizada por el cuerpo humano y por la cabeza de cocodrilo, ofrece un ejemplo de maestría del arte egipcio en el período de su máxima expresión. De suma importancia son los relieves murales que representan a Akhenatón y a Nefertiti en su actitud de adoración del disco solar Atón, hallados en Karnak en bloques y aquí hábilmente reconstruidos. Además, se pueden admirar en su extraordinaria unicidad estatuillas de Tutankamón joven y una aljaba suya con una serie de flechas procedentes de su tumba; una inscripción en piedra de granito rosa narra la expedición de la reina Hatshepsut a la tierra de Punt y dos obeliscos de agradecimiento al padre Amón, en el templo de Karnak. En el atrio frente al museo, hay dos grandes estatuas de Amenofis III y Ramsés II.






Espero que os guste el tema, un saludo, Isis.


domingo, 22 de enero de 2012

Luxor - Templo de Karnak


LUXOR

Cuando se a Luxor por la noche y el sol se ha puesto detrás de las montañas que escondían el desierto, es inevitable permanecer encantados por los dulces matices de los colores que transforman rápidamente el paisaje.
El Nilo se desplaza tranquilamente y, entre sus palmares que constelan la orilla occidental, comienzan a iluminarse las primeras casas.
Si se observa el cielo, casi siempre límpido, se ve una estrella luminosa bajar lentamente en el azul de la noche hasta desaparecer, mucho más tarde, obscurecida por las alturas occidentales: para los egipcios aquel astro era Sotis, identificado con Isis.
Este espectáculo se repite desde hace miles de años, mucho antes que Tebas, Luxor, Karnak existiesen.
Tebas, la rica y soberbia capital de gloriosas dinastías y de príncipes que lideraron Egipto de los invasores, la blanca <<Tebas de las cien puertas>> narrada por los griegos, la ciudad sacra de Amón, Mut y Khonsu, hoy desaparecida.
De la antigua Tebas resisten <<solamente>> los templos de Karnak, Luxor y otras ruinas que aún hoy admiramos, pero estamos obligados a reconocer una mínima parte del esplendor de la misma.




                                                                     Luxor

 

TEMPLO DE KARNAK

A través de sus libros de piedra Karnak narra, con su vasta superficie arqueológica , más de trece siglos de historia. Sus construcciones partes con las iniciales bases del templo, levantado en el Reino Medio, hasta el primer pilono construido probablemente durante el final de la XXX Dinastía.
El dios de la guerra Mont, asociado a Tebas durante el Reino Antiguo, fue el primero que sufrió, a partir del Reino Medio, una subida irrefrenable del culto divino Amón, confirmada por construcciones de templos dirigidos hacia el oeste.
Con la expulsión de los Kyksos del país y el comienzo de la bien conocida XVIII Dinastía, <<Ipet o Isut>> o sea, “El lugar escogido” se convirtió en el santuario más importante desde el punto de vista espiritual, político y económico de Egipto.


                                                             Templo de Karnak en Luxor


Amón fue considerada la divinidad victoriosa contra los pueblos enemigos, y los distintos faraones, entre los que destacan Amenofis I, comenzaron a edificar templos alrededor de los monumentos que ya existían, identificándose ellos mismos en las facciones de esta divinidad.
La reina Hatshepsut añadió dos obeliscos frente a los instalados por el padre; Tutmosis III enriqueció Karnak con la edificación de los propileos del sur, que conducían, a través de la avenida de las esfinges, el templo de la diosa madre Mut.

 


Mut                                       Hatshepsut


En los siglos que transcurrieron entre las conquistas asiáticas de este faraón y el reino de Amenofis III, el arte y la arquitectura produjeron el llamado estilo imperial, que se ve en Karnak desde el tercer pilono construido por Amenofis III.
Además , comenzaron las obras en la gran sala hipóstila, bajo el reinado de Setis I y se concluyó con el hijo de Ramsés II. Influencias extranjeras favorecidas por el imperio trajeron nuevo bienestar a la nación y Amón que había prestado su espada a las victorias de los faraones, vio el templo, la casta de sus sacerdotes y la vieja aristocracia que lo había sostenido ampliarse y enriquecerse sin límite, hasta transformarse en un centro de poder del país.
En este período de máxima gloria, el templo poseía 81.000 esclavos aproximadamente con sus familias. 24.000 cabezas de ganado, 83 naves y recibía tributos en oro, plata, joyas, piedras preciosas, procedentes de más de 65 ciudades del país.
En este período creció cada vez más la separación entre los intereses del faraón y los de la casta sacerdotal; este conflicto explotará en los años sucesivos, bajo el reinado de Amenofis IV, hijo de Amenofis III, durante el que se asiste a una radical revolución religiosa que turbará Egipto durante casi un cuarto de siglo.


Columnas de la sala hipóstila


 
Inicialmente también el nuevo faraón emprendió obras de construcción en Karnak, pero casi enseguida transferirá los edificios del poder a una localidad en el centro de Egipto, donde edificará la nueva ciudad de Akhenatón. El nuevo nombre del soberano, Akhenatón, que relevaba al país el dogma atoniano, fue esculpido por primera vez en las estelas de la orilla oriental de la nueva ciudad.
Él transformó su <<nombre de Horus>>, <<Toro potente con plumas altas>> muy relacionado con Tebas, en <<Toro potente amado por Atón>> y su nombre “Nebty”( grande en realeza en Karnak) en <<Grande en realeza en Akhenaton>>.





                     Akhenatón y Nefertiti bajo el símbolo del sol (Atón)



Inicialmente también el nuevo faraón emprendió obras de construcción en Karnak, pero casi enseguida transferirá los edificios del poder a una localidad en el centro de Egipto, donde edificará la nueva ciudad de Akhenatón. El nuevo nombre del soberano, Akhenatón, que relevaba al país el dogma atoniano, fue esculpido por primera vez en las estelas de la orilla oriental de la nueva ciudad.
Él transformó su <<nombre de Horus>>, <<Toro potente con plumas altas>> muy relacionado con Tebas, en <<Toro potente amado por Atón>> y su nombre “Nebty”( grande en realeza en Karnak) en <<Grande en realeza en Akhenaton>>.

El templo de Karnak sufrió un gran golpe tras la decisión del faraón que transfiriendo la sede del poder, cancelaba siglos de historia religiosa, destruyendo así el fuerte poder del clero de Amón.
Pero el nuevo culto no sobrevivió a su muerte: el reino de Tutankamón restauró las antiguas tradiciones, colocando en Tebas la capital y Karnak recobró el secular poder que siempre había tenido.




                                                                      Tutankamón

Las obras de Akhenatón fueron completamente destruidas y las piedras de sus templos fueron utilizadas para la construcción de santuarios sucesivos.
El segundo faraón de la XIX Dinastía, Setis I definió su era como <<el repetido renacimiento>>, literalmente significaba <<era del renacimiento>>. Tanto él como su hijo Ramses II enriquecieron Karnak con excepcionales construcciones.
La obra más grandiosa y más admirada es la terminación de la gran sala hipóstila central. Tarea de las cuatro dinastías sucesivas fue reconstruir el primer pilono y el gran atrio: con ello Karnak adquiere la actual dimensión. Si bien esto significaba el comienzo de una larga e irreversible decadencia, el culto de Amón continuó manteniendo un poder absoluto y el faraón se transformó en un mero instrumento en las manos de esta potente oligarquía


                                                   Pilono templo de Karnak Ramsés II


Espero que os guste el tema, un saludo, Isis.




sábado, 21 de enero de 2012

File


FILE

Situado al sur de la ciudad de Assuan, el complejo monumental de File acoge el mayor templo dedicado a la diosa Isis. Edificado en el siglo III antes de Cristo, fué éste último baluarte de la antigua religión egipcia, el lugar en que se grabó la última inscripción jeroglífica en el año 437 después de Cristo, y es el único templo en el que los sacerdotes egipcios pudieron oficiar los rituales mientras se difundía el cristianismo.
En el año 535 el emperador Justiniano lo cerró definitivamente; los escribas y los sacerdotes se alejaron, las puertas del santuario fueron derribadas y el templo estuvo a merced de los eremitas cristianos que lo devastaron.
El naos fue profanado,la sala hipóstila se transformó en una iglesia cristiana.
La necesidad de un depósito hídrico para el abastecimiento de aguas de regadío en la estación seca del río, fué el motivo por el cuál se realizó, a finales de 1800, el primer dique de Assuan: esto representó un desastre para el antiguo monumento, puesto que parecía inmerso en el agua durante varios meses al año.
Sucesivamente, en 1960, una nueva amenaza afectó al área, representada por la construcción de un nuevo dique (que originó el lago Nasser): acabada la obra, el templo desaparecería definitivamente sumergido por 4 metros de agua.
Entre 1972 y 1980 los edificios de File fueron salvados de la desaparición:
se decidió trasladarlos a la cercana isla de Agilkia, se numeró cada piedra y anotó su colocación, para permitir su reconstrucción fiel.
La operación duró casi 10 años y en 1980 File fue abierta nuevamente al público.
Antiguamente la región era el punto de encuentro entre egipcios y los pueblos nubios.
Eso explica la presencia en File de santuarios dedicados a algunas divinidades.


                          File Templo de Isis

 
Durante los siglos anteriores a la expansión del cristianismo, el culto a la diosa Isis- madre de Horus y esposa de Osiris- encuentra una popularidad sin igual que supera los límites de Egipto y explica, especialmente durante los primeros siglos de nuestra era, la construcción de edificios sacros dedicados a la diosa en todo el Imperio Romano.
El complejo es un conjunto de templos, el mayor de los cuales está dedicado a la diosa Isis y se caracteriza por un aparente desorden de los elementos que lo componen: cada uno presente sobre un eje suyo y una propia dirección, las columnas no son paralelas, pero cada parte se construyó para ser explicada. Isis es la diosa que encarna la vida, y la vida no es racional, por lo tanto ni simétrica ni paralela.

          File Templo de Isis

 
Descripción del templo

El atraque a la isla está al sur, junto al pabellón de Nectanebo I. Desde aquí se pasa a través de los pórticos que se abren en “V” y que permiten el acceso al templo de Isis.
En el lado este de la isla está colocado el quiosco de Trajano (reconstruido por el emperador con relieves que lo muestran ofreciendo ofrendas a la divinidad) que acogía la embarcación de Isis, utilizada durante las procesiones; siempre en el lado este, cerca del gran templo, hay un templete dedicado a la diosa Hathor. Un gran antetemplo precede del primer pilono del templo de Isis, con dos altos bloques a los lados de una pequeña puerta; pasado el pilono se entra en un gran atrio, al oeste del cual hay un edificio independiente el mammisi, templo simbólico del nacimiento, en el cual Isis dió a luz a su hijo Horus, el lado este está ocupado por un pórtico con columnas que acoge seis salitas.

                 Isis
                        
                                                                               Mammisi del templo

El segundo pilono- parecido al primero pero no paralelo a este- permite la entrada al área cerrada del templo, detrás del cual hay una sala con diez columnas.
Éste es un lugar cósmico, con decoraciones míticas y astrológicas relacionadas con las leyes del cielo de Isis. El conocimiento de las reglas de astrología sacra es condición indispensable para acceder al naos con doce habitaciones (el mismo número de los signos del zodíaco). Además hay una cripta y, sobre el techo un camarín para la veneración del dios Osiris, esposo de Isis, con escenas que representan el ritual: aparece Osiris muerto y el faraón que interviene ante las divinidades para que el alma del dios continúe viviendo; Osiris resucita, las tinieblas y la muerte pierden la batalla, el amor y la fidelidad de Isis triunfan sobre el hado.

       
                      Osiris         

    

               Horus


Frente a la isla de File está Biga, que acogía el Abatón, el sepulcro de Osiris, hoy se conservan pocos restos del templo que allí se levantaba.


Espero que os guste el tema, un saludo, Isis.